Recetas para el subdesarrollo | Lampadia
  • Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Lunes 29 de Noviembre 2021
  • Lima - Perú
MENÚ
OPINIONES < regresar

Elmer  Cuba

Recetas para el subdesarrollo

Por: Elmer Cuba

Lima-Perú, 10/05/2021 a las 12:05pm. Por Elmer Cuba

Por: Elmer Cuba, Economista
Gestión, 10 de mayo de 2021

En el mun­do exis­ten po­lí­ti­cas pú­bli­cas que ame­na­zan fron­tal­men­te a la in­ver­sión pri­va­da y, con­se­cuen­te­men­te, al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de los paí­ses en nom­bre de be­ne­fi­ciar ge­né­ri­ca­men­te “a sus pue­blos”. Sus re­sul­ta­dos han si­do con­tra­pro­du­cen­tes pa­ra la crea­ción de em­pleos, el in­cre­men­to de re­mu­ne­ra­cio­nes y la re­duc­ción de la po­bre­za.

Crea­ción de em­pre­sas pú­bli­cas pa­ra com­pe­tir con las em­pre­sas pri­va­das. Es de­cir, un Es­ta­do em­pre­sa­rio pro­duc­tor de bie­nes pri­va­dos, cu­yo ob­je­ti­vo se­ría la ob­ten­ción de uti­li­da­des pa­ra el pre­su­pues­to pú­bli­co. Un ca­pi­ta­lis­mo de Es­ta­do que des­pla­za a la ini­cia­ti­va pri­va­da. ¿Su ob­je­ti­vo se­ría so­lo ma­xi­mi­zar uti­li­da­des? La efi­cien­cia de al­gu­nas em­pre­sas pú­bli­cas es la ex­cep­ción en el mun­do. Su jun­ta de ac­cio­nis­tas se­ría for­ma­da por las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas del ré­gi­men ha­cien­do muy di­fí­cil que pue­dan re­sul­tar com­pe­ti­ti­vas y via­bles fi­nan­cie­ra­men­te, sal­vo en sec­to­res con ren­tas ex­tra­or­di­na­rias o mo­no­pó­li­cas.

Usual­men­te en los paí­ses de esa ór­bi­ta, se es­ta­ti­zan o na­cio­na­li­zan las ope­ra­cio­nes en los sec­to­res mi­ne­ros, de hi­dro­car­bu­ros, ener­gé­ti­cos, de co­mu­ni­ca­cio­nes, en­tre otros. Asi­mis­mo, al­gu­nos ser­vi­cios co­mo los de trans­por­te aé­reo, ae­ro­puer­tos, fe­rro­ca­rri­les, puer­tos, ca­rre­te­ras, ban­ca co­mer­cial y ad­mi­nis­tra­ción de pen­sio­nes.

El he­cho de re­ser­var la pre­sen­cia es­ta­tal en al­gu­nos sec­to­res abre un pe­li­gro­so es­pa­cio de ar­bi­tra­rie­dad en con­tra de la ini­cia­ti­va pri­va­da. En al­gu­nos ca­sos se pue­de tra­tar de es­ta­ti­za­ción o de na­cio­na­li­za­ción. Es­te pun­to es re­le­van­te por­que abre otro es­pa­cio pa­ra te­ner alia­dos den­tro de un sec­tor em­pre­sa­rial na­cio­nal más mer­can­ti­lis­ta y/o pa­ra pre­miar a ami­gos del ré­gi­men no di­rec­ta­men­te vin­cu­la­dos al sec­tor pú­bli­co y fue­ra del al­can­ce de su pro­pia nor­ma­ti­vi­dad.

En al­gu­nas ex­pe­rien­cias, los mer­ca­dos pri­va­dos se pue­den res­trin­gir so­lo a cal­za­do, ro­pa, res­tau­ran­tes, al­gu­nos ali­men­tos, pe­que­ña mi­ne­ría, pes­ca ar­te­sa­nal, pe­que­ña in­dus­tria, ser­vi­cios de trans­por­te te­rres­tre de me­nor es­ca­la, ser­vi­cios per­so­na­les y pe­que­ños co­mer­cios. Los em­pre­sa­rios tie­nen mu­cho cui­da­do con ser muy gran­des al ojo de los co­mi­sa­rios por­que se pue­de des­per­tar sos­pe­chas y su­frir pre­sio­nes es­ta­ta­les.

Asi­mis­mo, se per­mi­te ac­ti­vi­dad sin­di­cal en el sec­tor pri­va­do en la me­di­da que se afec­ta al ac­cio­nis­ta, pe­ro cuan­do se dispu­ta ren­ta al Es­ta­do se adu­ce que se afec­ta a la so­cie­dad, en la me­di­da que dis­mi­nu­yen los re­cur­sos pa­ra el gas­to pú­bli­co.

Es de­cir, sin­di­ca­lis­mo y de­re­chos la­bo­ra­les so­lo pa­ra las em­pre­sas pri­va­das, no pa­ra las em­pre­sas pú­bli­cas, por­que ello pue­de afec­tar los in­tere­ses del pue­blo. Con­di­cio­nes de com­pe­ten­cia des­ven­ta­jo­sas pa­ra los pri­va­dos.

En ge­ne­ral, las em­pre­sas pri­va­das ge­ne­ran va­lor al pro­veer bie­nes y ser­vi­cios de­man­da­dos por los con­su­mi­do­res y lo com­par­ten con la so­cie­dad di­rec­ta­men­te a tra­vés de sus pro­vee­do­res, tra­ba­ja­do­res y el Es­ta­do, quien se que­da -en el ca­so pe­ruano- con 18% del va­lor agre­ga­do y el 29.5% de las uti­li­da­des. Ade­más, los tra­ba­ja­do­res apor­tan, cuan­do co­rres­pon­de, con el im­pues­to a la ren­ta por sus suel­dos y sa­la­rios. Y cuan­do les va mal, pier­den los ac­cio­nis­tas pri­va­dos. En el ca­so de la mi­ne­ría, exis­ten ade­más las re­ga­lías y el im­pues­to es­pe­cial (en fun­ción de la uti­li­dad ope­ra­ti­va), que ac­túa co­mo una suer­te de im­pues­to a las “so­bre­ga­nan­cias”. En la prác­ti­ca, la ta­sa fi­nal pue­de os­ci­lar en­tre el 40% y 45% de las uti­li­da­des. Las ex­pe­rien­cias de desa­rro­llo eco­nó­mi­co en el mun­do no cuen­tan con evi­den­cia que mues­tre que el ca­pi­ta­lis­mo de Es­ta­do ha­ya si­do exi­to­so en me­jo­rar el bie­nes­tar de la po­bla­ción. El des­pe­gue eco­nó­mi­co de Chi­na en los úl­ti­mos 40 años tam­po­co ava­la ta­les mo­de­los.

Palabras Clave

Ver más artículos
Comentarios