• Objetivo:
  • Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Viernes 20 de Octubre 2017
  • Lima - Perú
MENÚ
Economía < regresar

Lima-Perú, 28/09/2017 a las 09:09am. por Lampadia

The Economist nos explica - II

Una mirada económica a la educación

A lo largo de la historia, los economistas solían considerar la educación como una búsqueda puramente intelectual. El hecho de que los países más ricos tuvieran poblaciones más educadas se atribuía a que la educación era un lujo que solo los ricos podían permitirse, no a que la educación era un factor que contribuía a la prosperidad económica.

Después de la Segunda Guerra Mundial, un grupo de economistas, entre ellos Gary Becker, Arthur Lewis y Theodore Schultz (ganadores del Premio Nobel) propusieron una interpretación diferente para la educación, popularizando el término "capital humano". En lugar de analizar la educación como una actividad intelectual no relacionada con la productividad del trabajo, la trataron como un esfuerzo que un individuo hace para mejorar sus habilidades, incluidas las de interés para los empleadores.

Fuente: unoauno987.com

El capital humano es un término relativamente familiar hoy en día, sin embargo, la idea de que los seres humanos son un tipo de capital fue controversial cuando apareció por primera vez. Como afirmó Becker en su conferencia de aceptación del Premio Nobel de 1992, "hasta la década de 1950, los economistas generalmente asumían que la fuerza de trabajo era dada y no aumentable". Su concepto del capital humano cambió todo eso.

Lo que Becker destaca es que la gente hace varias elecciones de vida, que tienen un impacto significativo en sus destinos económicos. "En la teoría del capital humano, la gente evalúa racionalmente los beneficios y costos de las actividades, como la educación, la capacitación, los gastos en salud, la migración y la formación de hábitos que alteran radicalmente su forma de ser".

La teoría de Becker proporcionó una descripción de la forma en que los individuos analizan sus vidas. La educación se convierte en una inversión estratégica para uno mismo. Las relaciones son contratos económicos, con costos y beneficios para cada parte. Y estamos cada vez más conscientes de que nuestras dietas, regímenes de ejercicio, sueño y ocio influyen en nosotros y cómo trabajamos eficazmente. La implicancia subyacente de la obra de Becker es tanto existencial como económica: cada uno de nosotros decide qué tan exitoso desea ser.

Fuente: chicagobooth.edu

La razón del término "capital" en el capital humano es que se considera una inversión: el inversor tiene un costo inicial, que incluye las matrículas y las ganancias del mercado de trabajo perdidas debido a estar matriculado en educación a tiempo completo, a cambio de un retraso en el retorno, lo que representa un aumento de los ingresos del mercado de trabajo después de la graduación.

Diferentes tipos de capital humano varían en su valor de mercado de trabajo, dependiendo de la disponibilidad de otras personas con el mismo capital humano y la eficacia generadora de ingresos de ese capital humano. Así, algunas inversiones, como un doctorado en historia del arte, ofrecen una tasa de retorno muy pobre, y probablemente negativa, en comparación con una licenciatura en ingeniería mecánica.

Fuente: slideshare.net

Los avances en la disponibilidad de datos han permitido a los economistas estudiar la relación entre ingresos y educación, en parte como una forma de probar el modelo de capital humano en la educación. El modelado estadístico ha proporcionado una fuerte confirmación de que los individuos y los países con niveles más altos de educación también muestran mayores niveles de ingresos.

La convicción de que la educación mejora las habilidades y por lo tanto los ingresos han llevado a muchos economistas a apoyar los subsidios públicos para la acumulación de capital humano. La abundancia de educación de bajo costo en todo el mundo, a veces incluso hasta el nivel de doctorado, confirma que los políticos han sido convencidos por tales argumentos. En este entendido, resulta incomprensible que un país pobre como el Perú, en vez de asociarse con la inversión privada en educación, la ha estado combatiendo. Lampadia

Lea el informe completo sobre el concepto de capital humano de Becker:

Seis grandes ideas

El concepto de capital humano de Gary Becker

Becker convirtió a la gente en el centro de la economía. El segundo de nuestra serie sobre grandes ideas económicas

The Economist
3 de agosto de 2017
Traducido y glosado por
Lampadia

¿Por qué las familias de los países ricos tienen menos hijos? ¿Por qué las empresas de los países pobres a menudo ofrecen comidas para sus trabajadores? ¿Por qué cada nueva generación ha pasado más tiempo en la escuela que la anterior? ¿Por qué han aumentado las ganancias de los trabajadores altamente calificados, aun cuando su número también ha aumentado? ¿Por qué las universidades deben pagar los gastos de matrícula?

Este es un conjunto increíblemente diverso de preguntas. Las respuestas a algunas pueden parecer intuitivas; otras son más desconcertantes. Para Gary Becker, un economista estadounidense que murió en 2014, un hilo común pasó por todos ellos: el capital humano.

En pocas palabras, el capital humano se refiere a las habilidades y cualidades de las personas que las hacen productivas. El conocimiento es el más importante de estos, pero otros factores, desde un sentido de puntualidad hasta el estado de la salud de alguien, también importan. La inversión en capital humano se refiere principalmente a la educación, pero también incluye otras cosas: la inculcación de valores por parte de los padres, por ejemplo, o una dieta saludable. Así como la inversión en capital físico -ya sea la construcción de una nueva fábrica o la modernización de las computadoras- puede ser rentable para una empresa, por lo que las inversiones en capital humano también pagan a las personas. Las ganancias de individuos bien educados son generalmente más altas que las de la población más amplia.

Todo esto puede parecer obvio. Desde Adam Smith en el siglo XVIII, los economistas habían observado que la producción dependía no sólo de los equipos o de la tierra, sino también de las capacidades de las personas. Pero antes de los años cincuenta, cuando Becker examinó por primera vez los vínculos entre la educación y los ingresos, poco se pensó en cómo esas habilidades se ajustaban a la teoría económica oa la política pública.

En cambio, la práctica general de los economistas era tratar el trabajo como una masa indiferenciada de trabajadores, reuniendo a los trabajadores calificados y no calificados. En la medida en que se pensaban temas como el entrenamiento, la visión era pesimista. Arthur Pigou, un economista británico al que se le atribuye el término "capital humano", creía que habría un suministro insuficiente de trabajadores capacitados porque las empresas no querrían enseñar habilidades a los empleados sólo para verlos irsedonde sus rivales.

Después de la segunda guerra mundial, cuando el proyecto de ley de Estados Unidos ayudó a millones de estudiantes a completar la escuela secundaria y la universidad, la educación comenzó a recibir más atención por parte de los economistas, Becker entre ellos. El hijo de padres que nunca habían superado el octavo grado, pero que llenaba su hogar de infancia con discusiones sobre política, quería investigar la estructura de la sociedad. Gracias a las lecciones de Milton Friedman en la Universidad de Chicago, donde Becker completó sus estudios de posgrado en 1955, aprendió el poder analítico de la teoría económica. Doctorado en la mano, Becker, entonces a mediados de los 20s, fue contratado por la Oficina Nacional de Investigación Económica para trabajar en un proyecto de cálculo de los retornos de la escolarización. Lo que parecía una pregunta sencilla le llevó a darse cuenta de que nadie había desarrollado todavía el concepto de capital humano. En años subsecuentes lo desarrolló en una teoría verdadera que podría ser aplicada a cualquier número de preguntas y, después, a las ediciones consideradas previamente como fuera del ‘reino de la economía’, del matrimonio a la fertilidad.

Una de las primeras contribuciones de Becker fue distinguir entre capital humano específico y general. El capital específico surge cuando los trabajadores adquieren conocimientos directamente vinculados a sus empresas, tales como la forma de utilizar software propietario. Las empresas están felices de pagar por este tipo de formación porque no es transferible. Por el contrario, como Pigou sugirió, las empresas son a menudo reacios al capital humano general: enseñarle a los empleados a ser buenos programadores de software y se pueden ir a cualquier compañía que pague más.

Pero esto fue sólo el comienzo de su análisis. Becker observó que las personas adquieren capital humano general, pero a menudo lo hacen a sus expensas, más que a la de los empleadores. Esto es cierto en la universidad, cuando los estudiantes asumen deudas para pagar la educación antes de ingresar a la fuerza de trabajo. También es cierto para los trabajadores en casi todas las industrias: los pasantes, los aprendices y los empleados jóvenes comparten el costo de hacerlos actualizar al ser pagados menos.

Becker supuso que la gente sería dura en el cálculo de cuánto invertir en su propio capital humano. Compararían las ganancias futuras esperadas de diferentes opciones de carrera y consideran el costo de adquirir la educación para seguir estas carreras, incluyendo el tiempo pasado en el salón de clases. Sabía que la realidad era mucho más desordenada, con decisiones plagadas de incertidumbre y complicadas motivaciones, pero describió su modelo como una "manera económica de ver la vida". Sus suposiciones simplificadas acerca de que las personas eran decididas y racionales en sus decisiones sentaron las bases para una elegante teoría del capital humano, que expuso en varios artículos fundamentales y un libro a principios de los años sesenta.

Su teoría ayudó a explicar por qué las generaciones jóvenes pasaban más tiempo en la escuela que las mayores: una esperanza de vida más larga aumentaba la rentabilidad de adquirir conocimientos. También ayudó a explicar la difusión de la educación: los avances en la tecnología hicieron más rentable tener habilidades, lo que a su vez aumentó la demanda de educación. Se demostró que la subinversión en capital humano era un riesgo constante: los jóvenes pueden ser miopes debido al largo período de recuperación de la educación; y los prestamistas se cuidan de apoyarlos debido a su falta de garantía (atributos como el conocimiento siempre se quedan con el prestatario, mientras que los activos físicos del prestatario puede ser incautado). Sugirió que no había un número fijo de buenos empleos, pero que el trabajo altamente remunerado aumentaría a medida que las economías produjeran graduados más capacitados que generaran más innovación.

“La teoría de Becker arrojó una amplia gama de ideas poderosas. Dio luz sobre el empequeñesimiento de las familias en los países ricos: si se asigna un valor cada vez mayor al capital humano, los padres deben invertir más en cada niño, haciendo que las familias numerosas sean costosas. Se demostró que los jóvenes, a menudo miopes, corrían el riesgo de invertir en el capital humano equivocado, adquiriendo habilidades que no ayudarían en el mundo del trabajo. Sugirió que no había un número fijo de buenos puestos de trabajo, pero que el trabajo altamente remunerado aumentaría a medida que los países produjeran a graduados más calificados generando más innovación. Becker señaló a países asiáticos de Corea del Sur a China como ejemplos de economías que habían utilizado la educación para alimentar su crecimiento. A pesar de tener pocos recursos naturales, habían desarrollado su capital humano y cosechado las recompensas. Para otros que buscan seguir su ejemplo, el mensaje es simple pero vital: invertir en la gente.”, afirmó TheEconomist en ‘El concepto de capital humano de Gary Becker’.

El “becklash” (la crítica a Becker)

El capital humano también podría aplicarse a temas que van más allá de las retribuciones a los individuos de la educación. La idea era una variable poderosa para explicar por qué algunos países se comportaban mucho mejor que otros: para promover el crecimiento de los ingresos durante muchos años, era necesaria una fuerte inversión en educación. Ello arroja luz sobre por qué las empresas de los países pobres tienden a ser más paternalistas, proporcionando dormitorios y comedores: cosechando ganancias de productividad inmediatas de los trabajadores descansados y bien alimentados. Informó grandes aumentos en el número de mujeres que estudian derecho, finanzas y ciencias desde la década de 1950: la automatización de muchos trabajos domésticos significaba que las mujeres podían invertir más en la construcción de sus carreras. Y ayudó a explicar el encogimiento de las familias en los países ricos: si se asigna un valor cada vez mayor al capital humano, los padres deben invertir más en cada niño, haciendo costosas las familias numerosas.

Pero cualquier teoría que intente explicar tanto es obligada a encontrar un pushback (una crítica). Muchos críticos se erizaron ante la lógica impulsada por el mercado de Becker, que parecía reducir a la gente a máquinas frías y calculadoras. Aunque el "capital humano" es un término antiestético -en 2004 un grupo de lingüistas alemanes consideró Human kapital la palabra más ofensiva del año.

Dentro de la disciplina, algunos objetaron que Becker había exagerado la importancia del aprendizaje. La educación no importa porque transmita conocimiento, dicen los críticos, sino por lo que señala sobre las personas que completan la universidad, a saber, que son disciplinados y más propensos a ser trabajadores productivos. En cualquier caso, las personas de mayores habilidades son las que tienen más probabilidades de obtener grados más altos en el primer lugar.

Sin embargo, los análisis empíricos cada vez más sofisticados han revelado que la adquisición de conocimientos es en realidad una gran parte de lo que significa ser un estudiante. El propio Becker destacó los hallazgos de la investigación de que una cuarta parte del aumento en los ingresos per cápita de 1929 a 1982 en los Estados Unidos se debió a aumentos en la escolaridad. Gran parte del resto, insistió, fue el resultado de ganancias más difíciles de medir en el capital humano, como capacitación en el trabajo y mejor salud.

También le gustaba señalar el éxito de las economías asiáticas como Corea del Sur y Taiwán, dotadas de pocos recursos naturales, más allá de sus propias poblaciones, como prueba del valor de invertir en capital humano y, en particular, en la construcción de sistemas educativos. El análisis original de Becker se centró en los beneficios privados para los estudiantes, pero los economistas que siguieron sus pasos ampliaron su campo de estudio para incluir las ganancias sociales más amplias de tener poblaciones bien educadas.

Ahora se da por sentada la importancia del capital humano. Lo que es más controvertido es la cuestión de cómo cultivarlo. Para aquellos que apoyan Estados más grandes, el gobierno debería invertir en la educación y hacerla ampliamente disponible a un bajo costo. Para un liberal, la conclusión podría ser que los beneficios privados de la educación son tan grandes que los estudiantes deberían asumir los costos anuales.

Aunque los escritos académicos de Becker rara vez se desvanecieron en las recetas de política, en sus escritos populares -una columna mensual de Businessweek que comenzó en los años ochenta y posts en años posteriores- ofreció un buen número de sus puntos de vista. Para empezar, habló de "mala desigualdad", pero también de "buena desigualdad", una idea pasada de moda hoy en día. Las ganancias más altas para los científicos, los médicos y los programadores informáticos ayudan a motivar a los estudiantes a abordar estos temas difíciles, en el proceso de impulsar el conocimiento hacia adelante, desde esta perspectiva, la desigualdad contribuye al capital humano. Pero cuando la desigualdad es demasiado extrema, la escolarización e incluso la salud de los niños de familias pobres sufren, con sus padres incapaces de proveerlos adecuadamente. Este tipo de desigualdad deprime el capital humano, dejando peor a la sociedad.

En cuanto al debate sobre si las universidades financiadas por el gobierno deberían aumentar las tasas de matrícula, Becker pensó que sólo era justo, dado que sus graduados podían esperar mayores ganancias de por vida. En lugar de subsidiar a los estudiantes que se convierten en banqueros o abogados, argumentó que sería más productivo para el gobierno financiar la investigación y el desarrollo. Sin embargo, preocupado por el aumento de la desigualdad en EEUU, pensó que debía hacerse más para invertir en la educación de la primera infancia y mejorar el estado de las escuelas.

La economía del conocimiento

Becker aplicó sus propias reservas prodigiosas de capital humano mucho más allá de la educación. Utilizó su "enfoque económico" para examinar todo, desde los motivos de los delincuentes y los drogadictos hasta la evolución de las estructuras familiares y la discriminación contra las minorías. En 1992 fue galardonado con el Premio Nobel por ampliar el análisis económico a nuevas esferas de la conducta humana. Sigue siendo uno de los economistas más citados del último medio siglo.

La manera de hacer economía de Becker, inicialmente un desafío radical a la convención, fue atacada a medida que pasaba a la corriente principal. El surgimiento de la economía conductual, con su énfasis en los límites de la racionalidad, socava su representación de las personas como agentes racionales que buscan maximizar el bienestar. Las mejoras en la recolección y análisis de datos también dieron lugar a una investigación empírica más detallada, en lugar de los amplios conceptos que él favoreció.

Sin embargo, precisamente porque el análisis de Becker tocaba tanto, todavía tiene mucho que ofrecer. Considere el debate sobre cómo los gobiernos deben responder a los cambios tecnológicos que causan disrupción en distintos sectores. Desde el punto de vista del capital humano, una respuesta es obvia. Los avances tecnológicos significan que el conocimiento que las personas adquieren en la escuela se está volviendo obsoleto más rápidamente que antes. Al mismo tiempo, las esperanzas de vida más largas significan que los retornos de la formación a mitad de carrera son más altos que en el pasado. Por lo tanto, es necesario y posible reponer el capital humano mediante el diseño de mejores sistemas para el aprendizaje permanente.

Este es sólo un elemento de la respuesta a la disrupción tecnológica, pero es vital. Becker nunca quiso que su teoría del capital humano explicara todo en economía, sólo que explicara un poco. A este respecto, su trabajo sigue siendo indispensable. Lampadia

 

 

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios