• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Miércoles 28 de Octubre 2020
  • Lima - Perú
MENÚ
Economía < regresar

Lima-Perú, 07/05/2020 a las 09:05am. por Lampadia

Con 10% menos

La economía post-cuarentena

A la luz de lo observado a partir del levantamiento de la cuarentena en China se puede visualizar con mayor claridad, salvando las debidas distancias, cómo podría configurarse un mundo post-pandemia en el ámbito económico y social. A esto lo ha denominado The Economist como “la economía del 90%”, una suerte de aparato productivo en el que varios sectores que involucran un mayor contacto social, como el de restaurantes, retail y entretenimiento, han quedado menoscabados por los mismos consumidores que se muestran aún reacios de gastar en tales actividades; perdiendose 10% de la actividad de la economía.

Esta reflexión solo deja en claro un hecho que parece inevitable: hasta que no se produzca una vacuna o por lo menos un tratamiento efectivo al covid 19, es altamente probable que la economía global no pueda operar al mismo potencial previo a la crisis. Ello traerá fuertes implicancias sobre la mano de obra que era empleada en los sectores anteriormente descritos, en particular, podría verse forzada a realocarse en actividades menos riesgosas ante el desempleo que se generará producto de estos shocks negativos de demanda.

Esta discusión, aterrizada a la realidad de nuestro país, no es un tema menor. La normatividad laboral actual, altamente onerosa en lo que respecta a la  contratación y el despido, no permitiría una eventual pero sobre todo rápida absorción de estos trabajadores entre sectores de la economía. Ello sin contar las brechas de capital humano en la educación superior que de por sí ya generan complicaciones para la empleabilidad de nuestros jóvenes.

En ese sentido, se debe llamar la atención a los formuladores de política a poner en la mesa de nuevo la reforma laboral si es que esperan que el mercado de trabajo peruano siga mostrando dinamismo cuando se empiecen a implementar los tan anunciados levantamientos progresivos de la cuarentena. Lampadia

La economía del 90%
La vida después de los bloqueos

Será difícil en formas que son difíciles de imaginar hoy

The Economist
30 de abril, 2020
Traducido y comentado por Lampadia

En muchas cosas, el 90% está bien; en la economía es miserable, y China muestra por qué. El país comenzó a terminar su encierro en febrero. Las fábricas están ocupadas y las calles ya no están vacías. El resultado es la economía del 90%. Es mejor que un bloqueo severo, pero está lejos de ser normal. Las partes faltantes incluyen grandes fragmentos de la vida cotidiana. Los viajes en el metro y en vuelos nacionales han disminuido en un tercio. El gasto discrecional del consumidor, en restaurantes por ejemplo, ha caído un 40% y las estancias en hoteles son un tercio de lo normal. La gente está agobiada por las dificultades financieras y el miedo a una segunda ola de covid-19. Las quiebras están aumentando y el desempleo, dijo un corredor, es tres veces el nivel oficial, alrededor del 20%.

Si el mundo rico posterior al cierre sufre su propia marca de la economía del 90%, la vida será difícil, al menos hasta que se encuentre una vacuna o un tratamiento. Una caída en el PBI en EEUU de alrededor del 10% sería la mayor desde la segunda guerra mundial. Mientras más sufra las causas de covid-19, más profundos y duraderos serán sus efectos económicos, sociales y políticos.

La disminución de los bloqueos afectará a la escala del daño económico. Por ejemplo, el cálculo de costo-beneficio apunta hacia la apertura de las escuelas primero. Pero, por más que se alivien las restricciones, las fuerzas poderosas frenarán las economías.

Para empezar, dejar el bloqueo es un proceso, no un evento. Incluso cuando lo peor haya pasado, los casos disminuyen lentamente. Un mes después de que las muertes de Italia alcanzaron un máximo de aproximadamente 900 por día, el número sigue siendo más de 300. Con el virus todavía presente, es probable que se mantenga un cierto distanciamiento social.

Una segunda razón es la incertidumbre. Después de que cesen los bloqueos, se desconocerá mucho sobre la enfermedad, incluidas las posibilidades de un segundo pico, si la inmunidad perdura, así como las perspectivas de una vacuna o una cura. Esto inhibe a los que temen la enfermedad. Aun cuando algunos estados alivian el distanciamiento social, un tercio de los estadounidenses dicen que se sentirían incómodos al visitar un centro comercial. Cuando Alemania permitió la apertura de pequeñas tiendas la semana pasada, los clientes se mantuvieron alejados. Los daneses bajo cierre redujeron el gasto de los hogares en servicios, como viajes y entretenimiento, en un 80%. Los economistas daneses estiman que las personas en la vecina Suecia, que no se bloquearon, redujeron el gasto en la misma medida.

Muchas empresas emergerán del bloqueo por falta de dinero, con balances tensos y una demanda débil. En una encuesta para Goldman Sachs, casi dos tercios de los propietarios de pequeñas empresas estadounidenses dijeron que su efectivo se agotaría en menos de tres meses. En Gran Bretaña, la proporción de inquilinos comerciales que se han retrasado en su alquiler ha aumentado en 30 puntos porcentuales. Esta semana, el jefe de Boeing advirtió que los viajes aéreos no coincidirían con el nivel de 2019 durante dos o tres años. La inversión, que representa aproximadamente una cuarta parte del PBI, caerá, no solo para conservar efectivo, sino también porque el riesgo no puede ser valorado (una razón para pensar que un reciente repunte del mercado de valores tiene bases débiles).

Las empresas que luchan profundizarán las preocupaciones financieras de las personas. Más de un tercio de los encuestados en EEUU le dijeron a Pew Research que, si perdían su principal fuente de ingresos, sus ahorros, nuevos préstamos o la venta de activos los sostendrían por no más de tres meses. Debido a que las industrias más afectadas en la economía del 90% emplean a mucha gente de bajos salarios, el desempleo será alto y el trabajo informal será difícil de conseguir. Incluso ahora, en las cinco economías más grandes de Europa, más de 30 millones de trabajadores, una quinta parte de la fuerza laboral, están en esquemas especiales donde el estado paga sus salarios. Estos pueden ser generosos, pero nadie sabe cuánto durarán.

La economía también sufrirá cicatrices. Las empresas que se adaptan al covid-19 reduciendo costos y encontrando nuevas formas de trabajo pueden aumentar la productividad. Pero si las personas se mezclan menos después del levantamiento de los bloqueos o si están inactivas durante meses, se desvincularán de las redes profesionales y pueden perder habilidades. Los desempleados de EEUU podrían enfrentar una década perdida. Los esquemas gubernamentales salvarán a las empresas a corto plazo, lo cual es bienvenido. Pero aquellos diseñados para preservar el trabajo corren el riesgo de crear empresas zombis que no prosperan ni quiebran, lo que ralentiza el reciclaje de mano de obra y capital.

Mientras más tiempo tenga que soportar el mundo una economía del 90%, es menos probable que retroceda después de la pandemia. Después de la gripe española hace un siglo y hace casi dos décadas, el deseo abrumador era que la vida volviera a la normalidad. Pero ninguno tuvo un efecto económico tan grande como el covid-19, y las expectativas de los ciudadanos sobre el gobierno fueron más modestas en 1918 que en la actualidad.

Una recesión profunda y larga avivará la ira, porque la pandemia ha mostrado un espejo poco halagador para las sociedades ricas. Las residencias de ancianos mal administradas, las altas tasas de mortalidad entre las minorías, las demandas adicionales que detienen a las mujeres trabajadoras y, especialmente en EEUU, la atención médica que es difícil de alcanzar para muchos, llevará a reclamos de reformas. También podría darse cuenta de que una carga injusta ha recaído en la gente común. Los estadounidenses que ganan menos de US$ 20,000 al año tienen el doble de probabilidades de haber perdido su trabajo con covid-19 que alguien que gana más de US$ 80,000. Mucho dependerá de qué tan rápido se vuelvan a contratar.

La demanda popular de cambio podría radicalizar la política más rápido de lo que lo hizo después de la crisis financiera en 2007-09. La tarea para aquellos que creen en los mercados abiertos y el gobierno limitado es asegurar que esta energía se canalice hacia el tipo correcto de cambio. Si la pandemia reduce la barrera para la reforma, ofrecerá una rara oportunidad de reformular el contrato social para favorecer a los que han sido excluidos y vincular a aquellos que hoy disfrutan de privilegios arraigados a través del sistema tributario, la educación y la regulación. Quizás la pandemia mejorará un sentido de solidaridad nacional y global. Quizás el éxito de países como Alemania y Taiwán que han lidiado con la enfermedad gracias a instituciones sólidas contrastará con los lugares donde los artistas populistas pasaron su tiempo desviando teatralmente la experiencia.

Sin embargo, eso puede ser una ilusión. En los próximos 18 meses, todos los que tengan una agenda argumentarán que la pandemia demuestra su punto. Después de 2007-09, los políticos no pudieron hacer frente a las quejas de la gente común y la demanda de cambio llevó a un aumento en el populismo. La economía del 90% amenaza un sufrimiento aún mayor. La ira que crea puede terminar alimentando el proteccionismo, la xenofobia y la interferencia del gobierno en una escala que no se había visto en décadas. Si, como este periódico, ese es un resultado que rechazaría, es hora de comenzar a discutir por algo mejor. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios