• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Viernes 25 de Septiempre 2020
  • Lima - Perú
MENÚ
Comercio Internacional < regresar

Lima-Perú, 21/07/2020 a las 09:07am. por Lampadia

Un llamado a reformar el comercio

Huawei - El símbolo de la guerra comercial

El veto de Huawei amenaza con extenderse hacia la UE, ahora que Gran Bretaña se alineó recientemente con la decisión de EEUU de prohibir la venta de sus equipos de la mencionada multinacional china en su territorio. Ello supone un nuevo episodio en la escalada del conflicto comercial EEUU-China que, si bien aparentemente tendría un efecto marginal en Europa por la presencia de otros productores del rubro como Nokia y Ericsson, sus efectos en los encadenamientos tecnológicos a nivel global son aún inciertos teniendo en cuenta que China puede tomar represalias como ya ha venido aconteciendo con otras industrias.

En todo caso, como publico recientemente The Economist en un artículo que compartimos líneas abajo, este hecho debe llamar la atención a los policy makers a enfocarse en cómo deben reformarse los marcos institucionales que rigen el comercio (OMC), de manera que se puedan generar consensos sobre qué sectores pueden eximirse de estas luchas geopolíticas y sobre los cuales el libre intercambio podría desarrollarse de manera plena. En un escenario de desglobalización y de consecuente contracción del comercio, agudizada por la presente crisis por el covid, esto se vuelve un imperativo en el plazo inmediato y tiene fuertes implicancias para una economía abierta y pequeña como el Perú.

Veamos pues la propuesta de The Economist sobre cómo podríamos paliar este persistente escalamiento de la guerra comercial y cómo occidente podría trabajar colaborativamente con China, aún cuando su reciente actuación en el plano político (con Hong Kong) suscita más animosidad que empatía. Lampadia

China vs EEUU

Haciendo negocios con China

The Economist
18 de julio, 2020
Traducida y comentada por Lampadia

Hace diecinueve años, una compañía china desconocida estableció sus primeras oficinas de ventas europeas, en un suburbio de Frankfurt y una ciudad de cercanías inglesa, y comenzó a ofertar para construir redes de telecomunicaciones. Hoy, Huawei simboliza el aumento desalentador de China Inc., y un sistema de comercio global en el que la confianza se ha derrumbado. Con ventas de US$ 123,000 millones, es conocido por sus precios bien definidos y su dedicación a los objetivos industriales de los gobernantes de China. Desde 2018, EEUU lo ha sometido a un asalto legal, convirtiéndolo en un punto crítico en la guerra comercial. Ahora Gran Bretaña ha dicho que bloqueará a Huawei de sus redes 5G. Otros países europeos pueden seguir. Pero lejos de mostrar la determinación de Occidente, la saga revela su falta de una estrategia coherente. Si las sociedades abiertas y la China autoritaria quieren mantener sus vínculos económicos y evitar un descenso a la anarquía, se necesita una nueva arquitectura comercial.

Los jefes de seguridad de EEUU siempre se han preocupado de que el equipo de Huawei esté diseñado para ayudar a espiar y hacer que sus clientes dependan de la tecnología china subsidiada. Pero más de 170 países decidieron que los riesgos eran manejables. Gran Bretaña, que trabaja en estrecha colaboración con EEUU en inteligencia, creó una "célula" de ciber-expertos para monitorear el equipo de Huawei en 2010 y, luego, lo confinó a partes menos sensibles de la red. Otros países reflejaron este enfoque. Ofreció un punto medio entre un abrazo ingenuo del capitalismo de estado chino y una guerra fría.

Un juicio tan finamente equilibrado ha demostrado ser insostenible. La administración Trump ha instado al mundo a deshacerse de Huawei y ha impuesto un embargo unilateral a sus proveedores, evitando la venta de algunos componentes y chips fabricados en el extranjero utilizando herramientas estadounidenses. Obligado a elegir entre un aliado y un proveedor, Gran Bretaña se sintió inevitablemente atraída por la decisión de esta semana. Se ha vuelto más riesgoso para cualquiera hacer negocios con una empresa que el Tío Sam quiere paralizar. Huawei, por su parte, no ha podido tranquilizar a los expertos cibernéticos de Gran Bretaña, que se han quejado de que su software defectuoso se está volviendo más difícil de monitorear o de reformar su opaco gobierno y propiedad. Cualquier ilusión remanente de que los líderes de China respetan el estado de derecho cuando realmente importa ha sido destruida por los acontecimientos en Hong Kong.

El costo directo de sacar a Huawei de las redes europeas es tolerable: agregar menos del 1% a las facturas telefónicas de los europeos si se amortiza en 20 años. Ericsson y Nokia, dos proveedores occidentales, pueden aumentar la producción y puede surgir una nueva competencia a medida que las redes dependen más del software y los estándares abiertos.

La verdadera carga no tiene nada que ver con las antenas, sino que se deriva de la decadencia del sistema de comercio mundial. Quizás una docena de países podrían terminar prohibiendo Huawei: Alemania está sentada en el filo. Pero aún se usará en gran parte del mundo emergente, acelerando la fragmentación de la industria tecnológica. El comercio se basa en reglas comunes, pero la decisión de Gran Bretaña se ha tomado en medio de un torbellino de cabildeo y amenazas. Es difícil obtener un principio detrás de él que pueda aplicarse de manera más amplia. Si el problema es el equipo hecho en China, entonces Ericsson y Nokia también lo hacen. Si se trata de empresas chinas que construyen sistemas que conectan dispositivos (en el caso del 5G, robots y máquinas), se podría aplicar una lógica similar en una economía mundial de digitalización. Los automóviles alemanes y los teléfonos Apple vendidos en China están repletos de software, datos y sensores. ¿China también tiene derecho a prohibirlos?

Esto alimenta una sensación espiral de ilegalidad. El arancel promedio para el comercio chino-estadounidense es del 20%. Los flujos de inversión directa de China a Europa han caído un 69% desde el pico en 2016, según Rhodium, una firma de investigación. Otras empresas quedan atrapadas en el fuego cruzado. TikTok enfrenta una prohibición en India y, tal vez, en EEUU. China planea imponer sanciones a Lockheed Martin por vender armas a Taiwán. Ahora que el presidente Donald Trump ha terminado con el estatus especial de Hong Kong, HSBC, un banco con grandes intereses allí, podría estar sujeto a castigo tanto por parte de China como de EEUU. Algunos prestamistas chinos pueden tener prohibido comerciar en dólares.

La lógica de la prohibición de Huawei es la de desconexión y contención. Pero esto no funcionará si se aplica en toda la relación económica. El último gran rival autoritario de Occidente, la Unión Soviética, era un pececillo comercial. China representa el 13% de las exportaciones mundiales y el 18% de la capitalización del mercado mundial, y es la fuerza económica dominante en Asia.

En cambio, se necesita un nuevo régimen comercial que reconozca la naturaleza de China. Eso no es fácil. La Organización Mundial del Comercio (OMC), cuyo objetivo es establecer reglas universales, no ha evolucionado con la economía digital. Tampoco estaba preparada para el impulso del presidente Xi Jinping para aumentar la influencia del estado y del Partido Comunista sobre las empresas privadas chinas y aquellas, como Huawei, que dicen que son propiedad de los trabajadores. Desilusionados con la OMC, los negociadores de la administración Trump intentaron unilateralmente luchar contra China para liberalizar su economía y reducir los subsidios, utilizando la amenaza de aranceles y embargos. Eso ha sido un fiasco.

Entonces, ¿cómo debería funcionar la arquitectura comercial en una era de desconfianza? El objetivo debe ser maximizar el comercio consistente con la seguridad estratégica de ambas partes. Eso significa evitar puntos críticos, como la tecnología, que generan mucha tensión, pero una minoría en el comercio: quizás un tercio de las ventas de las empresas occidentales a China basadas en nuestro análisis de los datos de Morgan Stanley, por ejemplo. Estos sectores requerirán escrutinio y certificación de seguridad internacional del tipo que Gran Bretaña intentó con Huawei. Puede que no funcione. Pero al menos el comercio en otras áreas puede florecer.

También se debe exigir a las empresas chinas que acepten un gobierno abierto de sus grandes filiales en Occidente, incluidos accionistas locales, directores y gerentes extranjeros con autonomía real, y divulgaciones que ayuden a crear un grado de independencia del estado. Esto no es difícil: las multinacionales como Unilever lo han estado haciendo durante décadas. TikTok podría ser un pionero.

El último efecto de red

Las sociedades abiertas son más fuertes cuando actúan al unísono. Europa puede verse tentada a ir sola, poniendo fin a décadas de cooperación transatlántica. Sin embargo, en algún momento, pronto, si Trump no logra ganar un segundo mandato, EEUU revitalizará sus alianzas porque ha sido menos efectivo sin ellas. Occidente no puede cambiar fundamentalmente a China ni ignorarla. Pero al actuar juntos, puede encontrar una manera de hacer negocios con un estado autoritario en el que desconfía. Huawei marcó un fracaso para hacer esto. Hora de comenzar de nuevo. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios