La inteligencia de código abierto | Lampadia
  • Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Domingo 24 de Octubre 2021
  • Lima - Perú
MENÚ
Tecnología < regresar

Lima-Perú, 13/08/2021 a las 10:08am. por Lampadia

Desentrañando a las autocracias

La inteligencia de código abierto

Las ventajas que ofrecen las tecnologías de la 4ta Revolución Industrial (4IR) siguen sorprendiendo al mundo no solo por las mejoras en productividad que generan en las economías sino porque pueden servir además para ejercer rendición de cuentas hacia los gobiernos, así como para la prevención de abuso de poder por parte de aquellos más autoritarios, a partir del uso de data pública.

Así lo destacó un reciente articulo publicado por The Economist en el que detalla los distintos usos que el día de hoy tiene la llamada inteligencia de código abierto, o más conocida por su acrónimo OSINT (open-source intelligence o inteligencia de código abierto), la cual explota la información capturada en imágenes de nuestro territorio por los distintos satélites desperdigados en el espacio, para indagar e inclusive anticipar una posible comisión de delitos, ya sean de privados o de poderes  públicos.

Su utilidad ya ha sido comprobada para descubrir abusos de países de corte autócrata como China y Rusia, pero promete también, en palabras de The Economist, hacer más sólidas las democracias liberales, por lo que es un arma cuyo uso global podría darles mayor legitimidad a los sistemas políticos occidentales, de los cuales hemos sido férreos defensores.

Veamos el interesante análisis que hace The Economist del OSINT. Lampadia

Panóptico del pueblo
La promesa de la inteligencia de código abierto

Es una amenaza bienvenida para los malhechores y los gobiernos con algo que ocultar

The Economist
7 de agosto de 2021
Traducida y comentada por Lampadia

La gran esperanza de las décadas de 1990 y 2000 era que Internet fuera una fuerza para la apertura y la libertad. Como dijo Stewart Brand, un pionero de las comunidades en línea: "La información quiere ser gratuita, porque el costo de publicarla es cada vez más bajo". No iba a ser. La mala información a menudo sale bien. Los estados autoritarios se apropiaron de las tecnologías que se suponía debían aflojar su control. La información se manejó como arma de guerra. En medio de esta decepción, un desarrollo ofrece motivos para una nueva esperanza: OSINT (open-source intelligence o inteligencia de código abierto en español).

Nuevos sensores, desde monótonas cámaras en el tablero de instrumentos hasta satélites que pueden ver a través del espectro electromagnético, están examinando el planeta y su gente como nunca antes. La información que recopilan es cada vez más barata. Las imágenes de satélite costaban varios miles de dólares hace 20 años, hoy en día a menudo se proporcionan de forma gratuita y son de una calidad incomparablemente superior. Una fotografía de cualquier lugar de la Tierra, de un camión cisterna siniestrado o de las rutas tomadas por los corredores en una ciudad está disponible con unos pocos clics. Y las comunidades en línea y las herramientas colaborativas, como Slack, permiten a los aficionados y expertos utilizar esta cornucopia de información para resolver acertijos y descubrir fechorías con una velocidad asombrosa.

Human Rights Watch ha analizado imágenes de satélite para documentar la limpieza étnica en Myanmar. Los nanosatélites etiquetan el sistema de identificación automática de los barcos que pescan ilegalmente. Los detectives aficionados han ayudado a Europol, la agencia policial de la Unión Europea, a investigar la explotación sexual infantil identificando pistas geográficas en el fondo de las fotografías. Incluso los fondos de cobertura rastrean habitualmente los movimientos de los ejecutivos de las empresas en aviones privados, supervisados ​​por una red de aficionados en todo el mundo, para predecir fusiones y adquisiciones.

Por lo tanto, OSINT refuerza a la sociedad civil, fortalece la aplicación de la ley y hace que los mercados sean más eficientes. También puede humillar a algunos de los países más poderosos del mundo.

Ante las vehementes negativas del Kremlin, Bellingcat, un grupo de investigación, demostró meticulosamente el papel de Rusia en el derribo del vuelo MH 17 de Malaysian Airlines sobre Ucrania en 2014, utilizando poco más que un puñado de fotografías, imágenes de satélite y geometría elemental. Se llegó a identificar a los agentes rusos que intentaron asesinar a Sergei Skripal, un ex espía ruso, en Inglaterra en 2018. Analistas y periodistas amateur utilizaron OSINT para reconstruir toda la extensión de los campos de internamiento uigures en Xinjiang. En las últimas semanas, los investigadores que estudian detenidamente las imágenes de satélite han visto a China construyendo cientos de silos de misiles nucleares en el desierto.

Esta emancipación de la información promete tener efectos profundos. La naturaleza descentralizada e igualitaria de OSINT erosiona el poder de los árbitros tradicionales de la verdad y la falsedad, en particular los gobiernos y sus espías y soldados. Para aquellos como este periódico, que creen que las personas en el poder pueden abusar del secreto con demasiada facilidad, OSINT es bienvenido.

La probabilidad de que se descubra la verdad aumenta el costo de las malas acciones para los gobiernos. Aunque OSINT podría no evitar que Rusia invada Ucrania o que China construya su gulag, expone la fragilidad de sus mentiras. Eliot Higgins, el fundador de Bellingcat, tiene razón cuando describe a su organización como “una agencia de inteligencia para la gente”. No es de extrañar que el jefe de espías de Rusia lo criticara, más recientemente este mes.

Las democracias liberales también se mantendrán más honestas. Los ciudadanos ya no tendrán que confiar en sus gobiernos. Los medios de comunicación tendrán nuevas formas de exigirles cuentas. Las fuentes y métodos abiertos de hoy hubieran arrojado una luz más brillante sobre la acusación de la administración Bush en 2003 de que Irak estaba desarrollando armas químicas, biológicas y nucleares. Eso habría sometido la invasión estadounidense del país a un mayor escrutinio. Incluso podría haberlo prevenido.

Algunos advertirán que OSINT amenaza la seguridad nacional, como cuando, por ejemplo, los investigadores utilizan datos de rastreadores de actividad física para revelar puestos de avanzada de la CIA remotos y satélites de radar para localizar sistemas de defensa antimisiles estadounidenses. Pero, si OSINT puede decirle al mundo sobre tales cosas, los enemigos de un país ya pueden saberlo. Fingir lo contrario no hace que los estados sean más seguros.

Otros señalarán que OSINT puede estar equivocado. Después del atentado con bomba en la maratón de Boston en 2013, los usuarios de Internet examinaron la escena del crimen e identificaron a varios sospechosos. Todos eran espectadores inocentes. O OSINT podría ser utilizado por malos actores para difundir información errónea y teorías de conspiración.

Sin embargo, todas las fuentes de información son falibles y el escrutinio de imágenes y datos es más empírico que la mayoría de ellos. Por lo tanto, cuando OSINT esté equivocado o maligno, OSINT competidor es a menudo la mejor manera de aclarar las cosas. Y con el tiempo, los investigadores pueden construir una reputación de honestidad, análisis sólido y buen juicio, lo que facilita que las personas distingan las fuentes confiables de inteligencia de los charlatanes.

La mayor preocupación es que la explosión de datos detrás de las investigaciones de código abierto también amenace la privacidad individual. Los datos generados por teléfonos y vendidos por corredores le permitieron a Bellingcat identificar a los espías rusos que el año pasado envenenaron a Alexei Navalny, un líder de la oposición. Se aprovecharon datos similares para elegir a un sacerdote católico de alto rango en EEUU, que renunció el mes pasado después de que su ubicación se vinculó a su uso de Grindr, una aplicación de citas gay.

Un mundo transparente

La privacidad de las personas en la era digital está plagada de compensaciones. Sin embargo, a nivel de estados y organizaciones, OSINT promete ser una fuerza para el bien. También es imparable. Antes de la invasión de Afganistán en 2001, el gobierno de EEUU pudo comprar prácticamente todas las imágenes de satélite comerciales relevantes. Hoy en día hay demasiados datos disponibles para que eso sea posible.

Un mundo en el que muchas empresas de satélites estadounidenses, europeas, chinas y rusas compiten por vender imágenes es un mundo de vigilancia mutuamente asegurada. Este es un futuro que las sociedades abiertas deberían abrazar. Las herramientas y comunidades que pueden desenterrar silos de misiles y descubrir espías harán que el mundo sea menos misterioso y un poco menos peligroso. La información todavía quiere ser gratuita, y OSINT tiene la misión de liberarla. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios