• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Viernes 14 de Diciembre 2018
  • Lima - Perú
MENÚ
Desarrollo < regresar

Lima-Perú, 20/11/2018 a las 08:11am. por Fernando Cillóniz

Paciencia y buen humor

Amarás a tu prójimo – y a tu enemigo – como a ti mismo

Fernando Cillóniz B.
Gobernador Regional de Ica
Lima, 16 de noviembre de 2018
Para Correo Ica y Lampadia

Hace poco soñé con el Espíritu Santo. Probablemente, el reciente “Desayuno Nacional de Oración” – al cual asistió el Cardenal Pedro Barreto – tuvo algo que ver con mi sueño. ¿Cómo será? El hecho es que estar ante el Espíritu Santo – en persona – es toda una experiencia.

Pues bien – como no podía ser de otra forma – lo sabía todo.

  • El Espíritu Santo sabía lo de la Consejera Barco. Sabía cómo había conspirado contra el hermanamiento entre Ica y Huancavelica. Cómo había boicoteado el proyecto de viviendas “Golda Meier” en desmedro de la gente pobre de Ica.
  • Sabía también lo del brevete falso de la hija del Congresista Segura.
  • Sabía lo de Pillaca y Casavilca – y otros periodistas corruptos – y cómo chantajeaban a las autoridades con todo tipo de calumnias. Repito… ¡lo sabía todo!

Ahora bien… lo que no fue un sueño, fue el “Desayuno Nacional de Oración”. Lo que dijo el Cardenal Barreto respecto a la corrupción, fue real. Es verdad que habló de misericordia y de nuestra propensión al pecado. “Pero corrupción ¡no!” Sentenció el Cardenal… y continuó. “El corrupto está anclado en su autosuficiencia; no sabe reconocer su actitud fraudulenta, ni mucho menos arrepentirse de ella. El corrupto ha ingresado a la espiral de la mentira y la maldad. Se hunde, cada vez más, en el fango de la maldad y la mentira. No puede salir por sí mismo, ni ser ayudado por sus cómplices. Tal vez comienza con un pequeño sobre, pero esto es como las drogas: el hábito del soborno se convierte en una adicción. ¡Dan de comer a sus hijos pan sucio! Porque son devotos del dios soborno y pierden su dignidad.” Todo eso – y más – dijo el Cardenal Barreto en aquel desayuno de oración. Su intervención fue breve… ¡pero tajante!

A lo que quiero llegar es que ambos – el Espíritu Santo en sueños, y el Cardenal Barreto en realidad – hablaron del amor a Dios, del amor al prójimo, y del perdón… incluso “a los que nos ofenden”.

Ahí entré en trompo. ¿Amar a la Barco? ¿Amar a Segura? ¿Amar a los periodistas corruptos de Ica? ¡Cómo es eso!

Bueno pues… resulta que podemos amar a nuestros enemigos, y confrontarlos al mismo tiempo. Es más. El Cardenal instó a los asistentes a que confrontemos a los corruptos, como Cristo confrontó a los fariseos… a quienes llamó personas desintegradas, hipócritas, sepulcros blanqueados, llenos de huesos secos, y podredumbre.

Entonces… que todo sea por obediencia Divina. Seguiré confrontando a los corruptos – como lo he hecho durante toda mi gestión – y amaré a mis enemigos. Incluso… oraré por ellos. Así que vamos con mis peticiones.

  • Que Segura reconozca que el brevete de su hija es falso. Roguemos al Señor… te lo pedimos Señor.
  • Que el Señor de Luren ilumine a los periodistas chantajistas de Ica para que se conviertan en personas de bien. Roguemos al Señor… te lo pedimos Señor.
  • Que la Barco asuma su vejez con dignidad. Porque tener edad avanzada – al margen de la piel arrugada y pellejuda – no tiene nada de malo. Roguemos al Señor… te lo pedimos Señor.

Paciencia y buen humor. En palabras del Papa… “alegraos y regocijaos”. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios