• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Miércoles 13 de Diciembre 2017
  • Lima - Perú
MENÚ
Social < regresar

Lima-Perú, 22/05/2017 a las 09:05am. por Lampadia

China confía en la mejora de los esquemas de focalización

Últimos pasos hacia la erradicación de la pobreza rural

Los líderes chinos Xi Jinping y Li Keqiang le han declarado la guerra final a la pobreza. Hasta ahora, han obtenido grandes logros. China ha sacado a 800 millones de personas de la pobreza desde 1978. Ahora están apuntando a eliminar la pobreza para 2020, según el último plan quinquenal, que apunta a los 70 millones pobres restantes. Pero, ¿es realmente posible que China elimine la pobreza para el 2020?

China está trabajando arduamente para cumplir con este objetivo. El presidente Xi Jinping ha fijado metas específicas para alcanzarlo: sacar a 10 millones de personas de la pobreza por año entre 2016 y 2020 y proporcionar una red de seguridad social para los 20 millones restantes de pobres que no pueden trabajar. Para lograr esto, China ha asumido el reto atacando la pobreza en varios frentes: promoviendo el turismo en áreas pobres pero escénicas, ayudando a los hogares pobres a acceder a préstamos de microcrédito y, como afirma el artículo del Foreign Policy compartido líneas abajo, focalizando programas de apoyo a las personas con algún tipo de discapacidad.

Fuente: Foreign Affairs

Entre sus programas de reducción de la pobreza, el ‘dibao’, un programa de asistencia social, ha proporcionado a algunos beneficiarios pequeños pagos, pero a menudo no ha podido identificar a los verdaderamente necesitados. Esto sigue siendo un problema en las zonas urbanas y rurales, ya que el número de beneficiarios del dibao es bajo en relación con el número de pobres. Los gobiernos locales son responsables de administrar el programa, y todavía existen muchos problemas de corrupción y personas necesitadas que no reciben este apoyo.

Fuente: Ethiogrio

Ahora en China pretenden mejorar el programa, como está ocurriendo en la ciudad de Minning. Como relata Foreign Policy “Minning es una ciudad modelo. Su esquema de alivio de la pobreza fue establecido por Xi Jinping, presidente de China, entre 1999 y 2002 cuando fue gobernador de Fujian, una rica provincia del sur. El sistema pionero de Minning, ahora se está extendiendo por toda China. Se focaliza en los individuos pobres y en la elaboración de planes específicos para cada uno, en lugar de simplemente ayudar a los lugares pobres a desarrollarse con la esperanza de que la riqueza llegue a los más pobres.”

Este sistema se viene aplicando varios años en muchos países, incluido el Perú. Sin embargo hasta ahora ninguna de las experiencias es verdaderamente exitosa. Como dice Foreign Policy, dada la proporción de la burocracia china y la capacidad de mando del partido de gobierno, se estima que China pueda avanzar hacia sus metas.

No olvidemos que en el caso del Perú, hemos tenido graves problemas por la multiplicación de los programas asistencialistas, supuestamente focalizados, pues, si bien el dinero se gastó, no tenemos mediciones de performance, como ha tenido que ser reconocido por las autoridades vinculadas a dichos programas. 

Esto confirma la necesidad de desarrollar programas de apoyo productivo, antes que asistencialismo puro, que, por supuesto hay que mantener para casos extremos, pero acotados y temporalmente. El problema es que hasta hoy, todos los gobiernos peruanos desde el año 2000, incluido el gobierno actual, de una u otra forma, con una u otra disculpa, le han dado la espalda y saboteado la posibilidad de multiplicar las experiencias exitosas de programas productivos como el de ‘Sierra Productiva’. Lampadia

El último, y más difícil, tramo
El nuevo enfoque de China para combatir la pobreza

Después de décadas de éxito, las cosas se están poniendo más difíciles​

Fuente: Alamy

The Economist
29 de abril, 2017
Traducido y glosado por Lampadia

La mayoría de los parientes de Tian Shuang están pastando cabras en las estériles colinas de la provincia de Ningxia, una de las partes más pobres de China occidental. Pero el año pasado, Tian bajó a Minning, una pequeña ciudad en el valle, cuando el gobierno local, como parte de un programa de reducción de la pobreza, le dio un trabajo de cultivo de hongos y plantas ornamentales en un vivero comercial. Su nombre, dirección e ingresos (20,000 yuanes al año, o 2,900 dólares -seis veces el salario mínimo) están escritos en un tablero en la puerta del invernadero.

El nombre de Tian también está escrito en las paredes del ayuntamiento, junto con las de otras 409 personas de la zona que, sin ayuda, estarían viviendo por debajo de la línea de pobreza local de 3,200 yuanes al año (esto es un 40% por encima del mínimo nacional, pero aún no lo suficiente para comprar carne más de una vez a la semana, o para gastar en ropa nueva). La ciudad enumera los problemas y las necesidades de cada uno de sus pobres. Treinta y siete son pobres debido a problemas de salud; 77 -incluyendo a algunos de los familiares de Tian- viven en áreas aisladas e inhóspitas; 95 tienen discapacidades físicas y así sucesivamente. También se menciona la ayuda dada por el gobierno a cada persona, como la provisión de trabajo, un generador solar o una vaca.

Minning es una ciudad modelo. Su esquema de alivio de la pobreza fue establecido por Xi Jinping, presidente de China, entre 1999 y 2002 cuando fue gobernador de Fujian, una rica provincia del sur. (Fujian está hermanada con Ningxia como parte de un intento nacional de difundir la experiencia y el dinero de las zonas ricas a las pobres). El sistema pionero de  Minning, ahora se está extendiendo por toda China. Se focaliza en los individuos pobres y en la elaboración de planes específicos para cada uno, en lugar de simplemente ayudar a los lugares pobres a desarrollarse con la esperanza de que la riqueza llegue a los más pobres. Otros países también están intentando esto, pero China es una de las pocas naciones en desarrollo con una burocracia lo suficientemente grande y líder como para hacerlo bien.

China ha sido un héroe en sus esfuerzos de reducción de pobreza en el mundo. Ha erradicado la pobreza en las ciudades (bajo su definición, al menos) y redujo el número de personas rurales por debajo de la línea de pobreza oficial de 2,300 yuanes al año (a precios de 2010) de 775 millones en 1980 a 43 millones en 2016. Su objetivo ahora es no tener a nadie bajo la línea de aquí a 2020.

Hace dos años, Xi lo definió como una de las principales labores de su presidencia. Él lo llama "la tarea básica para construir una sociedad moderadamente próspera" (que el Partido Comunista quiere crear por su centésimo cumpleaños en 2021). Políticamente, la reducción de la pobreza es importante porque, como dice un miembro del partido, a menos que China resuelva el problema de la desigualdad de ingresos, la legitimidad del partido será cuestionada. El partido debe su poder a una revuelta alimentada por las miserias del campo. No quiere ser acusado de no cumplir con su mandato de eliminarlos.

Pero la última etapa de la reducción de la pobreza será la más difícil. El éxito de China hasta ahora se ha basado en gran medida en el crecimiento económico, que ha generado empleos. La etapa final será costosa y complicada porque muchos de los pobres restantes son personas que, debido a discapacidades físicas o mentales, no pueden mantener puestos de trabajo. Una encuesta reciente del gobierno encontró que el 46% de los pobres de China eran pobres debido a su salud.

Focalizar la ayuda a personas individuales ayudará. Para el año 2014, el gobierno había compilado un "registro de la pobreza por hogar" de cada persona y hogar por debajo de la línea de pobreza. Al año siguiente, dijo que el plan personalizado de reducción de la pobreza debe ser elaborado para todos los incluidos en el registro. Filipinas y México también tienen registros de este tipo, que pueden ayudar a monitorear el estado de los pobres, identificar sus necesidades y (en teoría) prevenir el desperdicio y la corrupción.

Hay indicios de que China está efectivamente mejorando su forma principal de alivio pobre, que se llama "garantía de subsistencia", o dibao.

El programa dibao ha sido notoriamente ineficiente. Muchos hogares que califican para recibir este tipo de apoyo no los reciben debido a corrupción y fallas burocráticas.

Pero esto puede estar cambiando. Las personas pobres están recibiendo más capacitación laboral, como en Minning. Ha habido un gran avance reprimiendo la corrupción. Ben Westmore, de la OCDE, un club principalmente de países ricos, recientemente rastreó datos de hogares de cinco provincias recopilados por investigadores de la Universidad de Pekín. Encontró que, en 2014, cerca de un tercio de los hogares rurales que recibían pagos de dibao estaban por debajo de la línea de pobreza, no era un gran resultado, pero era mejor que 10%. En la provincia de Guangdong, en el sur, una de las primeras ciudades en utilizar este enfoque de las necesidades individuales, más de la mitad de los beneficiarios estaban por debajo de la línea.

Sin embargo, hay un largo camino por recorrer: la mayoría de los hogares pobres todavía no reciben dinero de dibao.

El programa dibao, aunque financiado en gran parte por el gobierno nacional, se administra localmente. Esto significa que las áreas locales pueden establecer sus propias líneas de pobreza y beneficios. Algunos umbrales están muy por debajo del mínimo nacional y los pagos apenas son suficientes para sobrevivir. El gasto total en dibao alcanzó su punto máximo en 2013 y ha estado cayendo desde entonces, en parte porque los gobiernos se están volviéndose más duro. China gasta un mero 0.2% del PBI en el sistema dibao, muy por debajo de los programas comparables en otros lugares. El alivio de la pobreza de Indonesia cuesta 0.5% del PBI. Peor aún, algunos pobres ni siquiera están incluidos en el registro.

Todos estos esfuerzos sólo apuntan a la extrema pobreza en el campo. El gobierno afirma que el tipo urbano no existe, es decir, que nadie en las ciudades tiene menos de 2,300 yuanes al año. Pero ese mínimo es demasiado bajo para las ciudades, donde los costos de vida son más altos. Utilizando umbrales más realistas, Westmore encontró que la pobreza urbana era en realidad más alta que la pobreza rural en cuatro de las cinco provincias cubiertas por los datos que utilizó.

Con las actuales tasas (cada año más de 10 millones de personas en pobreza extrema), Xi debería ser capaz de cumplir su objetivo en 2020. Se aclamará como un gran logro. Sin embargo, se necesitará un enorme esfuerzo gubernamental para ayudar a los más pobres. No será el fin de la pobreza en China. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios