Ellos saben para quién trabajan | Lampadia
  • Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Viernes 19 de Agosto 2022
  • Lima - Perú
MENÚ
OPINIONES < regresar

Patricia Teullet

Ellos saben para quién trabajan

Por: Patricia Teullet

Lima-Perú, 17/05/2022 a las 10:05am. Por Patricia Teullet

Por: Patricia Teullet 
Perú21, 16 de mayo del 2022

“Ya sufrimos lo que significó el manejo estatal de las empresas: malos manejos, quiebras, endeudamiento e inflación descontrolada”.

Mientras la mamá intentaba explicar al niño de seis años lo que significaba democracia, este interrumpe para preguntarle si los niños también pueden votar. La respuesta fue que no, que tenían que cumplir 18 años para hacerlo, agregando en voz más baja: “aunque seguro hubieran votado mejor que los adultos”. El niño escuchó el comentario y de inmediato respondió: “¡Ah lo dices porque votaron por Pedro Castillo!”.

Una amiga, fan del deporte, hace la siguiente comparación: “Para dirigir a la selección de fútbol, buscamos al mejor entrenador: con liderazgo, conocimiento y experiencia reconocidos. Este, a su vez, convoca y evalúa a los mejores jugadores para armar al equipo. ¡No se contrató al profesor de educación física de una escuela primaria para darle la oportunidad de que aprendiera en el camino, convocando a sus amigos para jugar una pichanguita! Obviamente, no hemos tenido el mismo cuidado cuando elegimos al presidente ni a los congresistas”. Y los resultados los vimos desde que un hombre escondido bajo un sombrero (de día) y una gorra (de noche) convocó a su primer (segundo, tercer y, ¿en cuál vamos?) gabinete. Y las consecuencias de la incapacidad las sufre la población.

Es cierto que hoy la inflación es un fenómeno mundial, la guerra en Ucrania y las dificultades logísticas han aumentado los costos de producción, transporte y abastecimiento, que se trasladan al precio que pagan los consumidores. Pero, el bloqueo de carreteras que impide que los productos lleguen a los consumidores, el apoyo a huelgas que restan ingresos al turismo (uno de los sectores más golpeados en la pandemia) o la toma de minas reduciendo empleo, ingresos de dólares por exportación y de impuestos para que el Estado los destine a lo que tiene que hacer, son “fina cortesía” de un gobierno cuyo discurso incita a la desunión y, por tanto, la destrucción de una nación. Distinto a lo que pasa cuando Perú juega un partido y todos somos peruanos, ¿verdad?

Paradójicamente, ante estos problemas, ocasionados por la ineptitud del Estado, se sugiere el cambio de la Constitución, con la segura intención de desalentar la inversión privada y promover una mayor intervención del Estado en la economía. Un Estado que ni siquiera ha podido proveer aquello que ya le corresponde: brindar salud, educación, seguridad y justicia.

Ya sufrimos lo que significó el manejo estatal de las empresas: malos manejos, quiebras, endeudamiento e inflación descontrolada. Hablando en serio: ¿le confiarían a Cerrón y sus amigos siquiera el manejo de un puesto en el mercado?

Palabras Clave

Ver más artículos
Comentarios