• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Lunes 25 de Marzo 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
Globalización < regresar

Lima-Perú, 21/12/2018 a las 08:12am. por Lampadia

Alemania: Akk y su pensamiento centrista

Se avecina un nuevo líder político en la UE

Tras haberse desempeñado como secretaria general del Partido Unión Democrática Cristiana (CDU, en adelante) de Alemania desde marzo de este año, Annegret Kramp-Karrenbauer (más conocida como AKK) fue elegida como nueva líder del partido el pasado 7 de diciembre, luego de la renuncia de la poderosa Angela Merkel, que mantiene el cargo de Canciller.

Este hecho termina de confirmar los rumores que venían difundiendo los medios internacionales desde inicios de año, acerca de una posible salida de Angela Merkel del partido conservador alemán, después de haber gobernado el país por 13 años y haber liderado el partido por casi 18 años.

Al respecto, ¿Qué implicancias tiene el ascenso de AKK como líder del partido CDU para Europa y para el mundo emergente, a la luz de la imagen proyectada por su trayectoria política?

En primer lugar, la preocupación de los mercados financieros internacionales estaba centrada en el rumbo que tomaría Europa tras la salida de Merkel, una líder gubernamental  que ganó mucha experiencia encarando crisis importantes como aquella relacionada a la deuda soberana de la zona euro y la de los refugiados en el 2015-2016.

Al respecto, tal como indica un reciente artículo de The Economist,  “Las dos mujeres [Merkel y AKK] de hecho comparten un estilo discreto y un instinto para crear consenso”. Sin embargo, como indica esta revista británica, hay ciertos contrastes de Merkel con la posición política de AKK en lo relacionado al manejo económico y la política internacional, que vale la pena mencionar.

Así, AKK, a diferencia de Merkel, respalda los salarios mínimos y no comparte una visión de la reducción de impuestos. Además, tiene una posición más dura en lo concerniente a la inmigración y la seguridad externa, sin caer en el fundamentalismo que caracteriza a muchos de los partidos europeos de extrema derecha hoy en día.

Pero más importante aún es lo que el ascenso de AKK al liderazgo del CDU significa para Europa en el ámbito geopolítico. Como señalamos previamente en Lampadia: ¿Fragmentación política en Europa?, actualmente la Unión Europea se encuentra en un proceso de fragmentación a nivel de partidos políticos, puesto que está experimentando el paso de un sistema bipartidista tradicional, hacia uno en donde habrá una mayor presencia de partidos de extrema derecha e izquierda y de centro.

En este contexto, AKK, al igual que Macron, se presenta como una opción centrista que, como señalamos en Lampadia: Renovación de los liderazgos políticos europeos, podría convertirse en una garantía de continuidad del merkelismo en Alemania y del proyecto europeo en el continente, el cual ha sido fundamental para defender la globalización, la inmigración y el libre comercio, ejes centrales para el desarrollo del mundo emergente.

Consideramos, al igual que The Economist, que la política de AKK debe estar fundamentada en la profundización de los lazos de Alemania en las redes políticas europeas más allá de Francia, y reunir los rudimentos de una verdadera política exterior.

Reafirmamos nuestra posición de que la soberanía en Europa solo puede ejercerse efectivamente a nivel del conjunto, que es con la UE. Lampadia

Compartimos el artículo de The Economist que desarrolla los desafíos que enfrentará AKK, a la luz de la problemática actual del continente europeo.

Comienza la era AKK
Annegret Kramp-Karrenbauer asume el liderazgo de la CDU

Angela Merkel se prepara para dar paso a su sucesor escogido a mano

The Economist
13 de diciembre, 2018
Traducido y glosado por Lampadia

"Los nacimientos más difíciles producen a los niños más hermosos", dijo Annegret Kramp-Karrenbauer en 2011, luego de que un complicado proceso parlamentario la hubiera llevado al puesto más importante en Sarre, un pequeño estado en el suroeste de Alemania. Si es así, AKK, como es conocida universalmente, está en una posición cómoda. El 7 de diciembre, en un congreso del partido en Hamburgo, fue elegida líder de la Unión Demócrata Cristiana de centro-derecha de Alemania (CDU) por el más estrecho de los márgenes. Algunos partidarios de su rival, Friedrich Merz, un ex líder parlamentario de la CDU cuya campaña de la guerrilla había electrificado a la vieja guardia conservadora del partido, prometieron renunciar al partido con disgusto. Fue todo el camino para un partido gentil que no estaba acostumbrado a los giros y vueltas de la democracia interna.

Kramp-Karrenbauer se convierte en la cuarta persona en liderar el CDU en 45 años. Por ahora, ella cohabitará con su aliada, Angela Merkel, que ha tomado la inusual decisión de ceder el liderazgo del partido mientras sigue siendo canciller, quizás hasta que termine su mandato en 2021. En febrero, Merkel removió a Kramp-Karrenbauer de Sarre para nombrarla secretaria general de la CDU, una clara señal de que un sucesor estaba siendo preparado. Sobre el tiempo, murmuraron algunos; Merkel ha dirigido el país desde 2005 y el partido durante cinco años más.

El primer desafío de Kramp-Karrenbauer ha sido refutar la acusación de que ella es simplemente una clon del canciller. Las dos mujeres de hecho comparten un estilo discreto y un instinto para crear consenso. Los miembros de CDU que querían un retorno a un conservadurismo más veloz tienen derecho a sentirse derrotados.

Pero la comparación puede ser exagerada, ya que Kramp-Karrenbauer tiene una perspectiva política distintiva. Su filosofía de "mercado social" está determinada por sus experiencias en un estado devastado por la desindustrialización: ella respalda los salarios mínimos y no comparte el celo de reducción de impuestos de algunos miembros del CDU. Ella tiene una visión católica de temas como el matrimonio gay y la edición de genes, e instintos más duros que su mentora sobre inmigración y seguridad. Tampoco las dos siempre se han puesto de acuerdo, señala Kristina Dunz, coautora de "I Can, I Want and I Will", una biografía de AKK. En el 2012, Merkel estaba furiosa cuando Kramp-Karrenbauer terminó abruptamente su acuerdo de coalición en Sarre. "Me sorprendería mucho si alguien la llamara 'mini-Merkel' en un año", dice Jo Leinen que ha conocido a Kramp-Karrenbauer durante décadas.

Otra diferencia importante, dice un aliado, es que Kramp-Karrenbauer enfrenta los problemas difíciles directamente, mientras que Merkel vacila hasta que su mano es forzada.

Kramp-Karrenbauer teme que las disputas sobre la decisión de la canciller de abrir las fronteras de Alemania a los refugiados en 2015-2016, que ella respaldó, puedan envenenar al partido por una generación. En el nuevo año, organizará una reunión de políticos locales y estatales de la CDU para hacer un balance de lo que funcionó y lo que no durante la crisis.

Sus partidarios esperan que tales movimientos ayuden a su objetivo de restaurar las fortunas de la bandera de la CDU. En 2017, Kramp-Karrenbauer se dirigió a la reelección en Sarre con más del 40% de los votos, una cifra que ha cobrado importancia totémica en un partido que últimamente se mantiene en torno al 30% en un panorama político fracturado. Una mujer CDU en su totalidad: se unió a los 19 años, y se abrió camino a través de interminables comités y cargos ministeriales, es una gran instintiva que buscará votos a la izquierda y a la derecha. En Hamburgo, llamó a la CDU el "último unicornio" en Europa, contrastándolo con los partidos moribundos de todo el mundo. Las encuestas sugieren que ella tiene un gran atractivo. Una toma justo después de su victoria grabó un golpe en el soporte de la CDU.

Dos pruebas quedan por delante. El primero está en la urna. Si a la CDU le va bien en las elecciones europeas y estatales en el 2019, Kramp-Karrenbauer estará preparada para convertirse en candidata a tomar la posta de Merkel, quien renunciará a más tardar en las próximas elecciones generales.

Sin embargo, la CDU puede no ser dueña de su destino. El flagrante Partido Socialdemócrata (SPD), su socio menor de la coalición, esperaba que la victoria de Merz le permitiera volver a ocupar el centro de la política alemana. La SPD ahora enfrenta preguntas difíciles. Si abandona la coalición el próximo año, Kramp-Karrenbauer podría enfrentar una elección general antes de lo que ella esperaba. Mientras tanto, la SPD le dará dolores de cabeza, comenzando con disputas por una prohibición de la publicidad del aborto, que ha tratado de eliminar, y el impuesto personal de "solidaridad" para el este de Alemania, que desea mantener.

De cualquier manera, Kramp-Karrenbauer debe comenzar a elaborar políticas distintivas sobre asuntos que el próximo gobierno no puede evitar, como impuestos, pensiones, energía y defensa. Ella necesita profundizar sus lazos en las redes políticas europeas más allá de Francia, y reunir los rudimentos de una política exterior. Y luego está el escuadrón incómodo del CDU que tiene que tratar. En Hamburgo, la Kramp-Karrenbauer extendió una rama de olivo al ofrecer el puesto de secretaria general de la CDE (el trabajo que acababa de abandonar) a Paul Ziemiak, jefe de su ala conservadora de jóvenes.

Sin embargo, los temores de una ruptura pueden ser exagerados. Más que cualquier otro partido, la CDU, que ha mantenido la cancillería durante 50 de los últimos 70 años, tiende a unirse detrás de sus líderes, especialmente si son ganadores de votos probados. Fue esa percepción lo que significó que una mujer sin pretensiones que asumió el liderazgo del partido en 2000, en medio del mayor escepticismo, ahora está ejecutando una estrategia de salida totalmente de su propio diseño. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios