• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Domingo 15 de Septiempre 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
Política < regresar

Lima-Perú, 05/09/2019 a las 09:09am. por Lampadia

Recta final

Gran Bretaña a puertas del Brexit

“Por sus frutos, los conoceréis” relata un famoso pasaje de la Biblia en el que Jesús advierte a sus discípulos sobre la futura llegada de los falsos profetas, cuya agradable apariencia podría desorientarlos del que debería ser su principal rasgo característico: sus malas acciones, a la luz de lo que mandan las escrituras. Una analogía similar aplica a los dictadores y políticos autoritarios, fácilmente identificables, porque a lo largo de la historia siempre han mostrado una serie de rasgos comunes: un desbordante populismo, la intromisión sobre la independencia de poderes y la consecuente disolución o suspensión de los parlamentos para llevar a cabo sus nefastas agendas.

El pasado 28 de agosto, Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido y líder del Partido Conservador, anunció la suspensión del Parlamento por 5 semanas, la cual se hará efectiva desde el 10 de septiembre hasta el 13 de octubre. Así, una vez que los diputados británicos retomen sus labores, solo quedarían 18 días, hasta el plazo límite de negociación del proceso de salida del Reino Unido de la UE.

Como advertimos en anteriores publicaciones (ver Lampadia: Crisis política se agrava en Gran Bretaña, ¿Qué futuro le depara a Gran Bretaña con Boris Johnson?), la posibilidad de que Johnson despeje el paso para llevar a cabo un Brexit sin acuerdo - con desastrosas consecuencias económicas, sociales y políticas tanto para Gran Bretaña como para toda la UE - siempre estuvo latente y como se ha podido constatar la semana pesada, esta finalmente se consumó. Lo realmente lamentable de este hecho es que el excéntrico personaje acudió a este mecanismo de suspensión, enmarcado en la constitución, con el pretexto de presentar sus planes de gobierno,  cuando es bien sabido, además de la fecha límite, del clima de malestar político en torno al status actual del Brexit no solo en los círculos del parlamento sino entre los mismos ciudadanos, quienes ni bien advirtieron la decisión de Johnson, salieron a las calles protestar.

Como han vaticinado una serie de medios internacionales, es casi imposible poder frenar el Brexit sin acuerdo en esos 18 días, sin embargo, The Economist, fiel a su persistencia y estilo, arremete con propuestas.

En un reciente artículo que compartimos líneas abajo, deja entrever que aún existen dos posibles salidas pero que ambas requerirán la articulación de todas las fuerzas políticas opositoras al Brexit sin acuerdo. La primera que consisten en la emisión de una ley para pedir la extensión de la fecha de salida a la UE es la opción más sensata pero audaz, por el corto tiempo con el que se cuenta para formularla. Y de no poder concretarse tal iniciativa, el otro camino sería revocar a Johnson del cargo a través de un voto de no confianza.

Gran Bretaña se acerca a la recta final y todo está en manos de la firmeza de su parlamento para acometer acciones en contra de un proceso que dañaría todo el progreso económico y desarrollo social generado en el territorio que es conocido como la cuna de la revolución industrial. No pueden permitir que el autoritarismo, disfrazado bajo el hado nacionalista, trabe su crecimiento. Porque como a todo líder autoritario, “Por sus frutos, los conoceréis”. Lampadia

¿A quién vas a llamar?
Cómo puede el Parlamento detener el Brexit sin acuerdo de Boris Johnson

El primer ministro ha despreciado al Parlamento y ha establecido el curso para no llegar a un acuerdo. Los parlamentarios deben actuar ahora para detenerlo

The Economist
29 de agosto, 2019
Traducido y glosado por Lampadia

Uno por uno, los principios sobre los cuales se libró la campaña del Brexit han sido vaciados. Antes del referéndum, los Leavers (que querían irse de la UE), argumentaron que la victoria les permitiría negociar un acuerdo inteligente con la UE. Ahora abogan por irse sin ningún acuerdo. Antes de la votación, dijeron que el Brexit permitiría a Gran Bretaña alcanzar más acuerdos de libre comercio. Ahora dicen que comerciar en los términos básicos de la Organización Mundial del Comercio estaría bien. Lo más escandaloso de todo fue que hablaron de recuperar el control y restablecer la soberanía al Parlamento. Sin embargo, el 28 de agosto, Boris Johnson, un importante líder que ahora es primer ministro, anunció que en el período previo al Parlamento del Brexit, se suspendería por completo.

Su táctica completamente cínica está diseñada para evitar que los parlamentarios desvíen al país del rumbo temerario que ha establecido para abandonar la UE con o sin un acuerdo el 31 de octubre. Sus acciones son técnicamente legales, pero extienden las convenciones de la constitución hasta sus límites. Debido a que es demasiado débil para llevar al Parlamento a votación, quiere silenciarlo. En la democracia representativa de Gran Bretaña, eso sienta un precedente peligroso.

Pero aún no es demasiado tarde para que los parlamentarios puedan frustrar sus planes, si se organizan. La sensación de inevitabilidad sobre el no acuerdo, cultivada por los intransigentes que asesoran a Johnson, es falsa. La UE está en contra de tal resultado; la mayoría de los británicos se oponen; el Parlamento ya votó en contra de la idea. Esos parlamentarios decididos a detener el no acuerdo han sido divididos y desenfocados. Cuando regresen a trabajar la próxima semana después de su incómodo receso de verano, tendrán una oportunidad fugaz de evitar esta calamidad nacional no deseada. Las acciones de Johnson esta semana han dejado en claro por qué deben aprovecharlo.

De todos sus errores como primera ministra, quizás lo más grave de Theresa May fue plantar la idea de que Gran Bretaña podría hacer bien en abandonar la UE sin ningún acuerdo de salida. Se suponía que su eslogan de que "ningún trato es mejor que un mal acuerdo " persuadía a los europeos a hacer concesiones. No lo hizo, pero persuadió a muchos votantes y parlamentarios británicos de que si la UE ofrecía términos menos que perfectos, Gran Bretaña debería retirarse.

De hecho, el propio análisis del gobierno sugiere que el no acuerdo haría que la economía fuera un 9% más pequeña después de 15 años que si Gran Bretaña se queda. Johnson dice que los preparativos para la interrupción inmediata son "colosales, extensos y fantásticos". Sin embargo, los funcionarios públicos esperan escasez de alimentos, medicinas y gasolina, y una "crisis" en los puertos. Un número cada vez mayor de votantes parece pensar que unos pocos meses llenos de baches y un golpe duradero en los ingresos podrían valer la pena para eliminar todo el tedioso negocio. Este es el mayor mito de todos. Si Gran Bretaña se va sin un acuerdo, se enfrentará a una necesidad aún más urgente de llegar a un acuerdo con la UE, que exigirá las mismas concesiones que antes, y quizás mayores, dado que la mano de Gran Bretaña será más débil.

Johnson insiste en que su intención es lograr un nuevo y mejor acuerdo antes del 31 de octubre, y que para hacerlo necesita amenazar a la UE con la posibilidad creíble de no llegar a un acuerdo. A pesar de que May no llegó a ninguna parte con esta táctica, muchos parlamentarios tory todavía la ven como una buena táctica. La UE quiere un acuerdo, después de todo. Y aunque se hizo evidente que May estaba fingiendo acerca de salir, Johnson podría ser serio (los fanáticos que piensan ciertamente lo son). Angela Merkel, canciller de Alemania, dijo recientemente que Gran Bretaña debería idear un plan en los próximos 30 días si quiere reemplazar el respaldo irlandés, la parte más polémica del acuerdo de retirada. Muchos conservadores moderados, incluso aquellos que se oponen a la falta del acuerdo, quisieran darle a su nuevo primer ministro la oportunidad de demostrar su valía.

Están equivocados. Primero, el efecto de la amenaza sin acuerdo en Bruselas continúa siendo sobreestimado en Londres. La posición de la UE, que está abierta a sugerencias británicas plausibles, es la misma de siempre. La prioridad de la UE es mantener intactas las reglas de su bloque, para evitar que otros miembros busquen un trato especial. Con o sin la amenaza de no acuerdo, no hará más que cambios marginales en el acuerdo existente. En segundo lugar, incluso si la UE abandonara por completo el respaldo, el acuerdo resultante podría ser rechazado por los "espartanos" tory Brexiteers, tan intoxicados por la idea de irse sin un acuerdo que parecen estar listos para votar en contra de cualquier acuerdo. Y tercero, incluso si la UE ofreciera un acuerdo completamente nuevo y luego lo aprobara el Parlamento, ratificarlo en Europa y aprobar las leyes necesarias en Gran Bretaña requeriría una extensión mucho más allá del 31 de octubre. El voto de Johnson de irse en esa fecha, "hacer o morir", hace que sea imposible irse con cualquier nuevo acuerdo. También revela que él es fundamentalmente poco serio sobre la negociación de uno.

Es por eso que el Parlamento debe actuar ahora para no llegar a un no acuerdo, aprobando una ley que exija que el primer ministro solicite una extensión a la UE. Incluso antes de que Johnson criticara al Parlamento, esto no iba a ser fácil. La agenda de la Cámara de los Comunes está controlada por Downing Street, que no dará tiempo para tal proyecto de ley. Los parlamentarios mostraron en la primavera que podían tomar el control temporal de la agenda, cuando aprobaron una ley que obligaba a May a solicitar una extensión más allá de la primera fecha límite del Brexit del 29 de marzo. Esta vez no existe una legislación actual para actuar como un "gancho" para una enmienda que exige una extensión, por lo que el Presidente de la Cámara tendría que ir en contra de los precedentes al permitir que los parlamentarios adjunten un voto vinculante a un debate de emergencia. Todo eso puede ser posible. Pero con el Parlamento suspendido por casi cinco semanas, habrá muy poco tiempo.

Entonces, si los miembros parlamentarios rebeldes no pueden aprobar una ley, deben estar listos para usar su arma de último recurso: echar a Johnson del cargo sin un voto de confianza. Tiene una mayoría de trabajo de solo uno. El problema es que los intentos de encontrar un primer ministro interino, para solicitar una extensión del Brexit antes de convocar elecciones, han fracasado en si debería ser Jeremy Corbyn, el líder laborista de extrema izquierda al que la mayoría de los tories desprecian, o una figura más neutral.

Si las diversas facciones que se oponen al no acuerdo no pueden ponerse de acuerdo, Johnson ganará. Pero si necesitaban una razón para dejar de lado sus diferencias, él acaba de darles una. El primer ministro ya estaba dirigiendo a Gran Bretaña hacia un Brexit sin acuerdo que golpearía la economía, afectaría a la unión y causaría una ruptura duradera con los aliados internacionales. Ahora se ha mostrado dispuesto a reprimir la democracia parlamentaria para lograr sus objetivos. Los parlamentarios vacilantes deben preguntarse: si no ahora, ¿cuándo? Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios