• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Martes 12 de Noviembre 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
Economía < regresar

Lima-Perú, 23/04/2013 a las 06:04pm. por Lampadia

Malogrando el futuro de nuestros jóvenes

Tropezando con la misma piedra

A raíz de los últimos acontecimientos políticos, las declaraciones del Presidente de la República ante la comunidad internacional en la inauguración de la reunión en Lima del Foro Económico Mundial y de los anuncios ministeriales sobre la orientación de las inversiones públicas, han renacido los temores sobre la orientación política del régimen.

Nuevamente se empiezan a ventilar los argumentos de la llamada “Gran Transformación”, que no es otra cosa que una visión trasnochada del mundo y de la economía peruana, descartada por inconducente y por su debilidad política durante la última campaña presidencial.

Nunca antes el Perú ha tenido un proceso virtuoso de desarrollo como el de los últimos 20 años, y muy notoriamente como el de la última década. Las cifras objetivas que sustentan esta afirmación pueden verse en detalle en el artículo Quieren bajarle la llanta a la prosperidad. Cualquier balance serio de la realidad del país nos muestra que desde que se liberaron las fuerzas del mercado hemos crecido y desarrollado sin parangón histórico, reconstruyendo un sector privado brioso y competitivo, que lamentablemente no ha sido acompañado, en su metamorfosis, por una reforma equivalente del Estado, que acusa grandes déficits y falencias. El más notorio en educación, pero no menos importante en aspectos  de salud, instituciones y acceso a las infraestructuras modernas.

El sector privado, que genera prácticamente el 90% del empleo, el 90% de la inversión y el 90% de los recursos del Estado, (90-90-90), se empieza a ver cuestionado, acosado y trabado en el desarrollo de importantes proyectos de inversión. Se está empezando a debilitar paulatinamente “la gallina de los huevos de oro”, el camino hacia el bienestar general, a cambio, aparentemente, de mayores espacios de poder, en un país que aún no sale de pobre, precisamente por aquellas políticas que hoy se sacan del arcón de los malos recuerdos.

En esta línea de pensamiento, Enrique Pasquel enumera en su artículo “Humala y los dinosaurios” publicado en El Comercio el 25-04-13, una serie de medidas que nos estarían llevando de regreso a un modelo estatista que recorta las libertades económicas en casi todos los sectores:

  • En el agro, quiere poner límites a la propiedad de la tierra.
  • En el mercado crediticio, ha buscado aumentar la participación del Banco de la Nación y Agrobanco, y tiene un proyecto para limitar la posibilidad de que la banca privada cobre sus deudas.
  • En el mercado de seguros, ha restringido la libertad de contratación.
  • En educación, ha recortado la capacidad de los privados de crear nuevas facultades e institutos.
  • En lo que toca a los puertos, ha entregado su supervisión a los militares
  • Ha impuesto a Enapu como socia en las nuevas concesiones.
  • En telecomunicaciones, ha establecido que el Estado puede pedir arbitrariamente lo que a él le venga en gana para renovar una concesión.
  • En hidrocarburos, quiere que Petro-Perú participe en todos los segmentos del sector.
  • En materia tributaria, ha logrado facultades para tratar a quienes acuse de evasión como a presuntos terroristas o narcotraficantes.
  • En materia laboral, ha creado una nueva entidad de fiscalización con enorme capacidad sancionadora, pero sin independencia del poder político.

A continuación el artículo “Humala y los dinosaurios” de Enrique Pasquel, (El Comercio, 25 de abril del 2013).

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios