• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Viernes 27 de Noviembre 2020
  • Lima - Perú
MENÚ
OPINIONES < regresar

Juan Carlos Hurtado Miller

Inversión y gasto social. La acuicultura – el empleo y la alimentación (V)

Por: Juan Carlos Hurtado Miller

Lima-Perú, 19/11/2020 a las 12:11pm. Por Juan Carlos Hurtado Miller

Por: Hurtado Miller
Perú21, 17 de noviembre de 2020

La acuicultura o acuacultura son actividades técnicas y uso de conocimientos de crianza de especies acuáticas vegetales (algas y microalgas) y animales (peces, moluscos: ostras y conchas de abanico y crustáceos: cangrejos, camarón, langosta). Esta actividad es de práctica milenaria en torno al 3800 a.C en la antigua China y Asia, hoy día, con el 89 % del total Mundial (últimos 20 años) es la principal región acuícola del planeta (FAO). La acuicultura continental produjo el 62.5 % del pescado cultivado del total mundial, principalmente en agua dulce y, en el 2018, las conchas de abanico son el 56.3 % de la producción marina.

El Perú está en el octavo lugar en riqueza animal y vegetal y poseemos el 5 % del agua dulce superficial del mundo. Tenemos19 cordilleras nevadas con un total de 2,679 glaciares (1300 km2) y que en los últimos 40 años han perdido cerca del 43 % de su superficie (cambio climático) y de los que derivan 8,355 lagunas y más de 4,000 lagos. Existen, además, 1,077 ríos. Tenemos cuatro vertientes hidrográficas: la del Pacífico con 53 ríos; la Amazónica o del Atlántico ocupando el 75 % de nuestro territorio con 12 cuencas con origen en los nudos de Pasco y Vilcanota que dibujan 50,000 km de vías de transporte en el oriente peruano; luego, la subvertiente de Madre de Dios al norte de la meseta del Collao, cuenca exorreica (con salida al océano Atlántico de Brasil) y por último, la vertiente del lago Titicaca de origen tectónico (formado en falla de la corteza ocupando áreas tectónicas) con 8,380 km2 de área compartida con Bolivia (60 % del Perú), donde desembocan 20 ríos, con 36 islas de cuenca endorreica (sin desembocadura en el mar) y con 3,810 msnm situado en el extremo norte de la meseta del Collao. En resumen, nuestros recursos naturales para la explotación de la acuicultura son enormes.

Nuestro país, del 2009 al 2018 ha incrementado su producción acuícola de 44,317 TM a 134,355 TM (329.85 %) de los que 70,164 TM son de origen continental y la trucha es lo mayor con 64,372 TM (en 10 años ha crecido en 402.2 %) y luego, el paco y la tilapia y en el caso de la siembra marítima, se llegó a 29,480 TM con la concha de abanico y el langostino con casi el 99 %. Las regiones líderes son Puno con 50,914.45 TM en cultivo de trucha; luego, Tumbes con 28,727.09 con langostino, tilapia y luego, Piura con 22,383.50 TM con conchas de abanico, langostino, tilapia y trucha. El saldo de 32,329 TM se produce en 22 departamentos. (Nov. 2019. Produce). Sin embargo, nuestra producción tiene un escaso desarrollo comparado con países de la región y, con pocas especies cultivadas a pesar de la Ley de Promoción (N 27460) con beneficios tributarios, suspensión de pago de derechos de acuicultura, estabilidad jurídica, sistemas especiales de contratación laboral y normas de la seguridad de salud y régimen previsional. Se norma, además, derechos de explotación por 10-15 y 30 años según la labor de cultivo.

Teniendo los recursos naturales y la ley promocional, la pregunta que surge es ¿Cuál es el problema de tan lento crecimiento con relación a otras áreas de nuestro continente? Y para ello, el Ing. Nicolás Hurtado Totocayo, experto en acuicultura, nos dice que: “En general, los pequeños y medianos productores acuícolas en Latinoamérica cuentan con un nivel muy bajo de inclusión financiera, (…): no contar con una figura jurídica legalmente constituida, no ceder activos suficientes para garantizar los créditos y/o que su nivel de producción es muy limitado e insuficiente para pagar los créditos a las tasas de interés requeridas”. Además, con problemas de cultura administrativa, lo que lleva a que, algunos gobiernos tienen programas especiales de apoyo. (www.acuiculturaperubiogspot.pe).
Ante ello, y siguiendo con la utilización del saldo de los 15,000 millones que se planteó obtener de crédito del Estado con la emisión de títulos valores a ser comprados por el BCR (art.84.Const), nos quedan 1,000 millones por usar de conformidad a las 4 recomendaciones antes presentadas para distintos sectores de la economía. De este saldo, se propone utilizar 150 millones para realizar una “inversión social” en la forma siguiente:

1.- Crear en COFIDE el FOGAPE, o “Fondo de Garantía de Desarrollo Pesquero” con 150 millones de capital para emitir cartas de garantía hasta por 750 millones de soles a favor de pescadores artesanales y productores acuícolas, para obtener créditos del sistema bancario con tasa de interés no mayor del 10 % y con plazos adecuados a las características productivas de cada proyecto.

2.- COFIDE debería formar un Comité de Créditos con la Dirección de Proyectos y Gestión Financiera para el Desarrollo Pesquero Artesanal y Acuicultura (Digeprofin) de Produce, el Fondo Nacional de Desarrollo Pesquero (Fondepes), el Organismo Nacional de Sanidad Pesquera-SONIPES y la Sociedad Nacional de Pesquería.

3.- Paralelo a ello, se debe trabajar en la reducción de la informalidad (88 %) en los casi 90,000 pescadores artesanales (Piura, Ica, Arequipa y Ancash) y a los que, sin embargo, habría que ayudar para obtener estos créditos y, asimismo, trabajar con las casi 2,500 embarcaciones en proceso de formalización para regularizarlas y darles crédito para modernizarlas.

4.- En la acuicultura, es necesario trabajar en tres frentes: asistencia técnica intensiva, actualización del catastro acuícola nacional para ubicar oportunidades de inversión y luego, y ante la imposibilidad de enajenar en concepto de garantía el recurso natural (mar, lago o laguna) por ser propiedad de la Nación (art. 66 Const.), se analizará la posibilidad de cesión de derechos de uso (usufructo) -otorgados al concesionario por el concedente (Estado)- a COFIDE y de él, hacia terceros, en caso de no pago de la garantía otorgada.

5.- Este programa de inversión social se propone con base en lo que en economía se denomina la teoría del “big push” (gran empuje) del economista polaco Paul Rosenstein Rodan (1902-85) que sostenía que era necesario en los países de menor desarrollo otorgar un gran empuje a la inversión: “Existe un nivel mínimo de recursos que deben ser destinados a… un programa de desarrollo si se quiere obtener alguna posibilidad de éxito (…)” .

6.- Y ello es así, ya que, en el 2019, el Fondepes otorgó créditos por 12 millones de soles. Con ese nivel de ayuda va a ser imposible “despegar” y competir a nivel regional. No debemos olvidar que la agricultura serrana, promocionada en un artículo anterior, significa con la pesca, sea marítima o continental, la gran “Reserva Nacional Alimentaria” de nuestro país. Estamos, nuevamente, promoviendo el empleo, pero asimismo el recurso alimentario.

7.- Los hacedores de Política tienen un dilema, de una parte, lograr que los productores obtengan los mejores precios en los alimentos que producen, pero en contraposición, se desea los menores precios para los consumidores (Paul Streeten). Ello existe, y una posible solución, es tener mayor variedad para ofertar. El campo no es la única fuente alimentaria, lo es asimismo el agua, y nuestro país, tiene los dos recursos.

Palabras Clave

Ver más artículos
Comentarios