• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Sábado 10 de Abril 2021
  • Lima - Perú
MENÚ
Tecnología < regresar

Lima-Perú, 05/03/2020 a las 09:03am. por Lampadia

Alphabet, Amazon, Apple, Microsoft y Facebook

El éxito de las grandes empresas tecnológicas

Las cinco más grandes empresas tecnológicas en EEUU, denominadas “big tech” en la prensa internacional, siguen experimentando incrementos notables en sus valores accionarios en el último año, a pesar de las crecientes regulaciones que se han suscitado en el sector por las últimas controversias de Facebook en torno a la privacidad de los datos y la alta concentración que actualmente subyace en tales mercados (ver Lampadia: ¿Una solución de mercado a la alta concentración en la industria tecnológica?, ¿Regulamos o desregulamos la industria tecnológica?).

Este ciclo alcista de precios ya lleva cerca de 13 años, con un único desliz en los últimos dos años, pero que ha retomado con más fuerza en el 2019 al punto de constituir a estas 5 empresas con un valor que concentra el 25% de las 500 empresas más ricas en EEUU (US$ 5.6 trillones).

¿Qué factores explican este comportamiento? ¿Es sostenible en el tiempo dado el contexto económico y político que se proyecta sucederá al mundo en los próximos años?

Un reciente artículo de The Economist, que compartimos líneas abajo, incide en los posibles causales que responderían parcialmente estas preguntas. Las hipótesis convienen en que bien podría tratarse de una burbuja especulativa pero también de que realmente se esté generando un valor orgánico sustentado en altas ganancias futuras en estas empresas.

Dadas las constantes innovaciones de tales empresas en el pasado y los buenos prospectos que de ellas se han generado hacia el futuro, consideramos más plausible la segunda hipótesis. Todo dependerá de su capacidad creativa para seguir innovando con nuevos aplicativos que sean atractivos hacia sus usuarios.

Asimismo, dependerá de su resiliencia para hacer frente a los embates regulatorios que hasta el momento no les ha hecho ni cosquillas dadas las altas ganancias que aún ostentan. Sin embargo, en este respecto es necesario que tengan en su radar la posibilidad de un ascenso del Partido Demócrata al poder en las próximas elecciones el presente año, cuya agenda está cargada de excesiva carga intervenciones al sector de las TIC (ver Lampadia: El plan disruptivo de Warren) Ello sí podría trabar, en un escenario pesimista, todo este progreso generado. Lampadia

Gran tecnología
Cómo dar sentido a la última oleada tecnológica

Las acciones de las grandes firmas tecnológicas han tenido bastante éxito por un largo período de tiempo

The Economist
20 de febrero, 2020
Traducido y comentado por Lampadia

En 2018, una nueva palabra entró en el léxico de Silicon Valley: el "techlash", o el riesgo de una revuelta de consumidores y reguladores contra la gran tecnología. Hoy esa amenaza parece vacía. Incluso cuando los reguladores discuten nuevas reglas y los activistas se preocupan por el derecho a la privacidad, las acciones de las cinco empresas tecnológicas estadounidenses más grandes han estado en una carrera alcista asombrosa en los últimos 12 meses, aumentando en un 52%. El aumento en el valor combinado de las empresas, de casi US$ 2 trillones, es difícil de entender: es más o menos equivalente a todo el mercado de valores de Alemania. Cuatro de los cinco (Alphabet, Amazon, Apple y Microsoft) ahora valen más de US$ 1 trillón. (Facebook vale solo US$ 620,000 millones.) A pesar de todo lo que se habla de un techlash, los administradores de fondos en Boston, Londres y Singapur se han encogido de hombros y han seguido adelante. Su cálculo es que nada puede detener a estas empresas, que están destinadas a ganar riquezas incalculables.

Este aumento en los precios de las acciones de los gigantes tecnológicos plantea dos preocupaciones. Una es si los inversores han avivado una burbuja especulativa. Las cinco empresas, con un valor de US$ 5.6 trillones, representan casi una quinta parte del valor del índice S&P 500 de acciones estadounidenses. La última vez que el mercado estuvo tan concentrado fue hace 20 años, antes de un colapso que desencadenó una desaceleración generalizada. La otra preocupación opuesta es que los inversores pueden tener razón. Las valoraciones de gran tamaño de las grandes empresas tecnológicas sugieren que sus ganancias se duplicarán en la próxima década, causando temblores económicos mucho mayores en los países ricos y una alarmante concentración de poder económico y político.

La cuestión de una burbuja es razonable. Los ciclos tecnológicos son una parte integral de la economía moderna. La década de 1980 vio un auge de semiconductores. Luego, en la década de 1990, llegaron las PC e Internet. Cada ciclo se desvanece o termina en un busto.

El repunte de hoy comenzó en 2007 con el lanzamiento del iPhone. Para 2018, también parecía estar mostrando su edad. Las ventas de teléfonos inteligentes se estancaron. Los escándalos de datos en Facebook cristalizaron el enojo por el enfoque flipante de los gigantes de la tecnología a la privacidad. Los reguladores antimonopolio mundiales estaban en alerta. Y las travesuras que generan pérdidas de los "unicornios" de tecnología escamosa, como Uber y WeWork, evocaron el tipo de espuma especulativa que a menudo se ve al final de un largo boom.

De hecho, al menos para los gigantes tecnológicos más grandes, las valoraciones de hoy se basan en bases más sólidas. Juntas, las cinco empresas más grandes han generado un flujo de efectivo de US$ 178,000 millones después de la inversión en los últimos 12 meses. Su tamaño aún no ha frenado su expansión: su crecimiento medio de ventas, del 17% en el último trimestre, sigue siendo tan impresionante como lo fue hace cinco años.

Los consumidores dicen que les importa la privacidad, pero actúan como si les importara mucho más obtener cosas, y preferiblemente sin tener que pagarlas en efectivo. Desde finales de 2018, el número de personas que utilizan los servicios de Facebook (incluidos Instagram, Messenger y WhatsApp) ha aumentado en un 11%, a 2,300 millones. Los reguladores han castigado a las empresas tecnológicas por mala conducta fiscal, de privacidad y de competencia, pero hasta ahora sus esfuerzos han sido como llevar a un tirador de armas a una lucha armada: las multas y sanciones que han impuesto representan menos del 1% del valor de mercado de los cinco grandes, un costo tolerable de hacer negocios. Y las agonías de algunos de los unicornios, y su mayor patrocinador, SoftBank, solo han demostrado lo difícil que es replicar la escala y los efectos de red de los cinco grandes.

Mientras tanto, el tamaño de la oportunidad es enorme. Como explica nuestro informe especial en este número, muchas partes de la economía aún no se han digitalizado. En Occidente, solo una décima parte de las ventas minoristas están en línea, y tal vez una quinta parte de las cargas de trabajo informáticas se encuentran en la nube con Amazon y Microsoft. La gran tecnología opera a nivel mundial, dándole más espacio para expandirse, especialmente en las economías emergentes donde el gasto en tecnología digital aún es relativamente bajo.

El problema es que si cree que las empresas tecnológicas crecerán mucho más y se diversificarán en más industrias, desde la atención médica hasta la agricultura, es lógico suponer que la reacción violenta contra ellas no se desvanecerá, sino que, eventualmente, crecerá.

A medida que se expande el alcance de la gran tecnología, más empresas no tecnológicas encontrarán reducidas sus ganancias y más trabajadores verán interrumpidos sus medios de vida, creando distritos electorales enojados. Una medida cruda de la escala es observar las ganancias globales en relación con el PBI estadounidense. Según este criterio, Apple, que se está expandiendo a los servicios, ya es aproximadamente tan grande como Standard Oil  US Steel en 1910, en el apogeo de sus poderes. Alphabet, Amazon y Microsoft están listos para alcanzar el umbral en los próximos diez años.

Cuando golpea la recesión, generará nuevos resentimientos. La gran tecnología podría enfrentar una tormenta a la que pocos han prestado mucha atención. Las cinco grandes empresas emplean a 1.2 millones de personas y ahora son, con mucho, los mayores inversores en las empresas estadounidenses, gastando casi US$ 200,000 millones al año. Sus decisiones sobre si exprimir a los proveedores, reducir la inversión o atacar a los rivales más débiles serán tan controvertidas como las de los fabricantes de automóviles cuando Detroit todavía gobernaba en la década de 1970, o incluso de Wall Street en 2007-08. El papel de la gran tecnología en la política ya es tóxico; las redes sociales y los videos influyen en las elecciones de Minnesota a Myanmar.

Todo esto significa que, lejos de haber alcanzado su punto máximo, la ira puede estar en las estribaciones. Los ejecutivos esperan que el cabildeo hábil los proteja. Pero incluso hoy, la imagen fuera de EEUU no es de inacción sino un tumulto de experimentos regulatorios. China mantiene a sus gigantes de Internet bajo control tácito del estado y quiere confiar menos en Silicon Valley, incluida Apple, que ya está lidiando con el virus covid-19 y otros vientos en contra. Al menos 27 países tienen o están considerando impuestos digitales. India ha tomado medidas enérgicas contra el comercio electrónico y el discurso en línea. La Unión Europea (UE) quiere que las personas posean y controlen sus propios datos, un enfoque que este periódico favorece, aunque puede llevar años de innovación crear un sistema que sea fácil de usar y de aprovechar para los consumidores. Esta semana, la UE propuso frenar la inteligencia artificial. Incluso en EEUU, los buscadores de confianza pueden limitar la capacidad de las grandes tecnologías para engullir nuevas empresas, una estrategia que ha sido fundamental para el éxito de Alphabet y Facebook en particular.

Justo cuando pensabas que las plataformas volvieron a estar de moda

El valor de mercado de US$ 5.6 trillones de los formidables cinco de la tecnología es un testimonio de algunas de las compañías comercialmente más exitosas jamás creadas. Pero también supone que se harán mucho más grandes, incluso cuando el mundo esté a la espera y mire plácidamente. Hasta hoy, la gran tecnología ha sido en gran medida  indemne. Cuanto más grande se vuelve, más razones hay para dudar de que esto pueda continuar. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios