• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Viernes 22 de Junio 2018
  • Lima - Perú
MENÚ
OPINIONES < regresar

Federico Salazar

La deslealtad de Mercedes Aráoz

Por: Federico Salazar

Lima-Perú, 19/02/2018 a las 11:02am. Por Federico Salazar

Por Federico Salazar, Periodista
El Comercio, 18 de febrero de 2018

Mercedes Aráoz dice ser leal al presidente Kuczynski. Lo proclama, y seguramente lo es. A quien no es leal es a la Constitución, y lo proclama también.

La segunda vicepresidente ha dicho que, si el presidente Kuczynski fuera vacado, ella renunciaría a su cargo. Se lo dijo a Óscar Torres, en una entrevista publicada en “Trome” (11/2/18).

“Junto con el Presidente de la República son elegidos, de la misma manera, con los mismos requisitos y por igual término, dos vicepresidentes”, dice la Constitución (art. 111).

“Por igual” término significa cinco años, no dos o tres. Una renuncia sería, pues, una traición a lo que manda la Constitución. 

Para Mercedes Aráoz, su lealtad a Kuczynski está por encima del mandato constitucional. También, de paso, por encima del mandato electoral.

Los vicepresidentes reemplazan al presidente. No tienen otra función. Una renuncia precisamente cuando les toca remplazar sería de una tremenda irresponsabilidad. 

Las razones que da la vicepresidente son insostenibles. Ante le pregunta de qué haría en caso de vacancia, responde: “Cómo voy a seguir trabajando en una situación donde ya no hay un ambiente democrático”. 

La vacancia es una institución de nuestra Constitución. Exige requisitos formales. No es un proceso jurisdiccional, es un proceso político.

Para la señora Aráoz, la declaración de incapacidad moral permanente “de una manera no sustentada, sin base, sin fundamento, es un atropello a la democracia”.

“Si quieren evaluarlo y juzgarlo, esperemos a que termine el 2021”, dice Aráoz, confundiendo esta vacancia con un proceso judicial. No sabemos si lo confunde porque no entiende o porque no halla otra justificación.

Atropello a la democracia es no respetar las instituciones del orden constitucional. Atropello a la democracia es no respetar el voto de la mayoría, que optó por un Congreso fiscalizador de su propia elección presidencial.

Atropello a la democracia es mandar al tacho al elector. Atropello a la democracia es creer que, si no se hace lo que yo quiero, puedo patear el tablero.

Es probable que no se produzca la vacancia. No debemos dejar pasar, sin embargo, las opiniones de Mercedes Aráoz y su estrecho concepto de las lealtades.

Hace apenas dos meses la segunda vicepresidente creía exactamente lo contrario. Pensaba que debía defender la democracia sosteniendo el mandato electoral.

“Vamos a defender nuestro mandato”, prometió Mercedes Aráoz en una entrevista a Reuters el 18 de diciembre pasado. Descartó en ese entonces un escenario de renuncias de los vicepresidentes.

Los argumentos de entonces eran los mismos que los de ahora: “Queremos mantener la democracia, queremos evitar acciones dictatoriales”.

Para mantener la democracia hay que cumplir el mandato. Para mantener la democracia hay que renunciar al mandato. Estas dos posiciones son de la misma persona en un lapso de dos meses.

El señor Kuczynski puede ser sometido a una nueva votación sobre vacancia por incapacidad moral permanente. Con relación a la votación del año pasado, el señor Kuczynski ha aportado nuevos elementos sobre la permanencia de la inmoralidad atribuida.

El señor Kuczynski ha seguido mintiendo sobre sus gestiones cuando fue ministro. Ha mentido y ocultado información sobre el indulto a Fujimori y se ha resistido a contestar a una comisión investigadora del Congreso.

No solo se trata de la inmoralidad cometida mientras fue ministro de Toledo. Se trata de la inmoralidad cometida ahora, para encubrir su antiética conducta de banquero de inversiones y ministro al mismo tiempo.

No querer decir la verdad es un tipo de incapacidad moral. No querer decir la verdad de manera sistemática y contumaz revela el carácter permanente de la incapacidad.

Esta es mi opinión sobre la moral del señor Kuczynski. No importa, por supuesto. Lo que importa es la opinión y el criterio del Congreso. 

Esa opinión y ese criterio y deben ser sustentados como tales, no como se sustenta una decisión judicial, con pruebas y defensas. Es una decisión política y constitucional.

La señora Aráoz debe aclarar a quién será más leal, si al señor Kuczynski o a la Constitución. Leal, ¿a su conciencia de febrero o a la de diciembre?

Tenemos derecho a saber quién nos gobierna.

Palabras Clave

Ver más artículos
Comentarios