• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Martes 12 de Diciembre 2017
  • Lima - Perú
MENÚ
Tecnología < regresar

Lima-Perú, 24/05/2017 a las 09:05am. por Lampadia

Ni los retos del futuro nos hacen mirar en la misma dirección

De espaldas al nuevo mundo

Desde fines del 2014, en Lampadia venimos siguiendo y alertando al país sobre la ahora llamada ‘Cuarta Revolución Industrial’, un proceso marcado por el desarrollo de nuevas tecnologías que se despliegan a velocidades exponenciales y que sin dudas serán, o ya son, altamente disruptivas de las vidas de la personas, empresas, ciudades y países en todo el planeta. Un proceso que cambiará dramáticamente nuestras vidas.

Alertados de esta realidad, en Lampadia creamos una biblioteca virtual: Revolución Tecnológica, para acumular las publicaciones más relevantes de este proceso y facilitar que nuestros lectores puedan, en cualquier momento, tomar conocimiento de las ‘amenazas y oportunidades’ que trae esta nueva revolución industrial.

Lamentablemente, un país parroquial como el nuestro, se resiste a abrirse al mundo y contemplar los procesos que tarde o temprano nos arrastrarán con la fuerza y contundencia de una gran marea signada por la transformación de la forma en que se hará TODO. Hace un año, el World Economic Forum, eligió como el tema de su reunión anual la ‘Cuarta Revolución Industrial’. Entonces se reportó algo del tema en los medios, pero nuevamente hemos regresado a vivir morbosamente de todo lo que nos divide. No aprovechamos los procesos externos, las alarmas sobre riesgos, ni las campanas que anuncian oportunidades a adoptar para mejorar la vida de nuestros ciudadanos.

Ni siquiera en educación, tanto escolar como universitaria, hemos querido escuchar, aprender y actuar en la dirección que nos marca el nuevo mundo. La revolución que comentamos se hizo presente durante la administración del ex ministro de educación, Jaime Saavedra, quien hizo gala de una cerrazón y enfoque ideológico que gran parte de nuestra sociedad, embotada por la  superficialidad de lo cotidiano, no supo reconocer. Así nos hicimos de un nuevo currículo escolar para el siglo XX y de una ley universitaria para formar soldados y no líderes con pensamiento crítico y capacidad de innovación. La nueva ministra sigue, en gran medida, en la misma línea, y no llegamos a entender la urgencia de emprender una revolución educativa de verdad. 

Por ejemplo, en Lampadia, después de revisar muchas experiencias, brechas y oportunidades, vimos necesario plantear un pacto nacional que permitiera que los actores de la educación escolar adopten compromisos y actitudes que nos lleven proactivamente a un enfoque transformacional de la muy importante educación de nuestros niños y jóvenes. Ningún oficial del Estado, vinculado a la educación, se dignó debatir, criticar o destacar ningún elemento de nuestra propuesta, ellos siguen encerrados en su refugio de mediocridad. Veamos nuestra propuesta:

En nuestro afán de seguir buscando una mejor toma de conciencia sobre el futuro que debemos aprovechar, nos hemos encontrado con un libro muy sugerente, publicado por TED Books, escrito por  el CEO y editor del Grupo Foreign Policy, que entre otros emprendimientos publica la revista Foreign Policy, David J. Rothkopf: Las Grandes Preguntas del Mañana. Rothkopf hace un llamado a entender la nueva realidad, que ojalá no sigamos ignorando. Veamos:

Contratapa:

“Se viene un cambio de época, un tsunami transformacional está en el horizonte, y la mayoría de nosotros le estamos dando la espalda. Estamos mirando en la dirección equivocada. De hecho, muchos de los que están en posiciones de poder tratan activamente de aferrarse al pasado, evitando los inevitables y trascendentales cambios que se avecinan”.

“Si sentimos que tales cambios están llegando, tenemos una urgente responsabilidad con nosotros mismos, nuestras familias y nuestras comunidades de prepararnos para ellos. ¿Cómo comenzamos a abordar estas masivas alteraciones en casi todas las facetas de nuestras vidas?”

“Para empezar debemos hacer las preguntas correctas”.

Solapa

“Estamos en la cúspide de una revolución radical - una que cambiará cada faceta de nuestras vidas. Los cambios futuros desafiarán y modificarán conceptos fundamentales; como la identidad nacional, los derechos humanos, el dinero y los mercados. En este crucial y complicado momento, ¿cuáles son las grandes preguntas que debemos hacernos para navegar hacia adelante?” 

“David Rothkopf cree en el poder de las preguntas. Cuando ocurrieron cambios arrolladores en la historia -como los despertares religiosos de la Reforma; los avances científicos de la Era de la Exploración; los avances tecnológicos del Renacimiento, la Ilustración y la Revolución Industrial- no sólo trajeron consigo nuevos conocimientos, también provocaron grandes interrogantes sobre cómo debíamos vivir”.

“Con el mundo en el umbral de profundos cambios, Rothkopf busca las preguntas importantes de nuestro tiempo - las que reharán el mundo y nuestro entendimiento sobre él. Desde las preguntas fundacionales  como: "¿Por qué vivimos dentro de una sociedad?" y "¿Qué es la guerra?", hasta las preocupaciones modernas como "¿Es el acceso al Internet un derecho humano básico?" The Great Questions of Tomrrow "Las Grandes Preguntas del Mañana" confrontan nuestro acercamiento  al futuro y nos fuerzan a reimaginar los aspectos fundamentales de nuestras vidas como -identidad, economía, tecnología, gobierno, guerra y paz”. 

En la introducción de su libro, Rothkopf, incluye una cita atribuida a Albert Einstein, sobre la importancia de hacer las preguntas correctas

"Si tuviera una hora para resolver un problema y mi vida dependiera de ello, usaría los primeros cincuenta y cinco minutos definiendo la pregunta apropiada, ya que una vez que sepa la pregunta adecuada, podría resolver el problema en menos de cinco minutos".

Esperamos que las reflexiones de Rothkopf nos ayuden a incluir entre nuestras preocupaciones e intereses, las fuerzas transformacionales que enfrenta la humanidad y que terminarán envolviéndonos. Aprovechemos la profundidad de los impactos que se vislumbran en nuestras vidas para entender, por lo menos de vez en cuando, que todos los peruanos estamos en un mismo bote y que nuestra suerte depende de la visión y acciones que podamos compartir.  Lampadia

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios