• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Lunes 23 de Abril 2018
  • Lima - Perú
MENÚ
Política < regresar

Lima-Perú, 23/03/2018 a las 09:03am. por Lampadia

PPK fue el Presidente más Débil de la Historia

Le toca a Martín Vizcarra traer la fuerza provinciana

No nos da gusto haber tenido razón sobre el análisis de cómo se pueden hacer las cosas mal. Cuando escribimos haciendo ese tipo de advertencias, lo hacemos para permitir que los actores políticos tengan la oportunidad de pensar y rectificar. Lo frustrante es que en el Perú no seamos capaces de escuchar, pensar y dialogar.

Líneas abajo republicamos nuestro artículo del 4 de mayo de 2016, “PPK puede ser el Presidente más Débil de la Historia”, alertados por un post en Facebook de una de nuestras seguidoras. Consideramos que las advertencias que hicimos entonces, pueden ayudarnos a que el nuevo gobierno de Martín Vizcarra y la gente que lo acompañe en el ejecutivo, y también, la bancada de Fuerza Popular y su lideresa, Keiko Fujimori, así como los congresistas que entienden que el Perú debe desarrollarse desde la base de la democracia y la economía de mercado, recapaciten sobre la estrategia política con la que debemos llegar al Bicentenario.

Tenemos que recuperar el espíritu de la primera vuelta de las elecciones, expresadas por un 80% de los ciudadanos en las ánforas el 10 de abril, 2016. Entonces, los peruanos habíamos rechazado los cantos de sirena de las izquierdas con sus propuestas de hacer una constitución regresiva, anti inversión privada y auspiciada políticamente por los nefastos gobiernos de Venezuela y Brasil.

Esto implica que Martín Vizcarra convoque a su gobierno a quienes puedan ayudar a recuperar dos años perdidos en el enfoque de la política de gobierno, con quienes pueda iniciar una gesta de comunicación a los ciudadanos, para reflexionar con ellos, sobre las relaciones causa-efecto de las políticas públicas que pueden hacernos ricos o regresarnos definitivamente a la pobreza.

En alguno de nuestros análisis recientes, dijimos que el gobierno de PPK estuvo llamado a ser el mejor gobierno de la historia, porque podía hacer la síntesis de cincuenta años de errores y aciertos. Los peruanos hemos visto como, en pocos años, nuestro país pasó de ser un Estado Fallido a Estrella Internacional, abandonando el estatismo y la sobre-regulación, con solo abrazar el libre mercado y la inversión privada, que nos permitieron crecer, reducir la pobreza, disminuir la desigualdad, crear una dinámica clase media y crear empleo a lo largo y ancho del país.

No nos olvidemos que ese proceso virtuoso fue interrumpido el 2011 por el gobierno de Ollanta Humala, interrupción que no supo corregir el gobierno de PPK, llevándonos a una de las peores crisis de nuestra historia.

Hoy toca mirar el futuro con grandeza. Con la grandeza de nuestros pueblos, con la grandeza de los recursos que nos dio la naturaleza, y con la grandeza de tantos peruanos que superaron el abandono y la adversidad en sus tierras y vinieron a Lima a construir un nuevo Perú, que no puede fallarles ahora.

Hoy toca mirar el futuro con grandeza. Con la grandeza de nuestros pueblos, con la grandeza de los recursos que nos dio la naturaleza, y con la grandeza de tantos peruanos que superaron el abandono y la adversidad en sus tierras y vinieron a Lima a construir un nuevo Perú, que no puede fallarles ahora.

Hoy toma el gobierno, Martín Vizcarra, un provinciano que puede conducirnos a la grandeza. El Perú es Infinito, hagámoslo infinito para todos. Lampadia

Cuidado con el abrazo del oso
PPK puede ser el Presidente más Débil de la Historia

El pasado 11 de abril [2016] propusimos en Lampadia (El 67% de los peruanos votaron por construir sobre lo avanzado) que en la segunda vuelta electoral aprovechemos la extraordinaria oportunidad de vivir unos días de civismo, un período de aprendizaje y reflexión sobre propuestas serias que nos permitan a los ciudadanos ponderar las políticas públicas que pueden llevarnos al desarrollo integral, revisando las agendas de gobierno con énfasis en los cómos.

Así se evitarían los tradicionales enfrentamientos politiqueros y se recogería el mandato popular que optó por dos fuerzas pro economía de mercado que están supuestas a seguir construyendo sobre lo avanzado.

Lamentablemente, las cosas parecen ir por otro lado. PPK y PPK, en vez de desarrollar una compulsa constructiva con Fuerza Popular (FP), parecen preferir un autodestructivo acercamiento con la izquierda tradicional con gestos y frases que solo pueden ser calificadas como un despropósito.

Por ejemplo, en la mañana del 11 de abril, al día siguiente de las elecciones, sin haber felicitado a Keiko por el resultado de la votación, PPK deslizó la posibilidad de visitar a Santos en la cárcel, para terminar desairado por el líder de Democracia Directa. Además, Martín Vizcarra, el candidato a la primera vicepresidencia, declaró a los pocos días que “con Marco Arana coincidimos plenamente en lo que queremos como resultado para la pobreza” (Arana, el ex cura anti minero, no ha hecho nunca una propuesta para superar la pobreza). Mercedes Araoz y Juan Sheput hicieron invocaciones parecidas. Esta es una estrategia de alianzas destructiva para el país, pues, conociendo a nuestras izquierdas, no durará siquiera dos meses, porque para ellos el voto por PPK sería un componente de su estrategia anti-sistema, terminarían atacando PPK, aún antes de que asuma su eventual gobierno.

Consideramos que el enfoque de PPK para la segunda vuelta es un error grave no solo para su colectivo político, sino, especialmente, para el Perú, porque para convocar el respaldo de la opinión pública a las medidas de reactivación económica y a las reformas que necesita el país, o sea para neutralizar la izquierda radical, que contará  con una bancada agresiva y numerosa, se va a necesitar un gobierno sólido y con una postura política coherente.

La incoherencia de PPK es grave, considerando sus debilidades políticas estructurales. Veamos:

  • Ningún otro presidente electo habría sacado menos votos en la primera vuelta. PPK logró apenas  21% de los votos válidos. El 2006, Alan García sacó 24.3%.
  • No hay que olvidar que parte de estos votos fueron una opción táctica de terceros  que votaron para impedir que el Frente Amplio llegue a la segunda vuelta, y otra parte ha sido producto de la exclusión de Guzmán y Acuña. ¿Cuantos fueron los votos propios de PPK? ¿Cuántos son los peruanos que lo defenderán en una situación de dificultad?
  • Ningún otro presidente, en muchas décadas, tendría una bancada más reducida en el Congreso, pues tan solo el 18% de los congresistas ingresarán por su agrupación. En el inconcluso primer gobierno de Belaúnde, la bancada oficialista llegó al 28% del congreso, 10% más que PPK. Además, no debemos olvidar el antecedente de que de los 18 congresistas que ingresaron con PPK el 2011, ninguno siguió vinculado a él cinco años más tarde. Tampoco hay que olvidar que, su capacidad de comando y control sobre su propia organización política (PPK) se muestra muy limitada. El manejo del conflicto con Heresi no habla bien de su capacidad política.
  • Ningún otro presidente seria electo al cargo con una edad más avanzada. Belaúnde, en 1980, representa el máximo histórico con 68 años.
  • Ningún otro presidente obtuvo en primera vuelta una representación geográfica y poblacional tan reducida. Solo ganó en una región, en tres de 196 provincias (perdió en 98.5% de las provincias). En la mayoría de ellas ha quedado en 3º o en 4º puesto. Los  conflictos sociales surgen principalmente en las regiones donde PPK tiene muy escaso respaldo político.
  • Ningún otro presidente llegaría al poder apoyado por una coalición o convergencia política con tantos intereses contrapuestos y hostilidades profundas.
  • La izquierda que hoy lo apoya, lo hace por oposición al Fujimorismo, y se volverá su más radical opositor, para posicionarse como alternativa para el 2021.
  • Además, en este proceso, habría generado brechas complicadas con FP.

Consecuencias:

  • Si mantiene dicha estrategia (inconsistente), con las debilidades indicadas, el eventual gobierno de PPK no tendría capacidad de hacer mucho, sería muy vulnerable para la izquierda anti-sistema.
  • Su capacidad para resolver algún conflicto como Tía María o Conga, cuando los  genere la izquierda anti-sistema, sería muy reducida, abriendo el camino para que esos conflictos se escalen o multipliquen.
  • Su capacidad de hacer reformas dependerá del apoyo de FP para pasar cualquier iniciativa en el Congreso, pero ¿Qué razones tendría el FP para asumir los costos políticos de las reformas en defensa del gobierno de PPK? ¿Qué podría ofrecer PPK a FP desde una situación de debilidad? FP ya ha anunciado que su eventual estrategia pasaría por otorgar facultades legislativas en vez de aprobar las normas en el Congreso.
  • La imagen de estabilidad política ganada por el Perú en la primera vuelta, se deterioraría rápidamente por las inestabilidades e inconsistencias del gobierno de PPK.
  • La mediatizada y desarticulada colaboración con FP, que no sería la de una acción de gobierno consistente que produzca resultados claros, facilitaría que la izquierda desprestigie las políticas públicas ‘pro-modelo’, beneficiándose de una confrontación esencialmente política que propicie espacios al populismo.

Esperamos que PPK y PPK entiendan el callejón sin salida al que parecen estar entrando. Sus aprontes hacia las izquierdas pueden ser una táctica electoral políticamente entendible, pero son al mismo tiempo una traición al mandato popular que rechazó el tener en la segunda vuelta una alternativa anti-mercado. Lampadia

 

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios