• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Miércoles 11 de Diciembre 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
Globalización < regresar

Lima-Perú, 08/07/2019 a las 10:07am. por Lampadia

¿Un nuevo orden global?

Levellers y Leviatanes

En este análisis presentamos la estructura de un nuevo orden global, formado por países "Levellers" (niveladores) que respetan los derechos y libertades, y países "leviatanes" que están contentos con el crecimiento administrado por el Estado así como con menos libertades.

En el artículo de The Economist que reproducimos líneas abajo, se explica un orden global multipolar con tres grandes polos, EEUU, China y la Unión Europea; y tal vez un cuarto, con India. Los países medianos como Rusia, Gran Bretaña, Australia y Japón lucharán para encontrar su lugar en el mundo, y las instituciones del siglo XX, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio, aparecerán cada vez más difuntas.

Esto implica una realidad muy distinta de la globalización como la entendemos hoy. Sin instituciones ni acuerdos blandos adecuados para un entorno global que definirán varios nuevos actores. En esencia un ambiente incierto con riesgos difíciles de prever.

¿Qué estrategias debe tener un país como el Perú en un entorno global de esas características? No nos olvidemos que solo podemos traer riqueza desde el exterior, o sea con exportaciones de bienes y servicios, minería, forestería, pesca, turismo y exportaciones industriales. Pero el potencial de crear riqueza no es igual en cualquier actividad, y tampoco podemos desperdiciar lo que queda de un mundo signado por el comercio esterior. Tenemos que apurarnos en crear riqueza con nuestros recursos, con lo que tenemos.

Veamos el análisis de The Economist:

Open Future
La globalización está muerta y necesitamos inventar un nuevo orden mundial

Extracto de un libro y entrevista con Michael O'Sullivan, autor de "The Leveling"

 

 

 

 

 

 

 

The Economist
28 de junio de 2019

¿El mundo ha sido testigo del "pico de democracia"? ¿Es el futuro uno en el que las sociedades abiertas con mercados libres compiten por influencia en los asuntos globales con países autoritarios bajo el capitalismo de estado? Las mismas preguntas evocan una nostalgia por un pasado aparentemente más simple. Para Michael O'Sullivan, ex banquero de inversiones y economista de la Universidad de Princeton, es más útil considerar el futuro.

El libro del O'Sullivan, "The Leveling [nivelación]: Lo que sigue después de la globalización" ofrece una hoja de ruta. Él ve formándose un mundo multipolar pero las instituciones internacionales no están preparadas para esto. Él expresa su preocupación por un mundo de bajo crecimiento y alta deuda, y pide un "tratado mundial sobre riesgo", por lo que los bancos centrales solo recurren a medidas como la flexibilización cuantitativa en las condiciones acordadas.

Pero su encuadre más intrigante de los temas es su comparación de los Debates de Putney de Inglaterra, del mundo de hoy y del siglo XVII, cuando los aspectos prácticos de una democracia basada en los derechos fueron enunciados por una facción llamada "The Levellers" (que inspiró el título del libro). Él cree que el mundo se unirá a los países "niveladores" que respetan los derechos y libertades, y a los "leviatanes" que están contentos con el crecimiento administrado por el estado y menos libertades.

Como parte de la iniciativa Open Future de The Economist, probamos las ideas de O’Sullivan en una breve entrevista.

The Economist: Describa lo que viene después de la globalización: ¿qué aspecto tiene el mundo que prevé?

Sr. O'Sullivan: La globalización ya está detrás de nosotros. Deberíamos decirle adiós y concentrarnos en el mundo multipolar emergente. Esto estará dominado por al menos tres grandes regiones: América, la Unión Europea y un Asia centrada en China. Cada vez más adoptarán enfoques muy diferentes de la política económica, la libertad, la guerra, la tecnología y la sociedad. Los países medianos como Rusia, Gran Bretaña, Australia y Japón lucharán para encontrar su lugar en el mundo, mientras que surgirán nuevas coaliciones, como una "Liga Hanseática 2.0" de estados pequeños y avanzados como los de Escandinavia y el Báltico. Las instituciones del siglo XX, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio, aparecerán cada vez más difuntas.

The Economist: ¿Qué mató a la globalización?

Michael O'Sullivan: Al menos dos cosas han parado la globalización. Primero, el crecimiento económico global se ha desacelerado y, como resultado, el crecimiento se ha "financiado" más: la deuda ha aumentado y ha habido más "activismo monetario", es decir, los bancos centrales inyectan dinero en la economía comprando activos, como como bonos y, en algunos casos, incluso acciones, para sostener la expansión internacional. Segundo, los efectos secundarios, o más bien los efectos secundarios percibidos, de la globalización son más evidentes: la desigualdad de la riqueza, el dominio de las multinacionales y la dispersión de las cadenas de suministro globales, que se han convertido en temas políticos candentes.

The Economist: ¿Fue inevitable la muerte de la globalización o podría (y debería) haber sido prevenida?

O'Sullivan: Un factor problemático aquí es que no hay un organismo central o autoridad para configurar la globalización, más allá del Foro Económico Mundial o de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. En muchos sentidos, el final de la globalización está marcado por la respuesta pobre e inconclusa a la crisis financiera mundial. En general, la respuesta ha sido reducir el costo del capital y no abordar las causas fundamentales de la crisis. Como tal, la economía mundial se debilitará, agobiada por la deuda y endeudada al dinero fácil de los bancos centrales.

The Economist: el título del libro proviene de los "Levellers" durante los Debates Putney de Gran Bretaña a mediados del siglo XVII. ¿Quiénes eran ellos y qué nos puede enseñar su historia hoy?

O'Sullivan: Los Levellers son una joya escondida de la historia británica. Eran un grupo de mediados del siglo XVII en Inglaterra, que participó en debates sobre la democracia que tuvieron lugar en una parte de Londres llamada Putney. Su logro fue la elaboración de "Un acuerdo de la gente", que fue una serie de manifiestos que marcaron las primeras concepciones populares de cómo podría ser una democracia constitucional.

Los Levellers son interesantes por dos razones. Primero, en el contexto del tiempo, su enfoque fue constructivo y práctico. El "Acuerdo" detalla lo que la gente quiere de aquellos que los gobiernan de una manera clara y tangible. Por ejemplo, propusieron límites de mandato en el cargo político y las leyes sobre endeudamiento se aplican por igual a los ricos y pobres.

En segundo lugar, son interesantes por la forma en que el movimiento fue anulado y luego eliminado por el líder militar Oliver Cromwell y los Grandes (las élites de su época). Como tantas nuevas empresas políticas idealistas, los Levellers fracasaron. Esto debería alentar al número creciente de nuevos partidos políticos, como Change UK y los nuevos candidatos, a ser inteligentes en el modo en que abordan el proceso de reforma política y cambio.

The Economist: Usted prevé que las nuevas instituciones internacionales reemplacen a las arcaicas del siglo XX que son adecuadas para una época diferente. ¿Cómo trabajarían? ¿Y pueden los países con valores tan diferentes (es decir, los "Levellers" democráticos y basados en el mercado y las sociedades y economías administradas por el Estado, los "leviatanes") realmente cooperar?

O'Sullivan: Se habla mucho de la rivalidad de la Guerra Fría entre la Rusia comunista y Estados Unidos, y ahora algunos quieren ver un choque de civilizaciones entre Estados Unidos y China. La "Levelling" [nivelación] caracteriza un futuro en el que existen al menos dos enfoques de la vida pública.

El enfoque más distintivo para que las naciones hagan las cosas a su manera será para lo que los Levellers podrían llamar los "derechos de los hombres libres" o la idea de la sociedad abierta. El código de los Levellers presenta una fórmula política muy clara que los europeos y los estadounidenses reconocerán por sus valores, aunque en menor medida en su práctica.

El desafío a este código provendrá de la creciente aceptación de formas menos democráticas de ordenar la sociedad, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Un choque relacionado será el deseo de una proporción creciente de los electorados de tener una sociedad más abierta a medida que las economías también se abran.

A medida que el mundo evoluciona siguiendo las líneas de las sociedades de tipo Leveller y tipo leviatán, es posible que en algunos países, como Rusia, un enfoque similar al leviatán, es decir, el orden a cambio de democracia y derechos reducidos, sea la forma de vida aceptada. En otros países, lo más interesante es que China, a medida que su economía pierde impulso y evoluciona, puede haber una tensión creciente entre los grupos que sostienen el punto de vista del Leviatán (apoyado inevitablemente por los Grandes) y grupos opuestos a los Levellers (que favorecen la igualdad de oportunidades y un sistema multipartidista ). El papel y las opiniones de las mujeres, especialmente en China, y de grupos minoritarios como la comunidad gay serán fundamentales.

El surgimiento de un nuevo orden mundial, basado en grandes regiones y coloreado por los modos de gobierno de Leveller y Leviathan, se hace eco de varios períodos en la historia. El desafío en los próximos años será que las naciones orientadas al Leviatán como China mantengan la estabilidad económica para que el aumento del desempleo, por ejemplo, no rompa el "contrato de Leviatán". Igualmente, el desafío en los países Levellers será mantener sociedades abiertas y fraternales frente a la volatilidad política y económica.

***

Adiós a la globalización

Extraído de "La nivelación: lo que sigue después de la globalización" por Michael O'Sullivan (PublicAffairs, 2019).

[…]

Bajo este esquema, la Unión Europea, Estados Unidos, China y potencialmente India son polos, pero Japón y Rusia no calificarían como polos distintos. Rusia, por ejemplo, tiene una buena puntuación en ciertos aspectos de la multipolaridad (por ejemplo, militarmente), pero en su estado actual nunca puede convertirse en un verdadero polo en el sentido empleado aquí.

[…]

El camino hacia la multipolaridad no será suave. Una tensión es que, desde la Revolución Industrial, el mundo ha tenido un punto de anclaje en términos del lugar y la expansión de la globalización (Gran Bretaña en el siglo XIX y Estados Unidos en el siglo XX).

El potencial es alto para la fricción, el malentendido y el conflicto entre las formas cada vez más diferentes de hacer las cosas en los polos principales. Esencialmente, la multipolaridad significa que, en lugar de hablar un idioma común, los polos principales hablan diferentes idiomas políticos. La tensión basada en el comercio es una posibilidad obvia aquí. Otra forma de tensión es la crisis de identidad creada para los países que no están totalmente dentro de uno de los polos; nuevamente, Japón, Australia y el Reino Unido son los principales ejemplos, y la crisis de ambición para países, como Rusia, que Quieren ser polos pero carecen de los medios para hacerlo de manera convincente.

A un nivel más popular, las implicaciones del fin de la globalización tal como la conocemos y el camino hacia la multipolaridad se convertirán en una parte mayor del debate político. En el margen, el flujo de personas, ideas y capital puede ser menos global y más regional y, con el tiempo, podría verse reforzado por un creciente sentido de regionalización en los polos principales. De una manera negativa, un mundo más multipolar puede ser la línea divisoria que señala la cumbre de la democracia y, posiblemente, el inicio de las contiendas dentro de las regiones por puntos de vista opuestos de la democracia, la fortaleza institucional, la política y el control. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios