Cuba colonizó a Venezuela | Lampadia
  • Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Sábado 28 de Mayo 2022
  • Lima - Perú
MENÚ
Globalización < regresar

Lima-Perú, 13/12/2021 a las 09:12am. por Pablo Bustamante Pardo

Ideología, corrupción, traición y cobardía

Cuba colonizó a Venezuela

Pablo Bustamante Pardo
Director de Lampadia

Sin disparar una sola bala, Cuba se apoderó íntegramente de Venezuela, a la que ha saqueado y llevado a la destrucción total.

Hoy el 95% de los venezolanos son pobres, el 75% vive en extrema pobreza y el 25% de la población ha tenido que abandonar su país en condición de miseria.

El origen de esta desgracia humanitaria se debe a 

  • ideologías fracasadas y perversas y destructivas 

  • corrupción generalizada de los gobernantes, 

  • traición a los venezolanos, regalando el país a Cuba, a cambio de técnicas de control político, y a

  • la debilidad de su clase dirigente, desunida, mercantilista y cobarde

A Cuba se le acabó Venezuela. Ahora vienen por más. No cometamos los mismos errores de los venezolanos en Colombia, Chile y Perú, 

Sin usar más palabras, líneas abajo compartimos el último artículo del ínclito venezolano Moisés Naim, que nos enseña el proceso de colonización de su país. 

'El abrazo fatal de Cuba a Venezuela, una democracia en ascenso arruinada'

Un antiguo aliado de EEUU, rico en petróleo, ha sido colonizado silenciosamente por un vecino mucho más pequeño y pobre. Ahora Venezuela está destrozada y desamparada como un país en guerra.

 

Los presidentes Fidel Castro de Cuba y Hugo Chávez de Venezuela en Ciudad Bolívar,

Venezuela, agosto de 2001. REUTERS

Moisés Naim
Publicado el 11 de diciembre de 2021 como 'El abrazo fatal de Cuba a Venezuela, una democracia en ascenso arruinada'.
WSJ
Dow Jones & Company, Inc.
Glosado por Lampadia

En el primer semestre de 2019, Venezuela comenzó a sufrir escasez de gasolina. Esto, a primera vista, era absurdo. La nación tenía las reservas de petróleo probadas más grandes del mundo; sus refinerías contaban con la capacidad de satisfacer las necesidades del país muchas veces. Sin embargo, los conductores de todo el país se encontraron esperando días y días en filas frente a las estaciones de servicio, lo que les recordó el viejo chiste de que, si los comunistas se apoderaban del Sahara, éste se quedaría sin arena.

Al mismo tiempo, desde terminales venezolanos partían buques cisterna llenos de petróleo. Lo hicieron en contravención de las sanciones de Estados Unidos, apagaron sus dispositivos de rastreo satelital para evitar ser detectados y se dirigieron al noroeste ... hacia Cuba. Esta imagen cuenta la historia fundamental del desastre multinivel de Venezuela. Incluso en medio de una paralizante escasez de gas que dejó a Venezuela en caída libre económica, las prioridades de Caracas eran claras: las necesidades de Cuba son lo primero. Siempre. [TRAICIÓN]

Personas esperan en largas filas por gasolina en una estación
de la petrolera estatal en Maracaibo, Venezuela, 17 de mayo de 2019.

FOTO: ISAAC URRUTIA / REUTERS

Si este orden del día no parece tener sentido, no es nada inusual. Siguen sucediendo cosas en Venezuela que no parecen tener sentido, que ni siquiera se suponía que fueran posibles. El país se ha resistido a tantas tendencias y ha profundizado tanto que todas las explicaciones comunes parecen quedarse cortas.

La implosión de Venezuela no es simplemente la cuestión de un caso perdido de América Latina que hace las cosas que hacen los casos de desastre. Durante gran parte del siglo XX, Venezuela fue el modelo de la exitosa república sudamericana: democrática cuando sus vecinos eran despóticos, próspera cuando sus vecinos eran pobres y estable durante los caprichos de la Guerra Fría. Venezuela se labró un nicho como país que el Departamento de Estado de Estados Unidos podría destacar para defender que la democracia podría funcionar en América Latina.

La respuesta estadounidense al colapso de Venezuela ha sido, por turnos, poco sistemática y torpe.

Súbete a una máquina del tiempo, vuelve a 1985 y pregunta a 100 expertos de América Latina qué país de la región pensaban que podría caer en la dictadura comunista para el año 2021. Habrías escuchado mucha preocupación sobre El Salvador y Guatemala, sobre Argentina y Colombia, incluso Brasil. ¿Pero Venezuela? La idea habría parecido absurda.

Y, sin embargo, la democracia de Venezuela impresionó, junto con su economía, provocando la mayor migración masiva de desposeídos en la historia de América Latina. Uno de cada cinco venezolanos ha huido del país, un lúgubre desfile de más de seis millones de personas sin un centavo, frágiles y desesperadas que se desplazan hacia países vecinos en busca de caridad y refugio. Es difícil obtener claridad sobre lo que le sucedió exactamente a su país. Pasaron demasiadas cosas allí que se suponía que nunca iban a pasar.

Quizás lo más aleccionador es lo que le sucedió a la economía de Venezuela. Durante generaciones, los economistas han tendido a presentar el desarrollo como un proceso unidireccional: los países pobres acumulan capital y tecnología y se vuelven gradualmente más ricos en el proceso. Incluso el término "países en desarrollo" sugiere una cierta inevitabilidad direccional.

Y durante muchas décadas, Venezuela ciertamente pareció estar "desarrollándose". De hecho, desde el momento en que su industria petrolera se puso en marcha en la década de 1920, Venezuela fue una estrella del desarrollo, con ingresos creciendo de manera constante y una fuerte clase media emergiendo en un país sin historia de tal cosa.

Sin embargo, a partir de la crisis de la deuda de principios de la década de 1980, el proceso se estancó. La política del país se dividió amargamente. Luego, en los últimos 10 años, el proceso de desarrollo se revirtió. Hoy, con los ingresos en caída libre y la gente literalmente caminando hasta la frontera más cercana para encontrar algo para comer, llamar a Venezuela un país en desarrollo es un absurdo, si no una obscenidad.

Un indigente busca comida en Caracas, Venezuela, 10 de abril de 2019.

FOTO: EVA MARIE UZCATEGUI / GETTY IMAGES

Actualmente, según los investigadores, el 95% de los venezolanos son pobres en términos de ingresos. Más de 3 de cada 4 venezolanos viven en condiciones de pobreza extrema e inseguridad alimentaria. Alrededor de $ 3 al mes, el salario mínimo legal no alimenta a una persona durante un día, y mucho menos a una familia durante un mes. Por lo tanto, no tiene mucho sentido trabajar: aproximadamente la mitad de la población en edad de trabajar ha abandonado la fuerza laboral, dejando las remesas de familiares que han huido como la principal estrategia de supervivencia para aproximadamente el 40% de la población. El PIB per cápita se ha desplomado a niveles no vistos desde la década de 1950.

La hiperinflación desencadenó este descenso más reciente y precipitado. A partir de 2017, el gasto público desenfrenado, la expansión monetaria descontrolada y el colapso de los ingresos fiscales llevaron a que los precios subieran sin control. El dinero se volvió en gran parte inútil: los precios en moneda local aumentaron aproximadamente un millón por ciento en 2018. A los 45 meses y contando, la espiral hiperinflacionaria de Venezuela es ahora la segunda más larga de la historia, superada solo por la de Nicaragua en la década de 1980.

Tres de cada cuatro venezolanos viven en extrema pobreza. La escasez de agua es endémica, los apagones son comunes y el sistema de salud se ha derrumbado.

Ninguna parte de la vida se salva del caos. La escasez de agua es endémica en las principales ciudades. Los apagones son comunes. La escasez crónica de gasolina ha detenido el transporte público en muchos lugares: las bicicletas se han convertido en el medio de transporte preferido por quienes pueden pagarlas. El sistema de salud se ha derrumbado, lo que ha llevado a que las tasas de mortalidad infantil se disparen a niveles nunca vistos en una generación. Enfermedades como la difteria y la malaria, que fueron casi erradicadas hace décadas, han vuelto. ¿El único punto brillante? Las tasas de homicidio han disminuido porque, según algunos, hay escasez de municiones y los pandilleros han emigrado a los países vecinos.

Que una nación que alguna vez fue tan próspera como Venezuela podría regresar a este estado distópico es la primera y más seria lección de la experiencia venezolana, una prueba de que los avances en materia de desarrollo no son permanentes. Gestionar mal una economía lo suficientemente mal, y el progreso logrado en una generación se evapora vertiginosamente rápido.

Otra lección es que el mal gobierno puede ser tan destructivo como una gran calamidad física. La escala de la implosión de Venezuela sugeriría que el país había soportado una guerra o una serie de espantosos desastres naturales. Venezuela no sufrió tal aflicción. Más bien, resulta que un país puede soportar niveles de destrucción en tiempos de guerra sin una guerra, como resultado de ninguna fuerza más destructiva que las terribles decisiones políticas de su propio gobierno.

Migrantes hacen fila para ingresar a Colombia desde Venezuela cerca de la frontera
en Paraguachón, Colombia, 8 de junio de 2019

FOTO: GUILLERMO LEGARIA / GETTY IMAGES

El principal culpable es bastante claro: el socialismo, en una encarnación particularmente virulenta y criminalizada. Una ola de expropiaciones que comenzó en 2005 puso gran parte de la economía privada del país en manos del Estado. Aquellas empresas que permanecieron privadas se enfrentaron a un muro de controles estatales que las dejó con poca voz sobre sus propias operaciones. Salarios, precios, contratación y despido, niveles de producción, importaciones, exportaciones e inversiones, todos quedaron sujetos a reglas minuciosamente detalladas ideadas por burócratas socialistas con poca noción de cómo administrar un negocio.

Con el tiempo, los empresarios que habían retenido el control de sus empresas envidiaban a los expropiados: al menos estos últimos habían recibido una compensación nominal, mientras que los primeros se quedaban con el control de empresas que habían perdido valor.

La inversión privada cesó en gran medida. Ningún emprendedor en su sano juicio invertiría en una economía como la de Venezuela, a menos que sea en negocios ilegales o en empresas con vínculos estrechos con militares corruptos o peces gordos del gobierno. De ellos, había muchos: los burócratas de todo el creciente sector empresarial estatal buscaban formas creativas de extraer valor de los activos que controlaban y sacarlo de cuentas bancarias extraterritoriales. Pronto, Caracas se había convertido en un importante centro de lavado de dinero, con cleptócratas neófitos que buscaban socios más inteligentes capaces de ayudarlos a ocultar su botín.

Los cubanos estaban enredados en el sistema estatal de Venezuela en todos los niveles, y Chávez no ocultó el hecho de que confiaba en ellos más que en su propio pueblo.

El socialismo venezolano fue criminalizado desde el principio, a menudo sirviendo como poco más que una narrativa que los poderosos usaban para encubrir su saqueo de bienes públicos. Una élite estatal despiadadamente extractivista atravesó la economía de la nación como una plaga de langostas, sin dejar prácticamente nada atrás.

¿Cómo pudo afianzarse un modelo de gobernanza tan destructivo en un país con una de las democracias más perdurables de América Latina? La pregunta mantendrá ocupados a los académicos durante generaciones, pero el primer lugar para buscar una respuesta es Cuba, que es donde Venezuela encontró el modelo de control estatal que implementaría con tan desastroso efecto.

Llamar a Venezuela bajo Hugo Chávez y Cuba bajo Fidel Castro "aliados" es subestimar el caso. A principios de la década de 2000, miles de médicos, maestros, enfermeras, entrenadores deportivos y organizadores comunitarios cubanos llegaron a Venezuela como parte de un acuerdo de asistencia de petróleo para el desarrollo que se convirtió en un sustento económico para la isla y llenó a Venezuela hasta el borde, con espías cubanos. Pronto, los cubanos se enredaron en el sistema estatal de Venezuela en todos los niveles, y Chávez no ocultó el hecho de que confiaba en ellos más que en su propia gente.

Solo fue culpable de una leve exageración cuando, en 2007, declaró que "en el fondo", los dos países tienen "un solo gobierno". Prueba de ello, si se necesitaba alguna, llegó en 2013, cuando en su lecho de muerte Chávez nombró para sucederlo al miembro más militante procubano de su séquito, Nicolás Maduro.

El líder del Partido Comunista de Cuba y expresidente Raúl Castro, el presidente venezolano Nicolás Maduro y el presidente cubano Miguel Díaz-Canel participan en una conferencia de solidaridad en La Habana, Cuba, el 3 de noviembre de 2019. FOTO: REUTERS

Aquí, también, lo que sucedió fue algo que durante mucho tiempo se pensó imposible: gradualmente, en el lapso de unos pocos años, uno de los aliados regionales más importantes de Estados Unidos había desertado de su coalición y se había unido a un bloque enemigo, todo sin que nadie disparara un solo tiro.

La crítica de la izquierda a la política exterior de Estados Unidos no pudo explicar este giro de los acontecimientos. Se suponía que la hegemonía estadounidense, especialmente en las Américas, sería despiadadamente efectiva. Un país tan estratégicamente significativo como Venezuela, con vastas riquezas de hidrocarburos y minerales, debería haber sido una prioridad estratégica para Estados Unidos, y su deserción es inimaginable. Pero a raíz del 11 de septiembre, los tomadores de decisiones en Washington habían llegado a dedicar prácticamente toda su atención al Medio Oriente, dejando a Castro y Chávez libres para profundizar su alianza sin ser molestados.

Bajo la cobertura de la falta de atención de Washington, Venezuela experimentó una especie de colonización al revés, con el país más pequeño y débil, Cuba, apoderándose de su vecino más grande y rico. La respuesta de Estados Unidos, cuando llegó, fue primero fragmentaria y luego torpe.

  • La administración Bush apenas registró la magnitud del problema. 

  • La administración Obama comenzó a imponer sanciones contra figuras individuales del régimen, sanciones que podrían haber sido efectivas si se hubieran aplicado en conjunto con los aliados, pero a menudo no lo fueron porque España, Italia, Argentina, México y otros no las apoyaran. 

  • Pronto, los cleptócratas venezolanos estaban comprando ranchos en las pampas argentinas y castillos en pueblos pintorescos de España. 

  • Cuando la administración Trump decidió aumentar la presión sobre el régimen, impuso sanciones contra la economía venezolana, empobreciendo aún más a los venezolanos que ya estaban desesperados e impulsando a millones a mudarse a países vecinos.

  • La administración Trump comprendió demasiado tarde que sancionar a Venezuela hizo poco para aislar a su régimen. ¿Por qué? Porque los competidores estratégicos de Estados Unidos —incluidos China, Rusia, Irán, Bielorrusia, Turquía, Qatar y, por supuesto, Cuba— se metieron en la brecha y crearon un sistema de apoyo internacional alternativo que sostuvo la dictadura venezolana.

A cambio de compromisos de suministro de petróleo a largo plazo, China proporcionó miles de millones en facilidades de financiamiento a Caracas justo cuando estaba perdiendo acceso a los mercados crediticios occidentales. Las empresas chinas vendieron equipos de control de disturbios al gobierno de Maduro, Rusia vendió aviones de combate y herramientas digitales de espionaje. Irán instaló fábricas de automóviles en Venezuela, fábricas de tractores y casas prefabricadas en Bielorrusia. Turquía y Qatar se convirtieron en los ejes de un sistema para lavar el oro, los diamantes y el coltán extraídos de las selvas del sur de Venezuela y convertirlos en una fuente de ingresos para el régimen.

Esta coalición internacional ad hoc fue un poco destartalada en el mejor de los casos, pero fue lo suficientemente buena para hacer el trabajo. Agotó las sanciones económicas estadounidenses de su efectividad, permitiendo que el régimen aguantara incluso cuando su pueblo estaba catastróficamente empobrecido. 

Sin embargo, la izquierda occidental emprendió una campaña de propaganda bien financiada, llamada "Hands-Off Venezuela" y apoyada por el gobierno venezolano, que pedía la "no intervención" en los asuntos de Venezuela, pero de una manera sorprendentemente desigual: solo las democracias occidentales estaban Se les advirtió que mantuvieran sus manos fuera de Venezuela, no de las autocracias que apuntalaban al régimen.

Los niños juegan en el asentamiento Los Hijos de Dios, una vez un campo vacío propiedad del gobierno y ahora ocupado por unas 60 familias. Caracas, Venezuela, 8 de mayo de 2019.

FOTO: RODRIGO ABD / ASSOCIATED PRESS

 

Es uno de los grandes clichés diplomáticos del mundo que los problemas de un país son para que los resuelvan solo los ciudadanos de ese país. Para Venezuela, penetrada hasta la médula por el comunismo cubano y apuntalada por esta coalición dispar de autocracias, tales exhortaciones rituales son una excusa, un llamado a dejar Venezuela a los cubanos.

En una época anterior, las dictaduras tendían a terminar cuando los dictadores volaban a un exilio cómodo. Baby Doc Duvalier, el sanguinario dictador de Haití, terminó en un castillo en la Costa Azul. Idi Amin de Uganda encontró refugio en Arabia Saudita, Fulgencio Batista de Cuba en España.

Todo eso cambió cuando el expresidente de Chile Augusto Pinochet fue acusado y arrestado mientras visitaba Londres en 1998. Esa medida, una expresión de la nueva doctrina de derechos humanos de la "jurisdicción universal", estaba destinada a marcar el comienzo de una nueva era de responsabilidad por los derechos humanos graves. violaciones. Para un dictador como Maduro, sin embargo, significa que dimitir lo llevará a una celda en la cárcel, lo que lo ha hecho más obstinado a la hora de aferrarse al poder. Ninguna garantía de inmunidad de cualquier democracia establecida podría parecer plausible para un hombre que en este momento está siendo investigado por crímenes de lesa humanidad por la Corte Penal Internacional en La Haya.

La calamidad de Venezuela era imposible y estaba sobredeterminada. Cualquiera de sus enfermedades —socialismo, un estado capturado por criminales, sanciones draconianas, hiperinflación— podría haber sido suficiente para arruinar un país. Pero el país aún podría haber encontrado las reservas morales para liberarse de sus problemas si no hubiera sido por un factor determinante en última instancia: Cuba.

Venezuela está siendo saqueada en beneficio de una potencia exterior. Esos petroleros que transportan petróleo al norte de La Habana mientras los conductores venezolanos esperan en la fila cuentan la historia de su desastre de manera más clara que cualquier análisis. Venezuela está bajo una sigilosa ocupación extranjera, no menos real por haber sido invitada.

Moisés Naim, quien se desempeñó como ministro de comercio e industria de Venezuela a principios de la década de 1990, es miembro distinguido del Carnegie Endowment for International Peace en Washington, DC Su nuevo libro, “La venganza del poder: cómo los autócratas reinventan la política para el siglo XXI Century ”, será publicado por St. Martin's Press en febrero.

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios