Por qué Ucrania debe ganar | Lampadia
  • Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Lunes 27 de Junio 2022
  • Lima - Perú
MENÚ
Globalización < regresar

Lima-Perú, 04/04/2022 a las 02:04am. por Pablo Bustamante Pardo

Con apoyo occidental

Por qué Ucrania debe ganar

Pablo Bustamante Pardo
Director de
Lampadia

Para nosotros está muy claro que Ucrania debe derrotar a Rusia y ojalá la humanidad de deshaga de la camarilla estaliniana dirigida por el abominable Putin, que se ha atrevido a amenazar con el uso de armas atómicas.

Hasta ahora, para sorpresa de Rusia y del resto del mundo, Ucrania viene aguándole la fiesta de conquista a Putin. Zelensky ha probado ser un magnífico líder, que ha motivado a su población a resistir los embates de un desmotivado y desmoralizado ejercito ruso.

Según explica The Economist en el artículo que publicamos líneas abajo, occidente no está apoyando lo suficiente a Ucrania.

“Una Ucrania fuerte y democrática frustraría el expansionismo de Rusia, porque sus fronteras estarían seguras. (…) Por desgracia, gran parte de Occidente parece ciego a esta oportunidad histórica. (…) Zelensky acusa a esos países de ser miopes o timoratos. El esta en lo correcto”.

Ya comentamos en Lampadia la cita del historiador británico Timothy Garton Ash:

En 1994, estaba quedándome medio dormido en una mesa redonda que se celebraba en San Petersburgo, Rusia, cuando un hombre fornido y de baja estatura, con cara de ratón, que parecía ser la mano derecha del alcalde, empezó a hablar. Dijo que Rusia había entregado de forma voluntaria “inmensos territorios” a las antiguas repúblicas soviéticas, entre ellas zonas “que históricamente han pertenecido siempre a Rusia”. (…) El mundo debía respetar los intereses del Estado ruso “y del pueblo ruso como gran nación”.
Aquel hombretón irritante se llamaba Vladímir V. Putin.

Ver en Lampadia: Putinismo02/11/2016)


Las acciones de Putin son inaceptables y espero que los países de la Otan no cedan ante ninguna de las propuestas rusas, pues estas serían solo un avance parcial de una agenda expansionista, así Rusia se deshaga de Putin, puesto que no se puede generar un precedente que podría ser tomado en el futuro por otro líder conquistador.

Este es el momento de parar a Rusia, que ha venido siendo un elemento desestabilizador en la geopolítica global. Ya se apropió de Crimea, sometió a Bielorrusia, interfiere en América Latina soportando a cuba y a la dictadura del chavismo en Venezuela, que ha creado una crisis humanitaria sin precedentes.

Rusia debe perder, Putin tiene que caer, y la humanidad tiene que afirmar los caminos de la paz.

Una victoria decisiva podría transformar la seguridad de Europa

The Economist
2 de abril de 2022

Cuando Vladimir Putin ordenó a las tropas rusas entrar en Ucrania, no era el único que pensaba que la victoria sería rápida. Muchos analistas occidentales también esperaban que Kiev, la capital, cayera en 72 horas. El valor y el ingenio ucranianos confundieron esas suposiciones. A medida que la guerra entra en su sexta semana, el bando que contempla la victoria no es Rusia sino Ucrania, y sería una victoria que redibujaría el mapa de la seguridad europea.

Hablando con The Economist en Kiev el 25 de marzo, el presidente Volodymyr Zelensky explicó cómo el poder de la gente es el secreto de la resistencia de Ucrania y por qué la guerra está cambiando a favor de su nación. “Creemos en la victoria”, declaró. “Este es nuestro hogar, nuestra tierra, nuestra independencia. Es solo una cuestión de tiempo”.

El campo de batalla empieza a contar la misma historia que el presidente. Después de varias semanas en las que el asalto ruso se estancó, las fuerzas ucranianas comenzaron a contraatacar. El 29 de marzo, Rusia dijo que “recortará fundamentalmente” la campaña del norte. Su retirada bien puede ser solo táctica, pero Rusia ha admitido que, por el momento, no puede tomar Kiev.

Sin embargo, gran parte de Ucrania permanece en manos rusas, incluida la franja de tierra en la costa sur que los rusos ahora afirman que fue su enfoque todo el tiempo. Una gran parte del ejército ucraniano, en la región de Donbas, es vulnerable al cerco. Nadie debería subestimar la potencia de fuego rusa. Incluso si sus fuerzas están agotadas y desmoralizadas, pueden atrincherarse. La victoria para Ucrania significa mantener intactas sus brigadas de Donbas y usarlas para negarle a Rusia un control seguro sobre el territorio ocupado.

Para eso, nos dijo Zelensky, Occidente debe imponer sanciones más duras a Rusia y suministrar más armas, incluidos aviones y tanques. Las sanciones reducen la capacidad de Rusia para sostener una guerra prolongada. Las armas ayudan a Ucrania a recuperar territorio. Pero los países de la Otan se niegan a proporcionarle lo que quiere. Dado lo que está en juego, tanto para Occidente como para Ucrania, eso delata una falla reprobable de visión estratégica.

Para Ucrania, una victoria decisiva disuadiría otra invasión rusa. Cuanto más convincentemente Ucrania pueda despedir al ejército ruso, más capaz será de resistir los compromisos que podrían envenenar la paz. La victoria también sería la mejor base para lanzar un estado democrático de posguerra menos corrompido por los oligarcas y la infiltración rusa.

El premio para Occidente sería casi igual de grande. Ucrania no solo podría fortalecer la causa de la democracia, sino que también mejoraría la seguridad europea. Durante 300 años de imperialismo, Rusia ha estado repetidamente en guerra en Europa. A veces, como con Polonia y Finlandia, era el invasor. Otras veces, como con la Alemania nazi y la Francia napoleónica, fue visto como una amenaza letal y fue víctima de la agresión.

Una Ucrania fuerte y democrática frustraría el expansionismo de Rusia, porque sus fronteras estarían seguras. A corto plazo, un dictador enojado y derrotado se quedaría en el Kremlin, pero eventualmente Rusia, siguiendo el ejemplo de Ucrania, tendría más probabilidades de resolver sus problemas mediante reformas internas en lugar de aventuras en el exterior. Al hacerlo, la Otan se convertiría en una carga menor para los presupuestos y la diplomacia. Estados Unidos sería más libre para atender su creciente rivalidad con China.

Por desgracia, gran parte de Occidente parece ciego a esta oportunidad histórica. Estados Unidos está liderando como debe, incluso si vetó el envío de aviones a Ucrania. Pero Alemania tiene una visión a corto plazo de las sanciones, equilibrando la presión de sus aliados y la opinión pública contra la preservación de sus vínculos comerciales con Rusia, el proveedor de gran parte de su petróleo y gas natural. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, afirma hablar en nombre de los aliados occidentales cuando argumenta que suministrar las armas pesadas que necesita Ucrania los convertiría en “cobeligerantes”. Zelensky acusa a esos países de ser miopes o timoratos. El esta en lo correcto.

Quizás Alemania dude de que Ucrania pueda dejar atrás su pasado postsoviético. Es cierto que, después de que las protestas de Maidan instauraran la democracia en 2014, el país no pudo deshacerse de su corrupción e inercia política. Y después de ser golpeada por la artillería rusa, la economía de Ucrania estará en ruinas. Sin embargo, la UE puede ayudar a garantizar que esta vez sea diferente al comenzar a trabajar en la membresía de Ucrania ahora mismo. No podría haber mayor afirmación de la misión fundacional de la UE de crear la paz en un continente devastado por la guerra.

Alinear la gobernanza de Ucrania con la de la UE será necesariamente largo y burocrático. El riesgo es que Bruselas siga a Ucrania, como si Europa se estuviera dignando a dejar que se uniera. En su lugar, la UE debería dar la bienvenida a Ucrania con entusiasmo, como se dio la bienvenida a Europa del Este cuando se sacudió la dominación soviética a principios de la década de 1990. Eso requiere una ayuda generosa para reconstruir la economía, así como apoyo político y paciencia.

La otra preocupación es la de Macron: que la Otan provoque a Rusia. Desde el comienzo de esta guerra, cuando habló de "consecuencias... como nunca se han visto en toda su historia", Putin ha insinuado que la participación occidental podría conducir al uso de armas nucleares. Sabiamente, Occidente ha dejado claro que la Otan no luchará contra las fuerzas rusas, porque, si lo hicieran, la guerra podría salirse de control, con resultados catastróficos.

Sin embargo, alejarse de la amenaza con tintes nucleares de Putin también implica riesgos. 

  • Limitar la ayuda ucraniana incitaría a Rusia a imponer una paz inestable y, por lo tanto, temporal a Zelensky. 
  • Recompensaría a Putin por sus amenazas, preparando su próximo acto de agresión atómica. 

Por el contrario, armas y sanciones más potentes marcarían un cambio en el grado de ayuda, pero no en su tipo. Y esta semana, ante el éxito de Ucrania, Rusia detuvo la campaña en el norte, en lugar de escalar. Por todas esas razones, la mejor disuasión es que la Otan haga frente a la amenaza velada de Putin y deje en claro que una atrocidad nuclear o química conduciría al aislamiento total de Rusia.

Levanta tus ojos

El conflicto es impredecible. La historia está plagada de guerras que debían ser cortas pero que se prolongaron durante años. Ucrania ha ganado la primera fase de esta, simplemente sobreviviendo. Ahora necesita avanzar, por lo que Zelensky necesita una ayuda occidental redoblada. Sería terrible que lo que se interpusiera entre una mala paz y una buena fuera una falta de imaginación en las capitales de Europa. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios