• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Sábado 8 de Agosto 2020
  • Lima - Perú
MENÚ
LECTURAS SUGERIDAS < regresar

Lima-Perú, 07/04/2015 a las 09:04pm. por Lampadia

“Muchos que eligieron a Dilma quieren su salida”

Comentario de Lampadia:

Excelente entrevista a Aécio Neves, ex candidato a la presidencia de Brasil en las últimas elecciones que Dilma Rousseff ganó por puesta de mano aprovechando los inmensos programas asistencialistas de los gobiernos del Partido de los Trabajadores y ocultando la corrupción que estalló días después de su victoria.

Hoy cerca del 60% de la población brasileña desea la salida de Rousseff. A diferencia de lo que plantea Levitsky en La República (Ver en Lampadia: El análisis con contrabando de Levitsky), excluyendo a Venezuela del análisis, Brasil es el ejemplo perfecto de la incapacidad de la izquierda latinoamericana para gobernar con seriedad. Lula y Rousseff han demostrado su falta de ideas para convertir a Brasil en una verdadera potencia económica y derrotar la pobreza de forma sostenible.

Hoy los pobres brasileños tienen que resignarse a un largo período de recuperación de su economía, llena de distorsiones mercantilistas, proteccionistas y sobre todo, plagada de un nivel de corrupción nunca visto. El Partido de los Trabajadores chamuscó la bandera de la anti-corrupción de la izquierda en la región.

“Es muy difícil que (la mandataria) Rousseff no supiera lo que acontecía (con petrobras). Era presidenta del consejo de administración de la empresa cuando se institucionalizó el proceso de corrupción”, señala Neves.

Entrevista a Aécio Neves

Por Mijail Palacios Yábar, Perú 21, 02 de Abril de 2015

La mayoría de brasileños no cree en su presidenta. Precisamente, la última encuesta de Ibope detalla que casi nueve de cada diez desaprueban la campaña de austeridad de Dilma Rousseff para que los inversores recuperen la confianza en la economía. Al respecto, conversamos con el ex candidato presidencial Aécio Neves. “Hay una crisis de confianza, de indignación ante la mentira”, advierte el senador opositor.

¿En qué momento se torció Brasil?

Desde la mitad del segundo mandato del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien abandonó los pilares fundamentales de la economía. Prevalecieron las ideas populistas con fatales consecuencias. Hubo un aumento inescrupuloso del gasto público para atender los intereses electorales del Gobierno. Los bancos públicos ampliaron de manera desorganizada sus créditos. Brasil vive hoy una crisis económica de inéditas proporciones y hay crisis de confianza por la corrupción. Todo eso apunta a un escenario de crecimiento cero, en los próximos tres años.

¿Usted es parte de esa mayoría que cree que la presidenta Rousseff sabía y permitió la corrupción en Petrobras?

Es muy difícil que Rousseff no supiera lo que acontecía. Era presidenta del consejo de administración de la empresa cuando se institucionalizó el proceso de corrupción. Aunque no considero que ella se benefició pecuniariamente de la corrupción para su enriquecimiento. Tengo la serenidad de decir que no. Pero su gobierno y su elección fueron beneficiados de ese esquema (de corrupción), no dudo en afirmarlo. Alguno de los agentes privados que denuncian al Ejecutivo dicen que parte del dinero mal obtenido alimentó al oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y, obviamente, financió su campaña con ese dinero.

¿Rousseff debe ser implicada en el caso Petrobras?

Se debe tener cautela. El Ministerio Público no consideró que debe ser implicada en ese tema y es una decisión que respeto. Obviamente, cosas nuevas pueden surgir y debemos estar atentos para saber si está involucrada.

Mientras Rousseff tenía el cargo en Petrobras, Lula era presidente del país. ¿Qué nivel de responsabilidad debe tener el ex mandatario brasileño?

Lula es responsable por la indicación de todos los directores que ahora están asumiendo su responsabilidad. Desde el ‘Mensalao’ (los sobornos a diputados), el PT abandonó su proyecto de país y se convirtió en un proyecto de poder. Eso es lo que está claro para nosotros. Ahora cabe a la justicia identificar a las personas que deben ser penalizadas.

¿El proyecto de gobierno del PT llegó a su fin?

Yo creo que su ciclo de gobierno sí. Estuvo muy cerca en la última elección. Hoy en día, un grupo importante de los que votaron por la presidenta Dilma quiere su salida. En las regiones con más dependencia de los programas asistencialistas ya hay más de 50% de oposición a ella. Entonces, quebró hasta esa protección que tenía el gobierno del PT en esas regiones.

En tres meses de su nuevo mandato, Rousseff ya ha enfrentado protestas de unos dos millones de personas que, incluso, piden su salida.

Los brasileños han sido engañados por el Gobierno. En la reciente elección se dijo que el país estaba creciendo, manipulaban números. En los últimos debates con la presidenta yo le decía: “Vamos a crecer 0.3%”. Respondía: “No, vamos a crecer 3%”. Eran números fantasiosos. Hoy estamos viendo que Brasil creció apenas 0.1%. El Gobierno decía que nosotros íbamos a tomar medidas impopulares, restrictivas al crédito, que causaríamos recesión y desempleo. Luego, hizo cosas más duras de las que dijeron que nosotros haríamos. Entonces, hay una crisis de confianza, hay indignación ante la mentira.

¿Acabará su mandato?

Es la pregunta que se hacen los brasileños. Debe luchar mucho para superar sus dificultades.

La presión de la calle puede ser muy fuerte.

Es un componente de desestabilización. Cerca del 60% quiere su salida, pero eso no se dará sin ver el factor jurídico.

El Gobierno se defiende reiterando que sacó a millones de la pobreza. Es un factor muy fuerte para mantenerse.

Es el gran discurso del Gobierno, que 14 millones de personas han salido de la pobreza; pero tal como está hoy el dólar, esas personas pueden volver a ella.

¿La corrupción de Petrobras puede salpicar en Latinoamérica? En el Perú operan empresas brasileñas que han sido implicadas en las denuncias en su país.

Las empresas brasileñas tienen en el Perú un trabajo importante. Ahora, no tengo ninguna información de que tengan vínculos con la corrupción. Al contrario, sé que hacen un buen trabajo. Es importante también que esas compañías no dejen de existir sino que los responsables por los desatinos sean denunciados.

¿Por qué usted no le pudo ganar a Rousseff?

Competimos de forma desproporcionada. Hubo utilización demagógica y casi terrorista de los programas sociales. Dijeron que nosotros los sacaríamos. Recién se supo que la empresa estatal de correo de Brasil cometió irregularidades al distribuir propaganda de Dilma Rousseff en las últimas elecciones. Hubo utilización sin límite de la máquina pública.

Palabras Clave

1
Comentarios