• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Miércoles 23 de Octubre 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
Desarrollo < regresar

Lima-Perú, 15/05/2019 a las 10:05am. por Lampadia

Implicancias futuras para la calidad de vida y el medio ambiente

El entorno cambiante de la industria mundial de carne

La introducción de la carne en la dieta humana fue particularmente importante en el desarrollo del ser humano, porque permitió el crecimiento del cerebro - con todos los procesos neuronales que ello implicaba – sentando las primeras bases de lo que serían sus principales funciones biológicas tales como la memoria, el aprendizaje, la percepción del dolor, entre otras.

Hoy en día, si analizamos la industria de la carne en retrospectiva, durante los últimos 50 años encontramos que se ha enfrentado a un contexto cambiante, marcado, entre otras cosas, por un aumento considerable del consumo mundial - impulsado principalmente por China con el sector porcino y la India por industrias conexas como los lácteos - pero también por un notable cambio de preferencias en Occidente – EEUU concretamente - en donde el pollo sigue siendo el principal bien de consumo del sector. Sin embargo, existen continentes – el África subsahariana en particular - que aún no se han subido a esta ola alimenticia pero que, dadas sus perspectivas de crecimiento poblacional, podrían en unos años constituirse como grandes consumidores de carne.

En un extenso pero importante artículo escrito por The Economist, que compartimos líneas abajo, se explica cómo la confluencia de todas estas tendencias del consumidor en torno a la industria de la carne ha impactado en el pasado y seguirá impactando en la calidad de vida mundial, y qué implicancias futuras tiene para el medio ambiente, al ser la industria ganadera una de las que emite mayores cantidades de dióxido de carbono.

Tener en cuenta estos escenarios de largo plazo es fundamental para los hacedores de política que buscan generar un mayor bienestar en las poblaciones más vulnerables - a través de la ingesta de alimentos con alto contenido proteínico - pero salvaguardando el cuidado del medio ambiente, ante el creciente calentamiento global que ya está experimentando nuestro mundo. Lampadia

El camino de más carne
El consumo de carne a nivel mundial va en aumento, aportando beneficios sorprendentes

A medida que los africanos se hacen más ricos, comerán más carne y vivirán vidas más largas y sanas

The Economist
2 de mayo, 2019
Traducido y glosado por Lampadia

Entre 1961 y 2013, el chino promedio pasó de comer 4 kg de carne a 62 kg. al año. La mitad de la carne de cerdo del mundo se come en el país. Las políticas agrícolas más liberales han permitido que las granjas produzcan más: en 1961, China sufrió el terrible experimento de colectivización conocido como el "gran salto adelante". Pero la principal razón por la que los chinos están comiendo más carne es simplemente que son más ricos.

En los países ricos, las personas se vuelven veganas en enero y vierten leche de avena en su cereal de desayuno. En el mundo en su conjunto, la tendencia es a la inversa.

En la década de 2017, el consumo mundial de carne aumentó en un promedio de 1.9% al año y el consumo de lácteos frescos en 2.1%, casi el doble de rápido que el crecimiento de la población. Casi cuatro quintas partes de todas las tierras agrícolas se dedican a la alimentación del ganado, si cuenta no solo los pastos, sino también las tierras de cultivo utilizadas para el cultivo de alimentos para animales. Los seres humanos han criado tantos animales para el alimento que se cree que la biomasa de los mamíferos de la Tierra se ha cuadruplicado desde la edad de piedra (ver tabla).

A menos que se produzca un gran salto hacia adelante en la carne cultivada en el laboratorio, es probable que esto continúe. La Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), una agencia de la ONU, estima que el número global de ganado de rumiantes (es decir, ganado vacuno, búfalos, ovejas y cabras) aumentará de 4.1 mil millones a 5.8 mil millones entre 2015 y 2050, manteniendo una evolución sin cambios. Se espera que la población de pollos crezca aún más rápido. El pollo ya es el ave más común en el mundo, con cerca de 23 mil millones vivos actualmente en comparación con 500 millones de gorriones.

Mientras tanto, la geografía de la alimentación de carne está cambiando. Los países que impulsaron el aumento global en el consumo de productos animales en las últimas décadas no son los que lo harán en el futuro. Los gustos en la carne también están cambiando. En algunos países, la gente pasa de la carne de cerdo o de cordero a la carne de res, mientras que, en otros, la carne de res está cediendo al pollo. Estos cambios de carne a carne y de país a país son tan importantes como el patrón general de crecimiento. También son más alentadores. A escala planetaria, el aumento del consumo de carne y lácteos es un problema ambiental gigante. A nivel local, sin embargo, puede ser una bendición.

En las últimas décadas, ningún animal ha crecido más rápido que el cerdo chino. La producción anual de carne de cerdo en ese país se ha multiplicado por más de 30 veces desde principios de la década de 1960, a 55 millones de toneladas. Para alimentar a las legiones de cerdos, China importa 100 millones de toneladas de soya cada año, dos tercios del comercio de ese producto. Es en gran parte gracias a la alimentación de más carne de cerdo y productos lácteos que las dietas chinas se parecen a las occidentales, ricas en proteínas y grasas. Y es sobre todo porque sus dietas han cambiado que los chinos han cambiado de forma. El niño urbano promedio de 12 años era nueve centímetros más alto en 2010 que en 1985, la niña promedio siete centímetros más alta. Los niños en particular también han crecido más gordos.

Los proveedores de carne de cerdo de China también están creciendo. Tres quintas partes de los cerdos ya provienen de granjas que producen más de 500 al año.

Ha llegado a la cima

Sin embargo, las compañías chinas de carne de cerdo están acaparando grandes cuotas de un mercado que parece que casi ha dejado de crecer. La OCDE, un club de países en su mayoría ricos, estima que el consumo de carne de cerdo en China ha sido más o menos estable desde 2014. Predice un crecimiento de poco menos del 1% anual durante la próxima década. Si un país se está acercando a su pico en la carne de cerdo, esto sugiere un gran cambio en las poblaciones animales mundiales. Los cerdos se convertirán en una presencia más pequeña en la granja global.

En 2015, los productos animales suministraron el 22% de la ingesta de calorías de una persona china promedio, según la FAO. Eso es solo una sombra por debajo del promedio en los países ricos (24%). "A diferencia de hace décadas, ya no hay grandes sectores de la población que aún no comen carne", dice Joel Haggard de The U.S. Meat Export Federation, un grupo de la industria. Y la demografía está comenzando a demostrar un arrastre en la demanda. La población de China comenzará a disminuir dentro de unos diez años. El país ya está envejeciendo, lo que suprime el consumo de alimentos porque las personas mayores comen menos que los jóvenes. Demógrafos de las Naciones Unidas proyectan que, entre 2015 y 2050, el número de chinos en sus veintes se desplomará de 231 a 139 millones.

Además, la carne de cerdo tiene fuertes competidores. "En toda China hay personas que comen carne de res en McDonald's y pollo en KFC", dice Wan. El año pasado, China superó a Brasil para convertirse en el segundo mayor mercado de carne del mundo después de EEUU, según el Departamento de Agricultura de los EEUU.

El cambio de la carne de cerdo a la carne de res en el país más poblado del mundo es una mala noticia para el medio ambiente. Debido a que los cerdos no requieren pasto y son eficientes para convertir el alimento en carne, el cerdo es una de las carnes más ecológicas. El ganado suele ser mucho menos eficiente, aunque se puede cultivar de diferentes maneras. Y debido a que las vacas son rumiantes, eructan metano, un poderoso gas de efecto invernadero. Un estudio de los datos agrícolas estadounidenses en 2014 estimó que, en calorías, la producción de carne de res requiere tres veces más alimento animal que la producción de carne de cerdo y produce casi cinco veces más gases de efecto invernadero. Otras estimaciones sugieren que utiliza dos veces y media más agua.

Afortunadamente, incluso cuando los chinos desarrollan el gusto por la carne de res, los estadounidenses la están perdiendo. El consumo per cápita alcanzó su punto máximo en 1976; alrededor de 1990, la carne de res fue superada por el pollo como la carne favorita de EEUU. El consumo de carne ha aumentado un poco recientemente, probablemente porque los estadounidenses se sienten más ricos. Pero el pollo sigue siendo el rey.

Los cambios de este tipo son probablemente los más esperados en los países ricos en los próximos años. A pesar de las ansiosas predicciones de una "segunda transición nutricional" a dietas bajas en carne y altas en cereales y verduras, las dietas occidentales están cambiando hasta ahora solo en los detalles. La carne de res es un poco menos popular en algunos países, pero el pollo lo es más; la gente bebe menos leche pero come más queso.

Si Occidente está saciado y China está llegando a ello, ¿de dónde viene el crecimiento? Una respuesta es la India. Aunque los indios todavía comen sorprendentemente poca carne - solo 4 kg al año - están bebiendo mucha más leche, comiendo más queso y cocinando con más ghee (mantequilla clarificada) que antes. La producción de leche aumentó de 20 millones de toneladas en 1970 a 174 millones de toneladas en 2018, lo que convirtió a India en el mayor productor de leche del mundo. La OCDE espera que India produzca 244 millones de toneladas de leche en 2027.

Toda esa lechería es una fuente de orgullo nacional y un problema en un país gobernado por nacionalistas hindúes. Los hindúes consideran que las vacas son sagradas. A través de las leyes, intimidaciones y escuadrones de "protección de las vacas", los fanáticos han tratado de evitar que todos los indios coman carne o incluso que la exporten a otros países.

Pero ni una cooperativa de leche india ni una gran granja de cerdos chinos representan realmente el futuro de los alimentos. En su lugar, busque una granja de pollos pequeña y desaliñada al este de Dakar, la capital de Senegal.

Las estadísticas oficiales sugieren que el número de pollos en Senegal ha aumentado de 24 a 60 millones desde el año 2000. A medida que las personas se trasladan de las aldeas a las ciudades, tienen menos tiempo para hacer guisos tradicionales, que pueden incluir pescado, cordero o carne de res, así como verduras y especias, y que sean deliciosos. En su lugar, comen en cafeterías, o compran alimentos que pueden cocinar rápidamente.

Vegetarianos económicos

Muchos africanos subsaharianos aún no comen carne, productos lácteos ni pescado. La FAO estima que solo el 7% de la energía dietética de las personas proviene de productos animales, un tercio de la proporción en China. Esto rara vez es el resultado de prohibiciones religiosas o culturales. Si los alimentos de origen animal fueran más baratos, o si las personas tuvieran más dinero, comerían más de ellos.

Sin embargo, este continente frugal está comenzando a influir en el sistema alimentario mundial. Lo impensable es que la población del África subsahariana alcanzará los 2,000 millones a mediados de la década de 2040, en comparación con los 1,100 millones actuales. Eso llevaría a un enorme aumento en el consumo de carne y lácteos, incluso si las dietas de las personas se mantuvieran igual.

África ya importa más carne cada año que China, y los analistas de la OCDE esperan que las importaciones sigan creciendo más de un 3% al año. Pero la mayor parte de la carne del continente probablemente será cultivada en casa. La FAO predice que en 2050 casi dos de cada cinco animales de ganado rumiantes en el mundo serán africanos. Se proyecta que la cantidad de pollos en África se cuadruplicará, a 7,000 millones.

Esto tensará el medio ambiente. Aunque los pollitos de engorde y las gallinas ponedoras son más o menos tan productivos como los pollos en cualquier lugar, el ganado africano es el más débil del mundo.

Los cuernos de baja productividad de África

Sin embargo, la gente probablemente se volverá más saludable. Muchos niños africanos están mal desarrollados (especialmente los pequeños para su edad) en parte porque no obtienen suficientes micronutrientes como la vitamina A. La deficiencia de hierro es sorprendentemente común. En Senegal, una encuesta de salud realizada en 2017 reveló que el 42% de los niños pequeños y el 14% de las mujeres padecen anemia moderada o grave. La mala nutrición atrofia tanto a los cerebros como a los cuerpos.

Los productos animales son excelentes fuentes de vitaminas y minerales esenciales. Estudios en varios países en desarrollo han demostrado que darles leche a los escolares los hace más altos. Investigaciones recientes en las zonas rurales del oeste de Kenia encontraron que los niños que comían huevos regularmente crecían un 5% más rápido que los niños que no lo hacían; la leche de vaca tuvo un efecto menor. Pero la carne, o, mejor dicho, los animales, también pueden ser peligrosos. En África, a menudo se permite que los pollos entren y salgan de las casas de las personas. Sus huevos y carne parecen mejorar la salud humana; sus excrementos no lo hacen. Un estudio de Ghana encuentra que la anemia infantil es más común en los hogares que poseen pollos.

Las dietas cambiantes de los africanos también crean oportunidades para las empresas locales. A medida que las ciudades crecen y las personas en esas ciudades demandan más proteínas animales, las cadenas de suministro nacionales se vuelven más grandes y sofisticadas. Criadores de animales, criaderos, veterinarios y empresas de camiones se multiplican. Las personas dejan de alimentar a los animales con los restos de cocina y comienzan a utilizar pienso comercial.

A menudo se dice que el África subsahariana carece de una base industrial, y esto es cierto. De acuerdo con la Organización Internacional de Fabricantes de Vehículos de Motor, en África se fabrica solo un auto de cada 85. Pero buscar solo industrias de alta tecnología y orientadas a la exportación corre el riesgo de pasar por alto a los productores de alimentos cada vez más sofisticados del continente, que responden a la demanda urbana. Lo ideal sería que África aprendiera a llenar los contenedores de envío con ropa y aparatos. Por ahora, hay algunos trabajos que se pueden llenar, llenando barrigas con carne. Lampadia

Artículos Relacionados

Comentarios