• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Viernes 24 de Noviembre 2017
  • Lima - Perú
MENÚ
Tecnología < regresar

Lima-Perú, 07/09/2017 a las 10:09am. por Lampadia

Otra tecnología potente para el nuevo mundo

El efecto disruptivo de los blockchains

En Lampadia priorizamos el seguimiento de algunos temas. Uno de ellos es el de la Cuarta Revolución Industrial, con el crecimiento de tecnologías exponenciales que cambiarán la vida de las personas, empresas y países. Un asunto que hemos puesto encima de la mesa, más de un año antes de que se vea en otros medios. Para facilitar el seguimiento de esta revolución, hemos creado una biblioteca virtual: Revolución Tecnológica. En esta ocasión veremos por primera vez, lo vinculado a los ‘blockchains’.

La tecnología Blockchain es más conocida por ser la magia que está detrás de Bitcoin, pero hay decenas de otras industrias que se están beneficiando de esta revolucionaria tecnología. Pero, antes de echar un vistazo a las industrias y empresas innovadoras que crearán una gran disrupción en sus sectores, analicemos esta tecnología

Fuente: infotechnology.com

La tecnología Blockchain es una gran palabra que describe el acto de registrar eventos, en cadena, en una base de datos. La base de datos en sí se conoce como un blockchain (cadena de bloques, en español). Una vez que los datos se agregan al blockchain, no pueden ser eliminados de la base de datos o alterados de ninguna manera. Por lo tanto, el blockchain, al tener sus registros replicados en ‘n’ ubicaciones y medios, contiene un registro verificable de la historia de dichos registros. Don Tapscott, autor de Blockchain Revolution, dijo lo siguiente:

"Bitcoin u otra moneda digital no se guarda en un archivo en alguna parte; es representado por transacciones registradas en un blockchain (cadena de bloques), como una hoja de cálculo global o un libro mayor, que aprovecha los recursos de una red bitcoin peer-to-peer (par-a-par) grande para verificar y aprobar cada transacción de Bitcoin. Cada bloque, como el que usa Bitcoin, se distribuye: funciona en computadoras manejadas por voluntarios alrededor del mundo; no hay una base de datos central para hackear. El blockchain es público: cualquier persona puede verla en cualquier momento porque reside en la red, no dentro de una única institución encargada de auditar transacciones y llevar registros. Y la cadena de bloques está encriptada: utiliza un cifrado de gran capacidad que incluye claves públicas y privadas -como el sistema de dos teclas para acceder a una caja de seguridad- para mantener la seguridad virtual."

¿Cómo funciona?

La plataforma de blockchain proporciona el libro mayor y la forma de verificar la transacción de una cadena. El bloque registra públicamente cualquier transacción que se esté llevando a cabo y, a continuación, el bloque está encadenado junto con otros bloques del libro mayor a través de nodos en cualquier red que esté utilizando, Internet pública o algún conjunto privado de servidores y redes.

La transacción se registra y luego se utiliza un algoritmo por cada nodo o computadora en la red para verificar la transacción. Todo esto sucede en tiempo real. Todo el libro mayor se mantiene en cada nodo, proporcionando así un rastro de "auditoría" de todas las transacciones en múltiples lugares, en computadoras propiedad de diferentes entidades alrededor del mundo.

Esta combinación de bloques y nodos, es la que crea el concepto de “Blockchain”.

¿Por qué Blockchain es una tecnología disruptiva?

Blockchain es una tecnología disruptiva debido a su capacidad de digitalizar, descentralizar, asegurar e incentivar la validación de las transacciones. Esto implica eventualmente, alterar y mejorar, un servicio muy importante y extendido, no muy notorio en general, el de la confianza. Por ejemplo, servicios contables, de auditoría, de resguardo de datos y registros, etc. Y todos ellos pueden ser dramáticamente alterados. Además, una amplia gama de industrias están evaluando blockchain para determinar qué diferenciadores estratégicos podría existir para ver si sus negocios pueden apalancarse con los blockchains.

Las industrias que pronto podrían sufrir disrupciones incluirán los servicios financieros, la atención sanitaria, la aviación, la logística global y el envío, el transporte, la música, la manufactura, la seguridad, los medios, la identidad, el automóvil, los registros de propiedad y el uso de la tierra y el gobierno. Blockchain está ganando mucha atención porque puede cambiar gran parte de las industrias.

Existen muchos casos de uso potenciales para la plataforma blockchain para empresas y particulares. Mover libros contables a una plataforma de blockchain, por ejemplo, proporcionaría información contable en tiempo real y es extremadamente seguro, lo que simplificaría el registro de transacciones y los procesos de contabilidad necesarios como cerrar los libros.

En ciertas industrias, el uso de la plataforma sería transformador. El comercio de valores hoy en día es un proceso complejo que toma días. El uso de una plataforma de blockchain cambiaría el proceso a tiempo real, y lo haría mucho más seguro mientras se reducen los costos. Las transacciones inmobiliarias podrían trasladarse a una plataforma de blockchain, simplificando drásticamente la transferencia de propiedad, eliminando la necesidad de múltiples personas en el proceso y, de nuevo, reduciendo los costos de manera significativa. Casi cualquier tipo de transacción entre entidades (individuos, empresas, gobiernos, etc.) podría utilizar una plataforma de blockchain y, al hacerlo, mejorar en gran medida el proceso de transacción.

Desafíos futuros

No hay duda de que blockchain traerá cambios fundamentales y un cambio generacional en la forma en que se realizarán las transacciones en el futuro. Sin embargo, también es importante reconocer que la adopción generalizada de la tecnología de peer-to-peer requerirá abordar grandes desafíos tales como satisfacer las necesidades regulatorias y de cumplimiento. La seguridad y la privacidad también presentarán retos a resolver, especialmente con las industrias financieras. Esto es algo que la revista THE WOLRD IF analiza en su artículo “¿Y si los Blockchains dirigieran el mundo?” compartido líneas abajo.

Una cosa segura es que la tecnología blockchain ya ha comenzado a traer cambios disruptivos al mercado. Si las organizaciones quieren seguir siendo competitivas y relevantes, tendrán que supervisar el desarrollo de blockchain muy de cerca y empezar a prepararse para adaptar y transformar sus negocios en un futuro próximo. Lampadia

¿Y si los Blockchains dirigieran el mundo?

Publicado en la revista THE WORLD IF 2017
The Economist
6 de julio, 2017
Traducido y glosado por
Lampadia

Fuente: forobits.com

El negocio de la confianza no es muy notorio, pero es enorme. Los startups que despliegan la tecnología blockchain amenazan con disrumpir

"Nos gustan los listados porque no queremos morir". Lo que dijo Umberto Eco, un escritor italiano, sobre los seres humanos se aplica aún más a las instituciones que crean. Sin listados que controlen a las personas y a las cosas, la mayoría de las grandes organizaciones se derrumbarían.

Los listados van desde simples roles de comprobación hasta complejas bases de datos, pero todas tienen un inconveniente importante: debemos confiar en sus guardianes. Los administradores tienen el poder. Pueden modificar cuentas corporativas, borrar títulos de registros de propiedad o agregar nombres a los listados de partidos políticos. Para evitar que los guardianes hagan algún mal manejo, e identificarlos si lo hacen, la sociedad ha llegado a confiar en todo tipo de herramientas, desde las auditorías hasta los consejos de supervisión. Juntos, los encargados de los listados y los que los regulan forman una de las industrias más grandes y menos notorias del mundo, el negocio de la confianza.

Ahora imagine un universo paralelo en el que las listas se han declarado independientes: se mantienen por si solas. Esto, en términos generales, es la promesa de "blockchains", el sistema que subyace a bitcoin, una moneda digital y tecnologías similares a las del “libro mayor distribuido”. Si blockchain toma vuelo, como los fans aseguran que sucederá, ¿cuáles serían las implicancias del negocio de la confianza?

No sería la primera vez que una nueva forma de hacer listados cambia el mundo. Hace más de 500 años, surgió en el norte de Italia una nueva técnica contable, más tarde conocida como la contabilidad de doble entrada. Fue un gran paso en el desarrollo de la empresa moderna y la economía. Werner Sombart, un sociólogo alemán que murió en 1941, argumentó que la contabilidad de doble entrada marcaba el nacimiento del capitalismo. Esto permitió que las personas que no eran los dueños de una empresa pudieran realizar un seguimiento de sus finanzas.

Si la contabilidad de doble entrada liberó la contabilidad de la memoria del comerciante, el blockchain la libera de los confines de una organización. Probablemente no es lo que Satoshi Nakamoto, el elusivo creador de Bitcoin, tenía en mente cuando diseñó este proyecto. Su objetivo era crear una "versión puramente peer-to-peer (par-a-par) de efectivo electrónico", como lo puso en un "white paper" publicado en 2008. Para ello, creó un nuevo tipo de base de datos, el blockchain. Proporciona la prueba, o el registro,  de quién posee qué, en un momento dado. Contiene el historial de pagos de cada bitcoin en circulación; la pesada encriptación hace que sea teóricamente imposible alterarlo una vez que se registra una transacción; las copias se distribuyen alrededor de las computadoras, o "nodos", que forman la red bitcoin, para que cualquiera pueda comprobar si algo está mal. Un "mecanismo de consenso", un complejo proceso criptográfico que reemplaza al encargado del listado, convierte a blockchain en una entidad independiente.

Las mentes inteligentes rápidamente vieron que tal puesta en marcha se puede utilizar para cosas que no sean dinero. Ahora abundan diferentes tipos de listados. Entre ellos destaca Ethereum. Al igual que bitcoin, cuenta con su propia cripto-moneda, llamada "éter", pero también permite a los usuarios añadir "contratos inteligentes", el código que encapsula los términos de un acuerdo comercial y se ejecuta automáticamente.

Las organizaciones descentralizadas podrían crear disrupciones en los gigantes de la tecnología

Cuando Luca Pacioli, un fraile franciscano, escribió el primer libro de texto sobre la contabilidad de doble entrada a finales del siglo XV, no podría haber predicho lo que traería la técnica contable. Pero hoy en día muchas startups sugieren maneras en que el blockchain podría cambiar el mundo.

Everledger, por ejemplo, realiza un seguimiento de activos valiosos. La firma ha registrado el ID de más de un millón de diamantes, lo que facilita comprobar si las gemas fueron robadas o minadas en zonas de guerra.

Otras empresas quieren ayudar a mantener un registro de las personas. Una de las primeras cosas hechas para un bebé podría ser darle al recién nacido una entrada en un blockchain, el equivalente criptográfico de un certificado de nacimiento. Esto suena orwelliano, pero no tiene por qué serlo. Por el contrario, si la identidad de la gente está anclada en una o varias blockchains, esto les daría más control sobre ella y sus datos personales. Si un inquilino potencial, por ejemplo, quiere demostrar a un propietario que sus ingresos son lo suficientemente altos para pagar el alquiler, sólo necesita revelar ese poco de información, en lugar de permitir el acceso a su historial de crédito completo, como suele ocurrir hoy.

En un mundo de blockchains, tener tal "identidad auto-soberana" puede ser un derecho humano fundamental. Moxie Marlinspike, un empresario anarquista, y otros ya han pedido la abolición de la "esclavitud de la ID" impuesta por los actuales sistemas nacionales de registro. Una serie de start-ups, incluyendo Evernym, Jolocom y uPort, están trabajando en servicios que permitirán a las personas registrar identidades.

Una vez que las personas sean capaces de manejar su identidad, se abren otras posibilidades, dice Kevin Werbach de la Universidad de Pennsylvania de la escuela de negocios de Wharton. La gente será capaz de unirse en países virtuales y establecer sus propias reglas. Uno ya existe: Bitnation. Cualquiera puede ser ciudadano aceptando su constitución. Para hacer negocios en Bitnation, la gente tiene que construir su reputación, por ejemplo, mediante el comercio en la plataforma.

Reacción en cadena

Este también es un ejemplo de la otra gran función de este tipo de libros de contabilidad: servir como una fuente de la verdad. Todo tipo de información podría adjuntarse a una entrada en blockchain. En el caso de un auto, digamos, esto podría ser de dónde vino, su historial de reparaciones e incluso dónde fue conducido. Tomados en conjunto, estos datos forman la "verdad" sobre un vehículo determinado.

Muchas personas ya están trabajando en "servicios de la verdad". Los investigadores han propuesto la creación de identificadores criptográficos únicos, o "hashes", de las descripciones de los ensayos clínicos y su registro en un blockchain, por lo que no se puede cambiar para ajustarse a los resultados deseados. Georgia, Suecia y Ucrania están probando la tecnología como una forma de digitalizar partes de sus registros de propiedad de tierras. Y en el estado Delaware, EEUU, que ha hecho un gran negocio con el registro de empresas de todo el mundo, se está preparando para permitir el uso de blockchain para el mantenimiento de registros corporativos.

Las transacciones en blockchains también podrían servir como entrada para contratos inteligentes. Slock.it, otra startup, está desarrollando cerraduras físicas que tienen una existencia digital en Ethereum. Cuando se envía algún éter, este contrato de alquiler inteligente abre la cerradura. Esto podría permitir nuevas formas de compartir las cosas. Si alguien quisiera alquilar un auto, por ejemplo, podría simplemente transferir dinero a su contrato inteligente y alejarse.

Los contratos inteligentes prometen cambiar la economía más que cualquier otra característica de blockchain. Podrían hacerse cargo de la mayoría de los procesos comerciales habituales. Algunas empresas no pueden ser más que un paquete de contratos inteligentes, formando verdaderas empresas virtuales que viven sólo en un blockchain. Como era de esperar, el primer intento de crear una "organización autónoma descentralizada" terminó en un desastre. Nombrado "El DAO", la entidad fue creada hace un año como una especie de fondo virtual de capital riesgo. Recaudó más de 160 millones de dólares, pero luego los piratas informáticos retiraron 60 millones de dólares, lo que llevó a su desaparición.

Sin embargo, las versiones más simples de tales estructuras, llamadas ofertas iniciales de monedas (ICOs por sus siglas en inglés), han despegado desde entonces y han creado la primera burbuja de la economía de blockchain. En la forma automatizada de crowdfunding, startups establecen un contrato inteligente en Ethereum y publican un "white paper", o prospecto. Los inversionistas pueden enviar ‘ether’ al contrato inteligente, que automáticamente crea "tokens" que se pueden negociar como acciones. Ya se han invertido más de 550 millones de dólares en ICOs.

Algunos de estos proyectos son estafas. Y muchos proyectos honestos dejan a los outsiders desconcertados. EcoBit apunta a construir un mercado para créditos de carbono. Aragon quiere utilizar las herramientas blockchain para gestionar organizaciones enteras, con tribunales de arbitraje descentralizados. SONM es "un superordenador de ‘niebla’ descentralizado": los usuarios pueden comprar poder computacional con los tokens del proyecto o ganarlos agregando sus máquinas al proyecto.

¿Se mantendrá el centro?

Estos esfuerzos dan una muestra de lo que será posible, dice Albert Wenger de Union Square Ventures (USV), una empresa de capital de riesgo. Él piensa que tales organizaciones descentralizadas podrían un día disrrumpir a los gigantes de la tecnología. En su corazón, los titanes tecnológicos son gigantescas bases de datos centralizadas, manteniendo un registro de los productos e historiales de compra (Amazon), los usuarios y sus amigos (Facebook), y el contenido web y las consultas de búsqueda anteriores (Google). "Su valor deriva del hecho de que controlan toda la base de datos y deciden quién ve qué parte de ella y cuándo", dice.

USV ha invertido en alternativas descentralizadas, como OpenBazaar, un mercado de comercio electrónico. En lugar de visitar un sitio web, los usuarios descargan un programa que los conecta directamente con otras personas que desean comprar y vender bienes y servicios. Otros han comenzado a construir redes sociales basadas en bloques que pagan a los usuarios que aportan contenido. Steemit es un sitio de blogs que permite a los autores ganar fichas. Synereo permite a los usuarios recomendar a los proveedores de contenido individuales.

En un mundo dirigido por blockchain, la descentralización podría ser empujada aún más, para incluir objetos. Una vez que tienen su identidad propia y pueden ser controlados a través de un blockchain, es posible imaginarlos convirtiéndose, de alguna manera, en autodeterminados. Hace unos años, Mike Hearn, un antiguo desarrollador de bitcoin que ahora trabaja para R3, un consorcio blockchain, sugirió la idea de automóviles autodirigidos que también son financieramente autónomos. Guiados por los contratos inteligentes, que guardan parte del dinero digital que hacen mediante el transporte de personas, a fin de pagar por las reparaciones o para reemplazarse a sí mismos cuando ya no valen la pena las reparaciones. Si no van a hacer utilizados en un bueno tiempo, se podrían poner en un estacionamiento a largo plazo, o emigrar a otra ciudad. Podían emitir fichas para recaudar fondos y permitirle a los propietarios obtener parte de sus ganancias.

Si incluso los objetos controlan su propio destino, ¿qué le queda a los gobiernos y al Estado? Mucho, en realidad. A pesar de los sueños libertarios de la descentralización completa, en muchos casos alguien todavía tiene que asegurarse de que la información en blockchains sea real. En China, por ejemplo, los reguladores forman parte de un proyecto piloto dirigido por IBM y Walmart para hacer más transparente la red de suministro del retail, por ejemplo trazando la procedencia de la carne de cerdo y los alimentos orgánicos.

En algunas áreas, la cadena de bloques puede incluso facilitarle la vida a los gobiernos. El año pasado, Dubai anunció que quiere que todos los documentos del gobierno se aseguren en un blockchain para 2020, un requisito previo para que las agencias ya no utilicen papel. La tecnología también podría utilizarse como una plataforma barata para generar una de las mayores carencias de los países pobres: un gobierno más eficiente y la confianza en los contratos. Y algunos esperan que el blockchain pueda hacer que las Naciones Unidas funcionen mejor ayudándola a llevar un registro de todos sus programas, creando transparencia y reduciendo el desperdicio.

Otro ejemplo, contra-intuitivo, es el dinero. Aunque el blockchain se creó para reemplazarlos, los banqueros centrales se han interesado en la tecnología desde el principio. Cuando los bancos comparten un libro mayor, en lugar de mantener su información en bases de datos separadas, será más fácil para los reguladores observar los flujos financieros. Varios bancos centrales están jugando con la idea de emitir su propia moneda criptográfica; el Banco de Canadá y el Banco Popular de China están realizando pruebas. Si las monedas digitales reemplazaran el efectivo, esto abriría nuevas posibilidades para la política monetaria. Para aumentar la demanda en una crisis económica, por ejemplo, las monedas podrían ser programadas para perder parte de su valor si no se gastan en un tiempo determinado.

Advertencia: Se avecinan blockchains

Hoy en día, esta tecnología está lejos de ser capaz de soportar muchas de estas aplicaciones. Dichos libros de contabilidad pueden no ser tan inmutables como parecen, y los blockchains aún no han demostrado que pueden multiplicarse suficientemente (el sistema bitcoin gestiona siete transacciones por segundo, en comparación con miles en una típica red de tarjetas de crédito). Pero si la historia de la tecnología digital es una guía, estas barreras serán superadas.

Una cuestión más importante es la resistencia institucional, algo que muchos entusiastas de blockchain están descubriendo de la manera más difícil. Los departamentos corporativos no están dispuestos a renunciar al control de sus listados porque ello significa una pérdida de poder. En muchos casos, tampoco está claro cuánto valor añade los blockchains. Algunos sistemas centralizados parecen estar haciéndolo muy bien. Por ahora, los servicios convencionales de pago parecen más eficientes que sus homólogos descentralizados.

La política también será un obstáculo. La razón por la cual muchos campeones de la tecnología muestran una emoción casi religiosa sobre blockchains es porque creen que estos reemplazan la toma de decisiones desordenada con código criptográfico limpio. Pero Bitcoin en sí demuestra que incluso preguntas técnicas simples pueden convertirse en peleas interminables entre ganadores y perdedores potenciales. Incluso después de años de discusión, los involucrados en bitcoin aún no están de acuerdo en cómo aumentar la capacidad del sistema.

Esto apunta a la pregunta más grande de todas. ¿Deberían los blockchains dirigir el mundo? Se están escuchando voces de advertencia. Si los libros distribuidos crean una disrupción en el negocio de la confianza, entonces muchos trabajos administrativos se perderán, quizás incluso más que a través de la inteligencia artificial. Algunos han llamado a los blockchains a una conspiración libertaria. Otros se preocupan por el desmantelamiento de las instituciones que los humanos han construido con esmero. "Cada vez que utilizamos un libro mayor distribuido participamos en un cambio de poder de las autoridades centrales a estructuras no jerárquicas y de igual a igual", escribieron recientemente investigadores del Parlamento Europeo. Luego está la preocupación de que blockchain duras, frías y contratos demasiado inteligentes osifiquen a la sociedad o hagan que funcione mal.

A medida que la descentralización del mantenimiento de listados se hace más fuerte, el listado de preocupaciones sobre ella, será seguramente más largoLampadia

 

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios