• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Viernes 6 de Diciembre 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
Política < regresar

Lima-Perú, 21/11/2019 a las 09:11am. por Lampadia

Aplicando al caso de Chile

Las causas de las protestas en la región

A propósito de la persistente oleada de marchas sociales que acontecen en nuestra region, siendo Chile el punto focal de ellas, compartimos a continuación un reciente artículo publicado por The Economist que analiza estas problemáticas a la luz de similares experiencias sucitadas también en los últimos meses en el Asia emergente y el Medio Oriente.

Lo rico de la evaluación de The Economist es que atribuye como causales de tales movimientos no solo factores económicos, sino también demográficos, sociológicos e inclusive conspiranoicos. En esta era de la post-modernidad y de la malinformación, se hace cada vez más necesario complementar la evidencia empírica del progreso económico del mundo libre con herramientas provenientes de otras ciencias sociales y de la filosofía moral, de manera que se puedan combatir los drivers emocionales que impulsan el {exito de los nefastos discursos que dramatizan de manera extrema las diferencias en los ingresos al interior de las sociedades.

El caso de Chile debe ciertamente llamar la atención hacia ello. A pesar de ser el país con mayor movilidad social dentro de la OCDE y haber experimentado una resiliente caída de la desigualdad intergeneracional en los últimos años (ver Lampadia: Chile en la mira), el discurso  altamente engañoso de la izquierda logró calar en las mentes de una proporción menor de chilenos - pero suficiente para asaltar y vulnerar infraestructura - de que la situación en realidad era la contraria. Eso puede haber estado potenciado no solo por la ignorancia respecto del exitoso modelo de desarrollo de Chile sino también por una población todavia joven, característica en estas marchas y altamente reaccionaria, frente a la presencia de redes sociales que amplifican cualquier tipo de opinión que explota la desigualdad.

Se hace imperativo tener en cuenta estos procesos que dominan nuestra región si realmente queremos que el liberalismo se incruste en las mentes de más personas y lo defiendan. El respecto irrestricto de los derechos de propiedad, de la vida y la libertad, no solo son importantes por el progreso económico que motivan sino porque moralmente son superiors a cualquiera de las alternativas interventoras que propone el progresismo cultural o la izquierda radical. He aquí la clave para lograr que las ideas de la libertad tengan buen cauce no solo en Latinoamérica sino también en el mundo desarrollado, que curiosamente habiendo sido  primigeniamente libre, se ha bifurcado hacia el populismo de derecha por un lado (EEUU y Gran Bretaña) y a la socialdemocracia por otro (países europeos). Lampadia

Todos queremos cambiar el mundo
La economía, la demografía y las redes sociales solo explican en parte las protestas que afectan a tantos países en la actualidad

Las teorías individuales luchan por explicar las manifestaciones en todo el mundo

The Economist
16 de noviembre, 2019
Traducido y comentado por Lampadia

Es difícil mantenerse al día con los movimientos de protesta en todo el mundo. En las últimas semanas, grandes manifestaciones antigubernamentales, algunas pacíficas, otras no, han obstruido carreteras en todos los continentes: Argelia, Bolivia, Gran Bretaña, Cataluña, Chile, Ecuador, Francia, Guinea, Haití, Honduras, Hong Kong, Irak, Kazajstán, Líbano , Pakistán y más allá.

No desde que una ola de movimientos de "poder popular" arrasó los países asiáticos y de Europa del Este a fines de los años ochenta y principios de los noventa, el mundo ha experimentado un flujo simultáneo de ira popular. Antes de eso, solo el malestar global de fines de la década de 1960 tenía un alcance similar.

Esas oleadas de protestas anteriores no fueron tan coherentes y conectadas como a veces se representan. Los disturbios de fines de la década de 1960 abarcaron desde luchas de poder intrapartidales en China hasta el movimiento por los derechos civiles y las protestas contra la guerra de Vietnam y la dominación soviética de Europa del Este. Y las revoluciones del poder popular de 20 años después, en países tan contrastantes como Birmania y Checoslovaquia, estaban tan marcados por sus diferencias como por sus similitudes.

Aun así, los movimientos de hoy parecen sorprendentemente desconectados y espontáneos. Algunos temas surgen repetidamente, como el descontento económico, la corrupción y el presunto fraude electoral, pero esto parece más una coincidencia que una coherencia. Las causas iniciales de las protestas difícilmente podrían ser más variadas: en Líbano, un impuesto a las llamadas telefónicas a través de servicios como WhatsApp; en Hong Kong, leyes propuestas que permiten la extradición de sospechosos criminales a China; en Gran Bretaña, un gobierno se inclinó por el Brexit.

Ansiosos por imponer un patrón en estos eventos aparentemente aleatorios, los analistas han presentado tres categorías de explicación. Estos son económicos, demográficos y conspiradores.

Las explicaciones económicas hacen gran parte de la forma en que los golpes aparentemente menores al nivel de vida (un aumento del 4% en las tarifas del metro en Chile, por ejemplo) resultaron ser la gota que colmó el vaso para las personas que luchan por sobrevivir en sociedades cada vez más desiguales [SIC]. Para la izquierda, este es solo el último paroxismo de un capitalismo disfuncional y condenado. Como lo expresa un diario socialista australiano: "Durante más de cuatro décadas, país tras país ha sido devastado por políticas neoliberales diseñadas para hacer que la masa de trabajadores y los pobres paguen por lo que es una crisis creciente en el sistema". Incluso los fanáticos de los mercados libres ven la creciente desigualdad como una causa de ira concertada, con Chile, uno de los países más desiguales y en mejor situación económica del mundo, a menudo citado como un ejemplo.

La explicación demográfica señala que los jóvenes tienen más probabilidades de protestar, y el mundo todavía es bastante joven, con una edad promedio de 30 años y un tercio de las personas menores de 20 años. Niall Ferguson, un historiador, ha trazado paralelos con la década de 1960 cuando, como ahora, había un "exceso de jóvenes educados" debido a un auge en la educación terciaria, produciendo más graduados que empleos para ellos.

En cuanto a las conspiraciones, a los gobiernos les gusta insinuar que las fuerzas externas siniestras están agitando las cosas. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China sugirió que las protestas en Hong Kong fueron "de alguna manera el trabajo de los EEUU". En América Latina se susurra que los regímenes socialistas en Cuba y Venezuela han fomentado los disturbios en otros lugares para distraer la atención de sus propios problemas.

Los factores económicos y demográficos e incluso la intromisión externa han provocado algunas protestas. Pero ninguna de estas teorías es universalmente útil. La economía mundial no se parece en nada a los problemas de hace una década, cuando menos personas salieron a las calles. Y, para volver al ejemplo de Chile, Tyler Cowen, economista de la Universidad George Mason, ha señalado que la desigualdad de ingresos allí en realidad se ha reducido. Tampoco es una protuberancia juvenil una explicación satisfactoria. Muchos de los manifestantes (en Gran Bretaña y Hong Kong, por ejemplo) están canosos. En cuanto a la intromisión extranjera, nadie culpa seriamente a un cerebro global por los disturbios.

Otros tres factores llenan algunos de los vacíos que dejan estas explicaciones. Uno, poco mencionado, es que, a pesar de todos sus peligros, la protesta puede ser más emocionante que el trabajo pesado de la vida diaria, y cuando todos los demás lo hacen, la solidaridad se convierte en la moda. Otra es que los teléfonos inteligentes omnipresentes facilitan la organización y el mantenimiento de las protestas. Las aplicaciones de mensajería cifradas permiten a los manifestantes mantenerse un obstáculo por delante de las autoridades. Tan pronto como un "himno" especialmente escrito para los manifestantes de Hong Kong entró en línea, los centros comerciales se detuvieron por entregas masivas aparentemente no planificadas.

El tercer factor es la razón obvia para demostrar que los canales políticos convencionales parecen estériles. A fines de la década de 1980, los objetivos habituales de los manifestantes eran gobiernos autocráticos que permitían, en el mejor de los casos, elecciones falsas. Sin un voto libre, la calle era la única forma de ejercer el "poder del pueblo". Algunas de las protestas de este año —por ejemplo, contra Abdelaziz Bouteflika en Argelia y Omar al-Bashir en Sudán— son similares. Pero las democracias que aparentemente funcionan bien también se han visto afectadas.

Por varias razones, las personas pueden sentirse inusualmente impotentes en estos días, creyendo que sus votos no importan. Uno es un enfoque creciente en el cambio climático. El movimiento Rebelión de la Extinción de campañas disruptivas de desobediencia civil ha impactado en países como Gran Bretaña y Australia. Las emisiones de carbono exigen soluciones internacionales más allá del alcance de un gobierno, y mucho menos de un voto.

Además, las redes sociales, más allá de facilitar las protestas, pueden estar alimentando la frustración política. Su uso tiende a crear cámaras de eco y, por lo tanto, aumenta la sensación de que los poderes fácticos "nunca escuchan". Un fenómeno quizás relacionado es el debilitamiento de la negociación en el corazón de la democracia al estilo occidental: que los perdedores, que pueden representar la mayoría del voto popular, aceptarán el gobierno de los ganadores hasta las próximas elecciones. Los millones en las calles no aceptan la paciencia que exige el intercambio.

Es probable que ninguna de estas tendencias se revierta pronto. Entonces, a menos que los manifestantes se den por vencidos por la frustración, esta ola de protesta puede ser menos precursora de una revolución global que el nuevo status quo. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios