• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Jueves 28 de Enero 2021
  • Lima - Perú
MENÚ
OPINIONES < regresar

Lampadia

La importancia de las microfinanzas

Por: Lampadia

Lima-Perú, 21/08/2020 a las 09:08am. Por Lampadia

Primordiales para salir de la crisis

Por: Lampadia

Como hemos comentado en anteriores oportunidades, una de las cualidades a destacarse del Perú es su boyante sector de las microfinanzas (ver LampadiaLibre competencia, clave de nuestro éxito en microfinanzas), que en las actuales circunstancias de la pandemia, está jugado un rol central para la reprogramación de créditos en el sector mype, y que además se espera tenga una mayor participación en las colocaciones de la fase 2 del Reactiva Perú.

Si bien esta última noticia es alentadora, ha tardado mucho en llegar sobretodo si consideramos que en los últimos meses, en vez de generar políticas para canalizar mayores fondos hacia las microfinancieras, se han propuesto iniciativas populistas como el recientemente discutido proyecto de congelamiento de deudas del Congreso, el tope de las tasas de interés, que amenazan con dilapidar todo este ecosistema que ha levantado tantos emprendedores peruanos en los últimos años.

Las demoras y el alcance restringido de los programas de gobierno, como los Reactiva y Faes, están permitiendo el debilitamiento del subsector. En Lampadia consideramos muy importante que el BCR, el MEF y la SBS, vean la forma de fortalecer los patrimonios de las microfinancieras y evitar así la disminución de los flujos de crédito vitales para salvar a las mypes.

Para introducir un poco más de raciocinio al diseño de políticas en este sector compartimos a continuación un reciente artículo de The Economist en el cual se proponen algunas propuestas de corto plazo que permitirían hacerle más llevadera la crisis a estas instituciones.

No perdamos el foco de apoyar nuestras microfinancieras porque justamente es este sector altamente competitivo y extenso - en términos de alcance de clientes - el que puede terminar salvando a tanta pequeña y micro empresa que aún no están siendo ayudadas frente a los embates de esta terrible recesión económica. Lampadia

Crédito donde se debe
Covid-19 está provocando una crisis del microcrédito

Los prestamistas merecen alivio y confianza

The Economist
15 de agosto, 2020
Traducida y glosada por Lampadia

En todo el mundo en desarrollo, un gran número de personas han perdido sus trabajos o han visto caer sus ingresos. Muchos se ven obligados a vender sus escasas pertenencias para pagar la comida. Idealmente, las donaciones estatales cubrirían la brecha en sus finanzas, pero en muchos países las arcas públicas están vacías. A menudo, las personas tienen un riesgo crediticio demasiado bajo, o viven demasiado lejos, para obtener ayuda de los bancos. El microcrédito, una forma de préstamo adaptada a ellos, debería ser parte de la respuesta, pero la industria está reprobando una de sus pruebas más importantes.

En las décadas de 1990 y 2000, el microcrédito fue uno de los próximos grandes avances en la financiación del desarrollo. En 2006, el Grameen Bank de Bangladesh y su fundador, Muhammad Yunus, ganaron el premio Nobel de la Paz. Los campeones de la industria desarrollaron una gran ambición. Dejar que los pobres pidan prestado e inviertan, argumentaron, desencadenaría su empresario interior y les permitiría salir de la pobreza por medios económicos. Surgió un nuevo modelo. En lugar de exigir garantías, que pocas personas pobres tienen, los oficiales de crédito juzgaron la solvencia al evaluar los ingresos esperados. Los préstamos a menudo se destinaban a grupos de personas que se conocían y se controlaban entre sí mejor que los bancos. Eso también les ahorró a los oficiales tiempo y molestias, creando eficiencias que permitieron a los clientes pedir prestadas pequeñas sumas a tasas asequibles.

En la actualidad, las carteras de préstamos de las instituciones de microfinanzas (IMF) tienen un valor combinado de 124,000 millones de dólares. Pero la industria está en problemas. El covid-19 está presionando sus finanzas. Los reembolsos, generalmente realizados en efectivo y en persona, se han desplomado, pero los bancos y los inversores que proporcionan fondos a las IMF todavía esperan dinero. Se avecina un “crunch”. Más de dos tercios de las IMF han recortado los préstamos, a menudo al menos a la mitad. Casi un tercio no tiene suficiente efectivo para cubrir las salidas de este trimestre. Si solo este fuera el único problema de la industria. A esto se suma un conjunto de problemas más profundos y antiguos que han comenzado a socavar su reputación de eficiencia y probidad.

A medida que la industria ha crecido en tamaño, también ha crecido en complejidad. Desde los seguros hasta el arrendamiento financiero, una serie de servicios cada vez más amplio ha convertido el microcrédito en microfinanzas, lo que ha sumado nuevos actores a la refriega. Una mezcolanza de reguladores ha luchado por mantenerse al día. Las regulaciones irregulares y muchas lagunas se han convertido en un problema grave, ya que las altas tasas de reembolso de la industria, muy por encima del 90% en promedio, han atraído a los prestamistas con fines de lucro, algunos de los cuales exigen títulos de propiedad como garantía, cobran tasas exorbitantes y utilizan tácticas de mano dura para cobrar pagos. Desde el Congo hasta Kosovo, han surgido escándalos.

Un cuerpo de investigación académica en expansión sugiere que las microfinanzas están consistentemente por debajo de las altas expectativas de sus impulsores. Entre los economistas que se han arrancado los laureles se encuentran los premios Nobel del año pasado, Abhijit Banerjee y Esther Duflo. Ellos y otros han descubierto que sus efectos sobre la inversión, los ingresos y el consumo son pequeños e inciertos. El resultado es un interés cada vez menor en la industria por parte de los inversores y donantes de primera línea.

El momento es terrible. Las personas usan las IMF para una variedad de necesidades, desde comprar bienes hasta ayudar a sus familiares. Lo que importa es menos en qué se gastan los fondos que la capacidad de los hogares y las empresas para suavizar sus ingresos y gastos a lo largo del tiempo, lo cual es particularmente importante cuando surgen malas noticias, una mala temporada o una pandemia. Sin microcrédito, el covid-19 significa que más personas en situaciones desesperadas recurrirán a usureros y prestamistas, a riesgo de caer en una espiral de deuda.

¿Qué hacer? A corto plazo, las IMF viables necesitan apoyo. Los donantes y los inversores deberían considerar moratorias, reprogramaciones o inyecciones de capital. Casi la mitad de las IMF dicen que aún no han conversado con los donantes. Es posible que los supervisores deban reducir los requisitos de reserva para proporcionar un respiro. Paciencia con los clientes con dificultades debe ser tolerada, siempre y cuando las IMF tracen un camino de regreso a la normalidad para cuando la pandemia termine.

A largo plazo, los gobiernos deben tomar medidas enérgicas contra los préstamos predatorios y hacer que las reglas sean más consistentes y uniformes. Eso evitará que las personas vulnerables sean explotadas y también ayudará a restablecer la confianza en las firmas legítimas de microcréditos. Calibrar la regulación no es fácil, pero algunas medidas obvias incluyen un mejor intercambio de información, para que las IMF sepan lo que están haciendo y la gente pueda comparar precios; la obligación de evaluar adecuadamente la capacidad de pago de los prestatarios; transparencia en tasas y cuotas; protección contra el acoso; y mecanismos de reclamación creíbles, anunciados en campañas de información. Para los gobiernos que luchan contra una recesión profunda, las microfinanzas pueden parecer un espectáculo secundario. Pero todas las IMF juntas tienen 140 millones de clientes, por lo que ayudar a la industria a recuperarse será una gran inversión. Lampadia

Palabras Clave

Ver más artículos
Comentarios