• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Jueves 28 de Enero 2021
  • Lima - Perú
MENÚ

Lima-Perú, 28/12/2020 a las 10:12am. por Lampadia

Una mirada positiva de Gates hacia el 2021

Todo sobre el covid-19 y las vacunas

Líneas abajo compartimos la información de Bill Gates sobre el covid y las vacunas con miras a su desarrollo el 2021. Si bien el ensayo es algo extenso, recomendamos seriamente su lectura, pues Gates debe ser uno de los seres mejor informados sobre estos temas. Además, es importante aclarar muchas dudas y Fake-news que circulan profusamente en las redes sociales.

Destaca pues el énfasis que hace Gates al tiempo récord de producción de vacunas – 1 año frente los 10 en promedio - algo nunca antes visto en la historia de la humanidad. Sin embargo, menciona también que el solo descubrimiento de las vacunas no representa el punto crítico del derrotero del virus, pues como se ha venido observando por ejemplo con las vacunas de Pfizer, el tema de la distribución, que conlleva complejas cadenas de ultrafrío para el mantenimiento de las vacunas, resultará una fuerte limitante para países que no cuentan con esta infraestructura como el nuestro.

El otro punto interesante mencionado por Gates es que, según su visión, la producción masiva necesaria para inmunizar un porcentaje representativo de la población no resultará un problema de por sí. Ello será posible gracias a las alianzas entre industrias especializadas en producciones de vacunas de escala, con empresas descubridoras, algo que sin duda alguna, no hubiera podido ser posible sin las alianzas que promueve la misma globalización. Sin embargo, sí destaca la reticencia de las personas a vacunarse, lo cual creemos que para el caso peruano – cuyo porcentaje según Ipsos Apoyo ascendería al 40% de la población – se podría rebatir con campañas sobre la efectividad de las vacunas para con otras enfermedades globales, algo que Gates destaca también en su balance.

Finalmente, se observa un optimismo exacerbado en Gates hacia el 2021 que es entendible pues hay más de 200 vacunas en proceso de estudio hacia el próximo año, las cuales muchas siguen la metodología de las que ya están siendo implementadas. Además, aún cuando se habría producido una nueva cepa del covid en el Reino Unido, según la última información provista por investigaciones hechas por los científicos, esta no requeriría una nueva vacuna, sino una modificación a las ya existentes que usan la innovadora y flexible tecnología de ARN mensajero.

No podemos dejar de mencionar a la luz de las reflexiones de Gates que lamentablemente el Perú, por actos de gran irresponsabilidad del gobierno de Vizcarra,  se encuentra al final de la cola en la región respecto a firma de acuerdos de compra de vacunas (ver en Lampadia: ¿Qué paso con la vacuna?). Mientras ahora, nosotros seguimos esperando que el nuevo gobierno de Sagasti reaccione, Colombia, Chile y Costa Rica, ya están iniciando sus vacunaciones.

Leamos el interesante informe de Gates y su esperanzador mensaje hacia el 2021. Lampadia

GATES: REVISIÓN DEL AÑO
Estos avances harán que 2021 sea mejor que 2020

Lo último en innovaciones que nos permitirán volver a la normalidad.

Bill Gates
22 de diciembre, 2020
Traducida y comentada por Lampadia

Este ha sido un año devastador. Más de 1.6 millones de personas han muerto en la pandemia del COVID-19, con más de 75 millones de casos y decenas de billones de dólares en daños económicos. Millones de personas están sin trabajo y luchan por pagar sus facturas, y más de mil millones de niños están perdiendo un tiempo crucial en la escuela. En EEUU, este año también fue testigo de los horribles asesinatos de George Floyd y Breonna Taylor, incendios forestales ruinosos y una elección presidencial como ninguna otra en los tiempos modernos.

Pero hay buenas noticias en 2021.

Pasé la mayor parte de mi tiempo este año trabajando con colegas de la fundación y de todo el mundo en formas de evaluar, tratar y prevenir el COVID-19. Cuando pienso en el ritmo de los avances científicos en 2020, me sorprende. Los seres humanos nunca han avanzado más en ninguna enfermedad en un año que el mundo en el COVID-19 este año. En circunstancias normales, crear una vacuna puede llevar 10 años. Esta vez, se crearon múltiples vacunas en menos de un año.

Desafortunadamente, todavía no estamos fuera de peligro. Los modelos informáticos sugieren que la pandemia podría empeorar más o menos durante el próximo mes. También necesitamos aprender más sobre una nueva variante del virus que ha aparecido, que parece propagarse más rápido pero no ser más mortal.

Aún así, hay dos razones principales para tener esperanzas. Una es que las mascarillas, el distanciamiento social y otras intervenciones pueden frenar la propagación del virus y salvar vidas mientras se implementan las vacunas.

La otra razón para tener esperanza es que en el segundo trimestre de 2021, las vacunas y los tratamientos sobre los que ha estado leyendo en las noticias comenzarán a alcanzar la escala en la que tendrán un impacto global. Aunque todavía será necesario que haya algunas restricciones (en las grandes reuniones públicas, por ejemplo), el número de casos y muertes comenzará a disminuir mucho, al menos en los países ricos, y la vida estará mucho más cerca de lo normal de lo que es ahora.

En esta publicación, quiero compartir dónde están las cosas con respecto a las innovaciones del COVID-19 a medida que terminamos este año y avanzamos hacia el siguiente. Empezaré con las vacunas, ya que han estado tanto en las noticias y esa es el área sobre la que más me preguntan.

Cómo funcionan las vacunas COVID-19

Probablemente sepa que dos vacunas, una desarrollada por Moderna, la otra por Pfizer y BioNTech, han recibido aprobación de emergencia en los EEUU. La vacuna Pfizer / BioNTech también ha sido aprobada en el Reino Unido y otros países. Y varias otras empresas probablemente anunciarán pronto los resultados de los ensayos de eficacia clínica.

Lo que quizás no haya leído es que el éxito de las dos primeras vacunas también es un buen augurio para muchas de las otras candidatas. Prácticamente todas las vacunas que ahora se someten a estudios de eficacia atacan la misma parte del nuevo coronavirus que las dos primeras. (Es la proteína que surge del virus, lo que le da al coronavirus su forma de corona y su nombre). Ahora que los investigadores saben que atacar esa proteína en particular puede funcionar, tienen motivos para ser optimistas sobre otras vacunas que hacen la misma cosa.

A pesar de esta similitud básica, las diversas vacunas utilizan diferentes enfoques para atacar el virus. Las desarrolladas por Moderna y Pfizer / BioNTech involucran lo que se llama tecnología de ARNm, un enfoque con el que nuestra fundación está íntimamente familiarizada, porque hemos estado financiando investigaciones al respecto desde 2014 como una forma de crear vacunas para la malaria y el VIH. Es genial que la tecnología ahora permita un progreso sin precedentes en el COVID-19.

No es casualidad que las vacunas de ARNm fueran las primeras en salir. Por diseño, este tipo de vacuna se puede crear más rápido que las convencionales. Funciona mediante el uso de ARN mensajero para entregar instrucciones que indican a su cuerpo que produzca la proteína de pico distintiva. Luego, su sistema inmunológico se activa y ataca cualquier cosa con ese pico, incluido el virus COVID-19.

Hacer vacunas de ARNm es relativamente rápido porque es mucho más fácil producir grandes cantidades de una secuencia de ARN que codifica la proteína de pico que hacer crecer la proteína de pico en sí. Y hay un beneficio adicional: a diferencia de la mayoría de las vacunas convencionales, las vacunas de ARNm no contienen ningún virus, lo que significa que no puede contraer COVID-19 de ellas.

Desafortunadamente, todavía no hay muchas fábricas donde se puedan fabricar productos de ARNm. Algunos también deben almacenarse a temperaturas tan bajas como -70° C, lo que los hace particularmente difíciles de distribuir en los países en desarrollo, aunque esto es más un desafío de ingeniería que una barrera científica.

Un ejemplo de un tipo diferente de vacuna es la fabricada por AstraZeneca. En lugar de usar ARNm, une la proteína de pico a un virus benigno que causa el resfriado común en los chimpancés, pero que es inofensivo para los humanos. Entonces, su sistema inmunológico aprende a atacar ese pico y está protegido del COVID-19.

En sus ensayos de eficacia clínica, la vacuna AstraZeneca tuvo una efectividad promedio de alrededor del 70%, frente al 94-95% de las vacunas Pfizer y Moderna. Pero el 70% sigue siendo lo suficientemente alto como para ser eficaz para detener la enfermedad. Y es motivo para tener esperanzas sobre otras vacunas que adoptan un enfoque similar, como la de Johnson & Johnson.

No le culpo si le cuesta hacer un seguimiento de todas las empresas que trabajan en vacunas. ¡Pero es un buen problema! Con tantas empresas siguiendo diferentes enfoques, había muchas más posibilidades de que algunas demostraran ser seguras y eficaces. Ya hay dos y es posible que vengan más.

Es inaudito tener tantas empresas trabajando en vacunas para la misma enfermedad, porque fabricar una vacuna es un trabajo intrínsecamente riesgoso. No solo puede llevar años llevar un producto al mercado, sino que puede costar miles de millones de dólares e implicar importantes desafíos científicos, especialmente cuando la enfermedad es tan nueva para nosotros como esta.

¿Por qué tantas empresas estaban dispuestas a correr el riesgo esta vez? A juzgar por las conversaciones que he tenido con sus principales científicos y ejecutivos, creo que una de las razones es que vieron la oportunidad de utilizar su experiencia para ayudar a poner fin a la pandemia. También ayudó que otros se esforzaran para asumir parte del riesgo financiero. En algunos casos, fue un gobierno nacional, como EEUU o Alemania. En otros, fue el grupo llamado CEPI, la Coalición para la Innovación en la Preparación ante Epidemias, que es financiado por nuestra fundación y varios socios gubernamentales y filantrópicos.

Por supuesto, desarrollar las propias vacunas es solo una parte del desafío. Y puede que ni siquiera sea la parte más difícil.

¿Cómo se hacen de 5 a 10 mil millones de dosis?

El mundo tendrá que fabricar alrededor de 5 mil millones de dosis si hay una vacuna que requiere solo una dosis, o 10 mil millones en el escenario actual de vacunas de dos dosis. (Esto supone que el 70 por ciento de la población mundial debe estar cubierta para interrumpir la transmisión de la enfermedad).

¿Es mucho de 5 a 10 mil millones de dosis? Bueno, todas las empresas de vacunas del mundo suelen producir un total de menos de 6 mil millones de dosis al año. Eso incluye vacunas contra la gripe, vacunas infantiles de rutina, etc. Por lo tanto, para producir todas las vacunas COVID-19 necesarias sin reducir ninguna otra, la capacidad de fabricación deberá al menos casi duplicarse y, más probablemente, casi triplicarse.

Para ayudar a aliviar la carga de fabricación, nuestra fundación ayudó a elaborar lo que se denomina "acuerdos de segunda fuente". Emparejamos compañías de vacunas en países ricos con contrapartes en países en desarrollo que se especializan en producir dosis seguras, de alta calidad y asequibles en un volumen muy alto.

Un acuerdo de segunda fuente está diseñado para aprovechar al máximo ambos conjuntos de habilidades. Una empresa que sobresale en la producción acepta fabricar productos diseñados por otra empresa con una vacuna candidata viable. Por ejemplo, el mayor fabricante de vacunas del mundo, Serum Institute of India, está produciendo dosis de la vacuna AstraZeneca. Ya han comenzado la producción, por lo que habrá dosis disponibles para países de ingresos bajos y medianos si se aprueba el uso de la vacuna AZ. Y nuestra fundación asumió parte del riesgo financiero, por lo que si no se aprueba, Serum no tendrá que asumir una pérdida total.

Es difícil exagerar lo inusuales que son estos acuerdos de segunda fuente. Imagínese a Ford ofreciendo una de sus fábricas para que Honda construya Accords. Pero dada la magnitud del problema y la urgencia de resolverlo, muchas compañías farmacéuticas están viendo el beneficio de trabajar juntas de nuevas formas como esta.

¿Y cómo distribuye de 5 a 10 mil millones de dosis en todo el mundo?

Además de la fabricación, existe el desafío de asegurarse de que las vacunas COVID-19 se distribuyan de manera equitativa. Eso es un obstáculo logístico y financiero.

Dieciséis compañías farmacéuticas ya se han comprometido con nuestra fundación a garantizar que las vacunas y otras herramientas que salvan vidas estén disponibles de manera justa. Los principales expertos del mundo en envíos y entregas necesitarán descubrir cómo mover todas estas vacunas por el planeta mientras las mantienen a la temperatura adecuada en cada paso del camino. Los gobiernos nacionales serán responsables de la distribución de vacunas en el país en una escala y nivel de complejidad como ninguna otra campaña de salud pública.

Y los países ricos necesitarán intensificar la financiación a través de organizaciones como GAVI, que tiene un historial fenomenal de ayudar a inmunizar a los niños en los países pobres.

El tema de la equidad es uno en el que tanto Melinda como yo hemos estado trabajando, no solo en lo que se refiere a las vacunas, sino también en la forma en que la recuperación debe abarcar a todos, incluidas las personas de color en los EEUU y las personas en los países pobres de todo el mundo. Melinda cubrirá esto en detalle en nuestra Carta Anual, que publicaremos el próximo mes.

Otro desafío permanecerá cuando las vacunas estén ampliamente disponibles: el porcentaje considerable de personas que dudarán en tomarlas. Algunos ya temen a las vacunas. A otros les puede preocupar que las vacunas COVID-19 se apresuraron y podrían ser menos seguras que, digamos, la vacuna contra la gripe que reciben todos los años. Y en algunas comunidades, la gente tiene una desconfianza histórica comprensible del papel del gobierno en los estudios médicos.

No ayuda que haya falsas teorías de conspiración sobre las vacunas, incluidas algunas que nos involucran a Melinda y a mí. Por nuestra parte, seguiremos hablando de la única razón por la que financiamos las vacunas: porque nos apasiona salvar vidas y asegurarnos de que todos los niños tengan la oportunidad de convertirse en adultos. Sentimos la responsabilidad de devolver nuestra riqueza a la sociedad, y creemos que ninguna salida de nuestras donaciones devuelve más valor al mundo que ayudar a desarrollar y distribuir vacunas. Son un milagro médico que hizo posible reducir a la mitad la tasa de mortalidad infantil en las últimas dos décadas.

Espero que líderes creíbles —políticos, líderes comunitarios, científicos y doctores familiares especialmente— ayuden a explicar las salvaguardas del sistema. La FDA es una de las agencias reguladoras de medicamentos más respetadas del mundo por una razón. Su proceso de aprobación es insuperable. No se omitieron pasos de seguridad al aprobar las vacunas COVID-19. Si suficientes personas están dispuestas a unirse a la primera ola de destinatarios, es de esperar que otros vean los beneficios y quieran aprovecharlos también.

En la búsqueda de tratamientos, el fracaso fue un éxito

Como le digo a menudo al equipo de la fundación, no podemos tener miedo de fallar, y cuando fallamos, debemos hacerlo rápidamente y aprender de ello. A continuación, se muestra un ejemplo de cómo fallamos rápidamente con posibles tratamientos de COVID-19, pero de la manera más productiva posible.

En marzo, nos unimos a Mastercard y Wellcome para crear Therapeutics Accelerator. La idea era utilizar robots desarrollados por la industria farmacéutica para detectar rápidamente miles de compuestos químicos existentes con la esperanza de que uno de ellos pudiera conducir a un tratamiento para COVID-19. Queríamos saber: ¿Alguna empresa de biotecnología o farmacéutica ya tiene algo en el estante que podría ser la solución a la pandemia?

La respuesta fue no.

