• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Domingo 15 de Septiempre 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
Economía < regresar

Lima-Perú, 24/07/2019 a las 09:07am. por Lampadia

Mejor prevenir que lamentar

Criptomonedas: ¿Fraude para despistados?

Las críticas del prestigioso economista Nouriel Roubini - apodado  “Dr. Doom” por haber predicho la crisis financiera del 2008 - hacia las monedas digitales,  conocidas como "criptomonedas" (ver Lampadia: Nouriel Roubini: Blockchain y Bitcoin son las mayores estafas del mundo), continúan y con el pasar del tiempo cobran mayor fuerza y rigurosidad.

Recientemente publicó un artículo en Project Syndicate, que compartimos líneas abajo, en el que puso al descubierto los distintos tipos de fraudes a los cuales se han visto sometidos los inversionistas minoritarios en las plataformas de intercambio de criptomonedas. Según su diagnóstico, dichos mercados, en tanto sigan operando al margen de la regulación financiera local e internacional, serán proclives a ser capturados por toda clase de criminales, que utilizaran la criptografía (código de registro de las cuentas de los usuarios) para el lavado de dinero, la falsificación de identidades, por mencionar solo algunos de los delitos posibles.

De ser ciertas tales denuncias, coincidimos plenamente con las recomendaciones propuestas por Roubini, puesto que se estaría atentando con los derechos de propiedad de los inversionistas, sobre su propio dinero, ya sea digital o físico, así como del uso de este. Este es un principio fundamental que una sociedad libre debe tener como base para su desarrollo. En ese sentido, esperemos que los reguladores de EEUU prosigan con las investigaciones correspondientes y de ser comprobados los delitos imputados, que caiga todo el peso de la ley a los promotores de tales plataformas de intercambio. Lampadia

El gran robo criptográfico

Nouriel Roubini
Project Syndicate
16 de julio, 2019
Traducido y glosado por Lampadia

Las criptomonedas han dado lugar a toda una nueva industria criminal, que comprende intercambios offshore no regulados, propagandistas pagados y un ejército de estafadores que buscan inversores minoristas. Sin embargo, a pesar de la abrumadora evidencia de fraude y abuso desenfrenado, los reguladores financieros y las agencias de aplicación de la ley siguen dormidos al volante.

NEW YORK – Hay una buena razón por la cual cada país civilizado en el mundo regula estrechamente su sistema financiero. La crisis financiera mundial de 2008, después de todo, fue en gran medida el resultado de un retroceso en la regulación financiera. Los ladrones, criminales y timadores son un hecho de la vida, y ningún sistema financiero puede cumplir su propósito adecuado a menos que los inversores estén protegidos de ellos.

Por lo tanto, existen regulaciones que exigen que los valores se registren, que las actividades de servicio de dinero tengan una licencia, que los controles de capital incluyan las disposiciones de "antilavado de dinero" (AML) y "conozca a su cliente" (KYC) (para evitar la evasión fiscal y otros flujos financieros ilícitos), y que los administradores de dinero sirven los intereses de sus clientes. Debido a que estas leyes y regulaciones protegen a los inversionistas y a la sociedad, los costos de cumplimiento asociados con ellos son razonables y apropiados.

Pero el régimen regulatorio actual no captura toda la actividad financiera. Las criptomonedas se lanzan y comercializan de forma rutinaria fuera del dominio de la supervisión financiera oficial, donde la evitar los costos de cumplimiento se anuncia como una fuente de eficiencia. El resultado es que el mundo de las criptomonedas se ha convertido en un casino no regulado, en el que la criminalidad no controlada genera disturbios.

Esto no es mera conjetura. Algunos de los jugadores criptográficos más grandes pueden estar abiertamente involucrados en la ilegalidad sistemática. Considere BitMEX, una plataforma de intercambio no regulada de billones de dólares de derivados criptográficos que está domiciliado en las Seychelles, pero activo a nivel mundial. Su director ejecutivo, Arthur Hayes, se jactó abiertamente de que el modelo de negocio de BitMEX consiste en vender productos derivados criptográficos de "jugadores degenerados" (es decir, inversores minoristas despistados) con un apalancamiento de 100 a uno.

Para ser claros, con un apalancamiento de 100 a uno, incluso un cambio del 1% en el precio de los activos subyacentes podría desencadenar un margin call y eliminar toda la inversión. Peor aún, BitMEX aplica tarifas altas cada vez que uno compra o vende sus instrumentos tóxicos, y luego toma otra porción de la manzana al desviar los ahorros de los clientes a un "fondo de liquidación" que probablemente sea mucho más grande de lo que es necesario para evitar el riesgo de la contraparte. No es de extrañar que, según las estimaciones de un investigador independiente, las liquidaciones a veces representen hasta la mitad de los ingresos de BitMEX.

Los informantes de BitMEX me revelaron que este intercambio también se usa a diario para el lavado de dinero a escala masiva por parte de terroristas y otros delincuentes de Rusia, Irán y otros lugares; el intercambio no hace nada para detener esto, ya que se beneficia de estas transacciones.

Como si no fuera suficiente, BitMEX también tiene una mesa de negociación interna con fines de lucro (supuestamente con el propósito de hacer mercado) que ha sido acusada de abusar de la información privillegiada de sus propios clientes. Hayes lo ha negado, pero debido a que BitMEX no está regulado por completo, no hay auditorías independientes de sus cuentas y, por lo tanto, no hay forma de saber qué sucede detrás de la escena.

En cualquier caso, sabemos que BitMEX no cumple con las regulaciones de AML / KYC. Aunque afirma que no sirve a los inversores estadounidenses y británicos que están sujetos a dichas leyes, su método de "verificar" su ciudadanía es examinar su dirección IP, que puede enmascararse fácilmente con una aplicación VPN estándar. Esta falta de due diligence constituye una violación descarada de las leyes y regulaciones de valores. Hayes incluso desafió abiertamente a cualquiera para que intente demandarlo en las Seychelles no reguladas, sabiendo que opera a la sombra de las leyes y regulaciones.

A principios de este mes, debatí con Hayes en Taipei y clamé su fraude. Pero, sin que yo lo supiera, él había obtenido los derechos exclusivos del video del evento por parte de los organizadores de la conferencia y se negó durante una semana a lanzarlo por completo. En su lugar, publicó "hitos" seleccionados para crear la impresión de que se desempeñó bien. Supongo que esto está a la par del curso entre los estafadores criptográficos, pero es irónico que alguien que dice representar la "resistencia" contra la censura se ha convertido en el padre de todos los censores ahora que su estafa ha sido expuesta. Finalmente, avergonzado en público por sus propios partidarios, cedió y lanzó el video.

El mismo día que debatimos, la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido propuso una prohibición total de las inversiones de criptografía de alto riesgo al por menor. Sin embargo, a menos que los responsables de la formulación de políticas respondan de forma concertada, los inversores minoristas que son atraídos al dominio criptográfico continuarán siendo engañados. La manipulación de precios es rampante en todos los intercambios criptográficos, debido a los esquemas de bombeo y descarga, comercio de lavado, suplantación de identidad, ejecución frontal y otras formas de manipulación. Según un estudio, hasta el 95% de todas las transacciones en Bitcoin son falsas, lo que indica que el fraude no es la excepción sino la regla.

Por supuesto, no es sorprendente que un mercado no regulado se convierta en el patio de recreo de estafadores, delincuentes y vendedores de aceite de serpiente. El comercio de productos criptográficos ha creado una industria multimillonaria, que abarca no solo los intercambios, sino también los propagandistas que se hacen pasar por periodistas, los oportunistas que hablan de sus propios libros financieros para vender "shitcoin" y los cabilderos que buscan exenciones regulatorias. Detrás de todo hay un fraude criminal emergente que avergonzaría a la Cosa Nostra.

Ya es hora de que EEUU y otras agencias policiales intervengan. Hasta ahora, los reguladores han estado dormidos al volante mientras el cáncer criptográfico ha hecho metástasis. Según un estudio, el 80% de las "ofertas de monedas iniciales" en 2017 fueron estafas. Como mínimo, debe investigarse a Hayes y a todos los demás que supervisan estafas similares desde refugios en alta mar, antes de que millones de inversionistas minoristas más sean estafados en la ruina financiera. Incluso el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, que no es fanático de la regulación financiera, está de acuerdo en que no se debe permitir que las criptomonedas se "conviertan en el equivalente de cuentas secretas numeradas", que durante mucho tiempo han sido preservadas por terroristas, mafiosos y otros criminales. Lampadia

Nouriel Roubini, profesor en la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York y CEO de Roubini Macro Associates, fue Economista Principal para Asuntos Internacionales en el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca durante la administración Clinton. Ha trabajado para el Fondo Monetario Internacional, la Reserva Federal de los Estados Unidos y el Banco Mundial.

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios