• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Sábado 20 de Julio 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
Política < regresar

Lima-Perú, 02/07/2019 a las 09:07am. por Fernando Cillóniz

Se echa a perder mancomunidad del agua

¿Tanto les cuesta dialogar?

Fernando Cillóniz B.
CILLONIZ.PE
Ica, 28 de junio de 2019
Para Lampadia

La MANRHI (la Mancomunidad Regional Huancavelica – Ica) está a la deriva. Desde que asumieron funciones – en enero pasado – los Gobernadores de ambas regiones no se han reunido ni una sola vez. Como consecuencia de ello, el Consejo Directivo de la MANRHI – que este año le correspondía presidir al Gobernador de Ica – está acéfalo.

CUANTO SE LES EXTRAÑA
Fernando Cillóniz y Glodoaldo Álvarez afirmaron que durante la operatividad del MANRHI se ejecutarán proyectos con enfoque de siembra y cosecha de agua,
así como proyectos de mitigación ambiental para beneficio de Ica y Huancavelica.

Por otro lado, las empresas proponentes de la Iniciativa Privada Cofinanciada para el Afianzamiento Hídrico de Huaytará, Castrovirreyna, Pisco, Villacurí e Ica se han desistido de su propuesta. Es evidente. Las autoridades regionales no inspiran confianza. Y las nacionales, menos. ¡Quién dice que la politiquería no afecta las inversiones!

Y por si fuera poco, el Gobernador Regional de Ica, en su afán por desprestigiar a su antecesor – o sea, a mí y a mi equipo de gobierno – ha paralizado los proyectos de Siembra y Cosecha de Agua. Frente a la prensa dice que había planillas fantasmas y todo tipo de barbaridades. ¡Miente, miente que algo queda! Pero no denuncia nada. Todo lo deja en el aire. ¡Típica politiquería mediocre y acomplejada! El hecho es que “La Hermandad del Agua” que tan buenos resultados tuvo para Ica y Huancavelica, está en crisis.

Recordemos. Fue el DIÁLOGO – así con mayúsculas – lo que nos llevó a ver la luz del agua para Ica. Un diálogo basado en el respeto, equidad, justicia, y sostenibilidad. La sostenibilidad estaba referida a la intangibilidad de los bofedales y lagunas huancavelicanas. ¡Claro que había que respetar la naturaleza alto-andina! La justicia implicaba la implementación de un Mecanismo de Retribución por Servicios Eco-sistémicos (MERESE) lo cual se logró. Aunque hubiera sido mejor un Canon Hídrico equivalente al 50% del Impuesto a la Renta que pagan las empresas agroexportadoras a la SUNAT, el cual serviría para construir reservorios, plantar bosques, y cercar pastizales en la Sierra.

La equidad implicaba dos condiciones. (1) Compartir el Proyecto Especial Tambo Ccaracocha (PETACC) entre ambas regiones, para lo cual se creó la MANRHI. Y (2) compartir todas las aguas afianzadas. Primero para los usuarios de las partes altas de las cuencas, y luego para los usuarios de las partes bajas. Es decir, ambas regiones – no solo Ica – nos beneficiaríamos de la disponibilidad del agua.

Y el respeto implicaba eso… respeto. Respeto mutuo. Nada de insultos ni agresiones. Nadie es más que el otro. Somos iguales. Ambos tenemos necesidades de agua en los estiajes. Ambos tenemos dignidad. Somos “Hermanos de Agua”.

El proceso era un “gana – gana” perfecto. Ica y Huancavelica nos hermanábamos a través del agua y superábamos así 70 años de luchas y disputas. Por fin, tendríamos agua – ambas regiones – todo el año. ¡El sueño se hacía realidad!

Pero no. En enero pasado asumieron funciones los nuevos gobernadores regionales, y al nuevo gobernador iqueño no se le ocurrió mejor idea que entrar con la pata en alto. ¡Una torpeza de aquellas! En cuestión de días se echó a perder todo el trabajo de 4 años.

Bastó una pachotada para que todo volviera a fojas cero. Ahora, han vuelto nuevamente los insultos entre iqueños y huancavelicanos. De nuevo los afanes de protagonismo. De nuevo la politiquería. ¿Y el agua? Nada… nada de nada.

¡Oh política egoísta, inoperante y corrupta; cuánto daño nos haces a los peruanos! Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios