• Objetivo: Lograr que los peruanos optemos por una Sociedad de Libre Mercado​
  • Miércoles 13 de Diciembre 2017
  • Lima - Perú
MENÚ
Economía < regresar

Lima-Perú, 25/09/2017 a las 09:09am. por Lampadia

The Economist nos explica - I

¿Por qué existen las empresas?

“¿Por qué algunas actividades se definen por las fuerzas del mercado y otras por las empresas?”

En una serie de artículos, The Economist explica las bases de la economía. El primero de ellos explica la naturaleza de las empresas como centros de conciliación de múltiples transacciones entre distintas partes, externas e internas, y el rol de la formación de precios.

“La idea del mecanismo de precios es central para el estudio de la economía. Los precios de mercado transmiten información sobre lo que la gente quiere comprar y lo que otros quieren vender. Adam Smith usó la metáfora de la "mano invisible" para describir cómo la economía está gobernada por señales de precios. En 1937, un artículo publicado por Ronald Coase, economista británico, señaló una falla en este punto de vista: no encajaba con lo que ocurría dentro de las empresas. Cuando un empleado cambia de una división a otra, por ejemplo, no lo hace en respuesta a salarios más altos, sino porque se le ordena”.

La revolución tecnológica, o Cuarta Revolución Industrial, está creando disrupciones en toda la economía y está forzando a las empresas a reevaluar su valor en el mercado, al igual que su necesidad. La economía compartida ha revolucionado las industrias y ha generado una crisis existencial sobre la razón de ser de las empresas. ¿Tienen sentido en la era digital? Ahora que es posible comunicarse y trabajar de forma remota con mucha agilidad, ¿por qué es mejor constituir una compañía con trabajadores que trabajar ‘on-line’? ¿Hacia dónde están migrando las empresas? Y, si vamos un paso más allá, ¿por qué existen en primer lugar?

Esta última pregunta fue el inicio de una larga investigación del renombrado economista británico Ronald Coase (1910-2013), profesor de la escuela de Chicago y Premio Nobel de Economía en 1991, por su famoso artículo The Nature of the Firm (1937).Su teoría sostiene que cuando los costos de transacción para producir un bien o servicio son altos, las empresas hacen estas cosas tareas internamente. Pero con la revolución de la información, los cambios en la tecnología y la sociedad en red bajaron radicalmente los costos, por lo que el producir bienes o servicios fuera de la empresa (outsourcing) ha crecido significativamente.

El trabajo de Coase (analizado por The Economist, publicado líneas abajo) fue pionero en plantear el tema. La mayoría de economistas se habían contentado con tratar a las empresas como dadas, pero Coase se preguntó por qué estaban allí. Usó una beca que se ganó como estudiante para visitar las principales empresas americanas como Ford y General Motors y resumió su pensamiento en su ensayo de 1937, "La naturaleza de la empresa", que al principio no atrajo la atención de ningún tipo, pero hoy sigue siendo citado.

Coase argumentó que las empresas tienen sentido económico porque pueden reducir o eliminar el "costo de transacción" de ir al mercado para hacer cosas, que internamente pueden ser más eficientes. En ese momento, cuando las comunicaciones eran deficientes y las economías de escala podían ser enormes, esto justificaba mantener muchas actividades dentro de las empresas, por lo que los fabricantes de automóviles a menudo eran propietarios de fábricas de  motores y mil partes y piezas.

La teoría de Coase sugeriría que las empresas deberían estar en retirada en este momento, porque la tecnología está bajando los costos de transacción: ¿por qué tomarse la molestia de organizar las cosas bajo un mismo techo cuando ‘just in time’ y ‘outsourcing’, facilitan recurrir al mercado, y más ahora, con el Internet que disminuye los costo de transacción en los mercados? Y es cierto que el valor de las empresas está subiendo y bajando a un ritmo más rápido que nunca. En 1958, las empresas de S&P500 se mantenían en el ránking durante 60 años; hoy la media es de sólo 18 años. Nokia produjo una cuarta parte de los teléfonos del mundo en 2000, al 2015 solo llegaban al 7.5% de la participación mundial.

Pero lejos de poner fin a las grandes empresas, el Internet está produciendo sus propios ‘gigantes’ tecnológicos. Google representa alrededor del 40% del tráfico mundial de Internet, y Amazon está creciendo a pasos agigantados en retail y servicios logísticos. Esto podría deberse a que los costos de transacción, aunque más bajos de lo que solían ser, siguen siendo una parte importante de los negocios: todavía es más fácil trabajar en ideas, diseños, ofertas y proyectos complejos cara a cara.

O podría ser como previó el propio Coase, que la complejidad de las cadenas productivas y el intercambio de bienes y servicios es cada día mayor y más complejo, y los límites de un enfoque u otro, se hacen más difíciles de marcar.

Pase lo que pase a este análisis particular de reducción de costos de transacción, el trabajo de Coase es una parte esencial de la economía y una firme base del capitalismo. Enseñó a los economistas que no deberían limitarse a examinar los números, sino mirar dentro de las organizaciones que producen riqueza. Y estableció una prueba que todo jefe todavía tiene que responder: ¿qué hace su empresa que no puede ser hecha de manera más eficiente por otros agentes económicos? El secreto del mundo actual es continuar aprovechando las ventajas del mercado (o el mecanismo de precios) y la naturaleza de las empresas, reinventándose una y otra vez, para bajar los costos de los productos, servicios y transacciones, con mayores prestaciones y menos impactos colateralesLampadia

Lea el informe completo sobre la teoría de Coase sobre las empresas:

Seis grandes ideas

Teoría de la empresa de Coase

Si los mercados son tan buenos en asignar recursos, ¿por qué existen las empresas? El primero de nuestra serie sobre grandes ideas económicas

The Economist
27 de julio, 2017
Traducido y glosado por
Lampadia

Una mañana, un economista fue a comprar una camisa. La que eligió fue una maravilla de la producción global. Fue hecha en Malasia usando máquinas alemanas. La tela fue tejida del algodón indio crecido de las semillas desarrolladas en EEUU. El revestimiento del cuello provenía de Brasil; la fibra artificial de Portugal. Millones de camisas de todos los tamaños y colores se venden todos los días, escribe Paul Seabright, economista comprador de camisas, en su libro de 2004, "The Company of Strangers". Ninguna autoridad está a cargo. Las firmas que componen los muchos eslabones de la cadena que suministraba su camisa sólo habían obedecido los precios del mercado.

Explicar la magia de las coordinaciones del mercado fue un objetivo básico de la economía "clásica" de finales del siglo XVIII y XIX. Luego, en 1937, un artículo publicado por Ronald Coase, un economista británico, señaló una omisión flagrante. El modelo estándar de la economía no encajaba con lo que sucede dentro de las empresas. Cuando un empleado cambia de una división a otra, por ejemplo, no lo hace en respuesta a salarios más altos, sino porque se le ordena. La pregunta planteada por Coase fue profunda, aunque torpe para la economía: ¿por qué algunas actividades son dirigidas por las fuerzas del mercado y otras por las empresas?

Su respuesta fue que las empresas son una respuesta al alto costo de usar los mercados. A menudo es más barato dirigir las tareas de manera fija que negociar y hacer cumplir contratos separados para cada transacción. Tales "costos de cambio" son bajos en los mercados de bienes estandarizados, escribió Coase. Una tarea bien definida se puede poner fácilmente al mercado, donde a un contratista se le paga una suma fija por hacerlo. La empresa llega a su propia decisión cuando los contratos simples de este tipo no serían suficientes. En cambio, un empleado acepta seguir instrucciones variadas y cambiantes, hasta límites acordados, para un salario fijo.

Primero, Coase había establecido su teoría mientras trabajaba como educador en Dundee, en 1932, después de haber pasado el año académico anterior en EEUU, visitando fábricas y negocios. "La naturaleza de la firma", su estudio, no apareció por otros cinco años, en parte porque era reacio a precipitarse en la impresión. Aunque ampliamente citado hoy, fue en gran parte no leído al principio. Pero un segundo artículo, "El problema del costo social", publicado en 1960, momento en el que se había trasladado a EEUU, lo llevó a la prominencia. Argumentó que la negociación privada podría resolver problemas sociales, como la contaminación, siempre y cuando los derechos de propiedad estén bien definidos y los costos de transacción sean bajos (rara vez lo son). A él se le había pedido que expusiera su nueva teoría a principios de ese año a una audiencia escéptica de economistas de la Universidad de Chicago. Al final de la noche, había ganado la confianza de todo el mundo. Coase fue invitado a unirse a la facultad de la universidad en 1964; y allí permaneció hasta su muerte en 2013 a la edad de 102 años.

En 1991, Coase fue galardonado con el Premio Nobel de Economía, en gran parte por la fuerza de estos dos documentos. Pero en 1972, se lamentó que "La naturaleza de la empresa" había sido "muy citado y poco utilizado". De una manera extraña, el propio Coase era en parte culpable. La idea de los costos de transacción era una buena explicación para los temas difíciles que se utilizó para cerrar la investigación. De hecho, el documento de Coase planteó tantas preguntas difíciles como las que contestó. Si las empresas existen para reducir los costos de transacción, ¿por qué existen transacciones de mercado? ¿Por qué no ampliar los límites de la empresa? En corto, ¿qué es lo que determina cómo se organiza la economía en su conjunto?

Casi tan pronto como Coase deseó, empezó a florecer un cuerpo de investigaciones más rigurosas sobre tales cuestiones. La idea central es que es difícil especificar todo lo que se requiere de una relación comercial, por lo que algunos contratos son necesariamente "incompletos". Oliver Williamson, ganador del Premio Nobel de Economía en 2009, y Oliver Hart y Bengt Holmstrom, quienes compartieron el premio en 2016. Estos y otros apóstoles de Coase se basaron en el trabajo de los teóricos legales para distinguir entre transacciones al contado y las relaciones comerciales que requieren contratos a más largo plazo o más flexibles.

Los mercados spot cubren la mayoría de las transacciones. Una vez que el dinero se intercambia por bienes, el trato se completa. La transacción es simple: una parte quiere algo, la otra lo suministra. Hay poco margen para disputa, por lo que un contrato por escrito se puede prescindir. Si una parte no está contenta, llevará su negocio a otra parte la próxima vez. Por lo tanto, los mercados spot son en gran parte autosuficientes. Están bien adaptados a transacciones simples y de bajo valor, como comprar un periódico o tomar un taxi.

Las cosas se vuelven más difíciles cuando las partes están encerradas en acuerdos de los que es costoso salir. Tomemos como ejemplo un contrato de alquiler de una propiedad. Un negocio que es desalojado puede no encontrar rápidamente un local con características similares. Del mismo modo, si un inquilino se va de repente, el propietario podría no encontrar un reemplazo inmediato. Ambos podrían amenazar al otro por una oferta de un mejor alquiler. La respuesta es un contrato a largo plazo que especifica el alquiler, la tenencia y el uso de la propiedad. Ambas partes se benefician.

Pero para muchos acuerdos de negocios, es difícil establecer todo lo que se requiere de cada partido en todas las circunstancias. En tales casos, los contratos formales son necesariamente "incompletos" y sustentados en gran parte por la confianza. Un contrato de trabajo es de este tipo. Tiene algunos términos formales: título de trabajo, horas de trabajo, pago inicial y así sucesivamente, pero muchos de los deberes y obligaciones más importantes no se anotan. Es como una "mini-sociedad con una vasta gama de normas más allá de las centradas en el intercambio y sus procesos inmediatos", escribió Williamson. Tal contrato permanece en vigor sobre todo porque su ruptura haría daño a ambas partes. Y debido a que las fuerzas del mercado están debilitadas en un contrato de este tipo, toma vigor una forma alternativa de gobernanza: la empresa.

Uno de los primeros trabajos para elucidar estas ideas fue publicado en 1972 por Armen Alchian y Harold Demsetz. Definieron a la empresa como contratista central en un proceso de producción en equipo. Cuando la producción es el resultado de un esfuerzo de equipo, es difícil poner las tareas necesarias en el mercado. Esto se debe a que es difícil de medir la contribución de cada miembro al trabajo terminado y luego asignar sus recompensas en consecuencia. Así que la empresa es necesaria para actuar como coordinador y monitor de un equipo.

Encadenamiento

Si un equipo de trabajadores requiere una empresa como monitor, ¿podría ser también cierto para equipos de proveedores? En algunos casos, las empresas están realmente integradas verticalmente, lo que significa que los proveedores de insumos y los productores de bienes finales están bajo la misma propiedad. Pero en otros casos, los proveedores y sus clientes son entidades separadas. ¿Cuándo está bien un arreglo y no el otro?

Un artículo publicado en 1986 por Sanford Grossman y Hart, agudizó la reflexión al respecto. Distinguieron dos tipos de derechos sobre los activos de una empresa (sus instalaciones, maquinaria, marcas, listas de clientes, etc.): derechos específicos, que pueden ser subcontratados, y derechos residuales, que vienen con propiedad. Cuando resulta costoso para una empresa especificar todo lo que quiere de un proveedor, podría tener sentido adquirirlo para reclamar los derechos residuales (y los beneficios) de la propiedad. Pero, como señalaron Grossman y Hart, algo también se pierde con la fusión. El incentivo del proveedor para innovar y controlar los costes se desvanece, ya que ya no posee los derechos residuales.

Para ilustrar este tipo de relación, usaron el ejemplo de una firma de seguros que paga una comisión a un agente para vender políticas. Para alentar al agente a encontrar clientes de alta calidad, que tienen más probabilidades de renovar una póliza, la empresa rehúsa una parte del salario del agente y la vincula a la tasa de renovación de la póliza. El agente es inducido a trabajar duro para encontrar buenos clientes. Pero hay un inconveniente. Compañía de seguros ahora tiene un incentivo propio para eludir. Mientras que el agente está desesperado por encontrar el tipo correcto de clientes, la empresa puede aprovechar, por ejemplo, reducir su gasto en la publicidad de sus políticas, aumentar su precio o bajar su calidad.

No hay ninguna disposición en la que los incentivos de la empresa y el agente pueden estar perfectamente alineados. Sin embargo, Grossman y Hart identificaron una segunda mejor solución: la parte que más aporta a cualquier empresa en términos de esfuerzo "no contractible" debería poseer los activos clave, que en este caso es la lista de clientes. Por lo tanto, el agente debe poseer la lista dondequiera que las renovaciones de la política sean sensibles al esfuerzo de las ventas, como en el caso del seguro de auto. El agente mantendría los derechos residuales y sería recompensado por el esfuerzo de encontrar el tipo correcto de cliente. Si la compañía de seguros se desvía, el agente puede simplemente vender las políticas de una empresa rival a sus clientes. Pero en los casos en que la empresa trae más que al agente de ventas -por ejemplo, cuando los clientes son más "pegajosos" y la primera venta es crucial, como con el seguro de vida- una fusión tendría más sentido.

Este marco ayuda a abordar una de las cuestiones planteadas por el documento original de Coase: ¿cuándo debe una empresa "producir" y cuándo debe "comprar"? Se puede aplicar a los lazos comerciales verticales de todo tipo. Por ejemplo, las franquicias tienen que acatar algunas reglas que se pueden establecer en un contrato, pero consiguen guardar las ganancias residuales a cambio de un honorario de regalías pagado a la firma del padre. Eso es porque los esfuerzos importantes que el padre requiere de un franquiciado no son fáciles de poner en un contrato o para hacer cumplir.

La gestión de los vínculos entre una empresa y sus "stakeholders" (sus clientes, proveedores, empleados e inversores) es otra variante en este tema. Una empresa a menudo quiere poner restricciones en las partes que hacen negocios. Las empresas de bienes de lujo o fabricantes de equipos de sonido de fantasía pueden prohibir a los minoristas descontar sus productos como una manera de estimularlos a competir con sus rivales por la calidad de sus tiendas, servicios y consejos.

Dentro del cubículo

Si uno de los desafíos planteados por Coase era explicar dónde está la frontera entre las empresas y los mercados, otro era que el análisis económico no cesara una vez que llegara a la puerta de la fábrica o a la entrada de la oficina. Una cuestión clave es cómo se estructuran los acuerdos. ¿Por qué, por ejemplo, los contratos de trabajo tienen pocas obligaciones formales? Una idea de la literatura es que un contrato firmemente especificado puede tener resultados perversos. Si los maestros son remunerados de acuerdo a los resultados de las pruebas, ellos "enseñan " y pagan menos atención a otras tareas, como inspirar a los alumnos a pensar de forma independiente. Si se paga a los directores ejecutivos para impulsar el precio de las acciones a corto plazo de la firma, se cortarán los proyectos de inversión que pueden beneficiar a los accionistas a largo plazo.

Holmstrom y Paul Milgrom establecieron que cuando las tareas importantes son difíciles de controlar y donde se necesita un balance de actividades, entonces un contrato debe evitar fuertes incentivos vinculados a una sola tarea. El mejor enfoque es pagar un salario fijo y dejar el equilibrio de tareas sin especificar. Una idea relacionada desarrollada por Hart y John Moore es un contrato de trabajo como un "punto de referencia" en lugar de como un mapa detallado. Otra idea es que las formas diferidas de pago, como los planes de pensiones de la empresa y las promociones basadas en la antigüedad, ayudan a consolidar vínculos a largo plazo con los empleados y recompensarlos por invertir en habilidades específicas de la relación.

Coase observó en 1937 que el grado en que el mecanismo del precio es reemplazado por la empresa varía con las circunstancias. Ochenta años después, el límite entre los dos podría parecer que se está disolviendo por completo. La proporción de contratistas autónomos en la fuerza de trabajo ha aumentado. La "gig economy", ejemplificada por los pilotos de Uber, se está multiplicando.

Sin embargo, es poco probable que las firmas desaparezcan. Antes de Uber, la mayoría de los taxistas ya trabajaban por cuenta propia. Los contratos de trabajo similares a puntos se están volviendo más comunes, pero la flexibilidad tiene un costo. Los trabajadores tienen poco incentivo para invertir en habilidades específicas de la empresa, por lo que la productividad sufre. E incluso si la camisa de Seabright fue entregada por un conjunto de transacciones basadas en el mercado, las cadenas de suministro de bienes complejos, como un iPhone o un super jumbo de Airbus A380, dependen de contratos a largo plazo que a menudo son "incompletos". Coase fue el primero en detectar una verdad perdurable. Las economías exitosas necesitan tanto la dictadura benigna de la empresa como la mano invisible del mercadoLampadia

Teoría de Coase de la empresa: una lista de lecturas

  1. "La naturaleza de la empresa", por R H Coase, Economica, 1937
  2. "El problema del costo social", por R H Coase, Revista de Derecho y Economía, 1960
  3. "Organización industrial: una propuesta de investigación", por R H Coase, NBER, 1972
  4. "Producción, Costos de Información y Organización Económica", por Armen A Alchian y Harold Demsetz, American Economic Review, 1972
  5. "Economía de la transacción-coste: El gobierno de relaciones contractuales", por Oliver E. Williamson, 1979
  6. "Los costos y beneficios de la propiedad: una teoría de la integración vertical y lateral" por Sanford Grossman y Oliver Hart, Journal of Political Economy, 1986
  7. "Análisis de Agente Principal Multitask: Contratos de Incentivo, Propiedad de Activos y Diseño de Empleo", por Bengt Holmstrom y Paul Milgrom, Revista de Derecho, Economía y Organización, 1991
  8. "La Firma como Sub-economía", por Bengt Holmstrom, Journal of Law Economics & Organization, 1999
  9. "La teoría de la empresa como estructura de gobierno: de la elección al contrato", por Oliver E Williamson, 2002
  10. "Contratos como Puntos de Referencia", por Oliver Hart y John Moore, Quarterly Journal of Economics, 2008

Nota de The Economist: Este artículo apareció en la sección ‘Briefs’ de la edición impresa bajo el titular "Coase Call".

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios