“El hábito lector no es fácil, es un reto y hay que trabajar” | Lampadia
  • Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Lunes 27 de Junio 2022
  • Lima - Perú
MENÚ
OPINIONES < regresar

Ángela  Arce

“El hábito lector no es fácil, es un reto y hay que trabajar”

Por: Ángela Arce

Lima-Perú, 21/06/2022 a las 09:06am. Por Ángela Arce

Entrevista a Ángela Arce
Perú21, de junio del 2022
Por: Mijail Palacios

Con 30 años de edad, está al frente de la editorial Colmillo Blanco, enseña ortografía en Instagram como Hada de las Comas y es docente universitaria. Perú21 entrevistó a Ángela Arce.

Ha sido una niña introvertida y lectora. “Y el fanatismo con el libro se fortaleció más con Harry Potter, lo leo desde los nueve años”, recuerda y sonríe. Asistía a las reuniones familiares acompañada de un libro, que quizá lo sostenía con la fuerza de su espacio seguro.

Más de un camino la conducía hacia un destino: ser escritora. Pero en casa la desanimaron. “¿Qué tal si vas por algo más práctico, donde puedas buscar una mayor variedad de trabajos?”, fue el mensaje. Ángela Arce tiene 30 años, estudió Comunicación y, finalmente, encontró un camino propio en las palabras. Enseña ortografía en Instagram bajo el nombre de Hada de las Comas, está al frente de la editorial Colmillo Blanco y es profesora de Expresión Escrita en la Universidad de Lima.

Dice que el libro era su aliado más fácil cuando, de niña, abandonaba las cuatro paredes de su casa. En el barrio su apodo era “la diccionario”, porque salía a montar bicicleta y en la mochila llevaba, otra vez, un libro, como un salvavidas en caso de emergencia.

-¿Por qué no te rebelaste cuando te dijeron que mejor era no estudiar literatura?

Porque investigué sobre Comunicación y me llamó la atención que era variada y estaba periodismo, a lo que iba inicialmente. Pero en el taller de narrativa de Jorge Eslava en la Universidad de Lima, que fue un punto de partida, me crucé con un montón de estudiantes que ya estaban en los últimos ciclos y ahí digamos que me descubrieron, porque en el taller había comentarios literarios, referencias que yo no sabía; entonces, yo hacía corrección ortográfica de los textos. Y a raíz de eso me apodaron Hada de las Comas, porque era la menor y me enfocaba en la puntuación. Y uno de ellos era editor y me propuso trabajar en el verano con él.

-Leer y corregir podrían ser acciones que las resuelves individualmente, pero liderar una editorial es como poner las manos al fuego.

Es un negocio que surge de algo que me gusta hacer. Conocí a mi socio, Gabriel Arriaga, en la última editorial donde estuve. Fue una dupla mágica la que teníamos, el problema venía cuando los autores tenían que pasar a la parte administrativa, y nos reclamaban a nosotros, pero no teníamos injerencia. Hasta que mi entonces compañero de trabajo me dijo: “¿Y si por ahí hacemos una editorial?”. Lo conversé con mi papá, que está más pegado a la parte administrativa, y me dijo: “Sí, perfecto, los asesoro”. Esa noche dormí ilusionada, me desperté y acordé de Jorge Eslava. Pensé que tenía que contarle y me acordé de Colmillo Blanco, que había sido su editorial y de la que nos había hablado. Y le dije a Gabriel para revivir Colmillo. Le gustó la idea. Cuando le conté a Jorge, se ilusionó muchísimo. A los dos días me dijo: “Vamos”. Y ahí empezó, sin saber nada (risas).

-Para una aventura así se puede ser atrevida o, incluso, inocente.

Yo creo que soy un poco impulsiva y si una idea me gusta, me lanzo. Mientras me voy lanzando en cámara lenta, voy pensando y resolviendo todo lo demás.

Ángela Arce es Hada de las Comas en Instagram.

-¿Una editorial es una empresa o va más allá?

Es una empresa con propósito. No es una fábrica ni una imprenta. Tienes una responsabilidad con los lectores. Pero tiene que subsistir.

-¿Ensayas alguna respuesta a esta idea que siempre debatimos: si los peruanos leemos mucho o poco y por qué?

Leemos, pero en diferentes formatos. No es tan cierto que el peruano no lee. Hay una separación entre lo que ofrece el mundo literario, como muy distante, difícil o aburrido, frente a lo que quiere leer el peruano o los adolescentes, que gustan mucho de literatura juvenil. Falta una conexión. También falta promover los libros más actuales. La imagen de escritor de los jóvenes es como Vargas Llosa; y no, un escritor también puede ser joven.

-¿Sabemos leer? ¿O esta pregunta tiene una carga discriminatoria?

Creo que tiene una carga discriminatoria porque no hay lectura buena o lectura mala. Uno debería ser capaz de elegir qué le gusta leer sin que lo juzguen y leerlo, porque el hábito lector no es fácil, es un reto y hay que trabajar.

-¿Alguna vez te sentiste juzgada por leer Harry Potter?

No. He crecido con Potter. (Pero) el propio Eslava me decía que Harry Potter no le parecía buena literatura. También me decía que no estaba mal leer eso; lo perjudicial es quedarse ahí. Una vez que empiezas, evolucionas. Empecé leyendo Crepúsculo y dije: “Leeré más cosas de vampiros”. Me compré Drácula y me fascinó.

-Una pregunta más difícil sería cómo escribimos...

Tenemos una escritura ansiosa, nos produce ansiedad poner punto. Ponemos coma, coma y coma y ya acabó la idea, pero sigue la coma, y se sigue y sigue; y se hacen oraciones de diez líneas, y no es una oración de diez líneas bien construida como podría hacerlo García Márquez. Hay una tendencia a redundar, a repetir, a explicar nuevamente lo que ya dijiste; nuevamente, por la ansiedad de que no te entiendan. Definitivamente, para escribir hay que leer.

-¿Creemos que escribir es fácil, que se soluciona ‘floreando’? ¿Deberíamos acostumbrarnos al borrador?

Se cree que el borrador es hacer un par de anotaciones y ya, que el borrador es una pérdida de tiempo; se cree que debemos optimizar el tiempo, que todo debe tener resultados; esta mentalidad de tiburón muy empresarial no sirve cuando estamos comunicándonos. Así como te esfuerzas para hablar de la mejor manera, lo tienes que hacer por escrito. No somos conscientes de que no estamos escribiendo bien.

-¿Cuándo te tocará escribir un libro?

(Ríe). No creo que pronto, porque tengo mi voz de editora: siempre que empiezo a escribir algo, soy muy exigente conmigo y nada de lo que produzco me termina de gustar. Pero desde hace poco he encontrado cierta comodidad de escribir poesía. Tengo un libro de cuentos a la mitad, ciertos poemas a la mitad y una estructura de novela a la mitad. Pero no es mi prioridad. Probablemente, primero salga la guía de escritura del Hada de las Comas.

-Finalmente, te dedicaste a la literatura.

Eso le decía a mi mamá: me quitaste la carrera, pero volví (risas). Medio que se sintió mal y le dije que estaba bromeando (ríe).

-Y sí te rebelaste.

Y no enseño ortografía de la forma clásica. La coma me parece el mejor signo de puntuación porque es antojadiza, a veces la pones, a veces no, hay obligatorias, hay opcionales, depende de tu estilo y por eso es complicada. Hace poco leí en la página de un español, que se llama Blog de Lengua, una analogía relacionada al ajedrez: el punto es el rey, no tiene mucha variedad de función, pero es esencial, porque no hay un texto sin punto; la reina es la coma, se mueve como le da la gana y puede estar o no.

-Y lamentablemente esta entrevista debe tener punto final.

(Ríe). Como todo buen texto.

-Aunque podría ponerle tres puntos, ¿no?, un continuará...

(Risas). Sí.

AUTOFICHA:

- “Soy Ángela Arce Gamarra. Tengo 30 años. Nací en Lima. Estudié Comunicaciones en la Universidad de Lima. Luego hice la maestría en Educación. Con Hada de las Comas quería explicar la ortografía de la forma que se sienta menos adoctrinador y más casual”.

- “Con Colmillo Blanco vamos a cumplir cinco años. Nació en la década del 80 y estuvo hasta inicios de los 90. En esta nueva etapa ya tenemos 22 publicaciones. Hay planes de seguir siendo cantera de autores jóvenes y de poetas. Este año ya sacamos dos poemarios y se vienen dos más”.

- “Tenemos también un libro infantil de Jorge Eslava (por publicar). Hay un libro que se llama Literatura anónima, de personajes obsesionados con sus ídolos literarios, un libro de cuentos. Y la guía de Hada de las Comas se producirá este año, ya hay la idea de hacerlo (ríe)”.

Palabras Clave

Ver más artículos
Comentarios