• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Sábado 20 de Julio 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
Economía < regresar

Lima-Perú, 25/06/2019 a las 09:06am. por Lampadia

La Libra de Facebook

Disrupción financiera

Facebook acaba de anunciar la creación de una nueva criptomoneda, la LIBRA, que aparece como una gran disrupción del sistema financiero, pues puede, eventualmente, traer riesgos de una moneda de amplio uso, sin los controles y respaldos del sistema monetario global.

Líneas abajo glosamos un comentario de Project Syndicate y reproducimos un artículo de The Economist, que nos dan una excelente base de análisis sobre este desarrollo.

Hay que frenar a Libra de Facebook

La cuestión es si los gobiernos entienden los riesgos que conllevaría para la estabilidad financiera un sistema de este tipo. La idea de un sistema de pago privado y expedito con 2,600 millones de usuarios activos puede sonar atractivo. Pero como todo banquero y regulador monetario sabe, los sistemas de pago requieren un nivel de respaldo de liquidez que ninguna entidad privada puede brindar.

A diferencia de los estados, las partes privadas deben operar dentro de sus posibilidades y no pueden imponer unilateralmente obligaciones financieras a los demás según sea necesario. Eso significa que no pueden auto-rescatarse; deben ser rescatadas por los estados o alguien debe autorizar su quiebra.

Dados estos riesgos gigantescos, los gobiernos deben intervenir y frenar a Libra antes de que salga al mercado el año próximo. De lo contrario, como ha advertido Maxine Waters, presidenta del Comité de Servicios Financieros de la Cámara Baja de Estados Unidos, los gobiernos también pueden empezar a redactar sus propios testamentos vitales. En la jerga de las finanzas y de la banca, un “testamento vital” es un plan escrito que los bancos les presentan a los reguladores donde describen cómo harán frente a un episodio de insolvencia. En el caso de un gobierno, un testamento vital tendría que explicar cómo responderían las autoridades pertinentes si Libra abandonara su paridad cambiaria y desatara una corrida global.

El silencio en respuesta al anuncio de Facebook esta semana es sinónimo de respaldar su nueva y peligrosa aventura. Los gobiernos no deben permitir que partes privadas y con ánimo de lucro pongan en riesgo a todo el sistema financiero global. Si los bancos son “demasiado grandes para quebrar”, entonces los estados definitivamente lo son. Si los gobiernos no nos protegen del último acto de soberbia de Facebook, todos pagaremos el precio.

Project Syndicate, Jun 20, 2019
KATHARINA PISTOR, Professor of Comparative Law at Columbia Law School.

Facebook quiere crear una moneda global
¿Qué podría salir mal?

The Economist
22 de junio, 2019
Traducido y glosado por Lampadia

Durante años, los magnates de Wall Street se han preocupado de que los gigantes de Silicon Valley sacudan las finanzas. Facebook cree que ha encontrado un camino. Lanzará una moneda digital, Libra, en 2020. La firma de Mark Zuckerberg no logró popularizar un servicio de pagos. Y es un insólito guardián del dinero de otras personas, dado su hábito de abuso y evasión de la privacidad. Pero guste o deteste a la empresa, su nuevo esquema tiene piernas. El valor de Libra se vinculará a una cesta de las principales monedas, podrá manejar grandes volúmenes de transacciones y otras 28 grandes empresas dicen que se unirán a un consorcio que respalda la moneda.

Si los 2,400 millones de usuarios de Facebook adoptan Libra para comprar y transferir dinero, podría convertirse en una de las entidades financieras más grandes del mundo. Eso anunciaría una revolución de los consumidores, pero también podría hacer que el sistema financiero sea menos estable y reducir la soberanía económica de los gobiernos.

El interés de Facebook es su propia supervivencia, ya que una nueva utilidad financiera se vincula en sus redes sociales y clientes de chat. Aun así, la digitalización de las finanzas promete hacer la vida más fácil y barata para miles de millones de personas. En China, donde los pagos digitales son omnipresentes, las personas transfieren dinero a amigos y empresas dentro de una aplicación de chat por casi nada. En EEUU se firman 18,000 millones de cheques cada año. Las comisiones consumen el 5% de una transferencia transfronteriza típica. Y un trío de gigantes de tarjetas de crédito extrae aproximadamente el 0.25% de las transacciones globales que realizan, lo que equivale a más de US$ 30,000 millones al año.

Muchos esfuerzos existentes para rediseñar las finanzas occidentales no son confiables. Las criptomonedas como Bitcoin no tienen valor intrínseco o supervisión central, son vulnerables al fraude y consumen electricidad y potencia de computación. Los sistemas de pagos digitales, como PayPal y Apple Pay, aprovechan el sistema de tarjetas de débito y crédito en lugar de socavarlo. El experimento de Facebook con los pagos, lanzado en 2015, se basó en tarjetas de débito bancarias. Se derrumbó.

Libra está diseñado para evitar estos escollos. Estará totalmente respaldada por un fondo de reserva que posee principalmente bonos del gobierno, lo que limita su volatilidad. La moneda será administrada por un organismo independiente que supervisará una base de datos centralizada con un registro anónimo de transacciones. El sistema estará abierto, de modo que cualquier empresa puede crear billeteras digitales que les permitan a los clientes usar Libras. Uber, Vodafone y Spotify se encuentran entre las grandes empresas que desean ser miembros ancla. Se está construyendo un fondo común para ofrecer incentivos a las tiendas y comerciantes para que acepten Libras.

¿Qué no nos debe gustar? La iniciativa de Zuckerberg, que lleva 18 meses cocinándose en Menlo Park, tiene dos problemas. En primer lugar, podría perturbar la estabilidad del sistema financiero. El mayor banco de EEUU, JPMorgan Chase, tiene 50 millones de clientes digitales. Libra podría fácilmente tener diez veces ese número. Si cada depositante occidental transfiriera una décima parte de sus ahorros bancarios a Libras, su fondo de reserva valdría más de US$ 2 trillones, lo que lo convierte en una gran fuerza en los mercados de bonos. Los bancos que repentinamente vieron que muchos depósitos se fueron a Libra serían vulnerables a un pánico por su solvencia; también tendrían que reducir sus préstamos. Y la perspectiva de grandes sumas que fluyen a través de las fronteras preocupará a los países emergentes con una balanza de pagos frágil.

Ahí es donde entra en juego el segundo peligro: el gobierno de Libra. Será administrado por una asociación suiza, inicialmente controlada por el consorcio, un poco como el espectro de James Bond. Será independiente de Facebook, aunque la firma de medios sociales suministrará a muchos usuarios de Libra, y podría terminar dominando. Aunque Facebook dice que está hablando con los reguladores, el supuesto parece ser que Libra finalmente puede trascender a los gobiernos y los bancos centrales. Facebook también promete que salvaguardará los datos de los usuarios. El comprador asume el riesgo.

Zuckerberg solía moverse rápido y superar los acontecimientos. Esta vez se está moviendo lentamente y avisando con antelación. Pero eso no puede ocultar cómo, aunque el dinero digital tiene el potencial de cambiar el mundo para mejorar, también podría causar mucho daño. Los gobiernos dejan que las redes sociales corran disturbios. Facebook está a punto de descubrir que no cometerán el mismo error con el dinero. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios