• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Domingo 17 de Diciembre 2017
  • Lima - Perú
MENÚ
Educación < regresar

Lima-Perú, 16/01/2017 a las 09:01am. por Lampadia

La educación que no sigue el ritmo de la tecnología, resulta en desigualdad

Educación continua: El marco de la revolución educativa

En Lampadia hemos insistido en la necesidad de emprender una verdadera revolución educativa si queremos nivelarnos con los estándares educativos de los países más avanzados y enfrentar los retos que traerá la cuarta revolución industrial a nuestros pobres.

Hemos hablado de ‘shock educativo’, del ‘big bang’, de un ‘pacto social por la educación’. Nada mueve el entendimiento ni la acción del ambiente educativo. Las autoridades no escuchan, los operadores educativos no hablan (con meritorias excepciones), los padres de familia ¿?, los maestros siguen arropados en su sindicato clasista y reinvidicativo.

El mundo si escucha y actua, todo está cambiando a gran velocidad. Pero en el Perú hemos agotado a la población en el tema educativo alrededor de la censura al ministro Saavedra, sin que en las semanas de debate se dijera una sola palabra sobre los temas de fondo, de la revolución que viene y de la revolución que no emprendemos.

Un solo ejemplo: El mundo transita hacia la educación continua y a distancia, y nosotros nos distanciamos de ella regimentando la educación con carreras largas, profesores a tiempo completo, desincentivando la educación a distancia y regulando formatos de infraestructuras, créditos, horarios, ciclos y casi hasta diplomas. ¡Patético!

El Foro Económico Mundial publicó un estudio titulado "New Vision for Education: Fostering Social and Emotional Learning through Technology", en el que se habla sobre el impacto que las tecnologías disruptivas tendrán en el mercado laboral y las habilidades que deberán tener esos futuros trabajadores para enfrentarse adecuadamente al mundo que les tocará vivir. La brecha entre las habilidades que un niño aprende y las que necesitará al insertarse en el mercado laboral en 15 años se está ensanchando.

Ahora The Economist, en una de sus primeras campañas del año, nos dice, “Cuando la educación no sigue el ritmo de la tecnología, el resultado es la desigualdad. Sin las habilidades necesarias para mantenerse útiles a medida que llegan las innovaciones, los trabajadores sufren, y si son muchos, la sociedad comienza a desmoronarse”. Y agrega: Hoy la robótica y la inteligencia artificial exigen otra revolución educativa”. (Ver traducción líneas abajo).

Esto no da más. Desde esta humilde publicación exigimos un amplio debate sobre las líneas matrices de la educación peruana. Lampadia

Aprendiendo y ganando

Equipando a las personas para mantenerse a la vanguardia del cambio tecnológico

Es fácil decir que la gente necesita seguir aprendiendo durante sus carreras profesionales. Los aspectos prácticos son desalentadores.

The Economist
14 de enero de 2017
Traducido y glosado por
Lampadia​

http://cdn.static-economist.com/sites/default/files/imagecache/full-width/images/print-edition/20170114_LDD001_0.jpg

Cuando la educación no sigue el ritmo de la tecnología, el resultado es la desigualdad. Sin las habilidades necesarias para mantenerse útiles a medida que llegan las innovaciones, los trabajadores sufren, y si son muchos, la sociedad comienza a desmoronarse. Esa visión fundamental se apoderó de los reformadores de la Revolución Industrial, anunciando la escolarización universal financiada por el Estado. Más tarde, la automatización en las fábricas y oficinas provocó un aumento en los graduados universitarios. La combinación de educación e innovación, que se extendió a lo largo de décadas, condujo a un notable florecimiento de la prosperidad.

Hoy la robótica y la inteligencia artificial exigen otra revolución educativa. Esta vez, sin embargo, las vidas laborales son tan largas y tan rápidas que simplemente abarrotar más educación al inicio no es suficiente. Las personas también deben ser capaces de adquirir nuevas habilidades a lo largo de su carrera.

Desafortunadamente, como lo expresa nuestro informe especial en este número, el tipo de aprendizaje a lo largo de toda la vida que existe hoy en día beneficia principalmente a los estudiantes de alto rendimiento y, por lo tanto, es más probable que exacerbe la desigualdad en vez de disminuirla. Si las economías del siglo XXI no van a crear una subclase masiva, los encargados de la formulación de políticas necesitan urgentemente ayudar a todos sus ciudadanos a aprender mientras trabajan. Hasta ahora, su ambición ha caído lamentablemente corta.

Máquinas o aprendizaje

El modelo clásico de la educación -un estallido al comienzo y complementos a través de la formación profesional- se está desmoronando. Una de las razones es la necesidad de nuevas habilidades constantemente actualizadas. La manufactura exige cada vez más trabajo del cerebro en lugar de mano de obra. La participación de la fuerza de trabajo estadounidense empleada en trabajos de oficina rutinarios disminuyó del 25.5% al ​​21% entre 1996 y 2015.

Empujar a la gente a niveles cada vez más altos de educación formal al comienzo de sus vidas ya no es la mejor manera de aprender. Sólo el 16% de los estadounidenses piensa que un título universitario de cuatro años prepara a los estudiantes para un buen trabajo. A pesar de que una educación profesional promete que el primer empleo es vital, los que tienen una formación especializada tienden a retirarse de la fuerza de trabajo antes que aquellos con educación general, tal vez porque son menos adaptables.

Al mismo tiempo, la capacitación en el trabajo se está reduciendo. En EEUU y Gran Bretaña ha caído por aproximadamente a la mitad en las últimas dos décadas. El autoempleo se está extendiendo, dejando a más personas a asumir la responsabilidad por sus propias habilidades. Tomar tiempo más adelante en la vida para seguir una calificación formal es una opción, pero cuesta dinero y la mayoría de las universidades se orientan hacia los jóvenes.

El mercado está innovando para permitir que los trabajadores aprendan y continúen trabajando. Proveedores de la Asamblea General de Pluralsight están construyendo negocios bajo la promesa de impulsar y reanudar carreras. Los Cursos Masivos Abiertos en Línea (MOOCs, Massive open online courses) se han alejado de las conferencias sobre Platón o agujeros negros y, en vez, se acercan más a cursos que hacen que sus estudiantes sean más empleables. En Udacity y Coursera, se paga por programas baratos y cortos que otorgan "micro-credenciales" y "nano-grados" en, digamos, automóviles autónomos o en el sistema operativo Android. Al ofrecer títulos en línea, las universidades están facilitándoles a los profesionales la capacidad de mejorar sus habilidades. Un solo programa de maestría de Georgia Tech podría ampliar la producción anual de maestrías de informática en Estados Unidos en cerca de un 10%.

Estos esfuerzos demuestran cómo intercalar las carreras y el aprendizaje. Pero abandonado a sus propios medios, este mercado naciente servirá principalmente a los que ya tienen ventajas. Es más fácil aprender más tarde en la vida si ya disfrutaste del aula por primera vez: alrededor del 80% de los alumnos de Coursera ya tienen títulos. El aprendizaje en línea requiere cierta alfabetización informática, sin embargo, uno de cada cuatro adultos de la OCDE no tiene o tiene poca experiencia en computadoras. Las habilidades se atrofian a menos que se usen, pero muchos trabajos de baja calidad dan a los trabajadores poca oportunidad de practicarlos.

Se necesitan técnicos

Si las nuevas maneras de aprender son ayudar a los que más las necesitan, los formuladores de políticas deberían aspirar a algo mucho más radical. Debido a que la educación es un bien público cuyos beneficios se extienden a toda la sociedad, los gobiernos tienen un papel vital que desempeñar, no sólo gastando más, sino también gastando sabiamente.

El aprendizaje a lo largo de la vida comienza en la escuela. Por regla general, la educación no debe ser estrechamente vocacional. El plan de estudios debe enseñar a los niños a estudiar y pensar. Un enfoque en la "metacognición" los hará mejores en la adquisición de habilidades más adelante en la vida.

Pero el cambio más grande es hacer que el aprendizaje para adultos sea rutinariamente accesible para todos. Una forma es que los ciudadanos reciban cupones que puedan usar para pagar por la capacitación. Singapur tiene tales "cuentas individuales de aprendizaje”. Ha dado dinero a todos los mayores de 25 años para gastar en cualquiera de los 500 cursos aprobados. Hasta ahora, cada ciudadano tiene sólo unos pocos cientos de dólares, pero el programa recién está empezando.

Los cursos pagados por los contribuyentes pueden ser un desperdicio. Pero la industria puede ayudar dirigiendo a la gente hacia las habilidades que quieren y trabajando con MOOCs y colegios para diseñar cursos que son relevantes. Las empresas también pueden animar a su personal a aprender. AT & T, una firma de telecomunicaciones que quiere equipar a su personal con habilidades digitales, gasta US$ 30 millones al año en reembolsar los costos de matrícula de los empleados. Los sindicatos pueden desempeñar un papel útil como organizadores del aprendizaje a lo largo de toda la vida, en particular para los trabajadores de las pequeñas empresas o los trabajadores por cuenta propia, para los que la formación proporcionada por la empresa es improbable. Un programa de entrenamiento dirigido por sindicatos en Gran Bretaña cuenta con el apoyo de partidos políticos de derecha e izquierda.

Para que todo este entrenamiento valga la pena, los gobiernos deben reducir los requisitos de licencias y otras barreras que dificultan la entrada de los recién llegados a las ocupaciones. En lugar de pedir 300 horas de práctica para calificar para lavar el cabello, por ejemplo, el estado de Tennessee debe dejar que los peluqueros decidan por sí mismos quién es la mejor persona para contratar.

No todo el mundo navegará con éxito el mercado de trabajo cambiante. Los que corren el mayor riesgo de sufrir interrupciones tecnológicas son las personas que se dedican al trabajo de los obreros, muchos de los cuales rechazan tomar papeles menos "masculinos" en áreas de rápido crecimiento, como la atención médica. Pero para mantener al mínimo el número de personas que quedan atrás, todos los adultos deben tener acceso a una formación flexible y asequible. Los siglos XIX y XX vieron avances impresionantes en la educación. Esa debe ser la escala de la ambición de hoy. Lampadia

 

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios