• Objetivo:
  • Empoderar mediante información y análisis a un millón de peruanos.
  • Viernes 18 de Agosto 2017
  • Lima - Perú
MENÚ
Globalización < regresar

Lima-Perú, 27/06/2017 a las 10:06am. por Lampadia

La globalización no es una apuesta por la ‘suma cero’

EEUU debería aliarse con China

Hasta hace poco, cuando se hablaba de la relación del Asia con occidente, o de China con EEUU, ésta se refería al crecimiento de China y su eventual primer lugar en la economía global. A esos pensamientos y análisis, hay que sumarle hoy día la evolución política reciente, que lleva a EEUU a alejarse del libre comercio, y a China, a pretender liderarlo. Este proceso ya no se puede entender desde el punto de vista de la retórica occidental. Si el liderazgo económico y político se mueve al Asia, debemos escuchar a los líderes intelectuales del Este.

Fuente: t3mexico.mx

Por eso, en Lampadia seguimos muy de cerca las opiniones de líderes del Este como Kishore Mahbubani, representante permanente de Singapur ante las Naciones Unidas (1971-2004), y actual decano de la Escuela de Políticas Públicas Lee Kuan Yew de la Universidad Nacional de Singapur, uno de los intelectuales más representativos del pensamiento asiático. Mahbubani siempre ha mantenido su posición de sumar y de tener una mayor sensatez en el manejo de decisiones que tengan impacto global, abogando por la necesidad de que la geopolítica global vaya tendiendo hacia la convergencia entre occidente y oriente, tema que analizó a fondo en sus libros "The New Asian Hemisphere" (El Nuevo Hemisferio Asiático) y The Great Convergence (La Gran Convergencia).

Mahbubani, ante todo, defiende los beneficios de la globalización: “La globalización no ha fallado. Todas las discusiones sobre la globalización están distorsionadas porque los analistas occidentales se centran en aproximadamente el 15 % de la población mundial que vive en Occidente. Ignoran el 85 % que son el resto. Los últimos 30 años de la historia humana han sido los mejores 30 años que los demás han disfrutado”.

Lo que Mahbubani afirma es que vivimos en un mundo interconectado. Si nuestra prioridad es restaurar el crecimiento económico, China debería tener interés en que la economía estadounidense fuera sólida y próspera (y viceversa). Es vital hacer hincapié en que la interdependencia global no sólo aumenta el ámbito económico, sino también en nuestra lucha para combatir el calentamiento global, las pandemias y los ataque del Estado Islámico.

Su propuesta es que haya una asociación de China y Estados Unidos para llevar a cabo obras de infraestructura, que en su opinión sería la unión perfecta. Estados Unidos necesita nuevas infraestructuras; la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles ha calculado una brecha de financiación de 1.44 mil millones de dólares en Estados Unidos entre el año 2016 y 2025, y advierte de una carga cada vez mayor en la actividad empresarial, las exportaciones y los ingresos. China tiene la capacidad financiera e ingenieril para construir este tipo de infraestructuras.

Fuente: blog.becool

Lo que el mundo necesita son proyectos de cooperación concretos que produzcan puestos de trabajo y beneficios. Como recalca Mahbubani, en la cumbre "One Belt, One Road", Xi Jinping dijo, "El comercio es un motor importante que impulsa el crecimiento. Deberíamos aceptar al mundo exterior con una mente abierta, defender el régimen comercial multilateral, avanzar en la construcción de áreas de libre comercio y promover la liberalización y la facilitación del comercio y la inversión”.

Fuente:  tenacarlos.files.wordpress.com

Eso es exactamente a lo que ambos países deben dirigirse: hacia la convergencia. Lo que se necesita es un verdadero compromiso global. Esto implica que ningún país establezca la agenda mundial y que la gobernabilidad se vuelva más difusa. Esto crea un “orden” mundial multipolar, donde el control de los recursos se concentra en diferentes centros de poder, cuyo peso económico se ve reforzado por los acuerdos comerciales intra-regionales. Lampadia

El hecho que EEUU todavía sea incapaz de admitir que se convertirá en # 2 después de China es un problema

Esto es parcialmente la razón por la que Trump llegó al poder, dice Kishore Mahbubani

Por Nathan Gardels
Publicado en El WorldPost
02 de junio 2017
Traducido y glosado por
Lampadia

Fuente: www.singlitstation.com/

Kishore Mahbubani ex Embajador de Singapur en las Naciones Unidas, y actualmente decano y profesor de política pública en la Escuela Lee Kuan Yew de la Universidad Nacional de Singapur. Habló con The WorldPost de Singapur en una entrevista de gran alcance sobre la globalización, la inmigración, el ascenso de China, el presidente de los Estados Unidos Donald Trump y el Brexit.

A pesar de todos sus beneficios, ¿en qué grupos electorales nacionales clave ha fracasado la globalización y por qué?

La globalización no ha fallado. Todas las discusiones sobre la globalización están distorsionadas porque los analistas occidentales se centran en aproximadamente el 15 % de la población mundial que vive en Occidente. Ignoran el 85 % que son el resto. Los últimos 30 años de la historia humana han sido los mejores 30 años que los demás han disfrutado. ¿Por qué? La respuesta es la globalización. El ascenso de la clase media en Asia ha generado riqueza, fe en la posibilidad de instituciones internacionales justas y un sistema estabilizador basado en reglas que beneficie a la mayoría de la humanidad.

Entonces, ¿por qué hay una percepción de que la globalización ha fracasado? La respuesta simple es que las élites occidentales que disfrutaron de los frutos de la globalización no los compartieron con sus masas occidentales. Peor aún, no prepararon a sus poblaciones para el cambio causado por la extensión de la globalización. En un próximo libro, explico cómo Trump y Brexit son el resultado de este fracaso. En él, escribo:

En lugar de reaccionar pensativa e inteligentemente [al atentado del 11 de septiembre de 2001], la hubris intelectual predominante condujo a la desastrosa decisión de invadir Irak. EEUU tiene las mejores universidades del mundo y think tanks, así como los profesores y expertos más influyentes a nivel mundial. Sin embargo, ninguno de ellos dijo a sus conciudadanos que el evento más importante en 2001 no era el 11 de septiembre. Fue la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio. La entrada de casi mil millones de trabajadores en el sistema comercial mundial obviamente daría como resultado una "destrucción creativa" masiva y la pérdida de muchos puestos de trabajo en Occidente.

Esto, para cortar una larga historia, fue una de las principales razones por las que, 15 años después, ocurrieron eventos como Trump y Brexit en 2016. Las poblaciones de la clase trabajadora podían sentir directamente lo que sus élites no podían sentir. Sus vidas estaban siendo interrumpidas por cambios fundamentales que tenían lugar en el orden mundial y sus líderes no habían hecho nada para explicarles lo que estaba sucediendo o para mitigar el daño.

Ante esto, hay una solución. Necesitamos líderes honestos y valientes en Occidente que digan a sus poblaciones las duras verdades, como hizo Lee Kuan Yew aquí en Singapur. Occidente, EEUU y Europa, sin duda pueden competir. Sin embargo, tienen que hacer ajustes importantes. Por ejemplo, no más de 35 horas semanales en Francia; no más subvenciones agrícolas en Europa; no más beneficios de pensiones toda la vida después de 55. Ese es el mensaje.

Sin fronteras que afirmen la afinidad cultural, los muros están aumentando a medida que las personas sienten que sus identidades están amenazadas. ¿Cómo pueden los líderes políticos y los partidos responder a las preocupaciones sobre la inmigración sin cerrar sus sociedades?

Es absolutamente cierto que la globalización ha desafiado las identidades culturales. Esto también explica Trump y Brexit. EEUU quiere seguir siendo un país anglosajón, no un país bilingüe con igual espacio para la población de habla hispana del sur de la frontera. Los británicos quieren ver un país anglosajón, no uno con inmigrantes polacos y musulmanes. Una de las columnas más chocantes que he leído en mi vida fue una columna de un liberal de toda la vida, Martin Wolf del Financial Times, que se opone al multiculturalismo. Incluso quería girar el reloj hacia atrás.

Pero no puedes girar el reloj hacia atrás. Con el fin de la era de la dominación occidental, nos estamos moviendo de un mundo mono-cultural dominado por Occidente a un mundo multi- cultural. Esto es tan obvio. Sin embargo, no puedo encontrar un solo político occidental que esté dispuesto a declarar lo obvio. Esta es la razón por la cual las poblaciones occidentales están confundidas. No han comprendido que en esta nueva era de la historia mundial, tienen que aceptar el multiculturalismo, incluso en casa.

Para ser justos, no son sólo las sociedades occidentales las que se enfrentan a este desafío. Singapur tuvo un momento Brexit en 2011. Una de las razones por las que George Yeo, ministro de Relaciones Exteriores de Singapur en ese momento, perdió su escaño parlamentario en las elecciones de 2011 es porque hubo una reacción contra los inmigrantes en Singapur. En un esfuerzo por impulsar el crecimiento económico, el gobierno trajo demasiados migrantes demasiado rápido. Aprendió su lección rápidamente. En resumen, cada sociedad tendrá que encontrar el equilibrio natural entre la reducción de los migrantes para proteger la identidad cultural y el aumento de los migrantes para promover el crecimiento económico. Una buena gestión política puede resolver esto.

Ahora que Estados Unidos ha renunciado al papel de liderazgo global que ha desempeñado durante décadas, China todavía es incapaz o reacia a llenar el vacío y Europa está enfrentando la agitación interna sobre su propia integración, ¿qué formas de cooperación global pueden impedir el retorno a una era de esferas de influencia?

Bill Clinton le dio en el clavo en un discurso que dio en Yale en 2003:

Si crees que mantener el poder y el control y la absoluta libertad de movimiento y soberanía es importante para el futuro de tu país, no hay nada inconsistente en [que EEUU siga actuando unilateralmente]. [Los Estados Unidos es] el país más grande y poderoso del mundo. ... Pero si crees que deberíamos estar tratando de crear un mundo con reglas, asociaciones y hábitos de conducta con los que nos gustaría vivir cuando ya no seamos la superpotencia económica y política militar en el mundo, no harías eso. Sólo depende de lo que creas.

A medida que Estados Unidos avanza a ser el país número dos del mundo (y esto es inevitable), debe abandonar sus políticas destructivas de unilateralismo e iniciar una nueva era de políticas constructivas de multilateralismo. Es así de simple. Desafortunadamente, ningún líder estadounidense tiene el coraje de defender el multilateralismo. La raíz de muchos de los problemas en Occidente es la cobardía política de primer orden.

No habrá retorno a esferas de influencia exclusivas. Cada región tendrá múltiples opciones. América Latina ya no puede estar sujeta a la doctrina de Monroe. Los vínculos comerciales e inversionistas de China con América Latina serán tan grandes como los de los Estados Unidos. África recibirá muchos pretendientes, entre ellos China e India, Europa y Japón. La desaparición de las esferas exclusivas de influencia es el resultado de la creciente globalización y la consiguiente realidad de vivir en un mundo interdependiente pequeño.

El presidente de China, Xi Jinping, dijo que "la tecnología es el nuevo campo de batalla económico" y se comprometió a cambiar la economía china del modelo de exportación hacia el consumo interno y la producción con su programa ‘internet-plus’ llamado "Made in China 2025", que busca la innovación tecnológica mundial. China también está expandiendo los lazos comerciales regionales y empujando hacia fuera la estrategia del lema "un cinturón, un camino" para conectar los mercados desde Pekín hasta Estambul. Por el contrario, la política de "América Primero" de Trump ha sido llamada "Made in America 1955" por los críticos, ya que busca proteger los mercados de manufactura industrial. También se ha comprometido a retirar los acuerdos comerciales mundiales. ¿Cómo podrían estas dos estrategias complementarse en lugar de crear un conflicto entre sí?

Una asociación económica entre EEUU y China es un matrimonio hecho en el cielo. EEUU es rico en tecnología, tiene una clase media opulenta (a pesar del reciente estancamiento) y tiene una necesidad desesperada de nuevas infraestructuras. China es rica en capital y ha desarrollado capacidades de construcción de infraestructuras de clase mundial. Si Estados Unidos y China fueran dos empresas, en lugar de dos países, forjarían entre ellos, naturalmente, una asociación económica. Desafortunadamente, son países, no empresas. Por eso los juegos geopolíticos de suma cero evitan la cooperación económica natural positiva que debería suceder.

La mayoría de los estadounidenses piensan que China es el jugador irracional e ilógico de la ecuación entre Estados Unidos y China. Para ser absolutamente justo y objetivo, China es racional y predecible. América no lo es. El sentido común a menudo no prevalece en el discurso político estadounidense. Cualquier político estadounidense que incluso se atreva a sugerir que sería lógico forjar una nueva asociación de infraestructuras entre Estados Unidos y China sería rechazado de inmediato. La gran pregunta es por lo tanto: ¿puede Estados Unidos ser racional con China?

¿Qué puentes pueden ser construidos para prevenir la hostilidad o incluso el conflicto directo entre Estados Unidos y China, las dos economías más grandes del mundo?

Una nueva asociación de infraestructuras entre Estados Unidos y China es el mejor puente a construir entre los dos países. Al mismo tiempo, todos los puntos fuertes y positivos actuales en la relación deben ser sostenidos. Estados Unidos puede seguir siendo un importante mercado para los productos chinos. China debe seguir enviando cientos de miles de jóvenes chinos a estudiar en universidades estadounidenses. Ambos deben colaborar también en cuestiones geopolíticas, como Corea del Norte.

El reciente acuerdo comercial entre Estados Unidos y China fue una gran ventaja. También lo fue la decisión estadounidense de actualizar su delegación a la cumbre "One Belt, One Road" en Beijing. Si Estados Unidos quiere ser realmente astuto, debe aprovechar las muchas oportunidades de negocios que ofrecerá la iniciativa "One Belt, One Road". El pragmatismo y el sentido común debería reemplazar la ideología y el orgullo en el pensamiento americano de China.

Asombrosamente, China ahora está hablando el lenguaje de la mayoría de los líderes americanos. En la cumbre, Xi Jinping dijo, "El comercio es un motor importante que impulsa el crecimiento. Deberíamos aceptar al mundo exterior con una mente abierta, defender el régimen comercial multilateral, avanzar en la construcción de áreas de libre comercio y promover la liberalización y la facilitación del comercio y la inversión”. Seguramente cualquier líder estadounidense sensato estaría de acuerdo con cada palabra en esta declaración.

En general, ¿cómo se puede conciliar el imperativo de la cooperación global con la narrativa política ganadora articulada tan claramente por Trump, quien ha dicho, "no hay tal cosa como un himno global, una moneda global o una bandera global"?

La gran pregunta es si los líderes nacionalistas como Trump demuestran un profundo entendimiento del pequeño mundo integrado que se viene o si reflejan un intento de última hora de dos líderes para recrear glorias históricas que han desaparecido hace tiempo. Cuando Trump dice consistentemente que quiere "volver a hacer grande a América", muestra que está conduciendo a Estados Unidos hacia el futuro mirando en el espejo retrovisor. Ninguna nueva política con visión de futuro será posible bajo Trump. Sin embargo, el péndulo político volverá a oscilar en los Estados Unidos - al igual que Stephen Harper fue reemplazado por Justin Trudeau en Canadá y Francois Hollande fue reemplazado por Emmanuel Macron en Francia, lo mismo podría suceder en EEUU. Debemos ser pacientes y esperar el cambio.

El resultado paradójico de Brexit es que el Reino Unido tendrá que reconstruir sus vínculos económicos con el resto del mundo y buscar nuevos mercados mundiales para reemplazar las oportunidades económicas perdidas en la UE. Por lo tanto, la primera ministra británica Theresa May, a pesar de sus esfuerzos por reconstruir una fuerte identidad británica, terminará creando una Gran Bretaña que es más globalizada que la Gran Bretaña que era miembro de la Unión Europea. La necesidad de desarrollar un compromiso económico más fuerte con el resto del mundo llevará a una calma necesaria de la retórica nacionalista. Con el tiempo, GB también podría producir una figura como Trudeau o Macron. Lampadia

 

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios