• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Lunes 25 de Marzo 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
Política < regresar

Lima-Perú, 27/02/2019 a las 09:02am. por Lampadia

Fuertes nexos con el narcotráfico y el terrorismo

La verdadera naturaleza de la dictadura chavista

“La crisis de Venezuela está lejos de terminar” es la frase con la que termina un reciente artículo publicado por The Economist (ver líneas abajo) en el que se reseña a detalle, el contexto en el que se dio la incineración de 2 camiones cargados con 20 toneladas de ayuda humanitaria (alimentos, suministros médicos, entre otros) cada uno hacia Venezuela, hecho acontecido el pasado 23 de febrero en la frontera con Colombia.

Y es que el evento en cuestión puso una vez más en evidencia lo que ya veníamos advirtiendo previamente en Lampadia: La clave del éxito de Guaidó: la firme lealtad que mantienen las fuerzas armadas y la policía con el régimen de Maduro, la cual es determinante para una mayor prolongación de la crisis humanitaria que aqueja a nuestro país vecino. Así, según el servicio de migración de Colombia, apenas 60 miembros de las fuerzas armadas y la policía desertaron, los cuales apenas representa apenas una ínfima facción en relación al ejército al mando de la dictadura bolivariana.

Tras los sucesos de este terrible hecho, Guaidó, el ahora presidente interino de Venezuela, ya no escatima la posibilidad – como ha dejado entrever a través de su cuenta de Twitter – de una intervención militar, apoyada por la comunidad internacional, en particular, de EEUU.

Pero el lunes pasado, el Grupo de Lima reafirmó su opción pacifista como el camino para enfrentar a Maduro.

Sin embargo, de darse la posibilidad de un conflicto armado, y suponiendo el éxito de dicha operación, nuestros lectores podrían encontrar relevante realizarse la siguiente pregunta:

¿Qué implicaría derrocar el régimen chavista de Nicolás Maduro, a la luz de las fuerzas políticas que confluyen alrededor de su círculo de poder?

En apariencia, la respuesta parecería ser “el fin de una dictadura” seguida de “la implementación de un programa de estabilización económica que permita reducir los enormes déficits fiscales, y con ello, darle fin a la hiperinflación”. Sin embargo, la verdad se torna mucho más perversa conforme analizamos la verdadera naturaleza de la crisis a la que nos referimos.

En realidad, no estamos solo hablando solo del “derrocamiento de un dictador”-como otrora sucedería con Pérez Jimenez en 1958 - y de “acabar con la hiperinflación”. De lo que estamos hablando es de una salida de una dictadura mezclada con un emporio del narcotráfico, terrorismo y delincuencia internacional que quizás por primera vez en la historia, ha usado los enormes recursos de todo el Estado, de un país rico en recursos naturales y con una posición geopolítica privilegiada, para expandir enormemente sus operaciones internacionales.

Esta suerte de invasión encubierta fomentada por el propio gobierno chavista ha estado enquistada en territorio venezolano durante 20 años y puede dividirse en tres “ejércitos”, altamente peligrosos por sus nexos con la dictadura castrista, el narcotráfico y el terrorismo. Según trascendidos:

  • 22,000 cubanos que arribaron a Venezuela para controlar el país con el argumento de la “Anuencia Chavista”.
  • 20,000 miembros de las FARC y del ELN de Colombia - ubicados en la zona de los Llanos - que no desean salir de Venezuela, pues el ejército colombiano los espera en la frontera con dicho país.
  • Un número grande aunque incierto de terroristas de Hezbolá - ubicados en el oriente del país - que tampoco tienen forma inmediata de salir de forma segura.

Según Moisés Naim, la cantidad de cubanos en Venezuela ascendería a unos 30,000 ‘supuestos médicos’, pero en el mejor de los casos, todavía habría 15,000 cubanos colaborando en otras áreas, notarías, registros públicos, instalaciones militares, servicios de inteligencia, etc.

Así, el derrocamiento de tal dictadura sería histórico ya que sería un golpe demoledor para el narcotráfico y el terrorismo hemisférico e internacional. No se trata pues del derrocamiento de una dictadura convencional.

Afortunadamente, la cooperación internacional ha ofrecido su ayuda humanitaria a Venezuela, como una suerte de médico que atiende a un  paciente con un cáncer que lo ha estado invadiendo durante 20 años y cuyo estatus de salud actual, presenta una metástasis generalizada.

La operación será larga y lenta… ya que implica remover todos los daños generados por esta enfermedad durante estos últimos 20 años… Pero confiamos en que será certera. Lampadia

Guaidó v Maduro, el siguiente capítulo
Después de un día de drama, un estancamiento por la ayuda a Venezuela

¿Es la intervención militar el siguiente paso?

The Economist
24 de febrero, 2019
Traducido y glosado por Lampadia

CARACAS Y CÚCUTA. Aproximadamente a las 11 a.m. del 23 de febrero, cuatro camiones, cada uno cargado con 20 toneladas de alimentos, suministros médicos y artículos de tocador, habían llegado a los puentes Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, que unen la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta con Venezuela. En el cruce de Simón Bolívar al sur de la ciudad, utilizado por miles de personas en un día normal, la policía colombiana abrió una barricada de metal que habían erigido y miles de venezolanos acudieron, con la esperanza de despejar un pasaje para que los suministros ingresaran a Venezuela. Cantando "libertad", se dirigieron hacia la policía antidisturbios, que se habían colocado detrás de escudos transparentes en el lado venezolano del puente. Minutos después, la primera granada de gas lacrimógeno cayó sobre los venezolanos que avanzaban. Huyeron. Muchos resultaron heridos en la estampida.

El intento de entregar ayuda humanitaria a Venezuela, orquestado por Juan Guaidó, quien es reconocido como el presidente interino del país por su legislatura controlada por la oposición y por la mayoría de las democracias occidentales y latinoamericanas, tenía tres objetivos. El primero fue públicamente avergonzar al régimen dictatorial de Nicolás Maduro. Su corrupción e incompetencia han infligido años de dificultades a los venezolanos. El segundo fue aliviar esa dificultad mediante la entrega de unas 600 toneladas de ayuda, la mayor parte proporcionada por los Estados Unidos. El tercero y más importante fue derribar al régimen al abrir una brecha entre sus líderes y las diversas fuerzas armadas que lo mantienen en el poder. La operación tuvo éxito en su primer objetivo, pero hasta ahora no ha logrado los otros dos.

Comenzó el día anterior con un concierto estilo Live-Aid en Cúcuta, en escena por Richard Branson, un empresario británico. Maduro respondió con su propio espectáculo con poca asistencia al otro lado de la frontera. La gente del público dice que fueron transportados allí y recompensados con arroz y frijoles por presentarse. En el mismo día de la entrega de la ayuda, los presidentes de Colombia, Chile y Paraguay se unieron a Guaidó, quien tiene prohibido formalmente salir de Venezuela. (Los peces gordos pasaron el día monitoreando los eventos desde un edificio cerca del puente Tienditas no utilizado, entre los otros dos cruces). Cientos de periodistas vinieron a ver los eventos desarrollarse. Un mes después de asumir el cargo de presidente interino de Venezuela en un mitin en Caracas, Guaidó volvió a llamar la atención del mundo.

Pero poca ayuda, si es que alguna, llegó. Hubo informes de que algunos suministros llegaron a Venezuela a través de la frontera sur con Brasil, donde también se ha acumulado ayuda. La mayoría no ha avanzado más allá de un punto de control aduanero en el lado venezolano. En la frontera colombiana, las fuerzas venezolanas repelieron las entregas. Dos camiones lograron ingresar a Venezuela a través del puente Francisco de Paula Santander, pero fueron detenidos en el extremo venezolano. Algo, tal vez una granada de gas lacrimógeno, les prendió fuego. Los partidarios del gobierno afirman que los manifestantes fueron los responsables.

Después de que los guardias nacionales en la frontera dispararan los primeros botes de gas lacrimógeno, algunos manifestantes corrieron hacia el río Táchira, el cual se ha secado en gran parte, y les arrojaron piedras. Más gas lacrimógeno aterrizó. La mayoría de los manifestantes se retiraron, pero unos cientos siguieron arrojando piedras a los guardias venezolanos, que luego fueron reemplazados por la policía nacional.

Poco después de la retirada de los manifestantes, las fuerzas venezolanas comenzaron a disparar gases lacrimógenos al territorio colombiano, expulsando a manifestantes, periodistas y observadores de la Organización de los Estados Americanos que creían que estaban a salvo. Los manifestantes que habían avanzado más cerca de Venezuela fueron recibidos con balas de goma y municiones reales. Dicen que fueron despedidos por colectivos, grupos paramilitares leales al régimen, y no por la policía antidisturbios, que no portaban armas. La policía colombiana, los paramédicos y los médicos atendieron a las víctimas en el puente Simón Bolívar y en tiendas de campaña médicas bien instaladas. Los doctores confirmaron que a algunos les habían disparado con munición real. Los heridos más graves fueron trasladados a hospitales. En total, cerca de 300 personas resultaron heridas en los cruces de Cúcuta. Según informes, cuatro personas murieron en la frontera de Venezuela con Brasil.

The Economist vio a cuatro miembros de las fuerzas armadas venezolanas cruzando el puente Simón Bolívar y el propio río para unirse al gobierno interino de Guaidó. Fueron recibidos como héroes y la policía los llevó apresuradamente. Al final del día, más de 60 miembros de las fuerzas armadas y la policía habían desertado, según el servicio de migración de Colombia.

Pero eran excepciones. La mayoría se mantuvo leal al régimen de Maduro. Los colectivos parecen ser los más comprometidos, y los más peligrosos. Víctor Navas, un manifestante, dijo que cuando los manifestantes desafiaron a la policía antidisturbios, los colectivos estacionados en el lado venezolano del río lanzaron gases lacrimógenos y munición real. Un desertor que cruza el puente Francisco de Paula Santander dijo que el gobierno había ordenado a los colectivos "masacrar a la gente". Los habitantes de San Antonio de Táchira, en el lado venezolano del río, dicen que los colectivos atacaron a los manifestantes allí y se rompieron en apartamentos. Hay informes no confirmados de que han tomado como rehenes a las familias de algunos desertores.

En Caracas, la capital de Venezuela, Maduro no daba señales de rendirse. En una manifestación a favor del régimen, el 23 de febrero, se presentó en salsa con su esposa, Cilia Flores, e insistió repetidamente en que sigue siendo el presidente "legítimo" de Venezuela. La mayoría de los observadores independientes piensan que su reelección en mayo pasado fue fraudulenta. El único indicio que podría mostrar su preocupación era el chaleco antibalas que parecía llevar debajo de su cavernosa camisa roja.

Venezuela ahora ha roto relaciones diplomáticas con Colombia. Ha cerrado sus fronteras con Colombia y Brasil y su frontera marítima con tres islas del Caribe, incluida Curaçao, donde se encuentra otra reserva de ayuda. Venezuela ha roto así sus principales conexiones de transporte de superficie con sus vecinos.

Guaidó y la oposición dicen que continuarán buscando formas de obtener la ayuda. Se necesitará más cuando las sanciones impuestas por los Estados Unidos al petróleo de Venezuela, su principal fuente de divisas, comiencen a morder. Guaidó respalda las sanciones como una forma de forzar el régimen. Hasta ahora, han tenido poco efecto visible. Pero se espera que empeoren una situación ya desesperada. "Si estas sanciones se implementan en su forma actual, estamos ante la inanición", dijo al New York Times, Francisco Rodríguez de Torino Capital, un banco de inversiones.

Con pocas señales de que el régimen esté preparado para ceder, la especulación es cada vez mayor de que la oposición de Venezuela y Estados Unidos tomarán medidas más drásticas. Guaidó tuiteó que, después de los eventos del 23 de febrero, "propondrá formalmente a la comunidad internacional que se deben mantener todas las opciones abiertas" para liberar a Venezuela. Marco Rubio, un senador estadounidense que influye en la configuración de la política de los Estados Unidos hacia Venezuela, tuiteó en respuesta que "los graves crímenes cometidos hoy por el régimen de Maduro han abierto la puerta a varias acciones multilaterales potenciales que no estaban sobre la mesa hace apenas 24 horas".

Estas parecen amenazas a respaldar algún tipo de intervención militar en Venezuela, una opción que el presidente Donald Trump se ha negado repetidamente a descartar. El hashtag “Intervención Militar YA” está en tendencia en Twitter. Eso sería una medida altamente arriesgada. Muchos venezolanos podrían ver como libertadores a los soldados extranjeros que reciben ayuda y la promesa de una democracia restaurada. Pero muchos otros seguramente considerarán su llegada como una confirmación de la afirmación de Maduro de que la oferta de ayuda es una cobertura para un complot "imperialista" contra el país. La crisis de Venezuela está lejos de terminar. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios