• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Lunes 16 de Diciembre 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
OPINIONES < regresar

César Peñaranda

Modelo económico peruano

Por: César Peñaranda

Lima-Perú, 17/10/2019 a las 10:10am. Por César Peñaranda

Por: César Peñaranda Castañeda, Economista
Gestión, 14 de octubre de 2019

En la coyuntura actual es necesario explicar qué entendemos por el modelo económico peruano para estar seguros que nos referimos a lo mismo, pero además y en especial para estar claros por qué debemos defenderlo como un activo o patrimonio nacional en circunstancias que se escucha y lee que el modelo está agotado y que por tanto corresponde cambiar la Constitución para desaparecer el capítulo económico.

El mencionado capítulo, explícitamente establece que el sistema económico que tiene el país es el de una economía social de mercado y que ha permitido en lo fundamental reducir significativamente la pobreza, aumentar de manera sustantiva la clase media y mejorar la equidad en la distribución de oportunidades, es decir, incrementar el bienestar de la población.

No vamos a precisar lo que señala nuestra Carta Magna de 1993 en materia económica, sí aconsejar leerla para refrescar lo sustantivo de la misma. El propósito por la limitación de espacio es resumir el modelo económico aplicado desde inicio de los años 90 e incorporado en ella, para lo cual examinamos dos aspectos centrales: los cimientos y los motores del crecimiento.

En cuanto a los cimientos, entendido como la base en la que descansa el sistema económico y por tanto clave fortalecer, comprende la estabilidad macroeconómica y las instituciones. La primera de estas se alcanza respetando los fundamentos macroeconómicos, que en simple significa diseñar y aplicar adecuada política monetaria, cambiaria, fiscal y tributaria, que se ha venido ejecutando casi 30 años en el país con mínimos ajustes según la coyuntura y ha permitido precisamente lograr a lo largo de este amplio periodo estabilidad macro, requisito indispensable para aspirar a crecer de manera sostenida, como lo hemos logrado en casi tres décadas.

La segunda, las instituciones, en su debilidad está justamente lo que ha ocasionado la crisis política que enfrentamos, pues ella implica cuatro aspectos claves como son combatir la corrupción, reducir la inseguridad, velar por el imperio de la ley y la estabilidad jurídica y asegurar universalidad y transparencia en la información. Esto conlleva que los encargados de su adecuada y oportuna aplicación deben ser idóneos, nos referimos a los tres poderes del Estado, el Ejecutivo, Legislativo y Judicial, que en nuestra realidad distan mucho de serlo y hay por tanto que corregirlo.

Siempre traigo a colación en el mencionado tema lo señalado por el politólogo Francis Fukuyama, que es loable que un país emergente como Perú aspire ser del primer mundo, pero que nunca lo será con un Estado del tercer mundo.

Respecto de los motores, que mueven la economía y facilitan que las tasas a que se crece sean altas, comprende la inversión y la productividad. La primera que abarca tanto la pública como la privada, pero sobre todo esta última, demanda propicio ambiente de negocios, sin trabas y barreras burocráticas, con procesos simples y la mínima indispensable regulación. Incrementar la productividad es lo que cabalmente asegura crecer a tasa alta y sostenida en el mediano-largo plazo; implica en lo medular realizar las reformas estructurales pendientes como las referentes al capital humano (salud-educación), innovación, ciencia y tecnología, la laboral y tributaria, a la par con asegurar servicios básicos e infraestructura de calidad. En ambos temas es indispensable la acción coordinada del sector público y privado.

La visión y ejecución integral y simultánea de todos los componentes del modelo económico garantizan su éxito, comprobado por lo demás en las economías más exitosas del planeta.

Palabras Clave

Ver más artículos
Comentarios