• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Viernes 17 de Noviembre 2017
  • Lima - Perú
MENÚ
OPINIONES < regresar

Timothy Garton Ash

Necesitamos recuperar a Occidente

Por: Timothy Garton Ash

Lima-Perú, 05/05/2016 a las 09:05am. Por Timothy Garton Ash

Timothy Garton Ash, Profesor de Estudios Europeos en la Universidad de Oxford

El País de España, 03 de mayo de 2016

 

¿Qué ha sido de Occidente? Barack Obama acaba de visitar Europa para ensalzar y reforzar a Occidente, pedir a Gran Bretaña que permanezca en la UE y a Alemania que apoye el proyecto de acuerdo comercial transatlántico (TTIP por sus siglas en inglés). Las reacciones de los británicos, los alemanes y los estadounidenses indican que ha ensalzado a un fantasma. O al menos, a algo que ya no es lo que era.

En un artículo publicado en The Daily Telegraph, el manual matutino de la clase media conservadora inglesa, Obama recordó todas las instituciones que han ayudado a crear Gran Bretaña y EE UU juntos desde 1945, así como el hecho de que la UE ha contribuido a “difundir los valores y los usos británicos —democracia, Estado de derecho, mercados libres— en todo el continente y su periferia”. Su recompensa fue una crítica feroz de Boris Johnson, alcalde de Londres, en el mismo periódico. Johnson, que ya había insinuado que Obama era antibritánico debido a sus orígenes kenianos, despotricó esta vez contra “los presidentes norteamericanos, líderes empresariales y peces gordos de todo tipo” que quieren que Gran Bretaña siga siendo cautiva de Europa.

Curiosamente, el desdeñoso partidario del Brexit no se molestó en responder al argumento general de Obama sobre los intereses y valores amenazados de Occidente. El centro de sus comentarios era yo, yo, yo. Gran Bretaña estaría mejor con nuestros propios acuerdos comerciales, tendría menos inmigrantes, sería un país más feliz, más soberano, más libre. No preguntes qué puede hacer Gran Bretaña por el mundo, pregunta qué puede hacer el mundo por Gran Bretaña.

Qué diferencia con el debate desarrollado en los primeros años setenta, cuando el Reino Unido decidió entrar en la Comunidad Europea. Por supuesto, los principales motivos para hacerlo eran económicos. Sin embargo, cuando leí las actas de los debates parlamentarios de la época, lo que me impresionó fue que los conservadores de entonces defendieron este compromiso continental como una contribución a la seguridad de Occidente contra la URSS. En aquellos tiempos, los conservadores eran los que solían tener una visión más amplia, mientras que los laboristas tendían a ser más euroescépticos y aislacionistas; hoy ocurre todo lo contrario. El partido de Churchill, o al menos su mitad euroescéptica, ha abandonado a ese Occidente que Churchill ayudó a construir más que nadie.

Obama fue de una comida con los miembros de la Casa de Hannover (hoy Windsor) a una feria industrial en Hannover, Alemania, a probarse unas gafas de realidad virtual con Angela Merkel y defender la necesidad del TTIP. Sin embargo, su intento de reforzar a Occidente volvió a toparse con la oposición y el escepticismo generales. En una extraordinaria columna para la revista Der Spiegel, Jakob Augstein calificó a Obama como “el último presidente de Occidente”. “La palabra Occidente, antes, significaba algo”, escribía. “Definía los valores y los objetivos de un mundo mejor”. Ya no. Hoy, los europeos “pensamos en Estados Unidos, cada vez más, de la misma forma que en Rusia, China e India”. Lo harás tú, Jakob. Pero es indudable que expresa un sentimiento muy extendido en Alemania, que vive una lejanía política, cultural y emocional cada vez mayor de EE UU.

Mientras tanto, en su propia casa, casi todos los aspirantes a suceder a Obama se oponen al TTIP. Incluso Hillary Clinton, la única que no lo hace y, por suerte, la que tiene más probabilidades de llegar a la presidencia, ha manifestado reservas, por motivos descaradamente tácticos, dadas las tendencias proteccionistas de grandes sectores del electorado y las bases demócratas.

El TTIP no es lo único que critica Donald Trump. También dice que la OTAN está “obsoleta”. El hecho de que Putin se apoderase de Crimea por la fuerza podría hacer pensar que la Alianza sigue siendo importante, pero no. Vlad y Donald se llevarían de maravilla: “Putin siempre me ha parecido muy bien, creo que es un líder fuerte, poderoso, que representa a su país”. En el discurso que pronunció hace una semana sobre política exterior, trató de dar una imagen más de estadista. Pero siguió hablando de llegar a un “acuerdo” con Putin. En cuanto a la OTAN, “los países a los que defendemos deben pagar el coste de esa defensa, y, si no lo hacen, EE UU debe estar dispuesto a dejar que se defiendan solos”; qué más da la garantía dada a Polonia y los Estados bálticos en virtud del Artículo 5 del Tratado. Aseguró que quiere “revitalizar los valores occidentales”, pero inmediatamente los diferenció de los valores universales; la Ilustración, olvidada. Con amigos como Trump, ¿quién necesita enemigos?

Este debilitamiento occidental tiene una explicación histórica clara. Como comunidad cultural, Occidente existe desde hace siglos, pero, como agente geopolítico real, se fraguó en la lucha contra un enemigo común, la Alemania nazi, y se fortaleció después frente a otro, la URSS. Sin embargo, la guerra fría terminó y la Unión Soviética desapareció. Cuando Europa y EE UU se vinieron abajo por la guerra de Irak, un exministro de Exteriores británico me susurró: “Ojalá volviera Brezhnev”. Hablé de esta brecha transatlántica en 2004, en un libro titulado Mundo libre. En él, después de analizar las razones de la desintegración de Occidente, afirmaba que los grandes retos mundiales, desde el ascenso de China hasta el cambio climático, pasando por los traumas de Oriente Próximo, no podían abordarse sin una estrecha cooperación entre Estados Unidos y la UE, los dos mayores grupos de ciudadanos ricos y libres del mundo, y que esa asociación tenía que ser la semilla de otra más amplia, que englobase a todos los que comparten ciertos valores e intereses —India, Brasil, Sudáfrica—: lo que denominé post-Occidente.

Creo que mi análisis sigue valiendo. Incluso con los planes aprobados recientemente en París, es probable que el calentamiento global sobrepase el objetivo de los 2º. China, bajo el gobierno neomaoísta del presidente Xi Jinping, no está asumiendo un liderazgo mundial amable. Nos enfrentamos a una Rusia revanchista y reaccionaria, que comparte un mismo objetivo con Nigel Farage y Marine le Pen: romper la UE. Qué momento tan oportuno para renunciar a Occidente.

Occidente, empezando por Europa y Norteamérica, tiene muchos pecados de los que arrepentirse. Es una noción poco atractiva para muchos miembros de la izquierda europea. Pero la visión de Occidente que defiende Obama es internacionalista y liberal, mucho más atenta que antes a las necesidades del Sur. La alternativa no es una idea más progresista, sino una horrenda amalgama de Putin, Trump y Le Pen: Putrumpen. Entre el Obama internacionalista y el Putrumpen nacionalista, ¿a quién preferirían? Yo no tengo ninguna duda. Lampadia

Palabras Clave

Ver más artículos
Comentarios