• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Viernes 7 de Agosto 2020
  • Lima - Perú
MENÚ
Política < regresar

Lima-Perú, 09/07/2020 a las 10:07am. por Lampadia

Autoritarismo

Hong Kong en la recta final

Beijing atesta un nuevo golpe a Hong Kong que podría ser el definitivo para terminar de reprimir las libertades civiles de sus ciudadanos: la aprobación de un proyecto de ley que tipifica a cualquier acción de protesta contra el régimen como terrorista, con la consecuente pena de cadena perpetua. Lo que es peor, de considerarse pertinente, las cortes chinas pueden proseguir con la extradición a territorio chino con la posibilidad latente de ejecución.

Como advertimos a fines del año pasado en Lampadia: Persiste la lucha por la democracia en Hong Kong, los hongkoneses venían pidiendo la emancipación de su país del yugo chino por los evidentes excesos contra la libertad de expresión, de culto y de adherencia ideológica que venía acometiendo el régimen, los cuales se expandían inclusive a Taiwán. Una vez aflorada la pandemia a inicios de este año, esta le sirvió como excusa perfecta al gobierno chino para prohibir las protestas; pero ante el anuncio de una imposición futura de la hoy promulgada ley, el descontento retorno con fuerza a las calles. Y hoy que el mencionado proyecto de ley empieza a tener vigencia, se puede decir con total certeza que, a pesar de haber sido históricamente el principal canal sobre el cual fluían los grandes capitales extranjeros a China – a consecuencia de sus amplias libertades económicas – el gobierno chino no escatima en ponderar con mayor importancia la proyección de su modelo político autoritario. Ello también elimina toda posibilidad del acceso a la democracia de Hong Kong, otras de sus tan ansiadas demandas.

Cabe resaltar que, si bien existe la iniciativa del Reino Unido de acoger 3 millones de hongkoneses a su territorio en pos de apoyo, no hay nada formal al respecto, además que el mismo mal manejo de la pandemia por parte de Boris Johnson en su país merma las ya pocas posibilidades de ayuda al respecto. La suerte de Hong Kong entonces parece estar echada. Probablemente quedará como uno de los últimos bastiones que defendieron el liberalismo en todas sus formas frente a los movimientos autoritarios que tanto han empezado a asolar nuestro mundo - alzando las banderas del nacionalismo - desde que la globalización empezó a perder fuerza la década pasada.

Que lo que está sucediendo en Hong Kong sirva de lección en nuestro país para desechar este tipo de movimientos que al final siempre terminan por imponerse a la fuerza, sin respetar las libertades democráticas. Lampadia

Un nuevo proyecto de ley de seguridad nacional para intimidar a Hong Kong

Más duro que las predicciones más sombrías

The Economist
2 de julio, 2020
Traducida y comentada por Lampadia

Un funcionario chino de Asenior lo llamó un "regalo de cumpleaños" para Hong Kong. Fue una elección escalofriante para el mayor golpe a las libertades del territorio desde que Gran Bretaña se lo devolvió a China en 1997. Cerca de la medianoche del 30 de junio, en vísperas de las celebraciones oficiales del aniversario de la entrega, China impuso un draconiano proyecto de ley de seguridad nacional en Hong Kong. Le da al gobierno de Beijing un poder absoluto para aplastar a los disidentes en el territorio utilizando su propia policía secreta e incluso sus propios tribunales.

La nueva ley se refiere a crímenes que involucran secesión, subversión, terrorismo y colusión con fuerzas extranjeras. La constitución posterior a la entrega de Hong Kong, la Ley Básica, había requerido que el territorio aprobara su propia legislación sobre tales delitos. Pero la oposición local había obstaculizado los esfuerzos del gobierno para hacerlo. Los disturbios durante el año pasado, que los funcionarios chinos llaman un intento de "revolución de color", causaron que el Partido Comunista perdiera la paciencia. En mayo anunció que haría el trabajo por sí mismo.

La ley fue redactada en secreto por los legisladores de Beijing, ni siquiera el gobierno de Hong Kong mostró su contenido hasta que fue aprobado por el parlamento de China. Afortunadamente, no se puede usar para cobrar a las personas por cosas que hicieron antes del 30 de junio, o eso dicen los funcionarios. Pero por lo demás, es aún más intimidante de lo que la mayoría de la gente en Hong Kong había esperado.

El proyecto de ley podría dar lugar a cargos mucho más serios contra los manifestantes si participan en actividades que fueron comunes durante la reciente agitación.

  • Vandalizar el transporte público ahora podría tratarse como terrorismo.
  • Irrumpir en la legislatura o arrojar huevos a la oficina de enlace del gobierno central, como lo hicieron los manifestantes el año pasado, podría considerarse subversivo.
  • Solicitar la independencia de Hong Kong, como lo han hecho algunos manifestantes, podría invocar un cargo de secesión.
  • Alentar a los países extranjeros a imponer sanciones a China podría resultar en enjuiciamiento por colusión.

La sentencia máxima para las cuatro categorías de delitos es la vida en prisión.

Para supervisar la represión, el gobierno central abrirá una nueva "Oficina para salvaguardar la seguridad nacional". Será la primera operación abierta en Hong Kong que involucrará a las fuerzas de seguridad civil del continente. También se creará un "Comité para la salvaguardia de la seguridad nacional" de formulación de políticas, dirigido por la directora ejecutiva del territorio, Carrie Lam. Incluirá un "asesor" designado por el gobierno central. Los juicios relacionados con la nueva ley serán presididos por jueces cuidadosamente seleccionados por el gobierno. El secretario de justicia puede permitirles prescindir de jurados y escuchar casos en secreto.

Lam dijo que la nueva ley apuntaría solo a "una minoría extremadamente pequeña de personas". Para muchos hongkoneses, eso no es un consuelo. En casos "complejos" o "graves", el proyecto de ley permite que las agencias de seguridad de China continental se hagan cargo. No estarán sujetos a la ley de Hong Kong. Incluso pueden llevar a los sospechosos a tierra firme para su juicio. Allí podrían enfrentar la ejecución.

No es solo el gran número de jóvenes manifestantes vestidos de negro a la vanguardia de los recientes disturbios los que deben preocuparse. La ley podría aplicarse a una amplia gama de actividades pacíficas. Por ejemplo, tomar parte en algo "ilegal" destinado a socavar el sistema comunista de China podría considerarse subversivo. Eso podría interpretarse como una manifestación antigubernamental que se lleva a cabo sin el permiso de la policía. Una persona que "conspira" con alguien en el extranjero para provocar "odio" en Hong Kong hacia el gobierno local o central podría ser acusada de colusión. El poder de interpretar estos términos recaerá en la legislatura de China. La ley puede afectar una amplia gama de otras libertades. Pide una "regulación" más fuerte de las escuelas, las universidades, las organizaciones sociales, los medios de comunicación e Internet.

También se aplicará a personas en el extranjero. Eso puede significar que, si se los considera sospechosos de cualquiera de estos delitos, podrían ser arrestados, en caso de que visiten Hong Kong. El proyecto de ley implica que las empresas extranjeras en Hong Kong podrían ser castigadas si ayudan a un país a aplicar sanciones contra China. EEUU está reflexionando sobre algunos. El 1 de julio, su Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley que exige sanciones contra los bancos que hacen negocios con funcionarios chinos considerados responsables de abusos contra los derechos humanos en Hong Kong. Es probable que la legislación se presente al Senado dentro de unos días.

Hong Kong ya siente el frío. Justo antes de que se aprobara la ley, Joshua Wong disolvió su partido, Demosisto, que había apoyado la autodeterminación para Hong Kong. Los cafés "amarillos" favorecidos por los manifestantes comenzaron a eliminar los mensajes prodemocráticos de sus ventanas. Algunos activistas cerraron sus cuentas de Twitter.

A pesar de la prohibición policial de protestas el 1 de julio y el riesgo de violar la nueva ley, miles de personas aún se reunieron para protestar. Las mujeres mayores entregaron carteles que decían "El cielo destruirá" al Partido Comunista. Pero el número de manifestantes fue mucho menor que en muchas de las protestas del año pasado. La policía arrestó a 370 participantes. Al menos diez fueron acusados de violar la ley de seguridad, incluido un hombre atrapado con una bandera independentista.

China tratará de asegurarse de que Hong Kong continúe prosperando, en particular impulsando su mercado de valores. Cerradas de las bolsas de valores estadounidenses en medio de las tensiones chino-estadounidenses, las empresas chinas recurren cada vez más al intercambio de Hong Kong a la lista. El índice de acciones subió más de 2.8% el 2 de julio, el primer día de negociación después de la publicación de la ley. Pero el futuro político del territorio es sombrío. El gobierno local dice que ha gastado US$ 6.29 millones para retener una compañía de relaciones públicas para ayudar a una campaña de "Relanzamiento de Hong Kong". Su elección fue Consulum, una empresa que ha intentado ayudar a Arabia Saudita a mejorar su imagen autoritaria. Tendrá su trabajo cortado en Hong Kong. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios