• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Viernes 17 de Agosto 2018
  • Lima - Perú
MENÚ
OPINIONES < regresar

Moisés  Naím

¿Es inevitable una guerra entre EE.UU. y China?

Por: Moisés Naím

Lima-Perú, 12/07/2017 a las 04:07pm. Por Moisés Naím

Moisés Naím, Economista

El Comercio,  8 de julio de 2017

Tucídides, un ateniense que vivió aproximadamente 400 años antes de Cristo (a.C.) fue un mal general y un buen historiador. Su “Historia de la guerra del Peloponeso” relata la conflagración que estalló entre Esparta y Atenas en el siglo 5 a.C. Muchos consideran este libro el primer intento de explicar hechos históricos recurriendo al análisis y a los datos y no a los designios de los dioses.

Basándose en su estudio de las causas que llevaron a Atenas y Esparta a la guerra, Tucídides mantiene que es difícil que una potencia en pleno auge, en ese caso Atenas, coexista pacíficamente con la potencia dominante, que en ese caso era Esparta. Graham Allison, profesor de la Universidad de Harvard, ha popularizado este concepto llamándolo “la trampa de Tucídides”.

Allison estudió 16 situaciones de los últimos 500 años en las cuales surgió una nueva potencia con la capacidad de amenazar la posición dominante de la potencia existente. En 12 de estos 16 casos el resultado fue la guerra

Todo esto tiene profundas implicaciones para nuestro tiempo y ese es el tema del reciente libro de Allison: “Destinados a la guerra. ¿Pueden Estados Unidos y China evitar la trampa de Tucídides?”. Según él, “de continuar el rumbo actual, el estallido de una guerra entre los dos países en las próximas décadas no solo es posible, sino mucho más probable de lo que se piensa.” 

—Puntos de vista—

Gideon Rachman, del “Financial Times”, ha escrito un libro titulado “Easternization”, que es la “orientalización” del mundo. Su mensaje central es que está llegando a su fin la ascendencia internacional que han tenido por varios siglos las potencias occidentales, concretamente Estados Unidos y Europa. Según Rachman, el centro de gravedad del poder mundial residirá en Asia y más concretamente en China

A Bill Emmot, ex editor de “The Economist”, también le preocupa el destino de Occidente y así titula su nuevo libro. Según Emmott, “Occidente es la idea política más exitosa” y aclara que no es un lugar sino una serie de conceptos, valores y condiciones sociales y políticas guiadas por la preservación de la libertad individual, la apertura económica y la búsqueda de igualdad y justicia para todos. 

Naturalmente, el aumento de la desigualdad económica que están sufriendo los países de Occidente y los problemas políticos que esto ha acarreado preocupan a Emmott: “Sin una sociedad abierta Occidente no puede prosperar, pero sin igualdad no puede durar”. No obstante y a diferencia de los otros autores, Emmott no percibe que Asia desplazará a Occidente (puede ver el video de mi entrevista a Bill Emmott en: www.EfectoNaim.com). 

Los pronósticos de una China que logra convertirse en una potencia hegemónica mundial subestiman las debilidades del gigante asiático. También suponen que las dificultades que limitan la influencia internacional de Estados Unidos y Europa son taras insolubles y, por tanto, permanentes. Pero ni los problemas de Occidente son insolubles ni los de China son insignificantes

La realidad es que si bien el crecimiento económico de China es asombroso, su progreso social indiscutible y la modernización de sus fuerzas armadas intimidante, sus problemas son igualmente abrumadores. Ian Buruma, un experto en asuntos asiáticos, mantiene que de todos los libros recientes sobre el auge de esa región, el peor es el del profesor Allison y que su argumento no es persuasivo debido a la ignorancia sobre China que evidencia el profesor, así como la poca importancia que le da a los problemas de ese país. 

—Debilidades profundas—

A pesar de su acelerada expansión, la economía china es frágil y está llena de desajustes y distorsiones. La desigualdad económica se ha disparado y en las zonas rurales persiste una generalizada miseria. Cada año mueren más de un millón de personas por enfermedades causadas por la contaminación ambiental. Militarmente, China sigue estando muy por detrás de Estados Unidos, país que además tiene una amplia red de aliados en Asia que ven a China con temor y profundos resentimientos históricos. Vietnam ha tenido 17 guerras con China, por ejemplo. 

Pero quizás la objeción más importante a la visión de una China convertida en líder del mundo es que su modelo autocrático es cada día menos seductor. Mantener a millones de personas subyugadas a los designios de un dictador es una ruta que, en estos tiempos, conduce a la inestabilidad política. Y un país políticamente inestable no es un buen candidato para prevalecer en las conflagraciones que pronosticó Tucídides.

Palabras Clave

Ver más artículos
Comentarios