Recuperación lenta con empleo precario | Lampadia
  • Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Lunes 29 de Noviembre 2021
  • Lima - Perú
MENÚ
OPINIONES < regresar

Álvaro Monge Zegarra

Recuperación lenta con empleo precario

Por: Álvaro Monge Zegarra

Lima-Perú, 13/10/2021 a las 01:10pm. Por Álvaro Monge Zegarra

Por: Álvaro Monge Zegarra
Gestión, 13 de octubre de 2021

Las cifras de empleo de la Enaho al segundo tri­mes­tre de este año reve­lan que, a nivel nacio­nal, la can­ti­dad de per­so­nas con tra­bajo ya esta­rían en sus nive­les de pre­pan­de­mia. Con­cre­ta­mente el empleo regis­trado estuvo, en pro­me­dio, 0.4% por encima de los nive­les del mismo periodo del 2019. No obs­tante, este pro­me­dio esconde algu­nos deta­lles inte­re­san­tes sobre el tipo de empleo que se ha reac­ti­vado con mayor o menor velo­ci­dad. En el pri­mer grupo, está el empleo rural que en el mismo periodo cre­ció 5.5% por encima de los nive­les del 2019, expli­cado sobre todo por la diná­mica del empleo agrí­cola (+21%). En el segundo grupo, el empleo urbano aún 1.1% por debajo de sus nive­les pre­pan­de­mia, expli­cado sobre todo por la fuerte con­trac­ción de los ser­vi­cios (-14%). Incluso, si es que solo nos con­cen­tra­mos en el empleo gene­rado en las ciu­da­des (y exclu­yendo el empleo público) obser­va­mos que mien­tras los tra­ba­jos infor­ma­les vie­nen cre­ciendo a un ritmo de 7.5% res­pecto del 2019, los for­ma­les caen en nive­les supe­rio­res al 15%. Esto ha lle­vado a que la tasa de infor­ma­li­dad de este seg­mento del mer­cado labo­ral alcance el 74% (69% en el mismo periodo del 2019), supe­rando el 80% en algu­nos sec­to­res como cons­truc­ción.

De acuerdo con las pro­yec­cio­nes que hemos tra­ba­jado en Macro­con­sult es muy difí­cil que estas ten­den­cias se revier­tan en los pró­xi­mos 18 meses. Según nues­tras esti­ma­cio­nes hacia fines del año 2022 si bien ya debe­ría haberse con­so­li­dado la recu­pe­ra­ción del empleo por encima de los nive­les pre­pan­de­mia, la tasa de infor­ma­li­dad en el sec­tor pri­vado urbano ten­de­ría a con­ver­ger a nive­les por encima del 75%. Estos hallaz­gos van en línea con la evi­den­cia que pre­sen­ta­ron Nikita Cés­pe­des y Nel­son Ramí­rez en su inves­ti­ga­ción de abril 2020 “Job fin­ding and sepa­ra­tion rates in an eco­nomy with high labor infor­ma­lity”.

Ahí los auto­res esti­man que entre el 2002 y el 2019 en Lima Metro­po­li­tana fue más pro­ba­ble (casi el doble) que una per­sona que per­dió su empleo lo recu­pere en el sec­tor infor­mal que en el sec­tor for­mal. En la coyun­tura actual es fac­ti­ble asu­mir que esta bre­cha será aún mayor, no solo con­si­de­rando la mag­ni­tud y natu­ra­leza de la rece­sión que ori­ginó la pér­dida de empleo, sino sobre todo por la tra­yec­to­ria espe­rada de la inver­sión pri­vada en el periodo de recu­pe­ra­ción pos­te­rior. Al 2022 este indi­ca­dor con­ti­nuará 10% por debajo de los nive­les del 2019.

En resu­men, si bien pronto empe­za­re­mos a escu­char noti­cias posi­ti­vas en el frente labo­ral, es impor­tante reco­no­cer que detrás de las mis­mas hay tam­bién un pro­ceso de pre­ca­ri­za­ción del empleo que no pasará desa­per­ci­bido para las fami­lias. Por ejem­plo, como resul­tado de este, el gasto per cápita de los hoga­res con­ti­nua­ría casi 5% por debajo de sus nive­les del 2019 y, posi­ble­mente, no recu­pe­ra­ría sus nive­les pre­pan­de­mia sino hasta fines del 2024.

Palabras Clave

Ver más artículos
Comentarios