• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Domingo 22 de Julio 2018
  • Lima - Perú
MENÚ
OPINIONES < regresar

Bjørn Lomborg

Al igual que los huracanes, el cambio climático es peligroso, pero los arreglos ‘smart’ para tormentas no ayudarán al clima

Por: Bjørn Lomborg

Lima-Perú, 29/09/2017 a las 12:09pm. Por Bjørn Lomborg

BjornLomborg, director del Centro de Consenso de Copenhague, autor de The Skeptical Environmentalist, CoolIt, y profesor visitante en la Escuela de Negocios de Copenhague.
USAToday
22 de Setiembre de 2017
Traducido y glosado por
Lampadia

El cambio climático trae patrones climáticos buenos y malos.

Desperdiciar dinero en arreglos para reducir las emisiones de carbono es ineficaz y limitado.

Fuente: Hector Retamal. AFP/GettyImages)

“Así se ve el calentamiento global”, declaraban distintas opiniones en ‘Politico’ y CNN sobre el devastador huracán Harvey. Una semana después, todos los medios de comunicación del mundo y los políticos estaban diciendo exactamente lo mismo sobre el huracán Irma.

Apurarse a vincular los desastres con el cambio climático es peligroso. Nos dirigen a políticas que tendrán poco o ningún efecto para reducir la devastación futura.

La ciencia es clara pero también matizada: el cambio climático empeorará algunos fenómenos climáticos extremos y mejorará otros.

Vladimir Janković(Investigador del Centro para la Historia de la Ciencia, Tecnología y Medicina de la Universidad de Manchester) y David Schultz, (Investigador del Centro de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Manchester) citan la labor del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, el panel mundial de expertos en cambio climático de las Naciones Unidas, y encuentran que "No todos los fenómenos meteorológicos extremos cambiarán, ni tampoco algunos de los cambios, si es que se producen, son detectables”.

Los investigadores concluyen: "La trillada frase 'el cambio climático significa un clima más extremo' es una sobre-simplificación, si no equivocada, del verdadero estado de la ciencia".

El calentamiento global, en general, aumentará las temperaturas durante el invierno, por la noche y en lugares fríos. Las sequías están entre los desastres naturales más costosos, pero un estudio completo en Nature muestra que desde 1982, los ejemplos de sequías en todas las categorías han disminuido ligeramente.

Las olas de calor aumentarán, pero las ondas de frío disminuirán. Debido a que muchas más personas mueren de frío excesivo que de calor excesivo, es probable que la cantidad de muertes se reduzca.

En cuanto a los huracanes como Harvey e Irma: Antes de Harvey, EEUU acababa de terminar un periodo récord de 12 años sin huracanes fuertes. Los huracanes no están llegando más seguido a EEUU; en los últimos 120 años, los principales huracanes han disminuido de 7.5 por década a 5 por década. También se ve una disminución similar para todos los huracanes e incluso verdad para los huracanes más feroces de categoría 4 y 5.

Las tormentas están causando más daño, pero se ha documentado durante mucho tiempo que esto se explica por completo por más personas con más riqueza viviendo cerca de las costas donde golpearon los huracanes.

Hoy en día, solo en los condados de Florida Dade y Broward hay más gente que la que vivió en 1930 en los 109 condados costeros de Texas, Virginia, a lo largo de las costas del Golfo y Atlántico. En el último siglo, la población en Estados Unidos se ha multiplicado por cuatro, pero la población costera ha aumentado mucho más. En Florida, por ejemplo, ha aumentado cincuenta veces.

No es de sorprender que, con más personas viviendo en casas más caras, hay mayores costos de daños. Ajustado a la población y abundancia, en realidad el daño de los huracanes a partir de 1900-2016 disminuyó. De hecho, la ausencia de 12 años de huracanes es el equivalente a que los Estados Unidos tengan 70,000 millones de dólares más de lo que sería el daño causado por el huracán desde 2006.

Mirando hacia el futuro, es probable que los huracanes lleguen a ser más fuertes para el final del siglo. También es probable que se vuelvan menos frecuentes, y las sociedades sin duda se vuelvan más robustas. Una revisión respetada de la naturaleza demuestra que el daño del huracán cuesta actualmente 0.04% del producto bruto interno global. Contabilizando un aumento en la prosperidad, esto caería cuatro veces a 0.01% para el 2100. Pero el factor de que el calentamiento global vuelva a los huracanes más fuerte pero menos frecuentes significará que el daño total terminará alrededor del 0.02%.

Esto demuestra que el calentamiento global es un problema, pero también nos muestra que incluso teniendo en cuenta esto, los daños se reducirán.

El problema de culpar a un desastre como Harvey o Irma por el calentamiento global es que esto nos dice que la respuesta debería ser una respuesta al calentamiento global: los cortes de carbono. Y esta es una forma terrible de ayudar.

Las investigaciones demuestran que el Protocolo de Kyoto, el primer acuerdo global importante para reducir el carbono y frenar las temperaturas (y, a continuación, ayudaría a prevenir los huracanes), no logró nada. El tratado climático de París está en camino de costarle al mundo alrededor de uno a dos mil millones de dólares al año para el resto del siglo. El organismo de la ONU encargado del tratado estima que los recortes prometidos hasta 2030 alcanzarán el 1% de lo que se necesitaría para mantener las subidas de temperatura por debajo de 2 grados centígrados.

Lo que esto sugiere es que el gasto del 1% al 2% del PBI en políticas climáticas podría, en el mejor de los casos, ayudar a evitar mucho, mucho menos del 0.01% del PBI perdido por los huracanes. Es una inversión terriblemente mala.

No es de extrañar que un informe de la Royal Society concluya que reducir el CO2 tiene "un potencial extremadamente limitado para reducir pérdidas futuras".

Para hacer frente al cambio climático, un impuesto moderado sobre el carbono podría ayudar un poco, pero no reducirá significativamente las emisiones de CO2. En su lugar, el cambio climático sería abordado de la manera más efectiva invirtiendo en investigación y desarrollando fuentes de energía verde para hacerlas tan baratas que superarán a los combustibles fósiles. De esta manera, todo el mundo querrá alejarse de los combustibles fósiles.

Culpar el daño del huracán al calentamiento global no sólo significa que gastamos mal dinero, sino también que nos perdemos las políticas que marcarían una diferencia real. La lucha eficaz contra los daños causados ​​por huracanes en los países ricos consiste casi exclusivamente en reducir la vulnerabilidad, a través de una mejor zonificación (no debemos permitir que las casas se construyan en llanuras de inundación o en la costa), mejores códigos de construcción, humedales y superficies porosas para manejar inundaciones. Para los pobres del mundo, y los más afectados por los daños causados ​​por los huracanes, las políticas que reducen la pobreza son la forma más efectiva de construir resistencia.

Estas son las políticas inteligentes que ayudarían más. Y esta debería ser la respuesta a los huracanesLampadia

 

Palabras Clave

Ver más artículos
Comentarios