Putin agrede al mundo | Lampadia
  • Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Lunes 27 de Junio 2022
  • Lima - Perú
MENÚ
Globalización < regresar

Lima-Perú, 22/02/2022 a las 10:02am. por Pablo Bustamante Pardo

Jugando con la debilidad de occidente

Putin agrede al mundo

Pablo Bustamante Pardo
Director de Lampadia

Tal como había advertido, Putin, el nuevo zar ruso de modales estalinianos, pasa a la ofensiva para tomar el control de otra parte de Ucrania.

Ya en el 2014, Rusia tomó el control de Crimea, una muy importante provincia ucraniana. Ahora Putin organiza un supuesto pedido de otras dos provincias ucranianas Donetsk y Luhansk para asociarse a Rusia, reconociéndolas primero y luego ordenando que sus ejércitos las ocupen.

La geopolítica rusa se hace a la mala, imponiendo sus planes a la fuerza. Algo que hoy es posible por la debilidad de EEUU con Biden y de Europa, que cometió el error de apostar buena parte de su suministro energético desde Rusia.

Ahora vamos a entrar al baile de las sanciones, muchas inútiles, y a un debilitamiento de los espacios de paz en el mundo. Además, subsiste la amenaza de China sobre Taiwán.

Se vienen tiempos en que los procesos se basan en los hechos consumados. Una lástima para el mundo y nuestra región, donde los partidos de izquierda extremista, usan esos mismos métodos de ‘persuasión’.

En Lampadia rechazamos la prepotencia de Putin contra la paz y las afrentas políticas contra los cánones de la democracia.

Ver en Lampadia: A pesar de la obsesión de Putin - El riesgo de ‘no pasa nada’.

Leamos el último artículo de The Economist al respecto:


Vladimir Putin ordena ingreso de tropas a dos “repúblicas” separatistas en Ucrania

La medida hace que la diplomacia sea mucho más difícil y aumenta las posibilidades de guerra.

The Economist
21 de febrero de 2022

EN UN MOVIMIENTO que pareció llevar a Europa al borde de la guerra, Vladimir Putin, presidente de Rusia, reconoció oficialmente las “repúblicas populares” separatistas de Donetsk y Luhansk en el este de Ucrania, y dijo que desplegaría tropas rusas en ellas. En un largo y amenazador discurso cuestionó la legitimidad de la independencia de Ucrania y acusó a la OTAN de utilizarla como base para amenazar a Rusia. El discurso, lleno de ira y resentimiento, sentó las bases ideológicas para futuras acciones militares, si Putin decide hacerlo.

Anteriormente, Putin había organizado un extraño espectáculo televisado para despejar el camino hacia el reconocimiento de las repúblicas. La decisión de transmitir una reunión ampliada del consejo de seguridad nacional de Rusia no tiene precedentes. Los intercambios con los miembros del consejo fueron igualmente extraordinarios. Desde su posición en una silla blanca, Putin pidió a sus secuaces, uno por uno, que dijeran lo que pensaban. Ayudó a quienes tenían dificultades para maquillarlos. “Hable claramente”, regañó al jefe de inteligencia extranjera, Sergei Naryshkin, quien en un momento pareció dar un paso en falso. “¿Lo apoyarías, o lo apoyas?” Putin enfatizó que no había consultado con sus ayudantes de antemano y que solo había un tomador de decisiones en el país.

Los rostros de dolor de algunos en la sala sugerían que no todos estaban contentos con la dirección del viaje. Sin embargo, aceptaron por unanimidad lo que, uno debe suponer, sabían que el presidente quería escuchar: una línea que, en el mejor de los casos, anularía un conjunto de acuerdos de siete años destinados a lograr la paz en la región de Donbas y, en el peor de los casos, desencadenaría una espiral de sanciones y guerra. Diez de los oradores instaron a Putin a reconocer de inmediato a las repúblicas separatistas. Solo tres sugirieron darle una última oportunidad a la diplomacia. El reconocimiento completo sugeriría reclamos territoriales en áreas actualmente controladas por Kiev, ya que las escisiones reclaman la totalidad del Donbas, y eso a su vez podría prefigurar una nueva gran intervención militar.

Después de la reunión de dos horas, Putin prosiguió con un incoherente discurso a la nación en el que expresó su creencia de que Ucrania no es más que una creación de Rusia, que Ucrania está planeando una "blitz krieg" contra Donetsk y Lugansk, que la OTAN ha engañado sistemáticamente a los rusos y que la propia Rusia está amenazada por los misiles de la OTAN que, afirmó, han sido trasladados a sus fronteras. Al final, se dirigió a otro escritorio y firmó tratados de "amistad, cooperación y asistencia mutua" con cada uno de los dos estados. El secretario general de la OTAN rápidamente condenó la medida por socavar la soberanía de Ucrania y describió a Rusia como buscando un pretexto para invadir Ucrania.

Al denunciar la "flagrante violación de los compromisos internacionales de Rusia", la Casa Blanca anunció un conjunto de sanciones iniciales, entre ellas la prohibición de la inversión, el comercio y el financiamiento estadounidense de los estados separatistas, y la autoridad para imponer sanciones a cualquiera que opere en esas áreas de Ucrania. Se esperaban más medidas el 22 de febrero. Estas no son todavía las “ consecuencias masivas ” que Estados Unidos había prometido si Rusia lanzaba otra invasión. Un alto funcionario de la Casa Blanca señaló que el despliegue de tropas rusas en los enclaves simplemente pone de manifiesto lo que ha sido una presencia apenas velada desde 2014. Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia convocaron una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU para discutir la crisis.

Los alarmantes hechos se sucedieron a unos días en los que la temperatura retórica se ha elevado notablemente. “Por ahora, la palabra… es guerra”, gritó el principal programa de noticias de Rusia, que hace solo unas semanas se burlaba del histrionismo occidental sobre una amenaza inexistente para Ucrania. El mundo puede estar adivinando la escala y el momento de una posible incursión militar rusa en Ucrania, pero ya ha comenzado una forma de ofensiva y la desinformación está causando estragos en las ondas de radio de Rusia.

La primera salva de esa campaña se disparó el 18 de febrero con una explosión en un estacionamiento frente a la sede de la autoproclamada república de Donetsk. El coche bomba, supuestamente obra de saboteadores ucranianos, fue seguido rápidamente por llamadas televisadas de los pseudogobiernos de Donetsk y Lugansk a mujeres, niños y ancianos para que evacuaran. Los metadatos de los videos, torpemente, mostraban que habían sido grabados dos días antes del bombardeo. Las mentiras descaradas no deberían sorprender: la propaganda televisiva de Rusia no es sutil.

En los últimos días, a los televidentes tanto en Rusia como dentro de las áreas separatistas se les ha informado sobre grupos de saboteadores que intentan volar infraestructura crítica en Donbas e intentan acceder a una planta química que produce cloro. Se les habló de los proyectiles ucranianos que caían en la propia Rusia y de los soldados ucranianos que cruzaban la frontera. Vieron fotos de mujeres y niños llorando que huían del “genocidio”, una afirmación que Olaf Scholz, el canciller alemán, descartó como “ridícula” luego de su reunión con Vladimir Putin el 15 de febrero.

Pero el consejo de seguridad nacional de Putin se alegró de retomar la narrativa y construir el caso para la guerra. Sergei Lavrov, el ministro de Relaciones Exteriores, llamó nazis a los líderes ucranianos y dijo que tenían la intención de atacar a "los eslavos y todo lo ruso". Sergei Shoigu, el ministro de Defensa, dijo que Ucrania tenía mucho armamento de la OTAN, había perdido el control de las bandas nacionalistas e incluso podía fabricar una bomba sucia. Valentina Matviyenko, presidenta de la cámara alta y la única mujer en el consejo, dijo que los últimos siete años de la historia de Ucrania han sido un genocidio contra los rusos. Nikolai Patrushev, el presidente del consejo, lanzó acusaciones aún más amplias. Estados Unidos ha organizado el conflicto en Ucrania para debilitar a Rusia, dijo. El objetivo era desmantelar la Federación Rusa, nada menos.

Durante muchas semanas, el Kremlin se ha abstenido de presentar un argumento claro para justificar la guerra. Pero la ofensiva propagandística ahora parece estar a toda marcha, con reclamos de genocidio y agresión de la OTAN combinados en un solo llamado a la acción: es mejor, dice la retórica rusa, tratar con Ucrania ahora que esperar hasta que sea demasiado tarde. En su discurso de reconocimiento a los pequeños estados títeres, Putin llamó a Ucrania a “dejar de luchar”. Si no lo hiciera, dijo, sus líderes asumirían “toda la responsabilidad” de lo que venga después. La mayor parte de lo que dijo Putin eran tonterías, pero la insinuación de que pronto sucederá algo terrible puede no serlo.

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios