• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Viernes 13 de Diciembre 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
Globalización < regresar

Lima-Perú, 08/08/2019 a las 09:08am. por Lampadia

Se extiende la desglobalización

¿Cadenas de suministro globales dañadas?

La guerra comercial entre EEUU y China se agrava día a día. Trump ha vuelto a subir aranceles y China restringirá la importación de granos. Veamos como ya se han debilitado las cadenas globales de suministro.

Como hemos escrito extensamente en anteriores oportunidades (ver Lampadia: La globalización va a paso lento, Continúan los ataques a la globalización, Trampa ideológica, política y académica) el proceso de globalización, que tanto progreso y desarrollo generó en un sinfín de países tanto en Occidente como en el mundo emergente, ha perdido vigor en los últimos años, a propósito de la reciente guerra comercial y tecnológica EEUU – China y los persistentes ataques de la comunidad científica en las universidades que, bajo el hado académico, tratan de desbaratarla a cualquier costo.

Es en el campo del comercio internacional y particularmente en el de las cadenas de suministro globales, en donde se puede visualizar con mayor facilidad este frenazo de la globalización. Múltiples industrias manufactureras y tecnológicas desde el Asia hasta Norteamérica, que antes se encontraban armoniosamente conectadas, gracias a la libre movilidad de información, bajos costos de transporte, de mano de obra y de importación, ahora se han visto interrumpidas por los embates de altísimos y perniciosos aranceles, así como de restricciones al intercambio de mercancías y de datos respecto a su producción. Ello, en un contexto de 4ta Revolución Industrial (4IR) y de la pronta llegada del 5G (ver Lampadia: ¿Cómo afectará el 5G a nuestras vidas?, Las oportunidades y retos de la Revolución 5G), vaticinaría la prolongación de los beneficios que la nueva tecnología hubiera podido traer sin el mencionado conflicto comercial.

A continuación, compartimos un interesantísimo artículo de The Economist, el primero de un amplio reporte especial, en el que se profundiza con mayor rigurosidad cómo esta desglobalisación se encuentra afectando negativamente el mundo manufacturero global, así como las redes de empresas que lo integran. Como es de esperarse The Economist explica que el efecto estaría siendo especialmente perjudicial en la industria de las TIC, ya que al ser por concepción, de naturaleza innovadora y disruptiva, la imposición de mayores trabas, ya sea de índole comercial o relacionada al intercambio de información, puede ralentizar su potencial generador de mejoras en la productividad.

El Perú no puede ser ajeno a estos problemas estructurales globales, más aún si los políticos pretenden generar más sectores con “valor agregado” en la economía, como si de por sí está ya no se estuviera generando con sectores como la minería y los que se encuentran interconectados a ella (ej: la metalmecánica y transporte). Es fundamental que nuestro país tenga en cuenta estos procesos, lo enfrente abriendo más su economía y sea consciente que abrazar las tecnologías provistas por esta nueva revolución industrial ya no es un opción, sino un deber si es que pretender mejorar su competitividad en un mundo cada vez más aislado y celoso de compartir su know how. Lampadia

Cadenas de suministro globales
Las cadenas de suministro están experimentando una transformación dramática

Esto será desgarrador para muchas empresas, argumenta Vijay Vaitheeswaran

The Economist
11 de julio, 2019
Traducido y glosado por Lampadia

Tom Linton, director de compras y cadena de suministro de Flex, un gigante estadounidense de manufactura por contrato, tiene el dedo en The Pulse. Ese es el nombre del centro de mando de su firma en California, que evoca una sala de guerra del Pentágono. El kit le permite monitorear en la nube los 16,000 proveedores de Flex y más de 100 fábricas, produciendo desde sistemas automotrices hasta kits de computación para más de 1,000 clientes en todo el mundo. Linton es uno de los reyes reconocidos de la cadena de suministro, el mecanismo en el corazón de la globalización de las últimas décadas por el cual las materias primas, partes y componentes se intercambian a través de múltiples fronteras nacionales antes de incorporarse a los productos terminados. Pregúntele sobre el futuro, sin embargo, y él contesta siniestramente: "Nos dirigimos a un mundo post-global".

Hace unos años eso habría sido un pensamiento herético. La combinación de la revolución de las tecnologías de la información, que hizo que las comunicaciones fueran asequibles y confiables, y la entrada de China en la economía mundial, que proporcionó abundante mano de obra barata, transformó la fabricación en una empresa global. En su libro "The Great Convergence", Richard Baldwin argumenta que la combinación resultante de los conocimientos industriales occidentales y el músculo manufacturero asiático impulsó la hiperglobalización de las cadenas de suministro. De 1990 a 2010, el comercio creció gracias a los recortes arancelarios, las comunicaciones más baratas y el transporte de menor costo.

La OCDE, un think tank para las economías avanzadas, reconoce que el 70% del comercio mundial ahora involucra cadenas de valor globales (GVCS). El aumento en su complejidad se ilustra por el crecimiento en la participación del valor agregado extranjero en las exportaciones de un país. Esto aumentó de menos del 20% en 1990 a casi el 30% en 2011.

Los minoristas occidentales desarrollaron redes de proveedores baratos, especialmente en China, para que a su vez pudieran ofrecer "precios bajos todos los días" a los consumidores en sus países de origen. Las corporaciones multinacionales (MNCS) que alguna vez mantuvieron la manufactura cerca de su hogar estiraron las cadenas de suministro mientras perseguían mano de obra barata y economías de escala en el otro lado del mundo. Asumiendo que la globalización es irreversible, las empresas adoptaron prácticas tales como la gestión de inventarios ajustados y la entrega just-in-time que persiguen la eficiencia y el control de costos mientras hacen poca provisión de riesgos.

Pero ahora hay indicios de que la era dorada de la globalización puede haber terminado, y la gran convergencia está dando paso a un lento desmoronamiento de esas cadenas de suministro. El crecimiento del comercio mundial ha caído del 5.5% en 2017 al 2.1% este año, según los cálculos de la OCDE. La armonización regulatoria global ha dado paso a enfoques locales, como las leyes de privacidad de datos de Europa. La inversión transfronteriza cayó un quinto el año pasado. Los altos salarios y los costos ambientales están conduciendo a una disminución en el modelo de abastecimiento de "China barata".

La amenaza inmediata proviene de la imposición de aranceles del presidente Donald Trump a los socios comerciales de EEUU y la renegociación de los acuerdos de libre comercio, que han interrumpido las cadenas de suministro de larga data en América del Norte y Asia. El 29 de junio, Trump acordó una tregua con Xi Jinping, presidente de China, que suspende temporalmente su amenaza de imposición de aranceles de hasta un 25% sobre las importaciones chinas por valor de US$ 325,000 millones, pero deja en vigor todos los aranceles anteriores impuestos durante la guerra comercial. Amenazó en mayo con imponer aranceles a todas las importaciones de México si no reprimía la inmigración, pero se revocó en junio. Ha retrasado hasta noviembre una decisión sobre la imposición de aranceles a las importaciones de automóviles, lo que afectaría mucho a los fabricantes europeos.

Sin embargo, mire más allá de la política y encontrará que las cadenas de suministro ya estaban experimentando el cambio más rápido en décadas en respuesta a tendencias más profundas en los negocios, la tecnología y la sociedad. El auge de Amazon, Alibaba y otros gigantes del comercio electrónico ha persuadido a los consumidores de que pueden tener una variedad infinita de productos entregados al instante. Esto está ejerciendo una enorme presión sobre las MNCS para que modifiquen y modernicen sus cadenas de suministro para mantenerse al día con las innovaciones avanzadas y las preferencias cambiantes de los consumidores.

Carrera de armamentos

La mayor fuerza para el cambio es la tecnología. La inteligencia artificial (AI), el análisis predictivo de datos y la robótica ya están cambiando la forma en que funcionan las fábricas, almacenes, centros de distribución y sistemas de entrega. La impresión 3D, las tecnologías blockchain y los vehículos autónomos podrían tener un gran impacto en el futuro. Algunos incluso sueñan con cadenas de suministro autónomas que no requieran intervención humana.

Sin embargo, los avances tecnológicos también aumentan el espectro de una carrera armamentista en la seguridad de la cadena de suministro. Los hackers privados agresivos y los ciberguerreros patrocinados por el estado parecen tener la ventaja sobre las corporaciones y gobiernos asediados. Los titulares recientes se han centrado en la represión de EEUU contra Huawei, un gigante chino de las telecomunicaciones. Pero los problemas involucrados van mucho más allá de una sola empresa, dado que gran parte de la innovación mundial en fabricación de productos electrónicos y hardware tiene lugar en China.

Si estalla una guerra fría tecnológica, destruiría las cadenas de suministro de tecnología altamente integradas de hoy y forzaría una reestructuración costosa. Incluso puede conducir a una bifurcación en el lanzamiento del 5G, una nueva tecnología de red de telecomunicaciones que es el facilitador esencial de las maravillas futuras como el Internet de las cosas (IoT). Con la proliferación de sensores baratos, el IoT permitirá que los hogares, las fábricas y las ciudades sean monitoreados y administrados digitalmente. Una "red astillada de cosas" (en la que EEUU seguía un estándar y China otro) no solo sería costosa e ineficiente, sino que también no abordaría las preocupaciones legítimas de seguridad sobre futuras amenazas cibernéticas en la era del 5G.

Incluso si Huawei finalmente se salva, y la tregua en la guerra comercial de EEUU con China se convierte en una paz helada, la era de las líneas de suministro sin fricción que fluyen desde Shenzhen a San Francisco y Stuttgart ha terminado. A medida que la globalización se transforma en algo más desordenado, las consecuencias para las MNCS y la economía mundial podrían ser trascendentales.

Este informe muestra que las cadenas de suministro ya se estaban volviendo más cortas, más inteligentes y más rápidas antes de que los políticos comenzaran a golpear el sistema comercial. Dado el mundo más riesgoso de hoy, las cadenas de suministro también deberán ser más seguras. Esta transformación amenaza a las empresas que tienen redes de suministro arraigadas, pero también presenta oportunidades para aquellas que se adaptan ágilmente. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios