1

Cuidemos el libre comercio

Pablo Bustamante Pardo
Director de Lampadia 

La dinámica política chilena, a raíz de la ruptura de su proceso de desarrollo resulta muy útil para el análisis de los lineamientos de desarrollo y de políticas públicas en el Perú. Esta vez recurro a la nota sobre el comercio de Leonidas Montes, el director del CEP, el Centro de Estudios Públicos. (Ver líneas abajo). 

Como hemos comentado la semana pasada en: Cómo organizar un país exitoso, el libre comercio es una pata importante del trípode del desarrollo de Suiza. Como dice Montes, a lo largo de la historia, el desarrollo del comercio fue dibujando los espacios de prosperidad.

América Latina y el Perú, desde el primer gobierno de Belaunde, desperdiciaron 30 años de desarrollo al sucumbir a la teoría proteccionista de la dependencia de la Cepal, con la sustitución de importaciones y la inefectiva integración regional.

“Si en esos 30 años el Perú hubiese crecido al ritmo que venía creciendo históricamente, hoy tendríamos el PBI per cápita de España”. Julio Velarde en Perumin 2022. 

Milagrosamente, el Perú logró un salto inmenso en su proceso de integración comercial con todo el planeta, de la mano de dos presidentes que, en esencia, no creían en las bondades del comercio internacional, ni en los tratados comerciales, los TLC; Toledo y García.

Nuestra apertura comercial fue fundamental para el crecimiento de la economía, la creación de empleo rural formal con las agroexportaciones, la exportación de maquinarias, y la reducción de precios de múltiples productos para los ciudadanos-consumidores.
No sé si cabe repetir eso que dijo Julio Velarde en Perumin: que si en esos 30 años el Perú hubiese crecido al ritmo que venía creciendo históricamente, hoy tendríamos el PBI percápita de España

Sin exagerar, un país pequeño como el Perú, solo puede generar riqueza trayéndola del exterior. Y la mejor forma de hacerlo es exportando bienes y servicios, no como durante esos fallidos 30 años, con endeudamiento e inversiones protegidas de la competencia internacional. 

Como en todos los demás aspectos del desarrollo, todavía estamos a medio camino, ya sea por profundizar lo avanzado o aprovechando nuevas oportunidades como el offshoring de procesos industriales sobre la base de nuestras materias primas, como explica Carlos Gálvez, en su artículo de hoy. 

Pero como en Chile, las izquierdas se oponen al libre comercio. No nos confundamos, no es por ignorancia, es por resistencia a la prosperidad que los deja sin discurso y sin clientes. 

A veces parece que no se ocupan del tema, pero cuidado, no dejemos de estar atentos, en cualquier momento retomarán sus ímpetus aislacionistas. Sigamos mostrando y predicando los beneficios del comercio internacional para los más.

Solipsismo comercial

CEP – Chile
Leonidas Montes
El Mercurio Jueves
13 de octubre de 2022 

En el mundo antiguo el comercio era fundamental. Los vinos y las bellas cerámicas griegas recorrían el Mediterráneo alcanzando lugares tan remotos como la península ibérica. El intercambio era fuente de bienestar y de conocimiento. Pero también de paz. Los griegos usaban la palabra catalaxia para hablar de intercambio. Ahora bien, su significado iba más allá de lo material. También quería decir “cuando un enemigo se hace amigo”.

Durante el Renacimiento, la explosión del comercio trajo consecuencias admirables.

En las ciudades comerciales como Venecia y Florencia brotaron el arte, la política y la ciencia. Por eso durante la Ilustración grandes pensadores como Voltaire, Montesquieu, Hume, Smith y Kant reflexionaban sobre las virtudes del doux commerce. La idea del comercio como algo “dulce”, “suave” o “amable” tenía un sentido profundo.

Para los intelectuales del siglo XVIII, el comercio y la civilización caminaban de la mano. Se exploró la relación entre moral y comercio, entre política y economía. Y renació esa idea de que el comercio contribuía a la paz entre los países. En esa época, cuando el mercantilismo y el proteccionismo dominaban la política económica europea, Adam Smith fue un férreo defensor del libre comercio. Para el padre de la economía, los países que permanecían encerrados no lo hacían por el bienestar de sus ciudadanos. Lo hacían por el interés de los monopolistas o la contumacia de algunos iluminados.

Algo de esto último estamos viviendo en Chile. Durante varios años vivimos una campaña contra el TPP11. Si hasta el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, que va más allá de lo comercial, sigue entrampado. Pero ayer el Senado puso los puntos sobre las íes. Se aprobó el TPP11. Sin embargo, el Gobierno se esconde bajo el artilugio de las side letters. Nuestra canciller aclaró que “no es una maniobra dilatoria”. Tiene razón. No es una maniobra. Es la desconfianza de un sector del Gobierno hacia el libre comercio y el derecho internacional.

Aunque todas las ministras y ministros de Relaciones Exteriores apoyan lo que a estas alturas parece obvio, hay una resistencia visceral contra el libre comercio. Puede ser el apego al primer programa de Boric, que privilegiaba al Mercosur o al proyecto constitucional y su añorado regreso a Latinoamérica. Tal vez es ese impulso atávico a la “nueva soledad de América Latina”, tal como lo sugiere el título del nuevo libro de conversaciones del Presidente Lagos junto a Héctor Aguilar Camín y Jorge Castañeda.

Quizá también hay algo más. Durante los años 60, las teorías de la dependencia o sustitución de importaciones estaban muy en boga. Era la época del antiimperialismo, de la Guerra Fría y del “Venceremos”. Aunque todo esto parezca del pasado, en Chile esa lucha resucitó con otros ropajes y nuevas consignas. El antiliberalismo de la nueva izquierda latinoamericana mira con recelo los tratados internacionales. Pero lo que ha dicho el Congreso es que Chile quiere y necesita de las relaciones comerciales.

El triunfo de la integración de Chile al Consejo de Derechos Humanos de la ONU se vio opacado por esta obstinación contra el comercio internacional. El Gobierno ya sufrió un duro embate ante el resultado del plebiscito. Y ahora busca dilatar la decisión que tomó el Congreso. Hay cierto negacionismo que a ratos parece solipsismo. Se esconde o no se quiere ver la dura y cruda realidad. En democracia los líderes tienen derecho a tener su propia opinión, pero no su propia realidad.

El Presidente Boric está en una encrucijada que arrastra hace tiempo. Se puede maniobrar con disquisiciones hamletianas y frases para el bronce. Se puede jugar con los distintos rostros del dios Jano. Pero no se puede mantener la duda y la incertidumbre por tanto tiempo. Esa paz que acompaña al doux commerce no puede esperar. El país, tampoco. Lampadia




Exportar para masificar el gas

Por: Carlos Paredes
Gestión, 26 de Setiembre del 2022

Sería miope seguir sosteniendo aquello de que `el gas no se exporta’, pues el gas es muy valioso hoy y afuera, no mañana y adentro”.

  1. Después de casi 20 años desde que empezó a producir Camisea, solo Lima y Callao e, incipientemente, algunas otras ciudades de la costa acceden a este importante recurso. Consecuentemente, algunos analistas y muchos políticos afirman que la política de “masificación del gas” ha sido un fracaso. Los analistas aducen problemas en el diseño de la política y falta de recursos fiscales para subsidiar la infraestructura que, por razones de mercado, no es rentable desarrollar para los agentes privados.
  2. Sin embargo, es importante recordar que, en la actualidad, la electricidad generada por las centrales termoeléctricas que se abastecen del gas de Camisea representa más del 50% del consumo nacional de electricidad en los meses de estiaje (junio a noviembre). Así, en los últimos años, todos los peruanos –en Lima y en todas las ciudades y poblados que están interconectados al sistema eléctrico– nos hemos beneficiado con el gas de Camisea, pues todos hemos accedido a una energía mucho más barata de la que hubiésemos tenido sin Camisea.
  3. La demanda interna todavía no es suficiente para explotar plenamente el gas del Lote 88 (destinado exclusivamente al consumo local). Por ello, el Consorcio de Camisea se ve obligado a reinyectar el 25% del gas que extrae. Esto es un proceso oneroso que reduce sus utilidades y, por lo tanto, los impuestos que recauda el Estado. Podríamos decir que el Estado peruano financia el 30% del costo de la reinyección del gas y lo hace con el objetivo de “disminuir la producción hoy para guardar gas para mañana”.
  4. Al respecto, es importante notar que la demanda local de gas no tenderá a incrementarse sino, más bien, podría disminuir. En efecto, se prevé que el principal demandante local de gas natural –la actividad de generación eléctrica– irá reduciendo su requerimiento de gas ante la irrupción masiva de las energías renovables que progresivamente desplazarán a las unidades térmicas.
  5. Por otro lado, Europa está enfrentando una crisis energética sin precedentes por la gran dependencia que tiene del gas natural de Rusia y las consecuencias de la invasión de Ucrania. En este contexto, existe una oportunidad extraordinaria de arbitraje entre los dos mercados del gas natural: el mercado local con precios bajos y demanda insuficiente y decreciente a futuro; y el mercado europeo, ávido de obtener gas ante la llegada del crudo invierno boreal y que está pagando precios exorbitantes.
  6. Debemos monetizar la riqueza que tenemos en el subsuelo, ahora cuando el mercado internacional la valora y no mañana cuando, sin duda, valdrá mucho menos. Los beneficios para el país serían inmensos, sobre todo para el Estado. Recordemos que las regalías se cobran en función del mercado de destino. Lo que en el Perú cuesta US$ 2 (el millón de BTU) en Europa vale US$ 70. Esto es una proporción de 35 a 1, y eso que aún no empieza el invierno boreal (!).
  7. Si el país incrementara su exportación de gas en 100 millones de pies cúbicos al día con parte del gas que hoy reinyecta, las ventas adicionales superarían los US$ 3,000 millones/año a los precios actuales. Esta sería la “torta” a repartir entre toda la cadena del gas, pero sin duda, la parte del león se la llevaría el Estado peruano (regalías y el impuesto a la renta aplicado a toda la cadena del gas). Así, el Estado contaría con los recursos para subsidiar la llegada del gas (y no solo de electricidad) al interior del país. Mención aparte merece el inmenso ingreso por canon que obtendrían la región Cusco y sus gobiernos subnacionales.
  8. ¿Correríamos el riesgo de quedarnos sin gas para el consumo local? De ninguna manera, pues existe mucho más gas enterrado del que podemos consumir, sobre todo cuando la demanda de las termoeléctricas irá a la baja. Se debe reservar un volumen de gas que realistamente pueda ser consumido localmente en los próximos 25 años, pero el resto habría que monetizarlo cuanto antes. No hay que perder de vista el objetivo: masificar el gas para que llegue a más peruanos. Y ello requiere recursos económicos con los cuales no cuenta el Fisco y a los cuales podría acceder si se permitiera la exportación parcial del gas del Lote 88 en esta coyuntura tan extraordinaria.
  9. Estamos ante una solución gana-gana. Ganamos todos, pero principalmente el Estado peruano, que tendría los recursos para implementar una política verdaderamente eficaz de masificación del gas y desarrollo de infraestructura gasífera. Sería miope seguir sosteniendo aquello de que “el gas no se exporta”, pues el gas es muy valioso hoy y afuera, no mañana y adentro. Si no somos capaces de entenderlo, habremos perdido otra oportunidad extraordinaria para apalancar nuestro desarrollo económico y social.



EEUU y China deben descongelar sus relaciones

EEUU y China deben descongelar sus relaciones

Mucho se habla de cómo EEUU, a través de su renovada política exterior con el presidente Joe Biden – una antítesis de Donald Trump– podría retomar sus relaciones con China, tras varios años de confrontación geopolítica, tecnológica y comercial.

Sin embargo, la verdad al día de hoy es que esto dista largamente de la realidad, dadas las recientes declaraciones de Biden en torno al acercamiento que tomará EEUU con el mundo en su mandato, que más bien busca fortalecer su alianza con la UE y enfrentar abiertamente a China en una dicotomía democracia-autoritarismo (ver artículo publicado por Project Syndicate líneas abajo).

Ante ello, coincidimos con el prestigioso economista Jeffrey D. Sachs de por qué Biden debería, en vez de enfrascarse en la lucha por la supremacía de modelos políticos antagónicos, buscar puntos de interés con China centrados por ejemplo en la reactivación económica, potenciando el comercio internacional y la misma lucha contra la pandemia, a través de la cooperación internacional.

Hemos abogado por muchos años sobre cómo la convergencia entre occidente y oriente podrían mejorar las condiciones de vida no solo de americanos y chinos, sino del mundo en general, pues la profundización de los lazos comerciales entre ambos bloques, así como quedó demostrado en el mundo con la globalización, podría sentar las bases de uno de los procesos más prósperos de la humanidad. Esperemos pues que esta convergencia pueda dar lugar de una vez por todas en tan complejo escenario como el suscitado por la pandemia, en el que la cooperación internacional debe primar y no los intereses geopolíticos de las dos superpotencias. Lampadia

Por qué Estados Unidos debería seguir cooperando con China

Jeffrey D. Sachs
Project Syndicate
25 de febrero, 2021
Traducida y comentada por Lampadia

La cooperación no es cobardía, como afirman repetidamente los conservadores estadounidenses. Tanto EEUU como China tienen mucho que ganar con esto: paz, mercados expandidos, progreso tecnológico acelerado, la evitación de una nueva carrera armamentista, progreso contra el COVID-19, una sólida recuperación global del empleo y un esfuerzo compartido contra el cambio climático.

La política exterior estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial se ha basado en una idea simple, quizás mejor expresada por el presidente George W. Bush después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001: o estás con nosotros o contra nosotros. EEUU debe liderar, los aliados deben seguir, y ¡ay de los países que se oponen a su primacía!

La idea era simple y simplista. Y ahora es anticuada: EEUU no enfrenta enemigos implacables, ya no lidera una alianza abrumadora y tiene mucho más que ganar con la cooperación con China y otros países que con la confrontación.

El expresidente Donald Trump fue una caricatura grotesca del liderazgo estadounidense. Lanzó insultos, amenazas, aranceles unilaterales y sanciones financieras para intentar obligar a otros países a someterse a sus políticas. Rompió el reglamento multilateral. Sin embargo, la política exterior de Trump enfrentó un retroceso notablemente pequeño dentro de los EEUU. Hubo más consenso que oposición a las políticas anti-China de Trump y poca resistencia a sus sanciones contra Irán y Venezuela, a pesar de sus catastróficas consecuencias humanitarias.

La política exterior del presidente Joe Biden es una bendición en comparación. EEUU ya se ha unido al acuerdo climático de París y a la Organización Mundial de la Salud, busca regresar al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y promete volver a unirse al acuerdo nuclear de 2015 con Irán. Estos son pasos muy positivos y admirables. Sin embargo, los primeros pronunciamientos de política exterior de Biden con respecto al liderazgo de China y EEUU son problemáticos.

El reciente discurso de Biden en la Conferencia de Seguridad de Munich es una buena ventana al pensamiento de su administración en estos primeros días. Hay tres motivos de preocupación.

Primero, está la idea bastante ingenua de que “EEUU ha vuelto” como líder mundial. EEUU recién ahora está regresando al multilateralismo, ha arruinado por completo la pandemia de COVID-19 y hasta el 20 de enero trabajaba activamente contra la mitigación del cambio climático. Todavía debe curar las muchas heridas profundas que dejó Trump, entre ellas la insurrección del 6 de enero, y abordar por qué 75 millones de estadounidenses votaron por él en noviembre pasado. Eso significa tener en cuenta la fuerte dosis de cultura supremacista blanca que anima a gran parte del Partido Republicano de hoy.

En segundo lugar, “la asociación entre Europa y EEUU”, declaró Biden, “es y debe seguir siendo la piedra angular de todo lo que esperamos lograr en el siglo XXI, tal como lo hicimos en el siglo XX”. ¿En serio? Soy un eurófilo y un firme partidario de la Unión Europea, pero EEUU y la UE representan solo el 10% de la humanidad (los miembros de la OTAN representan el 12%).

La alianza transatlántica no puede ni debe ser la piedra angular “de todo lo que esperamos lograr” este siglo; no es más que un componente importante y positivo. Necesitamos una administración global compartida por todas las partes del mundo, no solo por el Atlántico Norte o cualquier otra región. Para gran parte del mundo, el Atlántico Norte tiene una asociación duradera con el racismo y el imperialismo, una asociación impulsada por Trump.

En tercer lugar, Biden afirma que el mundo está inmerso en una gran lucha ideológica entre democracia y autocracia. “Estamos en un punto de inflexión entre quienes sostienen que, dados todos los desafíos que enfrentamos, desde la cuarta revolución industrial hasta una pandemia global, la autocracia es el mejor camino a seguir … y quienes entienden que la democracia es esencial … para cumplir esos desafíos “.

Ante esta supuesta batalla ideológica entre democracia y autocracia, Biden declaró que “debemos prepararnos juntos para una competencia estratégica a largo plazo con China”, y agregó que esta competencia es “bienvenida, porque creo en el sistema global de Europa y EEUU, junto con nuestros aliados en el Indo-Pacífico, trabajamos tan duro para construir durante los últimos 70 años “.

EEUU puede verse a sí mismo como en una lucha ideológica a largo plazo con China, pero el sentimiento no es mutuo. La insistencia de los conservadores estadounidenses en que China quiere gobernar el mundo ha llegado a apuntalar un consenso bipartidista en Washington. Pero el objetivo de China no es probar que la autocracia supera a la democracia ni “erosionar la seguridad y la prosperidad de EEUU”, como afirma la Estrategia de Seguridad Nacional de EEUU de 2017.

Considere el discurso del presidente chino, Xi Jinping, en el Foro Económico Mundial en enero. Xi no habló de las ventajas de la autocracia, ni de los fracasos de la democracia, ni de la gran lucha entre sistemas políticos. En cambio, Xi transmitió un mensaje basado en el multilateralismo para abordar los desafíos globales compartidos, identificando “cuatro tareas principales”.

Xi pidió a los líderes mundiales que “intensifiquen la coordinación de la política macroeconómica y promuevan conjuntamente un crecimiento sólido, sostenible, equilibrado e inclusivo de la economía mundial”. También los instó a “abandonar los prejuicios ideológicos y seguir juntos un camino de convivencia pacífica, beneficio mutuo y cooperación de beneficio mutuo”. En tercer lugar, deben “cerrar la brecha entre los países desarrollados y en desarrollo y lograr conjuntamente el crecimiento y la prosperidad para todos”. Por último, deberían “unirse contra los desafíos globales y crear juntos un futuro mejor para la humanidad”.

Xi afirmó que el camino hacia la cooperación global requiere permanecer “comprometido con la apertura y la inclusión”, así como “con el derecho internacional y las normas internacionales” y “con la consulta y la cooperación”. Declaró la importancia de “mantenerse al día en lugar de rechazar el cambio”.

La política exterior de Biden con China debería comenzar con una búsqueda de cooperación en lugar de una presunción de conflicto. Xi ha prometido que China “participará activamente en la cooperación internacional sobre COVID-19”, continuará abriéndose al mundo y promoverá el desarrollo sostenible y “un nuevo tipo de relaciones internacionales”. La diplomacia estadounidense haría bien en apuntar al compromiso con China en estas áreas. La retórica hostil de hoy corre el riesgo de crear una profecía auto cumplida.

La cooperación no es cobardía, como afirman repetidamente los conservadores estadounidenses. Tanto EE. UU. Como China tienen mucho que ganar con esto: paz, mercados expandidos, progreso tecnológico acelerado, la evitación de una nueva carrera armamentista, progreso contra COVID-19, una sólida recuperación global del empleo y un esfuerzo compartido contra el cambio climático. Con la reducción de las tensiones globales, Biden podría dirigir los esfuerzos de la administración hacia la superación de la desigualdad, el racismo y la desconfianza que pusieron a Trump en el poder en 2016 y aún divide peligrosamente a la sociedad estadounidense.

Jeffrey D. Sachs, profesor de Desarrollo Sostenible y Profesor de Política y Gestión de la Salud en la Universidad de Columbia, es Director del Centro de Columbia para el Desarrollo Sostenible y la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.




Cómo seguir reduciendo pobreza

Cómo seguir reduciendo pobreza

Como ya hemos comentado en anteriores oportunidades (ver Lampadia: La globalización sigue perdiendo fuerza, ¿Cadenas de suministro globales dañadas?) la desglobalización, un proceso que ya venía escalando desde la crisis financiera del 2008 y la guerra comercial EEUU-China, se ha exacerbado con la pandemia, llevándola probablemente a un punto de no retorno por lo menos en las próximas décadas.

Ello guarda fuertes implicancia para nuestro país, al ser el Perú altamente dependiente del comercio internacional para su desarrollo, por lo que siempre hemos recomendado qué políticas podrían acometerse para paliar esta suerte de implosión global – como la hemos denominado, haciendo referencia a cómo los países han empezado a mirarse a sí mismos, escudriñando motores de crecimiento internos y viendo con cierta animosidad el exterior.

Nuestra visión, por el contrario, nunca ha sido esta y más bien ha ido en la línea de la profundización de nuestra apertura comercial al mundo, pues consideramos que no solo no puede despreciarse el enorme mercado de consumo exterior – que además siempre está presto a explorarse conforme cambian las condiciones económicas internacionales – sino porque también ha sido uno de los principales impulsores de nuestra caída sostenida de la pobreza en las últimas 2 décadas (ver Lampadia: Las Cifras de la Prosperidad).

Consciente de que los mercados abiertos son críticos para la reducción de pobreza en países en desarrollo como el nuestro, la economista Pinelopi Koujianou de la Universidad de Yale ha publicado recientemente un artículo en la revista Project Syndicate, en donde propone medidas económicas exploratorias para no depender tanto del mundo desarrollado. Empero, consideramos que el enfoque es en parte inadecuado por los siguientes puntos:

  • En primer lugar, se propone desarrollar sinergias comerciales con países similares al Perú en nuestra región. Creemos que si bien hay espacio para esto, pues aún hay un gran porcentaje de importaciones que aún no están sujetas a algún acuerdo comercial entre países de ALC (ver  Lampadia: La globalización va a paso lento), no se puede prescindir del mundo desarrollado, pues nuestro potencial sigue estando allí – EEUU y Europa abarcan el 36% de nuestras exportaciones totales (Fuente: MINCETUR 2019). Y por supuesto tampoco dejar de negociar con China, nuestro principal socio comercial – concentra el 28% del total exportado – peor aún si sabemos que es el país, cuya demanda está sosteniendo los precios de los commodities en los últimos meses de la pandemia, impulsando así nuestras exportaciones mineras.
  • En segundo lugar, también propone una mayor redistribución de recursos desde los sectores de altos ingresos hacia la clase media, de manera que se haga más equitativo el crecimiento. En este respecto, no estamos de acuerdo ya que esta política ha terminado más en palabras que hechos en nuestra región. Ello porque presupone ex-ante que la imposición de impuestos a la riqueza no afectará la producción, además que el estado distribuirá eficientemente los recursos entre sus beneficiarios. Además, en el Perú los impuestos están concentrados en pocos contribuyentes formales, que incluso puede considerarse que sobrellevan una carga tributaria excesiva. Como hemos mostrado en Lampadia: ¿Más impuestos a los ricos?, los países de nuestra región carecen de la institucionalidad necesaria para realizar estas redistribuciones de manera inteligente, pues el impacto de políticas relacionadas apenas y han movido los índices Gini que miden la desigualdad (ver gráfico líneas abajo). Y hacer una comparación entre Noruega y México tampoco ayuda al argumento pues el primero empezó a redistribuir cuando ya había alcanzado altos niveles de desarrollo y grado institucional, cosa que nunca sucedió con México.
  • En el caso del Perú, los mercados para nuestras exportaciones de minerales y frutas y hortalizas, están en buenas condiciones para continuar promoviéndolas. Por el lado del sector externo, lo que tenemos que recuperar es el turismo, que todavía está paralizado.

Fuente: Macroconsult

En tal sentido, debemos insistir que los golpes de la desglobalización deben ser contrarrestados con mayor liberalización de nuestros mercados, que consentirá la atracción de flujos de capitales extranjero, generando finalmente mayor crecimiento y reducción de la pobreza. Lampadia

Cómo la reducción de la pobreza puede sobrevivir a la desglobalización

Pinelopi Koujianou Goldberg
Project Syndicate
17 de septiembre, 2020
Traducida y comentada por Lampadia

Al reducir drásticamente el comercio internacional, la pandemia del COVID-19 ha acelerado una tendencia que ya estaba en marcha. Ahora es más importante que nunca para los países en desarrollo buscar alternativas al crecimiento impulsado por las exportaciones.

NEW HAVEN – La pandemia de COVID-19 parece haber reducido la globalización de formas que la actual administración estadounidense difícilmente podría haber soñado ni siquiera hace un año. Pero, visto en un contexto más amplio, la retirada de este año de la globalización es simplemente el capítulo más reciente de un proceso en curso que ha dejado al mundo en desarrollo cada vez más pesimista acerca de perseguir el crecimiento impulsado por las exportaciones como una vía para salir de la pobreza.

Antes de la llegada de COVID-19, las últimas estimaciones del Banco Mundial mostraban que la proporción de la población mundial que vivía en la pobreza extrema (menos de 1.90 dólares al día en dólares de 2011) había disminuido del 36% en 1990 al 10% en 2015. Pero desde entonces la pandemia ha amenazado con revertir parte de este progreso; e incluso sin la crisis actual, la pobreza habría seguido siendo un desafío importante en muchas partes del mundo, especialmente en el África subsahariana.

Las economías avanzadas, en particular EEUU y el Reino Unido, se han vuelto cada vez más hacia adentro, restringiendo el comercio, socavando el multilateralismo y cerrando sus fronteras a los inmigrantes. Y es extremadamente improbable que estas tendencias se reviertan pronto.

No obstante, incluso si el comercio mundial ya no es el motor principal del crecimiento, los países en desarrollo tienen a su disposición otros medios para reducir la pobreza. Una opción es promover la integración regional, profundizando los lazos transfronterizos con países vecinos en una etapa similar de desarrollo. Aunque las asociaciones regionales no pueden proporcionar el mismo poder adquisitivo que los mercados de altos ingresos en el pasado, aún pueden formar un mercado lo suficientemente grande como para lograr economías de escala. Como fue el caso de la primera Comunidad Económica Europea (la precursora de la Unión Europea), las similitudes económicas de los países en desarrollo pueden transformarse de un impedimento a una ventaja.

Pero la integración regional requerirá un cambio de mentalidad. Los países en desarrollo deben mostrar una mayor disposición a colaborar con vecinos a los que tradicionalmente han visto como competidores. Tendrán que invertir en infraestructura para vincular los mercados tanto dentro como entre países. Y necesitarán desarrollar nuevas instituciones y acuerdos comerciales para mantener un sistema estable.

Otra opción para los países en desarrollo es centrarse más en sus propios mercados internos para compensar la pérdida de la demanda internacional. Este enfoque llega más fácilmente a países con grandes poblaciones. India, por ejemplo, ciertamente podría impulsar un crecimiento más fuerte dentro de sus propias fronteras, siempre que adopte las políticas adecuadas. Tal modelo aún dependería en gran medida del comercio, pero sería comercio entre regiones dentro de la India y no con el resto del mundo.

Sin duda, en un país donde la mayoría de la gente vive a nivel de subsistencia, una gran población no genera automáticamente una demanda suficiente para que el crecimiento despegue. Pero para los países que tienen una clase media considerable con suficiente poder adquisitivo para comprar bienes industriales o servicios comerciables producidos en el país, existe una amplia oportunidad para estimular el crecimiento y la reducción sostenible de la pobreza.

Sin embargo, los países menos poblados tienden a no tener mercados internos lo suficientemente grandes para respaldar el crecimiento en ausencia de comercio exterior. Especialmente en su caso, es más importante que nunca que los responsables de la formulación de políticas enfaticen las medidas para garantizar la igualdad. Muchos países en desarrollo, particularmente en África subsahariana, exhiben desigualdades asombrosas. Por lo general, una pequeña cohorte de ultra-ricos controla los recursos naturales del país mientras millones viven en la pobreza. En ausencia de comercio, la única forma de crear y apoyar una clase media en esos países es mediante la redistribución de los recursos de los ricos.

Una distribución más equitativa de los recursos no solo contribuiría a la armonía social. También crearía las condiciones para el crecimiento, porque garantiza que cualquier recurso adicional generado por un choque de riqueza positivo (por ejemplo, el aumento de los precios de las materias primas) se filtraría, generando el poder adquisitivo necesario para apoyar la producción nacional.

Si esta idea parece descabellada, considere la experiencia de Noruega. Cuando el país descubrió el petróleo en 1969, su ingreso per cápita era de US$ 31,861 (en dólares de 2010). Para 2018, esa cifra casi se había triplicado, a US$ 92,120. Fundamentalmente, a partir de 1979 (el primer año del que se dispone de datos), el Estudio de ingresos de Luxemburgo muestra que Noruega tenía un coeficiente de Gini relativamente bajo de 0.224, lo que indica una desigualdad relativamente baja.

Consideremos ahora a México, que hizo importantes descubrimientos de petróleo en la década de 1970, pero tenía un coeficiente de Gini de 0.430 en 1984, lo que indica una desigualdad mucho mayor. Entre 1960 y 2018, su ingreso per cápita aumentó de US$ 3,908 a US$ 10,404.

Por supuesto, existen muchas diferencias entre Noruega y México más allá de las medidas de desigualdad de ingresos. Pero el hecho es que, al equilibrar cuidadosamente la igualdad y el crecimiento, muchos países en desarrollo tendrán una buena oportunidad de reducir la pobreza y lograr objetivos económicos más amplios incluso en el entorno mundial actual. Lampadia

Pinelopi Koujianou Goldberg, ex economista jefe del World Bank Group y editor en jefe de American Economic Review, es profesor de economía en la Universidad de Yale.




Fortalezcamos la OMC/WTO

Fortalezcamos la OMC/WTO

Rogers M. Valencia
Exministro de Ministro de Comercio Exterior y Turismo ​ y Ministro de Cultura del Perú
Desde Cusco
Para Lampadia

Cuando el entonces Vice premier de China Wu Bangguo, quien luego serviría a su país como presidente del Comité central del partido Comunista Chino estuvo de visita en Perú, llego a Cusco y visito Machupicchu, Carlos Valencia Miranda presidente del CTAR Cusco, nos invitó a acompañarlo en su visita. Cuando volábamos sobre la ciudad pregunto, ¿cuántos habitantes tiene Cusco por kilómetro Cuadrado? un cálculo rápido de la ciudad de entonces nos dio 21 Kilómetros cuadrados desde el Arco hasta San Sebastián 7 kmts y de Huancaro a San Blas 3 y éramos 350,000 habitantes en el Cusco de entonces, así que conteste poco más de 16,000 personas por kilómetro, mirando a la ciudad dijo: Si casas juntas de uno y dos pisos.

El motivo de su visita afirmó: es solicitar a Perú que vote a favor de la incorporación de la China a la OMC, luego comentó: la secretaria de estado de USA, Madeleine Albright se opone a que la China sea parte de la OMC, pide el respeto irrestricto de las leyes de propiedad intelectual para admitirnos.  Dijo además: Le he dicho, que el sistema de propiedad necesitó en el mundo occidental más de 2 siglos en formarse, en la China cuando fui niño no había propiedad privada, no fuimos dueños ni de los pantalones que usábamos, hoy hay propiedad privada en la china, Los Chinos son dueños de bienes muebles e inmuebles, pronto también lo serán de ideas y conceptos pero no lo exijas hoy y luego a manera de pedido dijo; ayúdennos a cambiar e incorporar estas formas de propiedad a nuestro día a día.

La china fue admitida a la OMC, en el año 2001 luego de varios años de negociaciones, con el voto favorable de la mayoría de los países latinoamericanos y asiáticos. El premier Zhu Rongui incrementó rápidamente las trasformaciones de la economía China, privatizó muchas empresas estatales deficitarias, desactivó el Planeamiento central de la economía y propició la creación de las Cámaras de Comercio en manos del sector privado.

Estos fueron cambios sustanciales, ser miembro del OMC significaba: competir en el mercado mundial con reglas que no las dictaban en casa, su participación implicó un decidido apoyo al multilateralismo y a la institucionalidad internacional 

Después de su ingreso a la OMC su sector de servicios se liberalizó considerablemente, la inversión extranjera fue permitida; las restricciones en retail y ventas al por mayor se terminaron, Bancos y servicios financieros, seguros y telecomunicaciones se abrieron a la inversión extranjera.

¿Que gano China?: acceso a mercados en condiciones de igualdad, nadie miembro de la OMC, podría imponer restricciones arbitrarias al comercio con China.

Mucha agua ha pasado desde los inicios del siglo 21 hasta hoy y la OMC que nació en 1995 casi con el siglo no solo le sirvió a China, le sirvió al Perú y a muchos otros países como nuestro vecino Chile, de distintas maneras, especialmente como marco en nuestros tratados comerciales y en defensa de la libertad de comercio, por ejemplo cuando la Comunidad Europea aprobó el reglamento (CEE) Nro. 2136/89 que  impedía a los exportadores pesqueros peruanos usar la denominación comercial “Sardinas” para sus productos ya que este  no incluía la Especie Sardinops sagax sagax, ( FAO Sardina Peruana o Sardina del Pacifico) La misma que sí estuvo incluida en el Codex Alimentario (STAN 94-181) por lo que Perú  considero este nuevo reglamento como una traba injustificada al comercio.. La OMC a través del órgano especial y del grupo de apelación, nos dio la razón determinando que podíamos seguir exportando con el nombre de sardinas, como consta en la Solución mutuamente convenida del 2003 y que sigue en vigencia hoy.

En otras palabras, la Organización Mundial de Comercio es un patrimonio de los estados, al promover un comercio internacional basado en reglas, ha permitido y contribuido al crecimiento económico del mundo, liberalizando el comercio reduciendo los aranceles y luchando contra las barreras paraarancelarias y con ello mejoro la calidad de vida de millones de ciudadanos globalmente.

En los últimos años hay un ataque de movimientos populistas y nacionalistas, particularmente en los países desarrollados a la apertura comercial, culpándola de todos los males, pérdida de empleo, competencia desleal, encarecimiento del costo de vida, subida de la edad de jubilación etc. etc., y en los países en vías de desarrollo donde también se la supone responsable de todos los males incluido el COVID 19; estos actores políticos han colocado a “La OMC y el Sistema de comercio mundial en peligro”.

Este patrimonio de la multilateralidad debe ser defendido, debemos como País, como miembro de la Alianza del Pacífico, del Acuerdo de Cartagena, de Apec, es decir en todos los foros donde Perú tiene una voz e influencia, promover una campaña para fortalecer la OMC y la apertura comercial, por su potente contribución a la transformación de la economía de los ciudadanos de nuestros países, especialmente ahora que su Director General Roberto Azevedo anunció su renuncia temprana al Cargo este próximo mes de agosto. Lampadia




Gamarra

La Cuadratura del Círculo es un espacio producido por IIG – Infraestructura institucionalidad y Gestión, con la colaboración de Lampadia como media partner.

Presentamos el siguiente video sobre Gamarra: el problema y la solución. Participan Diógenes Alva, líder empresarial de Gamarra y Juan Infante, ex-director ejecutivo de Prompyme como invitados, y Jaime de Althaus, Fernando Cillóniz y Gonzalo Prialé.

Las opiniones vertidas por los participantes no necesariamente representan la opinión institucional de IIG sobre los temas tratados.

Lampadia




De la concentración a la desconcentración

De la concentración a la desconcentración

Juan Infante Alosilla
Para Lampadia

Pensemos en los próximos 24 meses.

Con el virus rondando por todas las ciudades. ¿Creen ustedes que los mercados de abastos tienen condiciones para garantizar los requerimientos de bioseguridad necesarios para evitar el contagio?

Yo no.

La infraestructura de la mayoría de los mercados de abastos no permite implementar las medidas básicas sugeridas por las autoridades de salud. Pretender hacer pequeños cambios en los mercados, es jugar con la salud de comerciantes y vecinos de las ciudades y, sobre todo, condenar al país a avances y retrocesos en el control del contagio.

En este artículo señalo por qué.

Para garantizar las medidas de seguridad hay que desconcentrar el comercio. Hay que pasar del conglomerado comercial a la desconcentración. No tenemos opción. Vienen 24 meses distintos. Las necesidades de consumo no han cambiado, son las mismas de siempre, siendo así, debemos desarrollar una logística e infraestructura que se adecúe a los requerimientos de bioseguridad para el comercio mayorista y minorista de productos.

Las actividades esenciales

El gobierno autorizó -desde el inicio de la cuarentena- unas cuantas actividades económicas, considerándolas esenciales, lo que permitió que funcionen algunos centros de salud, todas las agencias bancarias, los mercados de abastos, supermercados, bodegas y farmacias.

Al pasar de los días, parte de los espacios donde se desarrollaban estas actividades esenciales fueron considerados centros de contaminación y contagio de la Covid-19. La frase del presidente Vizcarra: “uno va al mercado a comprar y de paso se lleva el virus”, grafica esta situación.

En esa línea, pudo decir también: “uno va al hospital y de paso se lleva el virus”, “uno va a las agencias bancarias en ciudades y distritos donde hay muy pocas y de paso se lleva el virus”. Pero no sucede lo mismo con las bodegas y farmacias. Uno no se contagia ahí, aunque quizás, el bodeguero y el farmacéutico puedan haber cogido el virus.

El contagio tampoco ocurre en las agencias de los bancos si vives en una zona donde hay muchas y, además, tienes cajeros distribuidos en los grifos y buena conectividad de internet, es decir, en unos cuantos distritos de Lima.

¿Cuál es la lección? La desconcentración evita el contagio, miles de farmacias y bodegas no son centros de transmisión del virus porque permiten el respeto de la distancia entre una y otra persona. Pero ahí donde hay aglomeración de personas eso se torna imposible.

Las medidas de bioseguridad

Las medidas de bioseguridad no son muchas, ni complicadas de respetar, si uno tiene las condiciones para hacerlo. Nos piden a todos:

  • Guardar más de un metro de distancia entre una y otra persona.
  • Lavarnos las manos con frecuencia.
  • Usar mascarillas.
  • No agruparnos con otras personas.

Si cumplimos con estas simples medidas, difícilmente nos contagiaremos.

Los mercados mayoristas

La actividad y la infraestructura de los mercados mayoristas, tal como están planteadas, no permiten cumplir con las simples medidas de bioseguridad que detienen el contagio. Hay que aceptar esta realidad.

Todas las regiones del país, dependen de sus mercados mayoristas para abastecer no solo a la población de la ciudad donde están instalados, sino a sus provincias y distritos. Además, en Lima, los mercados mayoristas se convierten en centros de redistribución con alcance nacional y en algunas otras ciudades del país hay mercados con influencia macro-regional.

En los mayoristas el flujo de comercio es muy intenso y se da, principalmente de madrugada.

Centenares de choferes de los camiones que ingresan la mercadería que abastece a los mayoristas se reúnen, miles de trabajadores entre estibadores (las personas que descargan la mercadería de los camiones), cargadores manuales (las personas que trasladan la mercadería en las carretillas) y ayudantes en los puestos laboran chocándose unos con otros, apretujados entre los camiones y en los pasadizos de los mercados mayoristas de fruta y lo mismo ocurre en el más espacioso mercado de Santa Anita. La realidad en los terminales pesqueros, con sus variantes, es parecida.

El tamaño de los puestos no permite el distanciamiento entre quienes están trabajando en ellos. Entre cajas y sacos, queda muy poco espacio para las tres o cuatro personas que trabajan en cada puesto. Además, hay nula distancia entre puesto y puesto. Y no hay manera de que los clientes hagan una cola ordenada, respetando la distancia requerida.

Súmenle la muchedumbre de comerciantes minoristas que van a comprar. Sus transportes de ida y de vuelta. La congestión en los estacionamientos. Los negocios colaterales que aprovechan la concentración de gente para vender alimentos preparados a la multitud laboriosa.

Esta es la realidad que tenemos que aceptar:

  • No hay manera de tener distancia social. La muchedumbre es un río caudaloso. Los comerciantes minoristas presionan y demandan velocidad. Tienen que llevar la mercadería a sus respectivas tiendas. Todos se aglomeran y topan unos con otros.
  • No hay caños para lavarse las manos en los puestos. Los baños son muy pocos y están lejos de los comerciantes y trabajadores. Además, cobran por el ingreso a los servicios higiénicos. Todo está hecho para que no vayas al baño y no te puedas lavar las manos.
  • En la prisa, no hay –lamentablemente- disciplina para llevar la mascarilla y no tocarse la cara.
  • Todo es en efectivo. El intercambio de dinero es constante. Fluye de una mano a otra. Con guantes o sin guantes, te vas a agarrar la cara, la nariz, los anteojos, los ojos.

La solución es desconcentrar esos mercados. Dividirlos en unidades más pequeñas que se muevan a otros espacios con estructura apropiada para cobijarlos en los próximos 24 meses. Pasar del gran conglomerado al mini conglomerado de venta al por mayor.

Esto permitirá repartir el flujo de camiones con mercadería que llegan de las provincias, estibadores, cargadores, comerciantes mayoristas, ayudantes, comerciantes minoristas, camionetas, combis y station wagons de carga, en muchos más puntos.

Repartiendo el comercio mayorista, se reduce el aforo que hoy se ve en cada uno de los actuales conglomerados mayoristas, y, por tanto, se baja la velocidad requerida para las transacciones, lo que permite respetar las normas de distanciamiento e higiene básicas.

¿Qué se requiere para desconcentrar los mercados mayoristas en Lima?

Veinte terrenos amplios ubicados en lugares donde no se forme un embudo de entrada ni de salida de camiones y vehículos menores. Tienen que ser espacios donde se puedan instalar entre 100 y 150 comerciantes mayoristas, con puestos dos o tres veces más grandes que los que tienen ahora, cada uno con un sistema de agua y desagüe (es fácil y rápido hacer una infraestructura temporal que lo permita).

Esto no es difícil y en menos de una semana podemos montar este esquema si aceptamos la tarea.

Los mercados de abastos (minoristas)

La gran mayoría de los mercados de abastos tampoco pueden cumplir con las medidas de bioseguridad exigidas. Además, buena parte de los puestos de cada mercado minorista está cerrada porque su actividad no es la venta de alimentos. Esos comerciantes están desesperados y presionando porque también los dejen funcionar.

Los pasadizos en la mayoría de estos mercados son estrechos, es difícil que los clientes hagan cola dentro del mercado, delante de cada puesto y respetando el distanciamiento social. Los puestos son pequeños, generalmente tienen la mercadería amontonada y por lo menos dos personas los atienden, siendo imposible que guarden la distancia adecuada. No hay caños para lavarse las manos. Los comerciantes y sus ayudantes están usando un par de guantes para toda la jornada laboral y las transacciones son solamente con dinero en efectivo.

Un mercado es hoy un espacio cerrado con una sola puerta de acceso, para entrar hay que hacer cola y esto desespera, lo que puede llevar a un descuido y un relajamiento en el cumplimiento de las pautas de bioseguridad que cada persona está llamada a respetar.

Mi conclusión es que la gran mayoría de mercados minoristas, no están ni estarán en condiciones de cumplir con las normas de bioseguridad y si pensamos que los riesgos de contagio se extenderán por los 24 siguientes meses, conviene de una buena vez plantearse un sistema de comercio minorista barrial distinto.

¿Qué se puede hacer con los mercados minoristas?

En el caso de los mercados minoristas hay dos salidas complementarias que pueden funcionar en paralelo. Las dos estrategias implican “dividir” el mercado en unidades más pequeñas, repartidas en el distrito y que permitan a los vecinos caminar menos para abastecerse.

La primera estrategia es habilitar espacios temporales (no itinerantes) con infraestructura apropiada proyectada para resistir 24 meses. Infraestructura de calidad. Donde cada puesto tenga mayor espacio y cuente con un caño con agua y desagüe donde el comerciante y sus ayudantes se puedan lavar las manos (repito, esta infraestructura es fácil de montar).

La segunda, permitir a los vecinos habilitar pronto espacios para alquilar (garajes o espacios con puerta a la calle) a los comerciantes de los mercados minoristas. A todos los rubros, no solo los de comida. Espacios que cuenten con caño y lavatorio para lavarse las manos, ventilación y de tamaño apropiado para un aforo de cuatro personas con el distanciamiento apropiado entre una y otra.

A estas alturas necesitamos todos los productos y servicios que se vendían en los mercados antes de la cuarentena.

UNA OPORTUNIDAD PARA MODERNIZAR LA INFRAESTRUCTURA DE LOS MERCADOS DE ABASTOS A NIVEL NACIONAL

Esta podría ser una oportunidad de oro para modernizar los mercados de abastos en todo el Perú.

Si comprendemos que la inmensa mayoría de ellos no está en condiciones de operar con las medidas de bioseguridad requeridas para no ser focos de contagio, si se integra a la solución a los comerciantes de todos los rubros presentes en cada mercado, si se montan espacios adecuados para que ellos puedan desarrollar su actividad por los próximos 24 meses, se puede dar paso a un programa de renovación de la infraestructura de estos centros de comercio.

Lo merecen los barrios y lo merecen los comerciantes. El Perú puede iniciar un gran programa de renovación de su infraestructura comercial barrial. Veinticuatro meses son suficientes para que emerja en el espacio físico de cada uno de esos mercados, un espacio comercial que se convierta en eje de desarrollo económico local.

Decidido este programa, dotado de fondos para que los comerciantes accedan a un financiamiento con intereses y plazos razonables, será el momento de los arquitectos y luego de las empresas, los ingenieros y los obreros de construcción.

Qué oportunidad hermosa para hacer mercados adecuados, con puestos de tamaño suficiente, con agua para el lavado de las manos, con tanques cisternas, con mejor infraestructura de baños, con pasadizos amplios y buena ventilación, con dos pisos de comercio y espacios para almacenes, talleres y oficinas en el tercer y cuarto piso, con escaleras y ascensores de tamaño apropiado.

Vamos a necesitar reactivar la economía, pongamos en paralelo fondos de crédito por 20 mil millones de soles en manos de los comerciantes propietarios de los mercados. Démosles la oportunidad que crezcan, que inviertan en su desarrollo, que, con su esfuerzo, ayuden a la reactivación económica de sus barrios. Pero que haya una institución que fije los parámetros y que estos no dependan de la discrecionalidad de cada municipio local.

Imaginemos los mercados del Bicentenario. Lampadia




La globalización sigue perdiendo fuerza

La globalización sigue perdiendo fuerza

Como veníamos advirtiendo desde inicios del año pasado  (ver Lampadia: La globalización va a paso lento) la globalización, que había sido la principal impulsora de bienestar mundial desde los años 90, había estado perdiendo fuerza vigorosamente en la última década no solo por la última crisis financiera – y más recientemente por el conflicto comercial y tecnológico entre China y EEUU – sino porque también buena parte de la élite intelectual de occidente se encontraba acosándola con mitos y medias verdades acerca de sus supuestos perjuicios en torno a la desigualdad en los países (ver Lampadia: Trampa ideológica, política y académica).

Esta crítica situación de la globalización ha empeorado en los últimos meses por la crisis del covid-19, la cual ha impuesto el cierre de fronteras, ha limitado la actividad económica – y con ella el comercio – y ha infundido una mayor animadversión hacia la inversión y población extranjera. Si bien no se ha tendido aún a la autarquía en la producción de alimentos entre los países, su implementación se encuentra prevaleciente en la discusión pública. Como hemos advertido en Lampadia: La cadena global de alimentos en tiempos de pandemia, de concretarse esta medida podría incitar a un colapso en la cadena global de suministros de alimentos, así como una mayor escasez, justamente en una situación en la cual se debe generar más mercado  para abastecer a las familias más necesitadas por la crisis.

Un reciente artículo publicado por The Economist que compartimos líneas abajo aterriza todos estos golpes que viene sufriendo la globalización con cifras claras en los bloques más representativos de la economía mundial y atisba lo que podría seguir observándose en los próximos meses.

El delicado contexto de contracción comercial y financiera mundial, como el descrito por The Economist, debería llevarnos a retomar y acelerar nuestras grandes inversiones mineras y de infraestructura en cartera no solo para paliar el impacto negativo que experimentarán los términos de intercambio sino también para dar el mensaje claro a un mundo desglobalizado de que el Perú seguirá siendo un país abierto a los flujos de capital y que respetará los contratos celebrados con sus contrapartes extranjeras. Lampadia

Globalización desenrollada
¿El Covid-19 mató a la globalización?

El flujo de personas, comercio y capital se ralentizará

The Economist
14 de mayo, 2020
Traducida y comentada por Lampadia

Incluso antes de la pandemia, la globalización estaba en problemas. El sistema abierto de comercio que había dominado la economía mundial durante décadas había sido dañado por el colapso financiero y la guerra comercial chino-estadounidense. Ahora se está recuperando de su tercer golpe al cuerpo en una docena de años, ya que los cierres han sellado las fronteras e interrumpido el comercio. El número de pasajeros en Heathrow ha disminuido en un 97% interanual; las exportaciones de automóviles mexicanos cayeron un 90% en abril; el 21% de los viajes transpacíficos de contenedores en mayo han sido cancelados. A medida que se reabran las economías, la actividad se recuperará, pero no espere un regreso rápido a un mundo sin preocupaciones de movimiento sin restricciones y libre comercio. La pandemia politizará los viajes y la migración y afianzará un sesgo hacia la autosuficiencia. Esta sacudida hacia adentro debilitará la recuperación, dejará a la economía vulnerable y propagará la inestabilidad geopolítica.

El mundo ha tenido varias épocas de integración, pero el sistema comercial que surgió en la década de 1990 fue más lejos que nunca. China se convirtió en la fábrica mundial y las fronteras se abrieron a personas, bienes, capital e información. Después del colapso de Lehman Brothers en 2008, la mayoría de los bancos y algunas empresas multinacionales se retiraron. El comercio y la inversión extranjera se estancaron en relación con el PBI, un proceso que este periódico más tarde llamó lenta globalización. Luego vinieron las guerras comerciales del presidente Donald Trump, que mezclaron las preocupaciones sobre los trabajos manuales y el capitalismo autocrático de China con una agenda más amplia de chovinismo y desprecio por las alianzas. En el momento en que el virus comenzó a extenderse por primera vez en Wuhan el año pasado, la tasa arancelaria de EEUU sobre las importaciones volvió a su nivel más alto desde 1993 y tanto EEUU como China habían comenzado a desacoplar sus industrias tecnológicas.

Desde enero, una nueva ola de perturbaciones se ha extendido hacia el oeste desde Asia. Los cierres de fábricas, tiendas y oficinas han provocado una caída de la demanda y han impedido que los proveedores lleguen a los clientes. El daño no es universal. La comida todavía está llegando, Apple insiste en que todavía puede fabricar iPhones y las exportaciones de China se han mantenido hasta ahora, impulsadas por las ventas de equipos médicos. Pero el efecto general es salvaje. El comercio mundial de bienes puede reducirse en un 10-30% este año. En los primeros diez días de mayo, las exportaciones de Corea del Sur, una potencia comercial, cayeron un 46% interanual, probablemente la peor disminución desde que comenzaron los registros en 1967.

La anarquía subyacente de la gobernanza global está siendo expuesta. Francia y Gran Bretaña se han peleado por las reglas de cuarentena, China está amenazando a Australia con aranceles punitivos por exigir una investigación sobre los orígenes del virus y la Casa Blanca sigue en pie de guerra sobre el comercio. A pesar de algunos casos de cooperación durante la pandemia, como los préstamos de la Reserva Federal a otros bancos centrales, EEUU se ha mostrado reacio a actuar como el líder mundial. El caos y la división en el hogar han dañado su prestigio. El secreto y el acoso de China han confirmado que no está dispuesto, y que no es apto, a tomar el manto. En todo el mundo, la opinión pública se está alejando de la globalización. Las personas se han visto perturbadas al descubrir que su salud depende de una pelea para importar equipos de protección y de los trabajadores migrantes que trabajan en residencias y cosechan cultivos.

Esto es solo el comienzo. Aunque el flujo de información es en gran medida libre fuera de China, el movimiento de personas, bienes y capital no lo es. Considere a las personas primero. La administración Trump propone reducir aún más la inmigración, argumentando que los empleos deberían ir a los estadounidenses. Es probable que otros países sigan. Los viajes están restringidos, lo que limita el alcance para encontrar trabajo, inspeccionar plantas y hacer pedidos. Alrededor del 90% de las personas viven en países con fronteras en gran medida cerradas. Muchos gobiernos se abrirán solo a países con protocolos de salud similares: una de esas “burbujas de viaje” incluye Australia y Nueva Zelanda y, tal vez, Taiwán y Singapur. La industria está señalando que la interrupción para viajar será duradera. Airbus ha reducido la producción en un tercio y Emirates, un símbolo de la globalización, espera que no se recupere hasta 2022.

El comercio sufrirá a medida que los países abandonen la idea de que las empresas y los bienes reciben el mismo trato, independientemente de su procedencia. Los gobiernos y los bancos centrales piden a los contribuyentes que suscriban a las empresas nacionales a través de sus paquetes de estímulo, creando un incentivo enorme y continuo para favorecerlos. Y el impulso para llevar las cadenas de suministro a casa en nombre de la resiliencia se está acelerando. El 12 de mayo, Narendra Modi, primer ministro de la India, le dijo a la nación que había comenzado una nueva era de autosuficiencia económica. El estímulo japonés covid-19 incluye subsidios para empresas que repatrían fábricas; los funcionarios de la Unión Europea hablan de “autonomía estratégica” y están creando un fondo para comprar participaciones en empresas. EEUU insta a Intel a construir plantas en casa. El comercio digital está prosperando pero su escala sigue siendo modesta. Las ventas al exterior de Amazon, Apple, Facebook y Microsoft equivalen a solo el 1.3% de las exportaciones mundiales.

El flujo de capital también está sufriendo, a medida que se hunde la inversión a largo plazo. La inversión china de capital de riesgo en EEUU cayó a US$ 400 millones en el primer trimestre de este año, un 60% por debajo de su nivel hace dos años. Las empresas multinacionales pueden reducir su inversión transfronteriza en un tercio este año. EEUU acaba de instruir a su principal fondo de pensiones federal para que deje de comprar acciones chinas, y en lo que va del año, los países que representan el 59% del PBI mundial han endurecido sus normas sobre inversión extranjera. A medida que los gobiernos intentan pagar sus nuevas deudas gravando a empresas e inversores, algunos países pueden verse tentados a restringir aún más el flujo de capital a través de las fronteras.

Está solo allá afuera

No se deje engañar porque un sistema de comercio con una red inestable de controles nacionales será más humano o más seguro. A los países más pobres les resultará más difícil ponerse al día y, en el mundo rico, la vida será más cara y menos libre. La forma de hacer que las cadenas de suministro sean más resistentes no es domesticarlas, lo que concentra el riesgo y pierde las economías de escala, sino diversificarlas. Además, un mundo fracturado dificultará la resolución de problemas globales, incluida la búsqueda de una vacuna y la recuperación económica.

Trágicamente, esta lógica ya no está de moda. Esos tres golpes al cuerpo han herido tanto al sistema abierto de comercio que se están descuidando los poderosos argumentos a su favor. Despídase de la mayor era de la globalización y preocúpese por lo que va a ocupar su lugar. Lampadia




Se amplifican tensiones entre China y EEUU

Se amplifican tensiones entre China y EEUU

Si las relaciones entre China y EEUU ya venían tensionadas por el conflicto comercial en el que se veían inmersos ambos países el año pasado, las investigaciones en torno al origen del covid 19 supone un nuevo obstáculo que ha exacerbado dicha confrontación ya no solo en el ámbito económico, sino también en el militar.

Esta es una advertencia que hace The Economist en un reciente artículo que compartimos líneas abajo en el que además resume las implicancias que este proceso tiene para la geopolítica global y cómo se van mermando las oportunidades de generar consensos en torno a la lucha de otras problemáticas internacionales como el calentamiento global y la lucha contra la delincuencia, además de la que supone la mencionada pandemia.

Como comentamos en Lampadia: Una globalización reajustada, es muy difícil proyectar cómo será el devenir del mundo en los próximos meses en pleno pico de la crisis, pero sin duda algo que podemos constatar como inevitable, a la luz de estas reflexiones, será un mayor distanciamiento económico entre estas dos grandes potencias. Con ello probablemente se seguirán potenciando los ataques a la globalización – parte importante de los discursos de no solo los líderes de ambos países sino también de gran parte de la elite intelectual de Occidente (ver  Lampadia: La rivalidad de las superpotencias China y EEUU, Trampa ideológica, política y académica) – fortificando así las doctrinas nacionalistas a favor del proteccionismo de ciertas industrias estratégicas locales en los países y dañando los beneficios del libre comercio.

Nosotros desde nuestro umbral, como país pequeño y altamente dependiente de la demanda externa, debemos mantenernos firmes defendiendo el libre comercio y abriendo aún más nuestros mercados de manera que podamos paliar esta arremetida ideológica y sigamos promoviendo desarrollo para nuestros pobres. Lampadia

La nueva guerra fría y gritona
EEUU vs China

Una relación cargada de rivalidad y sospecha ha caído en una hostilidad absoluta

The Economist
9 de mayo, 2020
Traducida y comentada por Lampadia

Se habría esperado que una pandemia uniría al mundo. En cambio, el covid-19 lo está dividendo. A medida que la enfermedad se ha extendido, las relaciones entre EEUU y China se han hundido en un abismo del que tendrán que esforzarse para escapar.

Mike Pompeo, el secretario de estado, dice que tiene “enorme evidencia” de que el virus detrás del covid-19 provino de un laboratorio en Wuhan, aunque las agencias de inteligencia de EEUU y sus socios de inteligencia más cercanos dicen que aún faltan pruebas. Según los informes, para castigar a China por permitir que la enfermedad se propague, la administración Trump ha considerado exigir reparaciones o cancelar algunos bonos del Tesoro en poder de China, aunque los nerviosos funcionarios estadounidenses más tarde rechazaron esta descabellada idea. China ha calificado a Pompeo de “loco” y de “virus político”. Los medios estatales están pidiendo una investigación internacional sobre el “increíble fracaso” de EEUU para hacer frente al brote.

Este ataque profundiza una amarga rivalidad. La opinión dominante en los EEUU es que China es fundamentalmente hostil, un rival estratégico que roba la propiedad intelectual estadounidense y destruye los empleos estadounidenses en la carrera para salir adelante. Mientras tanto, China ve a EEUU como un poder decadente y disminuido que ha recurrido al bullying para mantener a China deprimida porque ya no puede competir de manera justa.

Es probable que la política interna en ambos países intensifique la animosidad. Ahora que el covid-19 ha desvanecido las ganancias económicas que se produjeron durante su vigilancia, el presidente Donald Trump está haciendo que la confrontación con China sea central en su estrategia de reelección, incluida, espera, como una forma de vencer a su oponente, Joe Biden.

China niega cualquier culpa por la pandemia, en su lugar elogia el manejo de enfermedades del partido. En casa, los medios de propaganda insinúan que el virus vino de EEUU, y se cree ampliamente. Sin embargo, la queja de EEUU de que el primer instinto de China fue encubrir el covid-19 es cierta. Otros países, incluido Australia, han pedido una investigación sobre los orígenes de la pandemia. La agencia de noticias Reuters informó esta semana sobre un documento interno preparado para los líderes de China, advirtiendo que los sentimientos en todo el mundo contra su país, liderados por EEUU, son más intensos que en cualquier otro momento desde los asesinatos en la Plaza Tiananmen en 1989. China abofeteará a los extranjeros críticos más vigorosos que nunca.

La tensión entre dos de estos poderes esplénicos tiene consecuencias. Uno es el riesgo de una acción militar. China ha ocupado y fortificado bancos y arrecifes en disputa en el Mar del Sur de China, desafiando el derecho internacional. Recientemente hundió un barco vietnamita allí. Mientras tanto, EEUU ha estado afirmando enérgicamente el principio de libertad de navegación. Cuando las tensiones son altas, también lo son los riesgos de un accidente. El punto de inflamación más peligroso es Taiwán. China reclama la isla como su propio territorio; EEUU tiene un compromiso implícito de protegerlo. Durante la pandemia, China ha estado probando las defensas de Taiwán con salidas aéreas y, en marzo, su primer ejercicio nocturno. EEUU puede estar pensando en enviar a un funcionario de alto rango para visitar.

Ni China ni EEUU buscan la guerra, seguramente. Pero se lanzan deliberadamente hacia una separación económica. El mundo está lleno de rumores de que más industrias deberían considerarse estratégicas. Como lo explica nuestro informe especial sobre la banca de esta semana, China está construyendo un sistema financiero paralelo que evitará los mecanismos de pago basados en el dólar y, por lo tanto, las sanciones estadounidenses. Un acuerdo comercial entre EEUU y China, un descongelamiento menor y precoz en su rivalidad comercial, aún puede desmoronarse.

La animosidad también hace que las amenazas globales, como el cambio climático y la delincuencia internacional, sean más difíciles de manejar. Considere la pandemia en sí. Esta semana, la Unión Europea celebró una conferencia que recaudó US$ 8,000 millones para financiar la búsqueda de una vacuna que podría salvar vidas y permitir que las personas vuelvan a trabajar sin temor. Pero EEUU se mantuvo alejado y China envió un embajador con las manos vacías. Para que esas decisiones tengan sentido en Washington y Beijing, algo debe haber salido muy mal. Lampadia




Productividad desacelerada en el mundo emergente

Productividad desacelerada en el mundo emergente

Un reciente e interesante artículo publicado por The Economist, que compartimos líneas abajo, explica la situación de desaceleración que se encuentra experimentando la productividad laboral tanto en el mundo desarrollado como el emergente en la década pasada, a la vez que sugiere posibles hipótesis para explicar este comportamiento.

Como se podría conjeturar, en los países desarrollados el rol tecnológico habría jugado un papel importante en esta desaceleración en tanto puede que las innovaciones del 2010 no significaron en su momento un notorio avance en relación a otros inventos que gatillaron la producción en la década de los 2000. A esto se sumaría también la guerra comercial EEUU China que ha lanzado a los países a imponer proteccionismos en sus industrias, desplomando el comercio internacional.

Sin embargo, como también enfatiza el popular medio británico, el meollo del asunto en el caso de los países emergentes estaría explicado fundamentalmente por una desacumulación de capital, lo cual estaría haciendo menos productivos a los trabajadores en relación a los años 2000. La década de los 2000 a diferencia de la de los 2010 estuvo caracterizada por un boom de commodities impulsado por China, lo cual generaba grandes retornos con consecuentes altos niveles de inversión extranjera en los países exportadores de materias primas como el Perú.

Si bien esto explica gran parte del estancamiento experimentado en América Latina (ver Lampadia: ¿Una década perdida en América Latina?), creemos que existe una suerte de responsabilidad compartida puesto que a la par del factor externo, la coexistencia de populismos de izquierda como el acaecido en Brasil, Argentina, Venezuela, y en menor medida en Perú, comprometieron fuertemente los volúmenes de atracción de inversión privada tanto nacional como extranjera, en tanto se lapidaban los incentivos de acumulación de capital. Los escándalos de corrupción de Odebrecht también jugaron un rol como hemos escrito en anteriores oportunidades.

En ese sentido, consideramos que para retomar el gran crecimiento de la productividad que caracterizó la década de los 2000 en el mundo emergente, se debe atraer más inversión y más comercio, de forma que la brecha que aún nos lastra en nuestros niveles de vida frente a los países ricos pueda ser acortada con mayor premura. Lampadia

No solo un problema del primer mundo
Las economías emergentes están experimentando una desaceleración prolongada de la productividad

Parecen condenados a quedarse atrás de los países ricos por más tiempo de lo esperado

The Economist
18 de enero, 2020
Traducido y comentado por Lampadia

¿Cómo se comparan las innovaciones modernas con las del pasado? Algunos economistas, como Robert Gordon, de la Universidad Northwestern, argumentan que los autos sin conductor, las impresoras 3D, etc., se vuelven insignificantes en comparación con los frutos de revoluciones industriales anteriores, como la producción en masa. Eso, piensan, explica una prolongada desaceleración de la productividad en EEUU y otras economías ricas que la crisis financiera profundizó.

¿Pero qué hay de otros lados? Los países en desarrollo están, por definición, a cierta distancia de la frontera tecnológica. Un consuelo de su posición es la vasta acumulación de innovaciones pasadas que les queda para explotar más plenamente. Su crecimiento depende más de la imitación que de la innovación. Un país donde la mayoría de las personas todavía andan en scooter no tiene que preocuparse si el próximo Tesla no llega a tiempo.

Y, sin embargo, ellos también han sufrido una disminución de la productividad. Según un nuevo informe del Banco Mundial, la desaceleración es la “más pronunciada, más larga y más amplia hasta la fecha”, según los datos que se remontan a cuatro décadas. El PBI por trabajador de las economías en desarrollo es casi un 14% más bajo que si la productividad no hubiera perdido impulso.

El Instituto de Finanzas Internacionales, un grupo de expertos, cree que los mercados emergentes ahora sufren una variante del “estancamiento secular” que atormenta al mundo rico. Oxford Economics, una consultora, argumenta que los mercados emergentes han perdido volatilidad y vigor, consignándolos a una “estabilidad de rejilla”. Capital Economics, otra consultora, predice que en la próxima década, “el crecimiento generalizado de los mercados emergentes de las últimas dos décadas llegará a su fin”. En la mayoría de los mercados emergentes que rastrea, el PBI por persona creció menos rápidamente el año pasado que en EEUU. Se supone que la imitación es más fácil que la innovación. Pero a pesar de que a las economías líderes les resulta más difícil abrir un camino, muchos de sus seguidores se han perdido por completo.

¿Cómo pasó esto? Cuando miran al mundo rico, a algunos economistas les preocupa que las grandes empresas la tengan demasiado fácil. Sin una fuerte competencia, tienen pocos incentivos para innovar o invertir. Pero cuando miran al mundo pobre, a algunos les preocupa que las grandes empresas ahora la tengan demasiado difícil. En una encuesta a más de 15,000 compañías, el Banco Mundial muestra que las grandes empresas en los países pobres tienden a ser más productivas y más propensas a exportar que sus rivales más pequeños. En el pasado, estas empresas han sido conductos importantes para mejorar el conocimiento y las tecnologías adquiridas de socios y rivales en el extranjero y transmitidas a proveedores e imitadores en casa. Pero las “rutas hacia la transferencia de tecnología se están reduciendo”, señala el banco, gracias al creciente proteccionismo y el alto en la expansión de las cadenas de valor mundiales.

Sin embargo, la falta de transferencia de tecnología es solo una parte del problema. La mitad de la desaceleración en el crecimiento de la productividad laboral en los últimos años refleja no un fracaso para imitar, sino un fracaso para acumular: la débil inversión ha dejado al trabajo con muy poco capital para trabajar. Este déficit en la inversión explica toda la desaceleración de la productividad en el sur de Asia, el Medio Oriente y el norte de África, y dos tercios de eso en Europa y Asia Central. Ese es un problema grave, pero también tranquilizador convencional. En la medida en que el bajo gasto de capital proviene de la falta de crédito o confianza, es bastante fácil imaginar una reversión una vez que las heridas financieras sanan y el espíritu animal revive.

La renuencia a movilizar capital ha sido igualada por la lentitud de los trabajadores en la mudanza. En cualquier país, algunas partes de la economía (como la manufactura) son más productivas que otras (como la agricultura). Pero esta brecha es inusualmente grande en los países en desarrollo, donde lo moderno y lo medieval a menudo coexisten. En principio, por lo tanto, las economías emergentes tienen mucho que ganar al trasladar trabajadores entre sectores, incluso si la productividad dentro de cada sector no mejora. En el típico país en desarrollo, este movimiento contribuyó con aproximadamente 1.1 puntos porcentuales al crecimiento en los años previos a la crisis financiera mundial. Esa contribución se ha reducido a solo 0.5 puntos en los últimos años (ver gráfico líneas abajo). En América Latina y el Medio Oriente, la contribución fue negativa: los trabajadores se mudaron por el camino equivocado, a donde eran menos productivos.

Quizás la explicación más simple para la caída de la productividad radica en el auge que la precedió. Durante cinco años extraordinarios, marcados por la crisis financiera mundial, China experimentó un crecimiento excepcional que atrajo a los exportadores de productos básicos. Ese mismo éxito dejó al gigante asiático con menos espacio para un mayor crecimiento de recuperación, lo que contribuyó a su inevitable desaceleración. Su crecimiento también se ha vuelto más autónomo y menos intensivo en productos básicos.

El ritmo y el patrón cambiantes del crecimiento de China resultaron ser un desastre para muchas economías en desarrollo que exportan productos, especialmente en América Latina y Oriente Medio. Su crecimiento de la productividad se ha derrumbado. Pero en otras economías en desarrollo, las afirmaciones de estancamiento secular y el fin del crecimiento de recuperación parecen exageradas. Su crecimiento de la productividad está cerca de su promedio de 25 años y todavía está cómodamente por encima del mundo rico. Es lento solo en comparación con unos pocos años antes y después de la crisis financiera mundial.

En una publicación del Banco Mundial hace 25 años, Lant Pritchett, ahora en la Universidad de Oxford, enfatizó que el crecimiento por imitación fue históricamente bastante raro. Sí, la imitación debería ser más fácil que la innovación (y los rendimientos de la inversión deberían ser altos cuando el capital es escaso). Pero a menudo se interponen otros factores. Después de todo, si los países pobres crecieran de manera confiable más rápido que los ricos, no habría tantos países pobres todavía alrededor. El “rasgo dominante” de la historia económica moderna no era la convergencia entre países ricos y pobres, escribió Pritchett, sino “divergencia, a lo grande”.

La última década, a pesar de todas sus decepciones, ha resistido esa tendencia histórica, aunque menos impresionante que la década anterior. Para las economías emergentes, los años 2010 fueron decepcionantes. Pero seguían siendo la segunda mejor década de los últimos 50 años. Lampadia




10 años del TLC Perú EEUU

10 años del TLC Perú EEUU

Pablo Bustamante Pardo
Director de Lampadia

La semana pasada, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Americas Society & Council of the Americas (AS/COA), organizaron la conferencia: 10 Años del TLC Perú-EEUU: Impacto y perspectivas, en la que participé como ex miembro del Comité Internacional de AMCHAM.  

Comparto algunas de las ideas que presenté:

Un país chico como el Perú solo puede generar riqueza trayéndola del exterior, y eso solo puede suceder vía el aumento del comercio internacional y la inversión extranjera.

El TLC con Estados Unidos permitió ambos procesos y además permitió que nuestras relaciones comerciales se multiplicaran con otros países.

Ese proceso fue muy importante para la recuperación de la economía peruana. Marcó un hito muy importante. Por ello hay que agradecer a los funcionarios públicos que participaron en esta importante gesta, así como a los ciudadanos del mundo civil que lo hicieron.

Esta gesta conllevó tres grandes batallas, la negociación misma del acuerdo, la batalla política en EEUU, y la batalla política en el Perú. Las tres requirieron y lograron superar grandes dificultades. Por ejemplo, en pleno proceso en EEUU se produjo un cambio de administración, de los republicanos a los demócratas, que eran manifiestamente anti TLC. En la negociación se cayó la participación de Colombia, que era, originalmente, el tren del que nos colgamos para ser parte de la negociación. En la batalla política local, el establishment político y mediático eran completamente adversos al acuerdo, sin embargo, hacia el final de la negociación, el 75% de la población llegó a manifestar su aprobación del TLC.

El TLC Perú – Estados Unidos se firmó justo a tiempo para que el Perú pudiera aprovechar el súper ciclo de los commodities, el aumento de los flujos de inversión internacional y la reducción de las tasas de interés, que permitieron que redujéramos la pobreza, la desigualdad y mejoraremos todos los indicadores sociales. Fenómeno que duró hasta inicios de la segunda década del nuevo siglo.

Durante el proceso, el gobierno peruano dejó consentir que el sector agrícola era el sector perdedor del acuerdo. En ese contexto, a mí me tocó desarrollar la tesis contraria:

Ver: https://www.lampadia.com/assets/uploads_documentos/03d0b-estudio-del-impacto-del-tlc-en-el-sector-agri-cola-peruano-jul-07.pdf

La realidad ha demostrado que justamente el sector agrícola, con las agro-exportaciones, ha sido el gran ganador del acuerdo, multiplicando nuestras exportaciones y generando empleo formal en el sector rural.

Lamentablemente, hoy día hay una guerra comercial entre EEUU y China, que nos ha afectado dramáticamente al haber bajado el crecimiento de China y el precio del cobre.

Además, se está deshaciendo la Organización Mundial del Comercio (OMC), que se va a quedar aparentemente sin capacidad de arbitraje de las disputas. Ver en Lampadia: ¿Es el fin de la OMC?.

Este ambiente tan negativo del comercio internacional es muy perjudicial para el Perú. Por ello, debemos ser muy proactivos en promover la recuperación del comercio internacional, aprovechar todos los espacios, foros, instituciones, etc., para unir esfuerzos con otros países pequeños que tienen nuestras mismas necesidades.

El TLC fue liderado por MINCETUR y acompañado por la Cancillería. Ahora les toca a ambas instancias un rol muy proactivo de promoción de nuestra participación en el comercio internacional. Lampadia




¿Es el fin de la OMC?

¿Es el fin de la OMC?

El libre comercio sigue perdiendo fuerza a nivel global por los persistentes embates arancelarios entre EEUU y China, el aislamiento político cada vez más evidente de la UE y, más recientemente, la disputa comercial entre Japón y Corea del Sur en el sector electrónico.

Lo que es peor, como indica un reciente artículo de The Economist que compartimos líneas abajo, la OMC, organismo multilateral que desempeñaba el rol de árbitro en las controversias comerciales además impulsor en la expansión del comercio mundial, dejaría de funcionar en a partir del 11 de diciembre ante el cese de EEUU por renovar sus árbitros integrantes.

En las actuales circunstancias y frente a un panorama de posible recesión global hacia el 2020, dicha noticia no vaticina nada bueno para países emergentes como el Perú, que como toda economía pequeña y abierta al mundo, depende fuertemente de la demanda externa de países más desarrollados y con mercados de consumo aún prestos a explorarse. Ello porque la ausencia de un organismo que vele por los marcos institucionales que rigen el libre comercio y que a la vez sopese las guerras comerciales que ahora son utilizadas como herramienta de geopolítica global entre los países, definitivamente se podría traducir en una contracción mayor del comercio mundial en un ambiente hostil como es el de la desglobalización que se irradia el día de hoy.

Gracias a las ‘estrellas’ el Perú cuenta con tratados de comercio que cubren el 90% de nuestro comercio exterior, pero aún así, el multilateralismo es esencial para el ambiente de crecimiento de nuestra economía. La dilución de la corte de apelaciones de la OMC es una muy mala noticia.

Esperemos que la propuesta de un cuerpo de apelación nuevo con jueces ya retirados que reemplace al que dejará sus funciones en los próximos días, pueda ser lo suficientemente firme y sensato para hacer frente al complejo escenario en el que hoy en día se enfrentan las potencias mundiales en sus disputas comerciales. Lampadia

El ocaso de la OMC
El árbitro del sistema de comercio está a punto de abandonar el campo

Las disputas se volverán más desagradables

The Economist
30 de noviembre, 2019
Traducido y comentado por Lampadia

Una forma de pensar sobre el sistema de comercio mundial es como un partido deportivo con un elenco internacional de jugadores en expansión, que discuten, cada uno con sus propias tácticas y trucos. El juego funciona mejor cuando hay un árbitro, y durante casi 25 años un grupo de siete jueces de la Organización Mundial del Comercio (OMC) ha hecho el trabajo.

Pero el 11 de diciembre este organismo dejará de funcionar, porque EEUU está bloqueando los nuevos nombramientos para él. La partida del árbitro hará que el comercio transfronterizo sea más desregulado y, a la larga, invitará a una anarquía que empobrecerá al mundo.

El cuerpo de apelaciones de la OMC es una de esas instituciones de las que la mayoría de la gente nunca ha oído hablar, pero que se perderá cuando desaparezca. Creado en 1995, escucha las apelaciones sobre disputas comerciales y otorga el derecho a represalias limitadas donde ha habido irregularidades. Unos 164 países y territorios siguen sus decisiones, y el organismo ha evitado que algunas de las disputas más desagradables se conviertan en guerras arancelarias directas, por ejemplo, la disputa épica entre EEUU y la UE sobre los subsidios para Boeing y Airbus. Desde su creación, ha sido el ejecutor de último recurso durante más de 500 casos.

Antes de 1995, el sistema era menos estable y menos justo. El Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, el antecesor de la OMC, tenía reglas pero ningún juez para hacerlas cumplir. Los grandes países tenían derechos de intimidación. La claridad jurídica y la independencia que brinda el órgano de apelación es una de las razones por las que el comercio aumentó del 41% del PBI mundial en el año anterior a su creación al 58% en 2017.

La causa inmediata de la caída de los jueces es la negativa del gobierno de Trump a nombrar nuevos jueces para reemplazar a los que se jubilan, un síntoma de la sospecha del presidente de las instituciones multilaterales. Pero es un error culparle todo a él. Los problemas de la OMC exponen problemas más profundos

A la mayoría de los países les gustan los árbitros independientes, hasta que sufren un fallo crítico. La inquietud estadounidense es anterior a Trump. Las administraciones de Bush y Obama trataron de influir en los resultados bloqueando la reelección de jueces. La OMC también es difícil de manejar. Idealmente, las reglas se actualizarían cada década más o menos, dando a los países la oportunidad de modernizarlas y asumir juicios que no les gustan. Pero la membresía de la OMC se ha duplicado desde 1995, y debido a que cada país tiene un veto, ha sido imposible actualizar las reglas para reflejar, por ejemplo, la interrupción causada por el modelo liderado por el estado de China (se unió a la OMC en 2001). En cambio, se han quejado las quejas.

¿Qué pasa a partir del 11 de diciembre? Algunos miembros de la OMC están tratando de inventar un cuerpo de apelación no oficial, recurriendo a jueces retirados, para resolver disputas. Un nuevo presidente elegido en 2020 podría revertir la postura de EEUU, aunque varios contendientes presidenciales demócratas son tibios con el libre comercio.

Lo más probable es que el cuerpo de apelación muera o permanezca inactivo durante años. Si es así, espere un deterioro en la conducta: Japón y Corea del Sur ya están en una disputa fea. Algunos estadounidenses creen que el tamaño de su país les da la influencia para imponer reglas a otros, pero aún tiene que arrebatarle grandes concesiones a China.

De hecho, como el marco legal para el comercio decae, incluso EEUU será vulnerable a las crecientes tensiones. Hasta ahora, las fricciones comerciales no han causado una recesión global. Pero el comercio dejó de crecer y la inversión a largo plazo de las empresas multinacionales cayó un 20% en el primer semestre de este año. Si hay una recesión, la tentación de los aranceles se incrementará en todo el mundo. Cuando el árbitro abandona el campo, todo vale. Lampadia