• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Miércoles 17 de Julio 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
Videos < regresar

Lima-Perú, 06/03/2015 a las 06:03am por Lampadia

A cuatro años del TLC con EEUU

Libre comercio blindó al Perú ante crisis externas

Pablo De la Flor Belaúnde, ex viceministro de comercio exterior y jefe del equipo negociador del TLC con EEUU, hace un balance de los resultados económicos y sociales que ha tenido ese acuerdo para los peruanos.

Transcripción

¿Cuáles son los principales logros económicos y sociales del TLC con los Estados Unidos?
Creo que es importante distinguir dos órdenes de consideraciones. En primer término tenemos los resultados económicos más inmediatos, cuantificables a partir de la implementación del TLC, que lleva ya cuatro años, y podemos decir a ciencia cierta que este es un acuerdo que ha resultado sumamente positivo. En ese período de tiempo se han duplicado los flujos comerciales entre los dos países. Este es un dato particularmente notorio si tomamos en cuenta que los Estados Unidos ha atravesado durante este período una crisis económica importante, con lo cual el TLC ha servido para blindarnos de los vaivenes típicos del ciclo económico norteamericano. Desde esa perspectiva ha sido un acuerdo sumamente útil. Ese es un orden de consideraciones. Hay un segundo orden de consideraciones que es igual o más importante y tiene que ver con cómo, a través de este acuerdo, el Perú logra consolidar una política estratégica, en lo comercial, que le ha permitido que, hoy por hoy, hayamos podido alcanzar acuerdos comerciales con muchos otros países, todos ellos usando como modelo el TLC con los Estados Unidos. Hoy tenemos acuerdos que cubren a más de 50 países. Los principales mercados de exportación para los productos peruanos son aquellos en los que ya tenemos un ingreso libre de aranceles, y en consecuencia tenemos una situación realmente positiva, como consecuencia, nuevamente, de este primer acuerdo que negociamos. Así que yo diría que en los dos órdenes de consideraciones el balance es supremamente positivo.

¿Cómo contrasta la realidad con las objeciones que se plantearon durante la negociación?
Creo que hay dos cuestionamientos de fondo que resultaron, a la postre, injustificados. En primer término la preocupación manifestada principalmente por un grupo de agricultores que señalaban que como consecuencia de este acuerdo íbamos a tener un descalabro en el sector agrícola. Nada de ello ha ocurrido. Por el contrario, lo que vemos es una tendencia expansiva respecto de la producción del campo peruano, además el período posterior a la negociación del TLC ha coincidido con un pico en el precio de los commodities agropecuarios que ha tenido como consecuencia mejoras importantísimas en la calidad de vida de los agricultores, así que, en términos globales, este ha resultado un acuerdo que, al menos hasta el momento, este ha sido muy positivo para los agricultores. No solamente por el creciente ingreso de los productos de agro exportación peruanos a los mercados norteamericanos en condiciones favorables, además con la posibilidad de evitar el tipo de restricciones sanitarias y fitosanitarias que enfrentábamos en el pasado como consecuencia directa de las disciplinas acordadas en el TLC, sino también porque se han ido incorporando a la modernidad en el campo crecientes grupos de agricultores. Entonces el TLC ha tenido consecuencias positivas en el campo. El segundo cuestionamiento tenía que ver con el supuesto impacto del TLC en el acceso a la salud y la situación de los laboratorios peruanos. Sobre esto último hay que apuntar que los laboratorios peruanos han incrementado sus ventas de medicamentos, que en general los peruanos, como resultado de la prosperidad generada por el crecimiento económico sostenido vamos mejorando nuestras condiciones de acceso a los servicios de salud, lo que echa por la borda este cuestionamiento que se hizo en su momento de que fortalecer la protección de los derechos de propiedad intelectual, y concretamente a los datos de prueba, iba a tener consecuencias nefastas para el acceso a la salud pública. Eso no ha ocurrido y en consecuencia podemos decir hoy que los dos grandes cuestionamientos que se proponían en su momento han quedado plenamente superados. La realidad nos demuestra que ese escenario cataclísmico que se presentaba no ha sido real.

Comentarios