• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Domingo 19 de Septiempre 2021
  • Lima - Perú
MENÚ
OPINIONES < regresar

Camila Bozzo

Toda la orfandad del mundo

Por: Camila Bozzo

Lima-Perú, 30/06/2021 a las 11:06am. Por Camila Bozzo

Por: Camila Bozzo
Perú21, 30 de junio de 2021

“Hoy, de acuerdo al cronograma, recibí la vacuna contra el COVID-19. Gracias a la Municipalidad de San Isidro y a Essalud por llevar una vacunación ordenada y eficiente” (Martín Vizcarra, 27 de junio).

Un solo tuit que contiene toda la orfandad ya no solo de la clase política sino del mundo. Un solo tuit para desentrañar la morfología del egoísmo. La hechura de la indolencia. A estas alturas, Martín Vizcarra ya no es un nombre, es un adjetivo: cinismo. Subleva y duele que un personajillo de su talante haya conducido las riendas de nuestro país durante la peor crisis sanitaria y económica de su historia.

Vizcarra hizo que nos compráramos su historia épica de lucha contra la corrupción y la impunidad. Se apropió de la retórica de construcción de un Estado institucional y democrático y, para teñir su prédica de verosimilitud, creó la Comisión Especial para la Reforma Política y la Comisión de Reforma del Sistema de Justicia, y se enfrentó a un Congreso desprestigiado. Logró embelesar a muchísimos ciudadanos desafectos con el establishment político; las encuestas de ese entonces lo demuestran. Pocos políticos han seguido tan bien el manual de Maquiavelo.


Esa epopeya delirante fue la coartada perfecta para esconder su menesterosa gestión. Particularmente pobre fue su manejo de la pandemia, nos sometió a un confinamiento tajante durante meses y no preparó el sistema de salud para contener el virus. Su indolencia y sus sesgos ideológicos impidieron que se construyeran suficientes plantas de oxígeno y ventiladores y, peor aún, que se compraran vacunas a tiempo. Hay que tener un cuajo impúdico para, a pesar de todo esto y de ver al país al que dices servir en el más profundo sufrimiento, vacunarte a sus espaldas, aprovechándote de tu cargo para proteger tu vida y la de tu familia mientras quienes trabajaban en la primera línea arriesgan la suya. Y hay que tener el pecho gélido para volverte a vacunar y dejar a otro peruano que no ha recibido aún vacuna sin protección. Pero, en fin, no sorprende en un personaje que nos ha demostrado carecer de vocación de servicio y amor por el Perú.

Palabras Clave

Ver más artículos
Comentarios