Eso fue decepcionante, pero fue una decepción útil. Le ahorró al campo médico millones de dólares y uno o dos años de laboriosamente pasar de una empresa a otra, probando un compuesto tras otro. En ese sentido, no fue un fracaso en absoluto. Los científicos sabían en unos meses dónde estaban los callejones sin salida, por lo que no perdieron el tiempo en recorrerlos.

Uno de los tratamientos exitosos del que probablemente haya oído hablar es un esteroide llamado dexametasona. Lo bueno de la historia es lo rápido que los científicos pudieron descubrir que funciona para casos graves de COVID-19.

El ensayo de dexametasona se realizó a través de una red llamada RECOVERY, que se estableció con varios protocolos que le permitieron ejecutar ensayos rápidos de medicamentos COVID-19. RECOVERY tardó solo cuatro meses en demostrar que el fármaco reducía la mortalidad en un 30 por ciento en los casos graves, y realizaron este estudio en medio de mucha confusión y desinformación sobre otras terapias putativas que no funcionaron. La dexametasona se ha convertido en un estándar de atención en casos graves y la rapidez con la que se estudió y aprobó es una buena señal para el futuro.

Otro enfoque de tratamiento sobre el que quizás haya leído se llama anticuerpos monoclonales. Estos se crean tomando los anticuerpos en la sangre de los sobrevivientes de COVID-19 y haciéndolos pasar a través de una proteína de pico para ver cuáles se adhieren más. (Cuanto más pegajosos son, mejores son para atacar el virus). Luego, averigua la secuencia genética que produce ese anticuerpo, usa una fábrica para hacer miles de millones de copias y dárselas a los pacientes.

Aunque es posible que no haya oído hablar de los tratamientos con anticuerpos antes de la pandemia, no hay nada nuevo sobre ellos. Hoy en día se utilizan en algunos de los medicamentos más populares del mundo, incluidos los tratamientos para la artritis.

La pregunta clave en torno a los anticuerpos COVID-19 es si los fabricantes producen una cantidad suficiente de ellos para que puedan distribuirse en todo el mundo. Depende en parte del tamaño de la dosis requerida. Algunos tratamientos han involucrado dosis de hasta 8 gramos. Si algo sustancialmente más pequeño, como 0.5 gramos, funciona bien, será posible tratar a muchas más personas. Los científicos también necesitan ver si es posible reemplazar la infusión intravenosa actual con una dosis de dos inyecciones.

Si los investigadores resuelven los desafíos de la dosificación y la infusión, el principal factor limitante será la capacidad de fabricación. Para hacer frente a eso, nuestra fundación suscribió un acuerdo de segunda fuente en el que Fujifilm Diosynth producirá un anticuerpo desarrollado por Eli Lilly. Estas dosis se destinarán a países de ingresos bajos y medianos y su precio será acorde, de modo que millones de dosis asequibles estarán disponibles dentro de los 90 días posteriores a la aprobación regulatoria.

Esa incómoda prueba de COVID-19 se está volviendo obsoleta

Existe mucha confusión sobre las pruebas de COVID-19 y es importante tener claro qué funciona bien y qué no.

Hay tres instancias diferentes que involucran la prueba del virus. Una es si tiene síntomas graves (lo suficientemente enfermo como para ir a una clínica u hospital) y su médico necesita saber cómo tratarlo. Al principio, el sistema de atención médica de EEUU tuvo problemas para obtener suficientes pruebas para estos casos, pero ese problema se ha resuelto en gran medida.

La segunda instancia es si solo tiene síntomas leves o ninguno, pero es posible que haya estado expuesto al virus. En este caso, necesita saber si está infectado, para poder aislarse y proteger a los demás. Incluso si no tiene síntomas o aún no los ha desarrollado, aún puede transmitir COVID-19, por lo que debe obtener los resultados de su prueba de inmediato.

Desafortunadamente, EEUU está muy rezagado en esta área; las pruebas a menudo tardan varios días en entregar resultados, lo que las vuelve esencialmente inútiles. Necesitamos invertir en mejores pruebas y sistemas más eficientes para procesarlas, de modo que las personas puedan actuar rápidamente para proteger a sus seres queridos y sus comunidades. La semana pasada, hubo buenas noticias en este frente cuando la FDA aprobó el primer diagnóstico que las personas pueden usar en casa, sin enviar una muestra a un laboratorio. Funciona de forma muy similar a una prueba de embarazo casera.

Luego está el tercer uso de las pruebas: vigilancia de enfermedades. A pesar de lo que parece implicar el nombre, esto no tiene nada que ver con observar a la gente. En cambio, la vigilancia de enfermedades es lo que permite a los expertos en salud pública estimar el número de casos en un lugar y la velocidad a la que se producen nuevas infecciones. Armados con esta información, los líderes gubernamentales pueden tomar decisiones informadas sobre las mejores formas de detener la propagación del virus.

Si tiene las dos primeras instancias de prueba cubiertas, debe tener los datos a nivel de población que necesita para realizar la vigilancia de enfermedades. Pero, como estamos viendo en los EEUU, si no sabe quién podría estar infectado, no puede hacerlo bien.

Hemos estado financiando un esfuerzo local en Seattle para llenar este vacío. Miles de personas en el área, algunas sintomáticas, otras no, completaron una breve encuesta en línea, realizaron una autocomprobación frotando la punta de la nariz y enviaron los resultados para su procesamiento. Se está realizando un esfuerzo similar en el área de San Francisco.

Una innovación genial que está haciendo posible este trabajo es la capacidad de permitir que las personas recolecten sus propias muestras frotando la punta de la nariz. (Un estudio que financiamos fue el primero en demostrar que esto es tan preciso como el hisopo nasofaríngeo estándar). Si alguna vez se ha realizado una de las pruebas nasofaríngeas, sabe lo incómodas que son y cómo pueden provocarle tos o estornudar, lo cual es una mala noticia con un virus respiratorio como el COVID-19 porque aumenta los riesgos para los trabajadores de la salud. Con un poco de suerte, pronto terminarán los días de la prueba de COVID-19 metiendo un palo en la parte posterior de la garganta.

Lo importante de los proyectos de Seattle y San Francisco es que están ayudando a los investigadores a ver cómo se propaga el virus. Y en el futuro, el sistema de envío y procesamiento de kits de prueba será útil para detectar otros patógenos nuevos que puedan surgir.

El desafío de las pruebas es especialmente agudo en el África subsahariana. Muchos países no pueden permitirse las pruebas más precisas. Y no tienen la infraestructura para realizar estudios de vigilancia, por lo que los legisladores no están trabajando con la información más actualizada.

Este es el tipo de problema que la innovación sobresale en resolver. Varias empresas están trabajando en pruebas rápidas que podrían producirse por decenas de millones. Una es la empresa británica LumiraDx, que ha creado un dispositivo que tiene aproximadamente el tamaño de un teléfono celular grueso, con un lector de tarjetas en un extremo. Un trabajador de la salud toma una muestra de un paciente, la inserta en la máquina y obtiene los resultados en 15 minutos. Después de eliminar cualquier información personal que pueda identificar al paciente, el dispositivo carga los resultados en un servidor central. Luego, los analistas utilizan los datos para seguir la enfermedad en tiempo real, brindando a los responsables de la formulación de políticas información actualizada sobre dónde concentrar los esfuerzos de prevención y tratamiento.

Nuestra fundación es parte de un esfuerzo por implementar un suministro inicial de 5,000 lectores en 55 países de África. Aunque es un número relativamente pequeño para un área tan grande, es un buen comienzo. Y es posible que los beneficios no se limiten a COVID-19: en el futuro, las mismas máquinas podrían usarse para realizar pruebas de VIH, tuberculosis y otras enfermedades.

Otras empresas están trabajando en formas de hacer que las pruebas altamente sensibles que se utilizan ahora sean más rápidas y económicas, y para expandir la fabricación de pruebas menos sensibles pero más baratas de decenas de miles por día a muchos millones por día. El ritmo de la innovación en este campo es realmente impresionante y beneficiará a todos.

¿Cómo les va a los países en desarrollo?

Una cosa en la que estoy feliz de haberme equivocado, al menos espero estar equivocado, es mi temor de que el COVID-19 se generalice en los países de bajos ingresos.

Hasta ahora, esto no ha sido cierto. En la mayor parte del África subsahariana, por ejemplo, las tasas de casos y las tasas de mortalidad siguen siendo mucho más bajas que en los EEUU o Europa y están a la par con Nueva Zelanda, que ha recibido tanta atención por su manejo del virus. El país más afectado del continente es Sudáfrica, pero incluso çes casi un 50 por ciento más baja.

Todavía no tenemos suficientes datos para comprender por qué las cifras no son tan altas como me preocupaba que fueran. Ayudó que algunos países cerraran temprano. En África, otra razón puede ser que la población es joven en comparación con el resto del mundo, y los jóvenes son menos susceptibles al virus. Otra razón podría ser que su gran población rural pasa mucho tiempo al aire libre, donde es más difícil propagar el virus. También es posible —aunque espero que no sea el caso— que las cifras reales sean más altas de lo que parecen porque las brechas en los sistemas de atención de la salud de los países pobres dificultan el seguimiento preciso de la enfermedad.

Uno de mis miedos ha demostrado estar justificado: el COVID-19 está teniendo un efecto dominó con otras enfermedades. El mes pasado, me sorprendió saber que era solo la 31ª causa más común de muerte en África. En comparación, ocupa el puesto número cuatro en todo el mundo y el número uno en EEUU.

¿Por qué ocupa un lugar tan bajo en África? No es solo la incidencia relativamente baja de COVID-19 allí. También se debe a que el cambio de los trabajadores de la salud para que se concentren en el coronavirus interrumpió los esfuerzos para detectar y tratar el VIH / SIDA, la malaria, la tuberculosis y otras enfermedades. Como resultado, COVID-19 se mantuvo bajo en la lista de amenazas para la salud, pero otros problemas volvieron a aparecer.

Otra razón es que los pacientes son más reacios a acudir a las clínicas por temor a infectarse, y eso significa que las afecciones más graves no se diagnostican. En India, por ejemplo, la tasa de diagnóstico de tuberculosis se ha reducido aproximadamente en un tercio. Con más casos no detectados, es probable que más personas mueran a causa de la enfermedad.

Ésta es otra razón por la que el objetivo del mundo debería ser asegurarse de que las herramientas que salvan vidas lleguen a todos los países, y sean prácticos para ellos, no solo a los ricos.

COVID, clima y el año que viene

La primavera pasada, cuando el alcance de la pandemia de COVID-19 se estaba aclarando, escribí que "esto es como una guerra mundial, excepto que en este caso, estamos todos del mismo lado".

Esta cooperación mundial es una de las razones por las que veo una promesa para el próximo año, y no solo la promesa de controlar la pandemia. Creo que el mundo también tiene la oportunidad de dar pasos concretos en uno de los otros grandes desafíos de nuestro tiempo: el cambio climático.

El próximo año, los líderes de todo el mundo se reunirán en Glasgow, Escocia, para la primera gran cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático desde las reuniones de París en 2015. EEUU está listo para retomar un papel de liderazgo en el desarrollo y despliegue de las innovaciones de energía limpia necesarias para eliminar los gases de efecto invernadero.

Espero pasar gran parte de mi tiempo en 2021 hablando con líderes de todo el mundo sobre el cambio climático y el COVID-19. En la carta anual de Melinda y en mi carta anual del próximo mes, escribiré sobre lo que significa la experiencia del mundo con COVID-19 para prepararse para la próxima pandemia. Y en febrero lanzaré mi nuevo libro, Cómo evitar un desastre climático, en el que comparto lo que he aprendido durante 15 años de estudio del problema e invertir en soluciones para él. Espero que el libro ayude a impulsar la conversación en una dirección productiva.

Dentro de un año, creo que podremos mirar atrás y decir que 2021 fue una mejora con respecto a 2020. Puede que la mejora no sea enorme, pero será un paso adelante notable y mensurable para las personas de todo el mundo.

Espero que tenga un 2021 seguro y saludable. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios