• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Jueves 23 de Mayo 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
Política < regresar

Lima-Perú, 20/03/2019 a las 09:03am. por Lampadia

La clave está en la OTAN

¿Cómo sopesar las recientes tensiones políticas entre EEUU y Europa?

Si bien el nacionalismo como ideología política puede resultar atractivo para los votantes, ya que legitima cualquier política pública en función de los beneficios que provea al territorio comprendido dentro de las fronteras nacionales; en la práctica, propala el odio y la confrontación hacia cualquier país o bloque de países que pretenda tener cierta injerencia en los lineamientos de política local. Esto último puede terminar desestimando cualquier alianza supranacional construida previamente que haya generado mayor bienestar tanto para intereses locales como extranjeros.

Ejemplo de ello es lo que viene llevando a cabo el gobierno del presidente de EEUU, Donald Trump, con los países que conforman el viejo continente, Europa. En un reciente artículo publicado por The Economist (ver artículo líneas abajo), se analiza cómo, desde la llegada del Partido Republicano a la Casa Blanca, se han tomado acciones de política que cubren ámbitos del comercio y de compromisos medioambientales y de seguridad, las cuales han generado tensiones en las relaciones políticas entre ambos bloques importantes.

Pero como indica el famoso diario británico de corte liberal: “Sin embargo, a través de sus muchos altibajos, la relación [entre EEUU y Europa] ha demostrado ser resistente”.

Reflejo de ello, destaca The Economist, es la OTAN, aquella alianza de seguridad forjada entre América del Norte y la Europa Occidental, en las postrimerías del expansionismo de la Unión Soviética durante la Guerra Fría, allá por 1949. Su importancia recae en que constituye la alianza militar con mayor vigencia -70 años desde su fundación - en los últimos 5 siglos, y a su constante evolución tras históricos acontecimientos de naturaleza bélica y armamentista.

Una posible solución a las tensiones generadas entre ambos bandos pasaría pues necesariamente por adecuar la OTAN a estos nuevos tiempos, como otrora se hiciera a inicios de la Guerra Fría o con la desintegración del bloque soviético tras la caída del Muro de Berlín. El foco ahora sería generar una suerte de balance de poderes entre Occidente y Oriente.

En esta línea, coincidimos con The Economist que para tal fin deben implementarse las siguientes políticas, las cuales guardan ciertas implicancias para la OTAN:

  • Desde EEUU, eliminar barreras comerciales.
  • Fortablecer las bases europeas.
  • Desde Europa, cerrar las brechas de habilidades y de capital en el sector de seguridad, dejando así su papel de simple “observador” de las tensiones con EEUU.
  • Finalmente, como alianza EEUU-Europa, adaptarse a los avances de China también en materia de seguridad.

Reconstruir la sólida alianza entre EEUU y Europa, que alguna vez se llamaría “Los Aliados” a finales de la primera mitad del siglo pasado,  le daría además un respiro a la globalización, al ser ambos bloques la cuna de tan importante proceso de desarrollo. Lampadia

Relaciones trasatlánticas
Europa y EEUU deben trabajar para detener la disolución de sus relaciones

Vale la pena luchar por ello

The Economist
14 de marzo, 2019
Traducido y glosado por Lampadia

El océano Atlántico está empezando a verse terriblemente ancho. Para los europeos, EEUU parece cada vez más remoto, bajo un desconcertante presidente que se deleita en acosarlos, cuestiona el futuro de la alianza transatlántica y, a veces, muestra más calidez hacia los dictadores que demócratas. Los estadounidenses ven un continente envejecido que, aunque está bien para los turistas, se está desmoronando políticamente y se está quedando atrás económicamente, tan débil en crecimiento como excesivo en la regulación. Para los atlantistas, incluido este diario, tal fatalismo sobre las divisiones entre Europa y EEUU es preocupante. También está fuera de lugar.

Es cierto que algunas lagunas son evidentes. EEUU ha abandonado el acuerdo climático de París y el acuerdo nuclear con Irán, mientras que Europa sigue comprometida con ambos. Otros desacuerdos amenazan. El presidente Donald Trump ha llamado a la UE un "enemigo" en el comercio y está sopesando los aranceles punitivos sobre los automóviles europeos. La confianza se ha desplomado. Solo uno de cada diez alemanes confía en que Trump hará lo correcto en los asuntos mundiales, menos que nueve de cada diez que confiaron en Barack Obama en 2016. Hace veinte años, la OTAN celebró su 50 aniversario con una cumbre de líderes de tres días. El temor a otra ruptura con Trump ha relegado los planes para la fiesta de cumpleaños número 70 de la alianza el 4 de abril a una reunión de un día de ministros de relaciones exteriores.

Las intimidades pasadas no son suficientes para mantener los sentimientos cálidos hoy. Europa, inevitablemente, cuenta menos para los ojos de los estadounidenses de lo que alguna vez lo hizo. La generación que formó lazos en la lucha de lado a lado en la Segunda Guerra Mundial está desapareciendo e incluso la Guerra Fría se está convirtiendo en un recuerdo lejano. Mientras tanto, EEUU se está volviendo menos europeo. Hace un siglo, más del 80% de la población nacida en el extranjero provenía de Europa; ahora la cifra es solo del 10%. Las economías en auge en Asia están alejando la atención de EEUU.

Sin embargo, a través de sus muchos altibajos, la relación ha demostrado ser resistente. Los flujos comerciales entre la UE y EEUU siguen siendo los más grandes del mundo, con un valor de más de $ 3 mil millones por día. Los valores democráticos compartidos, aunque tambaleantes en algunos lugares, son una fuerza para la libertad. Y, respaldando todo, la alianza proporciona estabilidad frente a una variedad de amenazas, desde el terrorismo hasta una Rusia agresiva, que le han dado a la alianza una nueva importancia.

En el corazón de esta asociación de seguridad está la OTAN. Al cumplir 70 años, la alianza se destaca como sobreviviente: en los últimos cinco siglos, el promedio de vida de las alianzas de defensa colectiva es de solo 15 años. Aun cuando los líderes europeos se preguntan cuánto tiempo pueden confiar en EEUU, la relación en el terreno está prosperando. Como explica nuestro informe especial esta semana, esto es gracias a la capacidad de la OTAN para cambiar. Nadie imaginó que el compromiso de defensa mutua del Artículo 5 de la alianza se invocaría por primera vez, y hasta ahora solo, en respuesta a un ataque terrorista contra Estados Unidos, en septiembre de 2001, o al hecho que estonios, letones y polacos se encontraran entre los miembros de la OTAN para sufrir bajas en Afganistán. Desde 2014, los aliados han respondido enérgicamente a la anexión de Ucrania por parte de Rusia. Han aumentado el gasto en defensa, han trasladado grupos de batalla multinacionales a los estados bálticos y a Polonia, han establecido objetivos ambiciosos para la preparación militar y realizaron sus mayores ejercicios desde la Guerra Fría.

En EEUU, las encuestas sugieren que la opinión pública hacia la OTAN en realidad se ha vuelto más positiva desde que Trump asumió la presidencia. También en el Congreso, el respaldo a la alianza es sólido, se refleja en los votos de apoyo y la presencia en la Conferencia de Seguridad de Munich el mes pasado de un número récord de legisladores estadounidenses. Nancy Pelosi, la líder demócrata de la Cámara de Representantes, extendió una invitación bipartidista al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, para dirigirse a una sesión conjunta del Congreso en la víspera del 70 aniversario.

El éxito de la OTAN contiene lecciones para la relación transatlántica en su conjunto. Para florecer en el futuro, no solo debe sobrevivir Trump, sino que debe cambiar tan audazmente como lo ha hecho en el pasado.

Primero, esto significa aprovechar sus fortalezas, no socavarlas: eliminar las barreras comerciales en lugar de caer en guerras arancelarias, por ejemplo. Trump tiene razón al acosar a sus aliados para que cumplan sus promesas de gasto en defensa. Pero está bastante equivocado al pensar en cobrarles un costo adicional del 50% por hospedar bases estadounidenses, como se dice que está contemplando. Tales asuntos no deben ser tratados como un "acuerdo de bienes raíces en Nueva York", dijo el ex vicepresidente, Dick Cheney, al actual, Mike Pence, la semana pasada. Esas bases europeas ayudan a EEUU a proyectar poder en todo el mundo.

Segundo, el realismo debe reemplazar a la nostalgia. Los europeos no deben engañarse a sí mismos de que el próximo presidente de EEUU simplemente hará retroceder el reloj. En cambio, para ser útiles para los EEUU, los europeos necesitan volverse menos dependientes de ello. Por ejemplo, en defensa, solo han dado pequeños pasos para cerrar grandes brechas en sus capacidades y evitar la duplicación inútil. Sus esfuerzos deben extenderse más allá de la UE, cuyos miembros después del Brexit representarán solo el 20% del gasto de defensa de los países de la OTAN.

Una Europa más capaz ayudaría con el tercer y mayor cambio: adaptarse al crecimiento de China. El enfoque de Estados Unidos estará cada vez más en la superpotencia rival. La influencia de China ya se está haciendo sentir en la alianza, desde el equilibrio nuclear hasta las implicaciones de seguridad de, digamos, Alemania que compró un kit de 5G de Huawei o Italia participando en los proyectos de infraestructura de la Iniciativa Belt and Road. Sin embargo, los aliados apenas han empezado a pensar seriamente en todo esto. Un nuevo artículo de la Comisión Europea que ve a China como un "rival sistémico" es al menos un comienzo.

Sin restricciones en la deliberación

Si los aliados trabajaran arduamente en la mejor manera de perseguir sus intereses compartidos al tratar con China, podrían comenzar a forjar una nueva asociación transatlántica, con una división del trabajo diseñada para acomodar el impulso del Pacífico. Esto implicaría que los europeos asuman una mayor carga de seguridad en su propio patio trasero a cambio de la continua protección estadounidense y la coordinación sobre el desafío económico y tecnológico de China.

Hoy falta el liderazgo para hacer esto. Pero los europeos y los estadounidenses, una vez antes, convocaron la visión que trajo décadas de paz y prosperidad. Necesitan hacerlo de nuevo. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios