• Objetivo:
  • Empoderar mediante información y análisis a un millón de peruanos.
  • Sábado 23 de Septiempre 2017
  • Lima - Perú
MENÚ
Comunicación < regresar

Lima-Perú, 05/01/2017 a las 09:01am. por Lampadia

Revolucionó la manera de presentar las estadísticas

El mundo según Hans Rosling

El doctor Hans Rosling es profesor de salud internacional en el Karolinska Institutet  de Suecia y director de la Fundación Gapminder, que desarrolló el sistema de visualización de datos Trendalyzer, posteriormente adquirido por Google. Tan poco excitante como parece esta breve descripción y sin embargo Hans Rosling es posiblemente el hombre que mejor ha sabido mostrar estadísticas en una presentación. Su trabajo actual se centra en disipar los mitos sobre el llamado mundo en desarrollo, que no existen mundos de distancia desde el oeste. De hecho, la mayoría de los del tercer mundo están en la misma trayectoria hacia la salud y la prosperidad, y muchos países se están moviendo dos veces más rápido que los desarrollados.

A Hans Rosling le irrita la expresión “países en vía de desarrollo”. Le molesta pensar “en la idea simplista de que es posible dividir el mundo en dos grupos: uno de un millardo de personas, los ‘privilegiados’, y el otro de siete, ‘los otros’. Esa forma de pensar conduce a poner en la misma bolsa a Somalia y Brasil, lo que es absurdo” (dijo en una entrevista al blog Periodismo con futuro de El País de España). En Lampadia ya hemos hablado de su trabajo de desmitificar al mundo: Hans Rosling y Ola Rosling: Como no ser ignorantes del mundo y Bill Gates y Hans Rosling debaten el fin de la pobreza extrema.

Por eso él (63 años, sueco, profesor de salud global), se empeñó en darles vida, alma, animación, a los datos fríos y superficiales que a diario reportan organismos internacionales y  ONGs, los mismos que advierten que las personas hambrientas en el mundo serán mil millones al finalizar 2011 y que el planeta tiene 33.3 millones de portadores de VIH.

Rosling dice que su tarea “es divulgar aquellos números y bases de datos fundamentales para comprender mejor el mundo”. Explica, convencido, que “si el usuario ve sólo los datos en bruto, no entenderá nada. Pero si accede a ellos después de procesados, el efecto será muy diferente”. Asegura que los miles y miles de datos que abundan en internet y que reproducen los medios han llevado a que “la gente tenga un montón de ideas preconcebidas sobre nuestro planeta que no corresponden a la realidad”.

Las presentaciones de Hans Rosling y aplicaciones de Gapminder se han difundido en el Perú por un único comunicador desde principios del siglo, pero Gapminder, el compendio gráfico gratuito de todas las estadísticas habidas y por haber, no ha sido recogido ni utilizado prácticamente por nadie, en las universidades, centros de estudio, consultoras ni líderes de opinión. Es el colmo que hasta ahora Rosling no haya sido invitado a hacer una presentación en Perú.

Líneas abajo, compartimos un artículo de la Revista Nature que ilustra quién es Hans Rosling y cómo llego a la conclusión de que uno de los mayores problemas de la actualidad es la desinformación y la propagación de mitos. Lampadia

Tres minutos con Hans Rosling cambiarán tu manera de pensar sobre el mundo

Por Amy Maxmen, reportera de ciencias en Berkeley, Caliornia
Publicado en la Revista Nature
14 de diciembre del 2016
Traducido y glosado por
Lampadia​

http://www.nature.com/polopoly_fs/7.41086.1481708999!/image/feature1.jpg_gen/derivatives/landscape_630/feature1.jpg

Hans Rosling no se considera un optimista o pesimista, sino un “posibilista”.

Hans Rosling sabía que nunca debía huir de los hombres con machetes. "El riesgo es mayor si corres que si los enfrentas", dice. Así, en 1989, cuando se enfrentó a una turba de personas en el laboratorio en lo que hoy es la República Democrática del Congo, Rosling trató de aparentar calma. "Pensé, 'Tengo que utilizar los recursos que tengo, y yo soy bueno para hablar.'"

Rosling, un médico y epidemiólogo, sacó de su mochila un puñado de fotografías de personas de diferentes partes de África que habían sido paralizadas por el konzo, una enfermedad incurable que también estaba afectando a muchos en esta comunidad. A través de un intérprete, explicó que creía saber la causa, y quería probar la sangre de la gente local para estar seguro. A los pocos minutos de su demostración, una anciana se adelantó y se dirigió al público en apoyo de la investigación. Después de que los miembros más agresivos de la turba se detuvieron, enrolló la manga. La mayoría siguió su ejemplo. "Se puede hacer de todo, siempre y cuando se hable con la gente y se escuche a la gente y se hable con los intelectuales de la comunidad", dice Rosling.

Él todavía continúa tratando de empoderar con los hechos a las personas influyentes. Se ha convertido en un asesor de confianza y representante de la verdad pura para los líderes de las Naciones Unidas, ejecutivos multimillonarios como Mark Zuckerberg de Facebook y políticos como Al Gore. Videos de las conferencias de Rosling sobre la salud y la economía mundial en Ted.com, lo han elevado a la condición de celebridad viral, y él ha sido incluido entre las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time y Foreign policy. Melinda Gates de la Fundación Bill y Melinda Gates dice, "Tener a Hans Rosling como profesor es uno de los mayores honores en el mundo."

Pero entre sus colegas científicos, Rosling es menos popular. Sus premios no incluyen los hitos académicos convencionales, tales como subvenciones o publicaciones en revistas de primer nivel. Y en lugar de la generación de datos, Rosling ha pasado las últimas dos décadas comunicando datos recogidos por otros. Retransmite hechos que considera que muchos académicos han sido demasiado lentos para apreciar y argumenta que los investigadores son ignorantes acerca del estado de salud y la riqueza en todo el mundo. Eso es peligroso. "Las escuelas están llenas de personas que advocan por cosas que no entienden", dice.

Así que ahora, en el ocaso de su carrera, Rosling está escribiendo un libro con su hijo Ola y su nuera Anna Rosling Rönnlund para disipar creencias obsoletas. Tiene el título temporal ‘Factfulness’ [Lleno de Datos], y esperan informar a todos, desde escolares hasta expertos acerca de cómo ha cambiado el mundo: cómo el número de nacimientos por mujer en todo el mundo ha disminuido en las últimas décadas, por ejemplo, y cómo la esperanza media de vida (71 años) es ahora más cercana al país con la más alta (Japón, 84) que a los países más bajos (Swazilandia, 49). Razona que los expertos no pueden resolver los principales desafíos si no operan con los hechos. "Pero primero es necesario borrar las ideas preconcebidas", dice, "y eso es lo difícil."

La vida al límite

Las ambiciones de Rosling nacieron a partir de la curiosidad. Como un muchacho joven en Uppsala, escuchó atentamente a su padre, un empleado de la fábrica de café, describir las dificultades de los trabajadores del este de África que recogían los granos. Rosling y su novia, Agneta Thordeman, se unieron a las protestas estudiantiles contra el apartheid de Sudáfrica y la guerra de Estados Unidos en Vietnam.

La pareja estudió medicina - ella como enfermera y él como médico - y viajaron por la India y el sudeste asiático con un presupuesto reducido. En 1972 estaban casados ​​y siete años más tarde se mudaron a Mozambique con sus dos hijos pequeños.

Rosling quería cumplir una promesa que le había hecho hace muchos años al fundador del Frente de Liberación de Mozambique, Eduardo Mondlane. Mondlane había explicado que el futuro de Mozambique sería difícil después de que el país obtuviera la independencia de Portugal, debido a que la nación tenía niveles de educación y de pobreza muy bajos. Rosling recuerda: "Me dio la mano y me miró a los ojos y dijo: Prométeme que vas a trabajar con nosotros.” "Mondlane murió a causa de un libro bomba poco después - no vivió para ver la independencia, que llegó en 1975 – pero Rosling cumplió con su palabra.

El gobierno de Mozambique asignó a Rosling a la parte norte del país, donde iba a ser el único médico para 300,000 personas. Debido a la escasez de atención de la salud, sus pacientes llegaban frecuentemente con un dolor insoportable. Rosling recuerda la realización de una cirugía de emergencia para extraer fetos muertos de las mujeres al borde de la muerte. Él observaba con impotencia como morían niños a causa de enfermedades que deberían haber sido simples de prevenir. "Esos años se convirtieron en un trauma", dice.

En 1981 recibió una carta de una monja italiana que trabaja como enfermera en un puesto de salud. "Por favor ven", escribió. La gente en los pueblos de los alrededores había sido golpeada con una parálisis repentina de ambas piernas. Rosling fue a apoyar en la crisis, separándose de su familia.

http://www.nature.com/polopoly_fs/7.41087.1481559054!/image/feature2.jpg_gen/derivatives/landscape_630/feature2.jpg

Rosling es conocido por su uso creativo de ayudas visuales, desde animaciones sofisticadas hasta juguetes para niños.

Fue asignado para dirigir una encuesta a 500,000 personas y encontró que poblaciones con la tasa más alta de enfermedad sobrevivían enteramente de yuca amarga, el único cultivo que podía crecer cuando la sequía golpeó a la región. La planta resultó contener glucósido cianogénico, el precursor de cianuro. Por lo general, las raíces de yuca eran remojadas en agua durante varios días para eliminar la toxina. Pero, dado que los ríos estaban secos y las familias morían de hambre, las mujeres que preparan la mandioca habían saltado este paso – algo que los había perjudicado. 

A finales de 1981, debido a una serie de circunstancias, incluyendo la muerte de su tercer hijo, Rosling y su familia regresaron a Suecia. Rosling se convirtió en profesor de temas de salud en los países de bajos ingresos en la Universidad de Uppsala, pero pasó un tiempo en Tanzania y la región del Congo, estudiando la enfermedad paralizante que había observado por primera vez en Mozambique. Se dio cuenta que sin importar el país en que se encontraba, los pueblos afectados eran muy parecidos. Personas esqueléticamente delgadas andaban con dificultad por caminos de tierra con muletas improvisadas, o se arrastraban con las piernas retorcidas. Una comunidad congoleña denominaba a la enfermedad ‘konzo’, derivada de la palabra que se refiere a un antílope atado en sus rodillas. Este es el nombre que Rosling usaría en 1990, cuando él y sus colegas formalmente definieron la enfermedad y presentaron las pruebas de lo que lo causa.

Mientras que Rosling viajaba, entrenó a estudiantes graduados africanos que se especializaban en konzo, y juntos encontraron que el procesamiento adecuado de la yuca era el método más realista de prevención a corto plazo. Sin embargo, el mensaje a menudo caía en oídos sordos dado que las personas luchaban con el hambre y los conflictos. Rosling se convenció de que la raíz real de konzo no residía en la yuca, sino en la devastación económica. "La pobreza extrema produce enfermedades. Las fuerzas del mal se esconden allí", dice. "Es donde comienza el Ébola. Es el lugar donde Boko Haram esconde a niñas. Es el lugar donde se produce konzo".

La imagen real de la pobreza

El Banco Mundial define la pobreza extrema como un estado en el que la gente sobrevive con menos de US $ 1.90 por día. Rosling lo puede reconocer de otra manera. Lo ha visto en las personas que tienen que caminar durante horas sin zapatos para encontrar agua o en la explotación agrícola con un suelo erosionado. Él lo ve en las personas que se mantienen bajas a causa de la desnutrición, cuyos bebés nacen peligrosamente malnutridos y que están atrapados sin opciones en la vida.

En última instancia, dice que la eliminación de la pobreza extrema es la única manera de curar konzo y prevenir otros males - sociales e infecciosos. El dinero, la política y la cultura subyacen a la enfermedad en muchas circunstancias, argumenta.

Tomando como ejemplo un brote de enfermedad en Cuba que Rosling investigó en 1992. La embajada de Cuba en Suecia le había pedido que averigüe si la yuca tóxica podría haber causado que cerca de 40,000 personas experimenten visión borrosa y entumecimiento intenso en las piernas. En su primera mañana en La Habana, Rosling se reunió con epidemiólogos en la sala de conferencias. "Entonces, dos hombres caminaron con armas, y llegó Fidel Castro", recuerda. "Mi primera sorpresa fue que sea tan amable, como el padre de la Navidad. No tenía la actitud que se podría esperar de un dictador".

Con la aprobación de Castro, Rosling viajó al corazón del brote, en la provincia occidental de Pinar del Río. Resultó que no había conexión con la yuca. Por el contrario, los adultos afectados con el trastorno sufrían de deficiencia de proteínas. El gobierno estaba racionando la carne, y los adultos habían sacrificado su parte para alimentar a los niños, mujeres embarazadas y ancianos.

Al informar al Castro, Rosling redactadó cuidadosamente sus conclusiones: "Sé que sus vecinos quieren forzar su sistema económico, que no me gusta, pero el sistema tiene que cambiar porque esta economía planificada ha traído esta enfermedad a las personas." Después de su presentación, Rosling fue al baño. El epidemiólogo cubano se le acercó para darle las gracias. Él y sus colegas habían llegado a la misma conclusión varios meses antes, pero habían sido apartados de la investigación por criticar el comunismo. La corroboración del trabajo de Rosling y otros investigadores independientes apoyó cambios de política.

La ignorancia acerca de la ignorancia

De vuelta en Suecia, Rosling continuó enseñando sobre la salud mundial, moviéndose al Instituto Karolinska en Estocolmo en 1996. Sin embargo, pronto se dio cuenta que ni sus alumnos ni sus colegas captaban correctamente la pobreza extrema. Se imaginaban al pobre casi todos en el "mundo en desarrollo": un territorio definido arbitrariamente que incluye las económicamente diversas naciones de Sierra Leona, Argentina, China y Afganistán. Ellos pensaban que todos tenían una familia de gran tamaño y baja esperanza de vida: el punto de referencia eran los países más pobres y más conflictivos. "Ellos lo vuelven un debate sobre nosotros y ellos; Occidente y el resto ", dice Rosling. ¿Cómo puede alguien esperar resolver los problemas si no entendían los diferentes retos que enfrentan, por ejemplo, por los agricultores de subsistencia congoleños lejos de las carreteras pavimentadas y los vendedores de la calle brasileños en las favelas urbanas? "Los científicos quieren el bien, pero el problema es que no entienden el mundo", dice Rosling.

Ola, su hijo, se ofreció para ayudar a explicar el mundo con gráficos, y construyó un software animado que utilizaba datos compilados por la ONU y el Banco Mundial. Con las ayudas visuales en mano, Rosling comenzó a escribir las presentaciones provocativas que lo han hecho famoso. En una, el gráfico muestra la distribución de los ingresos en 1975 – la espalda de un camello, con los países ricos y los países pobres formando dos jorobas. Luego presiona 'Go' y China, India, América Latina y Oriente Medio deriva hacia adelante en el tiempo. África avanza también, pero no tanto como los otros. Rosling dice: "¡El camello muere y tenemos un mundo dromedario con una sola joroba!" Y añade: "El porcentaje en situación de pobreza ha disminuido –aunque es terrible que tantos todavía permanezcan en la pobreza extrema"

Las presentaciones en línea de Rosling crecieron en popularidad, y el banco de inversión Goldman Sachs lo invitó a hablar en eventos con clientes. Su mensaje parecía apoyar el asesoramiento del economista jefe de la firma, Jim O'Neill. En 2001, O'Neill había acuñado el acrónimo BRIC para las economías emergentes de Brasil, Rusia, India y China que a menudo se consideran como parte del mundo en desarrollo. Advirtió que los expertos financieros ignoraron estas potencias emergentes. "Yo solía burlarme de mis colegas que pensaban en un marco tradicional," dice O'Neill. "¿Por qué estamos hablando de China como parte del mundo en desarrollo? Sobre la base de la tasa de crecimiento económico, China crea otra Grecia cada tres meses; otro Reino Unido cada dos años".

Rosling le dio la bienvenida a la nueva audiencia. "Ellos piden mis conferencias porque quieren conocer el mundo ", dice. El sector privado tiene que entender las condiciones económicas y políticas de los mercados actuales y potenciales. "Para mí fue horrible enterarme que los líderes del mundo tenían una visión mundial basada en hechos más clara que los activistas y profesores universitarios."

O'Neill dejó Goldman Sachs en 2013 y pasó a dirigir el comité global de resistencia a los antibióticos. Buscaba a Rosling para una vista del panorama general. "Me gustaría que hubiera más personas como él", dice O'Neill. "Él realmente se preocupa por el futuro de todos los más de siete mil millones de personas, en lugar de tantos que afirman hacerlo pero en realidad, tienen una perspectiva estrecha y nacional."

El aumento de la riqueza le agrada a Rosling porque quiere que la pobreza extrema desaparezca. Para ayudar a conseguirlo, celebra mejoras. Él llama el objetivo de las Naciones Unidas para erradicar la pobreza extrema para el año 2030 un objetivo totalmente razonable debido a que la proporción de personas que viven en la pobreza extrema ha disminuido en más de la mitad en el último cuarto de siglo, y se saben las estrategias necesarias para ayudar al resto.

Su actitud le alinea con Steven Pinker, de la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts, que escribió “Los mejores ángeles de nuestra naturaleza” (de Viking, 2011). En el libro, Pinker sostiene que las tasas globales de violencia son mucho más bajas de lo que eran en el pasado. Los dos se reunieron en la conferencia TED en 2007, cuando Pinker tomó el estrado después que Rosling terminara su charla al ingestar una espada (lo que sea para llamar la atención). Pinker dice que Rosling le hizo pensar que "la disminución de la violencia podría ser parte de una historia aún más grande sobre los seres humanos, poco a poco haciendo progresos en relación con otros flagelos de la condición humana."

Ambos han sido criticados por ser Pollyannaish acerca de la situación general en la cara de tragedias como el conflicto en Siria. "La gente piensa que hacer hincapié en cómo las cosas han ido bien, es lo mismo que decir que no quedan problemas. Eso no es cierto ", contrarresta Pinker. "De hecho, tengo la fuerte sospecha que las personas que están más motivadas a reducir problemas como la pobreza y la violencia si creen que hay una buena probabilidad de que puedan tener éxito."

Y como científico cognitivo, Pinker admira las animaciones que utiliza Rosling. Una, que representa a los países como burbujas que migran con el tiempo según su riqueza, vida útil o el tamaño de la familia, permite a los espectadores comprender las múltiples variables simultáneamente. "Es un genio", dice Pinker. "Logra que nuestro endeble cerebro humano pueda apreciar las cinco dimensiones."

En 2005 Rosling, Ola y Anna fundaron la Fundación sin fines de lucro Gapminder en Estocolmo para desarrollar el software 'móvil de la burbuja' Trendalyzer, y para extender el acceso a la información y gráficos animados que representan las tendencias mundiales. Google adquirió Trendalyzer en 2007 y Gapminder ha logrado presionar al Banco Mundial para que sus datos sean gratis para el público.

Cómo desmontar la bomba demográfica

El encanto de Rosling atrae a aquellos frustrados por la persistencia de mitos sobre el mundo. Cierne es una idea popularizada por Paul Ehrlich, un entomólogo de la Universidad de Stanford en California, que advirtió en 1968 que el mundo se dirigía hacia la hambruna masiva debido a la sobrepoblación. Melinda Gates dice que después de una copa o dos, la gente a menudo le dice que creen que la Fundación Gates puede estar contribuyendo a la sobrepoblación y el colapso ambiental por salvar vidas de niños con intervenciones como las vacunas. Ella está encantada de que Rosling utilice los datos para mostrar sin problemas cómo en realidad sucede lo contrario: las tasas de supervivencia infantil han aumentado con el tiempo y tamaño de la familia se ha reducido. Ella se le ha unido como ponente en varios eventos de alto nivel. "He visto personas tienen este momento 'ajá' cuando Hans habla," dice ella. "El rompe estos mitos. Lo adoro".

El reconocimiento se extiende a la Organización Mundial de la Salud: la Director General Margaret Chan dice que Rosling proporciona datos que deben ser considerados por los tomadores de decisiones. "Él te convence a creer que mientras que la gente crezca en riqueza, también crecen en la salud", dice ella. Y sus conversaciones le ayudan a convencer a los gobiernos a recoger datos que pueden ayudar a realizar un seguimiento de si ellos están recibiendo rendimiento de sus inversiones en la salud mundial.

Los últimos años han causado nuevos retos. En 2014, el ébola se estaba extendiendo en África occidental, y el hígado de Rosling estaba fallando. Una la infección de hepatitis C que había adquirido misteriosamente en su juventud se estaba volviendo letal. Viajó a Japón para recibir el tratamiento más reciente, aún no aprobado en Suecia. Para octubre, se preocupaba, de lejos, sobre las discrepancias en los informes oficiales sobre el número de casos sospechosos y confirmados de Ébola. "Me di cuenta se necesitaban mis habilidades", dice.

Tan pronto como las drogas lo curaron, Rosling voló a África Occidental a unirse al equipo de vigilancia epidemiológica del gobierno liberiano. El equipo quería consolidar los datos, pero tenía problemas con las formas dispares en las que las agencias internacionales recogían información. "Estábamos perdiéndonos en los detalles", dice Rosling. "Vi que era una situación de guerra: todo lo que necesitábamos saber era el número de casos ascendente, descendiente o estabilizándose" Al cabo de unos meses, se hizo evidente que la tasa de nuevos casos había disminuido. Rosling fue recompensado con una jefatura tradicional por el gobierno de Liberia.

Ahora, a la edad de 68 años, Rosling se ha retirado a su casa de madera roja en Uppsala con Agneta. Él continúa trabajando y perseverando en su "libro factfulness en mega-misconcepciones". De vez en cuando, brota a la luz. En octubre, publicó un artículo en la revista The Lancet identificando una estadística engañosa en un informe ampliamente citado de una organización de defensa lanzado por la ONU. El grupo atribuyó que el 60% de las muertes maternas se producen en situaciones de conflicto, migraciones y desastres naturales. Rosling comprobó los números y calculó que la cantidad verdadera no era más de un 17%. El portavoz de la ONU explicó que parte de la discrepancia es que en la figura original se incluyeron a las mujeres que daban a luz en las naciones afectadas por la crisis - incluso si su región no había sido afectada de manera directa.

Rosling culpa a la popularidad de la estadística que suenan dramáticas por el deseo de obtener fondos en un momento en que las crisis de refugiados obtienen apoyo financiero. "La salud mundial parece haber entrado en una era post-hechos, cuando el etiquetado de los numeradores es ajustado incorrectamente con fines de promoción", escribió en el artículo de The Lancet con Helena Nordenstedt, una colega en el Instituto Karolinska. La mayoría de las muertes maternas ocurren entre los extremadamente pobres, agregaron. Esas poblaciones remotas están ocultas incluso de la comunidad de ayuda.

Rosling pone a prueba a los académicos cuando puede. Por ejemplo, en la reunión del premio Nobel en Lindau, Alemania, en 2014, interrogó a la audiencia de los principales científicos sobre la esperanza media de vida en el mundo de hoy. En un rango de tres opciones, poco más de una cuarta parte de la multitud escogió la respuesta correcta de 70. Eso es menos de lo que cabría esperar por azar. El cuestionario estimuló la risa en Lindau, pero los científicos no son por lo general a su audiencia. Rosling rara vez es invitado a dar conferencias magistrales o seminarios departamentales porque no empuja a crecer ningún campo ni ciencia; no ha hecho descubrimientos fundamentales desde sus días de Konzo. Los investigadores están de acuerdo que es un buen comunicador - pero no la clase para enseñar a los científicos.

"La gente como Hans Rosling enfrentan las críticas de ser demasiado superficiales", explica Peter Hotez, un científico de enfermedades tropicales en el Colegio Baylor de Medicina en Houston, Texas. "Es el dilema del intelectual público", dice, describiendo a los académicos que abarcan varias disciplinas en vez de sobresalir en una.

Rosling dice que nunca se preocupaba mucho de su reputación académica. Tuvo la suerte de recibir el apoyo constante del ex jefe del Instituto Karolinska, Hans Wigzell, quien le animó a buscar financiación externa de modo que se podría perseguir lo que él considerara más importante. Después de que Rosling decidiera que significaba la enseñanza en términos generales, se alejó de la investigación en su totalidad.

También se diferencia de los expertos en salud mundial que han salido de la academia para cambiar las políticas. No ha trabajado para ampliar el acceso a los medicamentos contra el VIH, por ejemplo. Él no – a diferencia de Hotez – ha puesto en evidencia las enfermedades tropicales desatendidas en la agenda mundial de la salud. Y todavía existe konzo. Pero Rosling ha tenido éxito; es sólo que su impacto es más difícil de medir dada la gran amplitud de sus objetivos. Ahora que ha decidido que el público en general debe convencerse en acabar con la pobreza extrema y crear un mundo sostenible, ha dedicado el último capítulo de su carrera a la educación. Con la información correcta, el espera que la gente tome las decisiones correctas - sólo necesita enfrentarse a los conceptos erróneos.

¿Quién es más adecuado para la tarea que el hombre que fue capaz de evitar enfrentarse a un machete con el poder de unas pocas imágenes y sus palabras?

 

Palabras Clave

Artículos Relacionados

Comentarios