• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Viernes 6 de Diciembre 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
Economía < regresar

Lima-Perú, 25/11/2019 a las 09:11am. por Lampadia

Un escape a la hiperinflación venezolana

El oro virtual

La rampante hiperinflación que enfrenta la economía venezolana ha provocado la generación de mercados de monedas virtuales que han servido de escape a los agentes económicos que han visto sus salarios reales desplomarse con el paso de los meses.

Un reciente artículo que publicó The Economist, y que compartimos líneas abajo, da cuenta del éxito de la denominada “agricultura del oro virtual” en Venezuela. Siguiendo la lógica del minado de las bitcoins (ver  Lampadia: Una mirada a los bitcoins) pero con la innovadora característica de ser tranzado en los videojuegos de estrategia online, el oro virtual se ha terminado de cimentar entre aquellos gameplayers que buscan hacer dinero fuera de un mundo real en el que las leyes de la oferta y la demanda apenas se vislumbran como vestigios de antaño.

Este hecho - que parece hasta paradójico por las limitaciones en cuanto al tiempo que sería necesario aprender las maniobras y tácticas de los videojuegos de estrategia que usan oro virtual - ha podido generar tales ganancias mensuales a los venezolanos, que inclusive han más que quintuplicado el salario mínimo impuesto desde el Estado.

Ello no hace más que confirmar la naturaleza libertaria del ser humano que, ante la coacción estatal para realizar transacciones voluntarias en diversos contextos, siempre termina aflorando ya sea en mercados negros o inclusive virtuales.

Mientras que no se frene la desenfrenada emisión monetaria, utilizada para financiar el exorbitante déficit fiscal que exhibe el fisco; y no se levanten los controles de precio en Venezuela, como agrega finalmente The Economist, “muchos venezolanos trabajarán en el mundo de la fantasía.”  Lampadia

Economía de la fantasía
El papel moneda de Venezuela no tiene valor, por lo que su gente busca oro virtual

La ley de la oferta y la demanda se ignora en Venezuela, pero no en línea

The Economist
23 de noviembre, 2019
Traducida y comentada por Lampadia

La corrupción, la incompetencia y las sanciones han devastado la industria petrolera de Venezuela, la principal fuente de divisas del país. Pero la crisis económica de Venezuela ha alentado el crecimiento de otro: la "agricultura" de oro virtual en los mundos artificiales creados por los videojuegos. Los venezolanos pasan horas jugando juegos de rol multijugador masivos en línea (MMORPGS) para extraer monedas de oro (la moneda en RuneScape) o las de cristal (Tibia). Los venden por dinero real, a través de sitios web intermediarios, a otros jugadores, que los gastan en objetos de valor virtuales como armas, armaduras y pociones mágicas.

Los venezolanos que juegan RuneScape pueden ganar entre 500,000 y 2 millones de piezas de oro por hora asesinando en masa dragones y produciendo runas en masa. Al tipo de cambio actual, 1 millón de monedas valen unos 50 centavos. Un productor de oro puede ganar US$ 40 al mes, una suma ordenada en un país donde el salario mínimo vale US$ 7.50 al mes. Algunos agricultores intercambian las monedas por Bitcoin, que, aunque es más volátil que la mayoría de las monedas convencionales, es más estable que el bolívar de Venezuela. (La extracción de oro real, en parte ilegal, es otra fuente de ingresos para los venezolanos desesperados).

El "comercio del mundo real" no es nuevo. Comenzó en las salas de juego llenas de humo de Corea del Sur a fines de la década de 1990. En China, a mediados de la década de 2000, tal vez 50,000 "granjas de oro" cosecharon oro virtual durante todo el día. Los agricultores colectivamente ganaron cientos de millones de dólares no gravados.

Los desarrolladores de juegos se resistieron. Los productores de oro no están realmente jugando el juego, sostienen. Algunos piratean las cuentas de otras personas y roban su oro virtual. El exceso de cultivo de oro puede causar inflación en el juego, aunque menos del 200,000% que el FMI pronostica para Venezuela este año. Algunos proveedores de juegos gratuitos venden oro virtual ellos mismos, y no les gusta la competencia de los productores de oro sin licencia.

Después de su apogeo en la década de 2000, la producción de oro disminuyó. Los MMORPGS se volvieron menos populares. Los desarrolladores de juegos reforzaron sus equipos de cumplimiento. EBay, donde los jugadores subastaron bienes virtuales, prohibió la producción de oro, al igual que Corea del Sur. Últimamente, sin embargo, los MMORPGS han tenido un regreso alimentado por la nostalgia, y los productores de oro en la Venezuela golpeada por la crisis se han beneficiado rápidamente.

Su asiduidad irrita a otros jugadores. Ha degradado el poder adquisitivo de las monedas de oro en Grand Exchange, un mercado de RuneScape donde los jugadores pueden comprar artículos virtuales como carbón, troncos de arce, cimitarras y pieles de dragón verde (que pueden convertirse en armaduras). Cuando Venezuela sufrió cortes de energía a nivel nacional este año, las ventas de estos bienes cayeron en picada. Esto se debe a que los "agricultores" sin electricidad no podían producir oro, y la falta de monedas virtuales obligó a subir los precios del kit imaginario.

Hace dos años, un usuario de Reddit que se hace llamar Cerael publicó una guía racialmente abusiva sobre cómo matar venezolanos en los lugares "jugador vs jugador" donde se produce el cultivo de oro. Los moderadores eliminaron la publicación y los comentarios intemperantes sobre ella. Jagex, el desarrollador británico de RuneScape, ha prohibido los sitios web comerciales e intermediarios del mundo real. Este mes, la compañía ganó una demanda que cerró dos sitios web de cultivo de oro.

Sin embargo, la industria no morirá. Aunque los desarrolladores quieren que los juegos sean competencias de habilidad y dedicación, se formarán mercados ilícitos donde exista la oferta y la demanda (una verdad que se pierde para los líderes socialistas de Venezuela). Cuando se cierra un sitio web intermediario, aparece uno nuevo para reemplazarlo. Los recursos necesarios para cerrar cada pequeño productor de oro venezolano en pequeña escala son demasiado grandes para que el esfuerzo sea rentable. No vale la pena el tiempo del desarrollador del juego "para hacer cumplir las reglas en ese nivel de granularidad", dice Edward Castronova, quien investiga mundos virtuales en la Universidad de Indiana.

El reciente relanzamiento de "World of Warcraft Classic", la versión original de 15 años de un popular MMORPG, probablemente le dará a la agricultura de oro otro estímulo. Y mientras sea difícil ganarse la vida en la verdadera Venezuela, muchos venezolanos trabajarán en el mundo de la fantasía. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios