• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Viernes 14 de Diciembre 2018
  • Lima - Perú
MENÚ
Desarrollo < regresar

Lima-Perú, 04/12/2018 a las 09:12am. por Lampadia

El gran “razonamiento” de Occidente

Las tres grandes revoluciones de la modernidad en el Asia

Los beneficios recibidos por los países de Asia de parte de Occidente son innumerables e involucran el campo económico, político y social. Pero, tal como indica Mahbubani, probablemente no hay aporte más importante, que el traspaso del “razonamiento” occidental al pensamiento oriental, ya que es aquí desde donde se desprenden el uso del método científico en las ciencias sociales y los avances tecnológicos, factores clave para el desarrollo de las sociedades.

En ese sentido, el autor de origen singapurense, identifica tres grandes revoluciones a través de las cuales, este razonamiento tuvo un impacto real en las naciones asiáticas.

En primer lugar, destaca una revolución política que puede situarse hacia la segunda mitad del siglo XX. Esta consistió en el paso de los estados orientales, cuyas formas de gobierno se basaban en sistemas feudales y en el que los pueblos tenían que rendir cuentas a sus gobernantes, hacia democracias, en donde, más bien, los gobernantes tenían que rendir cuentas con sus pueblos.

Este hecho probablemente sea el determinante del éxito de China en los últimos 40 años. Si bien el partido comunista chino se ha mantenido perpetuado en el poder desde 1950 hasta nuestros días, a partir de la caída de Mao Zedong en 1976 y el ascenso de Deng Xiaoping en 1978, se da un quiebre en la línea de política de los gobiernos de dicho país. Además de impulsar una serie de reformas institucionales y económicas a favor del libre mercado, como indica Mahbubani, Deng y sus sucesores hicieron que la educación se vuelva una prioridad, permitiendo que 800 millones de chinos hayan sido rescatados de la pobreza absoluta en tres décadas. Esta política de empoderamiento del pueblo a través de la educación hubiera sido inviable bajo la existencia de un sistema feudal.

En segundo lugar, menciona una revolución de carácter psicológico, la cual consistió en que los países asiáticos pasaran de una filosofía basada en la idea de que la vida está determinada por una fuerza ajena a uno mismo -el “destino”, por ejemplo-, hacia un verdadero pensamiento moderno e individualista en el que cada ser humano  es completamente responsable de su vida y por tanto es capaz de  mejorar sus resultados si se lo plantea.

Una de las consecuencias asociadas a la adopción de este pensamiento es el incremento de las personas con educación superior terminada, un fenómeno que no solo está presente en el Asia emergente sino en todo el mundo en vías de desarrollo.  Esta visión de la vida sobre la cual es posible sobresalir, educándose, para de ahí trabajar y acumular riqueza en el tiempo, independientemente del nivel socioeconómico en el que nos encontremos, ha sido la motivación de millones de personas que hoy en día componen las clases medias en toda Latinoamérica.

Finalmente, Mahbubani resalta una tercera revolución relacionada a la gobernanza que también tiene como punto de quiebre la segunda mitad del siglo XX en el Asia, en particular, en sus países más poblados que son China, India e Indonesia. Aquí la idea central es que los líderes de estas naciones pasaron de ser puramente políticos e idealistas a centrarse en la gobernanza, es decir, en dar buenos servicios públicos a su gente, acompañados de reformas que permitan un crecimiento económico sostenible en el tiempo.

Este gran paso que han dado estas tres naciones hacia una gobernanza racional debería ser replicado en los países de nuestra región y con carácter de urgencia en el Perú. Las encuestas previas a las elecciones presidenciales de la segunda vuelta en el 2016, tanto de GFK como de Datum, señalaban que solo el 3% de los encuestados estaban a favor del modelo económico actual. Sin embargo, cuando se les preguntaba a los encuestados que estaban “en contra” del modelo, qué cambios introducirían a este, el 72% de ellos indicaban que se debían introducir cambios a los servicios que da el Estado. En otras palabras, el problema del modelo era la mala provisión de servicios por parte del Estado y no el libre mercado.

En este sentido, experiencias como las de estos países del Asia con buenas prácticas en los temas de gobernanza, nos hacen mucha falta en nuestro país. El seguir ciego ante la buena práctica de la política pública es darle la espalda a la defensa de nuestro modelo de desarrollo. Mostrar estas evidencias es fundamental para generar consensos y debates en torno a las reformas que necesitamos. Lampadia

El don de la sabiduría occidental

Del capítulo 2 del libro de Kishore Mahbubani
¿HA PERDIDO OCCIDENTE? UNA PROVOCACIÓN
Penguin Random House, UK

Traducido y glosado por Lampadia

Ver el capítulo 1: LA DIVERGENCIA DEL ‘NUEVO ORDEN GLOBAL’

La enorme mejora en la condición humana es el resultado de un proceso lento de ideas occidentales y mejores prácticas que se filtran en otras sociedades. El mayor regalo que Occidente dio al Resto fue el poder del razonamiento.

"Razonamiento" es una palabra de uso común. El Oxford English Dictionary lo define así: 'Pensar (algo) a través, trabajar de una manera lógica'. Las formas occidentales de razonamiento se han filtrado gradualmente en las mentes asiáticas, a través de la adopción de la ciencia y  tecnología occidental  y la aplicación del método científico para resolver problemas sociales. La ciencia y la tecnología mostraron el poder de la prueba empírica y la verificación constante.

Esto condujo a la adopción de muchas tecnologías nuevas, desde la medicina moderna a la electricidad, desde los ferrocarriles a los teléfonos celulares, todo lo cual mejoró significativamente sus vidas. La aplicación del método científico también proporcionó soluciones para los problemas aparentemente insolubles que los asiáticos habían experimentado durante milenios, incluidas inundaciones y hambrunas, pandemias y pobreza. Del mismo modo, los individuos también comenzaron a comprender cómo el razonamiento podría mejorar su sentido personal de bienestar. Como dijo Bertrand Russell, 'El mundo de la razón pura no conoce compromisos, no tiene limitaciones prácticas, no hay barreras para la actividad creativa que incorpora en espléndidos edificios la aspiración apasionada después de la perfección de la que brota todo gran mundo’. No fue directamente de occidente a todas las demás sociedades.

Las sociedades de Asia oriental, especialmente Japón y los 'Cuatro Tigres' (Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur), fueron los primeros en absorber estas ideas y prácticas, como la economía de libre mercado y la investigación científica empírica. Su éxito a su vez inspiró a otras sociedades. El este de Asia proporcionó el primer puente entre el occidente y el Resto.

A medida que el espíritu del razonamiento occidental se filtraba en las sociedades asiáticas, ello condujo al aumento de la ambición que, a su vez, ha generado los muchos milagros asiáticos que vemos desplegarse hoy. También está conduciendo al éxito en Estonia, Botswana y Chile, tres países en tres continentes diferentes.

Esta difusión del razonamiento occidental, a su vez, desencadenó tres revoluciones silenciosas que explican el extraordinario éxito de muchas sociedades no occidentales en las últimas décadas. Estas revoluciones silenciosas han pasado desapercibidas en los círculos intelectuales occidentales.

La primera revolución es política. Durante milenios, las sociedades asiáticas fueron profundamente feudales. La gente era responsable ante sus gobernantes, no los gobernantes ante su gente. El "despotismo oriental" era una descripción justa de los entornos políticos en todos los que llegaban a Asia, desde Teherán hasta Tokio. Se suponía que cada persona en las sociedades asiáticas conocía su lugar. India lo llevó al extremo con su sistema de castas. El destino de una persona era determinado al nacer. No había escapatoria.

La rebelión contra todo tipo de mentalidades feudales que cobró impulso en la segunda mitad del siglo XX fue enormemente liberadora para todas las sociedades asiáticas. Millones de asiáticos pasaron de ser espectadores pasivos a convertirse en agentes activos del cambio. Tomaron el control de sus destinos personales. Con el tiempo, los gobernantes de la mayoría de las sociedades asiáticas llegaron a comprender y aceptar que eran responsables ante su gente, no sobre la gente. Estos cambios se pueden ver claramente en aquellas sociedades que aceptan formas democráticas de gobierno, como India y Japón, Corea del Sur y Sri Lanka. Sin embargo, en las sociedades no democráticas se estaba produciendo una revolución política igualmente profunda.

Esto explica el extraordinario éxito de China en las últimas cuatro décadas. En teoría, no hubo ningún cambio cuando China pasó de ser gobernada por un líder del Partido Comunista, Mao Zedong, a otro, Deng Xiaoping. En la práctica, tuvo lugar una revolución política fundamental. Mao se comportó exactamente como un emperador chino tradicional, emitiendo edictos que a menudo causaban grandes sufrimientos humanos. Por el contrario, Deng concentró todas sus energías en mejorar las condiciones de vida de los chinos. Los educó enormemente. Él les abrió el mundo. Al hacerlo, cambió completamente el contrato social entre el Partido Comunista Chino y el pueblo chino. Todos los sucesores de Deng, Jiang Zemin, Hu Jintao y Xi Jinping, saben que, al final del día, son responsables ante la gente. Esto explica la extraordinaria transformación de la sociedad china. 800 millones de chinos han sido rescatados de la pobreza absoluta en tres décadas.

Esta es también la razón por la que muchos países asiáticos, incluidos países hasta ahora problemáticos como Birmania (Myanmar) y Bangladesh, Pakistán y Filipinas, progresan de manera lenta y constante. En cada uno de estos cuatro países, varias formas de dictadura han sido reemplazadas por líderes que creen que son responsables ante sus poblaciones. Muchos de sus problemas continúan, pero la pobreza ha disminuido significativamente, las clases medias están creciendo y la educación moderna se está extendiendo. No hay democracias perfectas en Asia (y, como hemos aprendido después de Trump y Brexit, las democracias en Occidente también son deficientes).

En teoría, los procesos democráticos están diseñados para ofrecer resultados que reflejen la voluntad de las personas. Además, dado que cada ciudadano tiene derecho a participar en los procesos, el resultado debe ser aceptado por todos y dar lugar a la creación de un consenso nacional. En cambio, los procesos democráticos en los EEUU y el Reino Unido han conducido recientemente a una profunda polarización, y continúan las guerras civiles virtuales incluso después de los resultados de las elecciones y los referendos. Los teóricos occidentales de la democracia deben volver a sus tableros de dibujo para descubrir dónde han ido los procesos democráticos. En Asia, una historia diferente está evolucionando. Los sistemas políticos siguen siendo enormemente imperfectos. Sin embargo, en un gran cambio de las suposiciones 'despóticas' anteriores, la mayoría de los líderes asiáticos ahora reconocen que son responsables ante su gente, y mientras tengan que demostrar diariamente que están mejorando la vida de sus personas, las sociedades asiáticas continuarán mejorando. Este es un gran regalo que el razonamiento occidental ha hecho a Asia.

Hoy, los africanos y los latinoamericanos están aprendiendo de las historias de éxito asiáticas. En 2008, Kenia lanzó Vision 2030, un ambicioso programa de desarrollo que fue fuertemente inspirado por conceptos similares en Singapur y Malasia. El vecino del norte de Kenia, Etiopía, ha sido explícito en su admiración y emulación de Corea del Sur y Taiwán. En 2015, el presidente de Etiopía, Mulatu Teshome, dijo: "Etiopía está atravesando un renacimiento nacional, siguiendo el modelo de desarrollo de Corea." La Iniciativa de Intercambio de Conocimientos Sur-Sur del Banco Mundial ha fomentado el intercambio de lecciones de política y asistencia técnica entre los países de América Latina y sus contrapartes asiáticas en desarrollo.

La Agencia de Promoción de Inversiones de Costa Rica, CINDE, siguió las mejores prácticas de Singapur y persuadió a Intel para que estableciera una planta de procesamiento en el país.

La segunda revolución es psicológica. El Resto está pasando de creer que fueron viajeros indefensos en una vida determinada por el "destino" a creer que pueden tomar el control de sus vidas y producir racionalmente mejores resultados. En el período de mi vida, hemos pasado de la generación de mis padres, que tenían cero educación universitaria, a la generación de mis hijos, que están experimentando una educación universitaria casi universal. Ahora multiplique estas experiencias por millones, si no cientos de millones de veces. En los últimos treinta años, hemos llevado a más personas por encima del umbral de la educación universitaria que en los 3,000 años anteriores.

Hace una gran diferencia si cree que puede crear una mejor vida para usted y sus hijos.

Miles de millones más de personas creen que pueden hacer esto. Esta enorme revolución psicológica también explica por qué la condición humana está mejorando.

La tercera revolución está en el campo de la gobernanza. Aquí, también, la mayor transformación se puede ver de manera más aguda en Asia. Hace cincuenta años, pocos gobiernos asiáticos creían que una buena gobernanza racional podía transformar sus sociedades. Ahora la mayoría lo hace.

Tomemos el caso de los tres países más poblados de Asia: China, India e Indonesia. Los tres tenían líderes fundadores fuertes en la era postcolonial: Mao Zedong, Jawaharlal Nehru y Sukarno. Eran personalidades muy diferentes, pero compartían un rasgo común: se centraban en la política, no en la gobernabilidad. Esto puede deberse a que la personalidad requerida para dirigir un país a través de una revolución o una lucha por la libertad política no es necesariamente la de alguien que sabe cómo gobernar y administrar un estado nación recientemente establecido.

Incluso el gran alma Nelson Mandela luchó por proporcionar un buen gobierno.

Por el contrario, los líderes actuales, Xi Jinping, Narendra Modi y Jokowi (que también tienen una personalidad muy diferente) comparten una convicción común de que la buena gobernanza transformará y elevará sus sociedades.

Están buscando e implementando activamente políticas públicas que podrían poner a sus países en un camino seguro a largo plazo de desarrollo económico. Los tres también tienen severos desafíos políticos con los que lidiar a nivel interno, sin embargo, los tres están igualmente determinados a que esto no les impida entregar un buen gobierno a sus sociedades. Modi es a menudo criticado en los medios de comunicación occidentales por sus posturas nacionalistas de derecha. Algunas de estas posturas políticas son movimientos tácticos, para ganar un apoyo político más fuerte. En muchas elecciones, recibió un amplio apoyo de todos los grupos étnicos y religiosos, incluidos los musulmanes.

Esta experiencia reciente de buen gobierno racional, en la forma de políticas públicas beneficiosas, también puede explicar por qué las poblaciones de China, India e Indonesia son más optimistas que sus contrapartes en Occidente. Según un estudio realizado por Populus en 2016, el 90% de los jóvenes indonesios dijeron que estaban felices, en comparación con solo el 57% en Gran Bretaña y Francia. Según el mismo estudio, los países con mayor proporción de jóvenes que piensan que el mundo está mejorando son China, India y Nigeria. En China, India e Indonesia, más del 90 por ciento de los jóvenes mencionaron la tecnología como el factor que los hizo más optimistas para el futuro. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios