• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Viernes 6 de Diciembre 2019
  • Lima - Perú
MENÚ
Comunicación < regresar

Lima-Perú, 20/11/2019 a las 08:11am. por Lampadia

Una innovación lituana

Combatiendo la desinformación

La explosión de las redes sociales, que vino acompañada del uso casi universal de los smarthphones, supuso el acceso de millones de usuarios en  el mundo emergente a portales de noticias con relevancia nacional e internacional. Este es un fenómeno que era casi impensable hace un par de décadas atrás, cuando el internet concentraba su uso en unos pocos usuarios del primer mundo, como porcentaje de la población global.

Sin embargo, si bien este proceso de descentralización del acceso a la información resultó útil para mejorar la toma de decisiones de personas y empresas en un contexto político y económico cambiante, también conllevo consigo sus propios peligros si los medios encargados de dicha difusión, sesgados o mandados por ciertos gobiernos, inducían a la desinformación y a la calumnia.

Este es el caso, por ejemplo, de Letonia, Lituania y Estonia, países ex integrantes de la Unión Soviética, que hasta el día de hoy siguen siendo acosados por la autocracia rusa a través de diversas plataformas digitales con noticias falsas, con el objetivo de generales antipatía hacia el proyecto de la UE, al cual pertenecen y a Occidente, en general.

Afortundamante, y como explica The Economist en un reciente artículo que compartimos líneas abajo, diversos organismos de la sociedad civil lituana se han organizado para diseñar un sistema informático que, basado en diversos algoritmos bien diseñados, detecte y censure toda información sospechosa procedente de medios rusos en las redes.

Creemos que este tipo de iniciativas son sumamente interesantes y podrían aplicarse en países como el Perú para vigilar los contenidos de una prensa, que, además de estar altamente concentrada, tiene entre sus principales fuentes de ingresos al Estado.

No es coincidencia pues que constantemente adjudique los grandes males del país - como la mala salud, la mala educación, la desbordante inseguridad, entre otras - que comete la administración de turno, a otros poderes del Estado, como el ahora disuelto Congreso de la República, cuyas funciones no compete tales tareas. Lampadia

Desinformación
Los lituanos están utilizando software para luchar contra las noticias falsas

El país está asediado por la propaganda rusa

The Economist
26 de octubre, 2019
Traducido y glosado por Lampadia

"Paciente cero" es un término médico que comenzó como un malentendido. Una de las primeras víctimas norteamericanas de SIDA fue anonimizada en algunos documentos como "Paciente O". Se pensaba que el individuo en cuestión, Gaëtan Dugas, una azafata canadiense, había sido el punto de origen de la epidemia de sida de América del Norte. La lectura errónea de O (para "Fuera de California") como 0 (es decir, cero), aunque accidental al principio, parecía propicio. De hecho, Dugas no fue el único punto del origen de esa epidemia. Pero el término se quedó y se ha extendido. De hecho, se ha extendido más allá de la medicina para abarcar otro tipo de plaga: la desinformación.

Demaskuok, que significa "desacreditar" en lituano, es un software que busca los ceros de las noticias falsas. Fue desarrollado por Delfi, un grupo de medios con sede en la capital de Lituania, Vilna, en conjunto con Google, una gran empresa estadounidense de tecnología de la información. Funciona analizando montones de verborrea en línea en lituano, ruso e inglés, anotando elementos por la probabilidad de que sean desinformación. Luego, al rastrear el historial en línea de informes que parecen sospechosos, intenta precisar el punto de origen de una campaña de desinformación: su paciente cero.

Jugando al ping-pong con el Kremlin

Demaskuok identifica a sus sospechosos de muchas maneras. Una es buscar una redacción que recuerde los temas que los propagandistas suelen explotar. Estos incluyen pobreza, violación, degradación ambiental, deficiencias militares, juegos de guerra, grietas sociales, virus y otros problemas de salud, errores políticos, mala gobernanza e, irónicamente, el descubrimiento del engaño. Y debido a que la desinformación efectiva despierta las emociones, el software mide la capacidad de un texto para hacer eso también. Los elementos con términos como "déficit de cuenta corriente" tienen menos probabilidades de ser falsos que los que mencionan niños, inmigrantes, sexo, etnias, animales, héroes nacionales e injusticias. El chisme y el escándalo son avisos adicionales. Es menos probable que la palabrería sobre los deportes y el clima provoque indignación, por lo que el software califica los elementos sobre esos temas como menos sospechosos.

Otra pista es que la desinformación está diseñada para ser compartida. Por lo tanto, Demaskuok mide la "viralidad": la cantidad de veces que los lectores comparten o escriben sobre un artículo. La reputación de los sitios web que alojan un elemento o proporcionan un enlace a este proporciona información adicional. El software incluso considera el momento de la aparición de una historia. Las noticias falsas se publican desproporcionadamente los viernes por la noche cuando muchas personas, incluidos los desacreditadores, salen a tomar algo.

Los desinformadores también pueden ser descuidados. Por lo tanto, Demaskuok recuerda los nombres de las personas citadas en noticias falsas, ya que a veces surgen de nuevo. También ejecuta búsquedas de imágenes para encontrar otros lugares donde se ha publicado una imagen. Resulta que algunos aparecieron por primera vez antes de los eventos que supuestamente documentan. Otros también aparecen en sitios web con reputación de desinformación, como RT y Sputnik, ambos medios de comunicación respaldados por el gobierno de Rusia.

Este tipo de desinformación patrocinada por Rusia es una pesadilla en todas partes, pero es particularmente frecuente en Estonia, Letonia y Lituania, los tres países que, en 1990, fueron los primeros en declarar su independencia de la Unión Soviética, catalizando la desintegración de esa unión. Los estados bálticos, como a menudo se los conoce colectivamente, exacerbaron su ofensiva al unirse a la OTAN y la Unión Europea. Rusia, el titiritero de la Unión Soviética, no ha perdonado ni olvidado. Una consecuencia es que los estados bálticos son objetivos particulares de falsedades destinadas a confundir y desestabilizar.

Demaskuok es parte de la lucha. Ha mejorado desde que los periodistas de Delfi comenzaron a usarlo hace un año. Ahora puede marcar no solo fabricaciones totales, sino también trucos más astutos que funcionan por exageración u omisión. Viktoras Dauksas, que dirige Debunk Eu, una organización benéfica en Vilnius que se creó en junio para desarrollar aún más la tecnología, dice que ahora a veces incluso puede detectar "espejos rotos". Este es su término para desinformación en la que los hechos son técnicamente precisos, pero se presentan selectivamente para engañar. La desinformación rusa, dice, se ha vuelto cada vez más traicionera, con elementos veraces "retorcidos en una forma de socavar la democracia".

Demaskuok es bastante bueno. Aproximadamente la mitad de los elementos que marca demuestran, bajo el escrutinio humano, ser desinformación. Sin embargo, ese escrutinio es una parte importante del proceso.

Parte de ella proviene de los usuarios de Demaskuok. Además de Delfi, estos incluyen el Ministerio de Relaciones Exteriores de Lituania y una gran cantidad de medios de comunicación, centros de estudios, universidades y otras organizaciones. Después de estudiar un elemento que el software considera desinformación, las personas de estas organizaciones le dicen al sistema si estaba dentro o fuera de la marca. Eso mejora el rendimiento futuro.

Las autoridades dicen que la desacreditación abundante ha cultivado un escepticismo saludable en la mayoría de los Balts. Pero Eitvydas Bajarunas, del Ministerio de Relaciones Exteriores de Lituania, se preocupa por los efectos de la desinformación en los países más al oeste, donde menos personas temen la agresión rusa. Señala un informe falso el 25 de septiembre que afirmaba falsamente que 22 soldados alemanes habían profanado un cementerio judío en Kaunas, una ciudad a 100 km al oeste de Vilna. El descuido de cortar tal podredumbre de raíz, dice, y el apoyo político en Alemania para mantener tropas en Lituania podría fallar.

Además, a algunos les preocupa que incluso el éxito de Demaskuok pueda jugar en manos de Rusia. Rob Procter, profesor de informática social en la Universidad de Warwick, en Gran Bretaña, ofrece un pensamiento aleccionador. El objetivo del Kremlin, sugiere, no es tanto convencer a los occidentales de que ciertas falsedades son la verdad. Más bien, quiere que sus adversarios duden de que se pueda confiar en algo como verdadero. Si este es el objetivo, el software que aumenta el número de informes de noticias que se desacreditan puede, paradójicamente, tener el efecto contrario al previsto. Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios